Acúfenos: Síntomas, Causas y Tratamientos

Los acúfenos o tinnitus, son un problema auditivo muy frecuente que consiste en percibir “zumbidos en el oído”, un sonido que no procede del exterior, sino del interior de la persona.

Quienes padecen este fenómeno perceptivo sienten una vibración en el oído o escuchan algún tipo de sonido que no proviene de ningún estímulo externo a ellos, sino que se ha generado en su oído o en su mente.

acúfenos

Definición

Aquello que la persona percibe puede variar entre un pitido, un zumbido, un siseo, un silbido, un latido… que, por lo general, solo lo escucha la persona afectada.

Este problema puede presentarse en un oído, de manera que el acúfeno sería unilateral; en los dos, lo cual sería un acúfeno bilateral; o de manera aislada en la mente de la persona. Lo más frecuente es que el acúfeno sea bilateral y el más ruidoso y molesto es el que se produce en la mente de la persona.

También puede presentarse de manera continua, lo que hace que las consecuencias sean más graves e incapacitantes; o discontinua, lo cual hace que el problema sea más fácil de llevar para quien lo padece.

Dependiendo de la manera en que el acúfeno se presenta, la calidad de vida de la persona se verá afectada en mayor o menor grado. Hay personas que se acostumbran con bastante facilidad al acúfeno, mientras que a otras les cuesta mucho más adaptarse.

El malestar que produce este fenómeno se incrementa cuando no hay ruido ambiental, cuando está todo en silencio, ya que no existe ningún ruido que atenúevel sonido producido por el acúfeno, el cual se escucha con mayor claridad e intensidad.

Con los acúfenos no sucede lo mismo que con los ruidos ambientales, que nos acostumbramos a ellos y dejamos de percibirlos pasado un tiempo, sino quevnuestra mente es incapaz de dejar de centrar toda su atención en ellos.

Esto sucede porque nuestro cerebro interpreta el ruido de los acúfenos como algo novedoso, desconocido y peligroso, a lo cual no hay que dejar de prestarle atención en ningún momento.

Tipos de acúfenos

Dentro de los acúfenos nos encontramos con dos tipos:

  • Los acúfenos subjetivos, los cuales solo pueden ser escuchados por la persona que los padece.

  • Los acúfenos objetivos, los cuales solo pueden ser escuchados por la persona afectada y todo aquel que se encuentre muy próximo a ella.

Los acúfenos pueden ser un problema individual o surgir a raíz de un problema de salud previo, pero, independientemente del motivo por el cual surgen, los acúfenos tienden a ser permanentes.

La probabilidad de padecer este problema auditivo aumenta con la edad, siendo más frecuente que se produzca en personas mayores de cuarenta años, sobre todo en personas de la tercera edad, aunque puede afectar a cualquier persona.

En términos estadísticos, un 30% de la población ha padecido acúfenos de manera puntual en algún momento de su vida y alrededor de un 15% los padece de forma continua, llegando a causar graves problemas en un 1% de la población.

Los acúfenos son uno de los principales motivos de consulta en las consultas de atención primaria y es más frecuente que se produzca en hombres que en mujeres.

Según la American Tinnitus Association, los tres síntomas más incapacitantes que puede sufrir una persona son, en primer lugar, el dolor intenso, en segundo lugar, los trastornos del equilibrio y, en tercer lugar, los acúfenos.

Los acúfenos son un problema que afecta cada día a más gente por el uso inapropiado que hacemos de los aparatos de música y por los niveles tan altos que tenemos de contaminación acústica.

Causas de los acúfenos

Hace un tiempo se creía que los acúfenos se producían única y exclusivamente por la alteración del sistema coclear, el cual es un sistema muy delicado cuya alteración puede causar problemas en la vía auditiva con facilidad.

Actualmente se sabe que los acúfenos se producen por las alteraciones del sistema coclear y por las alteraciones del Sistema Nervioso Central, es decir, por una interpretación errónea del cerebro de los impulsos nerviosos.

Los acúfenos surgen por la alteración del sistema coclear y del Sistema Nervioso Central, lo que significa que este problema auditivo surge:

  • Por lesiones en el oído.

  • Por la pérdida de audición.

  • Por problemas en el sistema auditivo.

  • Por la exposición a ruidos fuertes de manera continuada en el tiempo.

  • Por contracciones de la musculatura del oído, las cuales surgen como consecuencia de no tener una postura de cabeza y cuello adecuada.

  • Por contracciones de los músculos de la garganta.

  • Por problemas vasculares en la cabeza.

  • Por la hipertensión intracraneal.

  • Por traumas en la cabeza y en el cuello.

  • Por situaciones estresantes, ya sean laborales, familiares, personales…

  • Como consecuencia de algunos problemas físicos, como por ejemplo por una arritmia, por hipertiroidismo, por una desviación de la mandíbula, por una otitis, por anemia…

  • Como síntoma de algunas enfermedades, como por ejemplo la esclerosis múltiple o determinados tipos de tumores situados en la cabeza.

  • Como respuesta a tratamientos agresivos, como la quimioterapia.

  • Como consecuencia de un consumo excesivo de determinados fármacos.

  • Como consecuencia de un taponamiento de los oídos.

  • Etcétera.

Consecuencias de padecer acúfenos

Las consecuencias derivadas de este tipo de problema auditivo son muchas y tienden a afectar a la calidad de vida de un 25% de las personas que lo padecen.

Los afectados, en un primer momento, se sienten asustados, incomprendidos y desorientados porque padecen un tipo de problema bastante desconocido para la mayoría de la población y porque tienen un problema que no es visible, por lo que dichas reacciones se intensifican.

Las personas con este problema auditivo tienen serias dificultades para concentrarse en sus tareas del día a día, ya que toda la atención disponible se centra en el ruido producido por el acúfeno.

Por esta misma razón también padecen fatiga y pérdida de energía, lo que genera que las personas afectadas dejen de realizar aquellas actividades que anteriormente a la lesión auditiva les interesaban.

Esta desgana y apatía, junto con el sentimiento de incomprensión y soledad, les lleva a aislarse socialmente, lo cual puede derivar en una depresión.

Todos estos síntomas pueden repercutir en la vida laboral de la persona, causando que no rinda de la manera adecuada o, en el peor de los casos, que empiece a producirse absentismo laboral por el malestar provocado por el acúfeno.

Son muy frecuentes también las dificultades para dormir debido a la intensificación del acúfeno durante la noche por el silencio existente.

En muchos casos la persona afectada se obsesiona con el problema, lo cual hace que este empeore. Junto con la obsesión se puede producir estréspreocupación, ansiedad, irritabilidad, labilidad emocional…

Los afectados tienen miedo a que el acúfeno aumente su intensidad con el paso del tiempo y repercuta todavía más en sus vidas.

La afectación del acúfeno en la calidad de vida de los afectados es tal, que un 1% se presentan ideas e intentos de suicidio.

Todos los síntomas aquí citados pueden verse incrementados por una mala gestión del profesional sanitario, el cual puede alarmar al paciente diciéndole que debe acostumbrarse al acúfeno y aprender a vivir con él, sin proporcionarle ninguna solución.

Tratamiento de los acúfenos

Los acúfenos son un tipo de problema auditivo que no tiene cura, por lo que no existe ningún tratamiento que elimine el acúfeno de manera definitiva.

Lo que sí existe son una serie de tratamientos que tienen como objetivo que la persona afectada se habitúe al acúfeno, es decir, que la persona haga una vida totalmente normal sin notar la presencia del acúfeno, a menos que dirija su atención hacia él.

Algunos de esos tratamientos son:

Enmascarador de acúfenos

Un enmascarador de acúfenos es un dispositivo electrónico de audición que se coloca en el oído y emite sonidos. El objetivo de este aparato, como su nombre indica, es que los sonidos emitidos enmascaren al sonido que produce el acúfeno.

De esta manera, la persona afectada dejará de oír temporalmente el ruido del acúfeno y pasará a escuchar otro tipo de sonidos que afectarán menos a su calidad de vida y le permitirán seguir con las actividades de su día a día. En este caso el acúfeno no desaparece, pero gracias al enmascarador la persona nota menos las consecuencias negativas del problema que padece y puede llevar una vida más normal.

Terapia de Reentrenamiento de Tinnitus (TRT)

Esta terapia es la más utilizada en el tratamiento de los acúfenos y consiste en enseñar al sistema auditivo inconsciente que el acúfeno es un sonido normal y corriente, que no debe alarmarse al escucharlo.

Esta terapia se inicia informando al paciente sobre todo lo relacionado con su acúfeno para que este lo considere como algo normal y no como una amenaza. De esta manera, se baja el nivel de activación del Sistema Nervioso Central. El tratamiento continúa con la terapia sonora, la cual tiene como objetivo que el paciente se habitúe al acúfeno y deje de percibirlo.

 Para conseguir esta habituación se trabaja para disminuir la diferencia entre el acúfeno y los sonidos que se producen a nuestro alrededor. Esta terapia es complicada y larga, la media es de dos años de duración, pero los resultados son muy satisfactorios, llegando el paciente a pasar largas temporadas sin notar el acúfeno.

Rehabilitación

Si el acúfeno se debe a alguna contractura muscular del oído o de la garganta, bastará con realizar ejercicios de rehabilitación para que el problema auditivo desaparezca. En estos casos el acúfeno es temporal y se puede curar porque se debe a un problema físico que tiene fácil solución.

Audífono

Si el acúfeno ha surgido por un problema auditivo previo, como puede ser una pérdida de audición asociada a la edad, el hecho de llevar un audífono o cualquier otro aparato auditivo puede solucionar, o por lo menos minimizar, ambos problemas. En este caso el acúfeno es un síntoma que puede eliminarse al tratarse el problema auditivo previo que lo ha generado.

Tratamiento farmacológico

Son muchos y muy diversos los fármacos que se utilizan para el tratamiento de los acúfenos (antidepresivosansiolíticos, anestésicos, corticoides…), pero parece ser que no existen estudios clínicos estables y fiables que apoyen su uso.

De hecho, existen estudios que no los recomiendan por los efectos secundarios que producen. Aunque se debe revisar cada caso en particular, ya que si el acúfeno ha sido producido por una infección, los fármacos pueden eliminar el problema.

En caso de que sospeches que puedes padecer este tipo de problema auditivo, lo primero que debes hacer es acudir a un profesional médico para que te lo diagnostique y te oriente en los pasos que debes seguir para su tratamiento.

Existen muchas terapias y tratamientos alternativos que no están avalados por los profesionales de la salud y cuyos resultados son dudosos. Ten cuidado con aquellas terapias milagrosas que te prometan la curación, pues en la mayoría de los casos eso no existe.

Ante la existencia real de acúfenos debes hacer caso a los profesionales médicos y seguir las pautas que te recomiendan.

Tratamiento psicológico de los acúfenos

psicoterapia breve

De manera paralela al tratamiento auditivo, lo ideal es que los pacientes reciban tratamiento psicológico para tratar las consecuencias que se derivan de los acúfenos.

Lo más importante es que las personas afectadas por los acúfenos acepten que no existe una cura, es decir, que acepten que tienen un problema auditivo y que deberán vivir con él el resto de sus vidas. Si la persona acepta esto, la terapia psicológica avanzará considerablemente.

Dentro de los objetivos del tratamiento psicológico se encuentra el manejo del estrés. Cuanto mayor nivel de estrés tiene la persona, más intensamente se percibe el acúfeno, por lo que es muy importante que la persona aprenda a controlar sus niveles de estrés.

También es muy importante que las personas afectadas aprendan a relajarse. Esto se consigue a través de la práctica de ejercicios de relajación, gracias a los cuales el paciente puede bajar su nivel de activación y minimizar los efectos de los acúfenos.

Otro de los objetivos de la terapia psicológica es ayudar a los afectados a dormir, enseñándoles hábitos saludables que les ayuden a conciliar el sueño.

Si una persona no descansa lo suficiente, los problemas que padece se agravan, por eso es tan importante que las personas con acúfenos consigan dormir bien.

A través del manejo del estrés, de la relajación y del descanso se consigue disminuir el nivel de ansiedad de la persona y, en consecuencia, se disminuyen los efectos nocivos de los acúfenos.

Con todas estas técnicas lo que se pretende es que el paciente aprenda a vivir con los acúfenos a la vez que adquiere recursos para manejar las consecuencias tan molestas e incapacitantes que se derivan del problema.

Para las personas a quienes les pueda interesar, existen grupos de apoyo para personas afectadas por acúfenos en muchas ciudades de España (Madrid, Barcelona, Bilbao, A Coruña, Salamanca, Valencia, Sevilla, Málaga…).

La terapia de grupo ayuda a las personas afectadas a aceptar el problema, a sentirse apoyadas y comprendidas y a reducir las consecuencias negativas de los acúfenos.

Consejos para minimizar las consecuencias de los acúfenos

A continuación te voy a exponer una serie de consejos que te van a ayudar a minimizar las consecuencias negativas derivadas de los acúfenos:

  • Duerme bien.

  • Evita las sustancias estimulantes como el café, el tabaco y el alcohol.

  • Evita tomar aspirinas, pueden empeorar los acúfenos.

  • Evita aquellas situaciones que te generan ansiedad, estrés o fatiga, ya que esto hace que aumente tu percepción del acúfeno, agravando sus consecuencias.

  • Evita aquellas situaciones con niveles altos de ruido, ya que pueden dañar todavía más tus oídos. En caso de que no puedas evitar este tipo de situaciones, protege tus oídos para evitar el daño.

  • Practica ejercicio regularmente, te ayudará a conciliar mejor el sueño y, en consecuencia, a reducir los efectos negativos de los acúfenos.

  • Aprende ejercicios de control de estrés y ejercicios de relajación.

Conclusiones

Como has podido comprobar, los acúfenos o tinnitus son un problema auditivo grave que afecta a una gran parte de la población y que repercute, en mayor o menor grado, en la calidad de vida de la persona afectada.

Si padeces acúfenos, lo mejor que puedes hacer es ponerte en manos de profesionales de la salud para que te ayuden con el problema. El mejor tratamiento a seguir es una combinación del tratamiento auditivo correspondiente junto con la terapia psicológica.

Y, en caso de que no lo padezcas, protege tu sistema auditivo alejándote de los ruidos fuertes, protegiéndote ante ellos, teniendo una correcta postura de la cabeza y del cuello… En tus manos está prevenir, en la medida de lo posible, los acúfenos.

Referencias

  1. Espinosa-Sánchez JM, Heitzmann-Hernández T, López-Escámez JA. (2014). Tratamiento farmacológico de los acúfenos: mucho ruido y pocas nueces. Revista de Neurología, 59: 164-74.
  2. Gálvez Extremera, F. S. PegalaJar Chlca, J. Espinosa Sánchez, J. M. (2006). La evaluación del malestar psicológico asociado al acúfeno mediante el Tinnitus Reaction Questionnaire: adaptación a la población española. Análisis y Modificación de Conducta, 32, 145.
  3. Lalueza Broto, P. Girona Brumós, L. (2014). Acúfenos y fármacos. Asociación de persona afectadas por Tinnitus.
  4. Sáez-Jiménez, R. Herráiz-Puchol, C. (2006). Acúfenos: guía clínica en atención primaria. Medigraphic, 8 (3), 190-196.
  5. Tamargo Menéndez, T. (2002). Aportación al conocimiento de los acúfenos. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid, España.
  6. The New York Times (2008, Abril 8). Nuevas terapias para los acúfenos. El País. Recuperado de: http://www.elpaís.com.

DEJA UNA RESPUESTA