Apatía: Síntomas, Causas y Tratamientos

La apatía se puede definir como un síndrome neuro-conductual caracterizado por la falta de voluntad o de interés por las actividades diarias y las de ocio, y por una pérdida de la motivación, que también se refleja en la disminución de la respuesta afectiva (emociones y sentimientos).

La apatía hace referencia tanto a aspectos cognitivos y afectivos como a ciertos comportamientos, aspectos que en conjunto provocan una importante disminución de las conductas autogeneradas con un determinado fin. 

apatía

En otras palabras y para que lo puedas comprender bien, la persona apática tiene poca iniciativa propia para realizar actividades y además demuestra una disminución en sus sentimientos y emociones.

La apatía puede considerarse como un síndrome con criterios clínicos propios, pero suele significar que hay otras enfermedades presentes en el paciente. 

Con frecuencia los pacientes con Enfermedad de Alzheimer, Parkinson, esquizofrenia, depresión mayor, traumatismos cerebrales o accidentes cerebro-vasculares pueden presentar apatía.

Síntomas principales de la apatía

mujer apática

Los que leerás a continuación son los criterios que se han de tener en cuenta para el diagnóstico de apatía:

  • Pérdida de la motivación, en relación a la situación anterior de la persona, según su edad y sus costumbres o preferencias.
  • Reducción de la productividad.
  • Reducción del esfuerzo.
  • Disminución del tiempo dedicado a actividades de interés.
  • Pérdida de iniciativa o perseverancia.
  • Disminución de la vida social y actividades de ocio.
  • Pérdida de interés general.
  • Poco interés en aprender cosas nuevas o vivir nuevas experiencias.
  • Disminución del interés por la propia salud.
  • Pérdida de respuesta emocional ante eventos positivos o negativos.

Si estos síntomas no se deben a un déficit intelectual o cognitivo, a algún tipo de alteración emocional o a una disminución en el nivel de conciencia, entones probablemente es un caso de apatía.

Enfermedades que pueden provocar apatía

La apatía aparece frecuentemente asociada a otras enfermedades o como consecuencia de ciertas situaciones, entre las que cabe destacar las siguientes:

Otras posibles causas

Si estás teniendo falta de motivación e iniciativa en tu vida pero no tienes ninguna enfermedad, tal vez tu afección no pueda ser catalogada estrictamente como “apatía”.

De todos modos, tú misma puedes tomar medidas para alejar esta falta de interés que está influyendo negativamente en tu vida.

Pero, ¿qué es lo que puede estar causando tu apatía? Aquí van algunas posibilidades:

  • Cansancio
    Si estás trabajando demasiado y descansando poco, entonces en tu cerebro puede haber cambios químicos que favorecen la apatía.
  • Trastornos del sueño
    Durante el sueño el cerebro descansa y produce neurotransmisores que te hacen sentir bien. Si no estás teniendo suficientes horas de sueño, puedes sentirte apática.
  • Aburrimiento
    Si no realizas actividades recreativas o de ocio es posible que sientas falta de interés y motivación.
  • Escasa vida social y afectiva
    La vida social activa, la familia y los afectos pueden ser importantes vacunas contra la apatía.
  • Estrés
    Las sustancias químicas que se liberan en tu organismo si tienes estrés crónico con capaces de causarte fatiga, irritabilidad y apatía.
  • Menopausia
    Los cambios hormonales también pueden provocar desgano.
  • Consumo de alcohol
    Si bebes demasiado alcohol, tu cerebro se verá afectado. Tendrás falta de lucidez y probablemente también te sentirás desmotivada.
  • Medicamentos.
    Algunos antialérgicos, antidepresivos y medicamentos para la presión arterial pueden provocar fatiga y desgano.

¿Cómo superar la apatía en estos casos?

Si crees que el estrés es una de las causas de tu apatía, entonces las técnicas de respiración y relajación, como el yoga y la meditación te pueden ayudar. Y por supuesto, intenta evitar la causa de tu estrés.

En cuanto a la falta de sueño, lo que tienes que hacer es dormir más y mejor. Acuéstate siempre a la misma hora. Tu habitación debe ser silenciosa, oscura y fresca, para que puedas descansar mejor. Antes de ir a la cama, deja el PC, apaga la tele y realiza actividades relajantes, como leer o escuchar música tranquila.

Evita el consumo de alcohol u otras drogas. Si crees que un medicamento es la causa de tu apatía, consulta con el médico.

También hay otras cosas que puedes hacer para aumentar tu motivación, especialmente su tu apatía es una situación ocasional o está relacionada con un aspecto en concreto de tu vida.

Fíjate en lo que puedes hacer al respecto:

  • Dile adiós al pesimismo y comienza a pensar en positivo.
  • Comienza un nuevo hobbie, aprende un idioma nuevo o realiza alguna actividad novedosa.
  • Fíjate pequeñas metas: leer un libro, dar un paseo por el parque el domingo, salir una vez a conocer nuevas personas.
  • Realiza algún tipo de actividad física.
  • Cambia tu postura: párate derecha y mantén tu frente en alto. Está demostrado que la postura corporal que adoptas influye directamente sobre tu estado de ánimo.

Apatía por déficit de tirosina

Otra causa frecuente de falta de energía y motivación es la deficiencia de un aminoácido llamado tirosina, que es un precursor de la dopamina y la noradrenalina, neurotransmisores que mantienen el cerebro activo, concentrado y alerta.

Si te cuesta comenzar el día sin una taza de café negro o alguna otra bebida estimulante, si te sientes débil, sin fuerzas o apenas te emocionan las cosas, tal vez tengas que prestar más atención a tu ingesta de tirosina.

Como se mencionaba al principio, la tirosina es el precursor de las catecolaminas, sustancias químicas que tienen varios efectos en el cerebro.

¿Sabías que las personas más extrovertidas tienen niveles más altos de catecolaminas, mientras que las personas más calladas e introvertidas tienen niveles más bajos?

Si tus niveles son demasiado bajos, probablemente te sientas indiferente y no reacciones con mucha intensidad ante acontecimientos positivos o negativos, lo cual es uno de los síntomas de la apatía.

También es posible que tengas problemas para prestar atención y bajo nivel de concentración.

¿Cómo aumentar entonces tu nivel de tirosina de un modo sano y natural?

Asegúrate de incluir en tu alimentación una importante proporción de alimentos ricos en proteínas, como carne de pollo o pescado, carnes rojas magras y huevos.

La tirosina presente en estos alimentos tiene un efecto anti-estrés, antidepresivo y revitalizante y por lo tanto, ayuda a combatir y prevenir la apatía.

Otra opción es tomar suplementos alimenticios ricos el L-tirosina.

La verdadera apatía

hombre tirado en el suelo

La apatía real, la verdadera, solo es posible diagnosticarla después de una profunda evaluación neuro-psicológica que contemple aspectos ambientales y condiciones físicas del paciente.

Además, también es cierto que hay una gran variabilidad en los objetivos, actividades, intereses y expresividad emocional en cada persona, aspectos que están muy influidos por factores culturales, experiencias individuales, educación, nivel socioeconómico, etc.

Todos estos factores deben ser tenidos en cuenta para realizar un diagnóstico de apatía.

Hoy en día existen varias guías con criterios para el diagnóstico de la apatía, como la Apathy Evaluation Scale por ejemplo. Por supuesto, el médico también debe evaluar la presencia de otras enfermedades, como depresión, esquizofrenia o Alzheimer, para orientar adecuadamente el tratamiento.

Diferencias entre apatía y depresión

Es importante diferenciar la depresión de la apatía, porque realmente son afecciones distintas que deben recibir enfoques y tratamientos diferenciados.

La abulia, la pérdida de iniciativa e interés aparecen en ambas enfermedades, y algunas veces, una persona puede tener depresión y también apatía.

Pero cuidado, ten en cuenta que no todas las personas con depresión tienen apatía ni todas las personas con apatía tienen depresión.

¿Cómo diferenciar ambas enfermedades entonces?

En la depresión, la persona está triste casi siempre, tiene sentimientos de culpa y desesperanza, es muy autocrítica y pesimista.

En cambio, la apatía se caracteriza por una pérdida en la respuesta emocional y por lo tanto, la persona no tendrá sentimientos de culpa o tristeza.

Apatía en las personas con enfermedad de Alzheimer

El síndrome de apatía es bastante frecuente en personas con cierto grado de deterioro cognitivo, como el que se da en la enfermedad de Alzheimer (EA).

El déficit cognitivo en sí mismo no es suficiente para generar la apatía, pues muchas personas con demencia senil en realidad no presentan este síndrome. Pero lo que sí es cierto es que la apatía es más frecuente en este tipo de pacientes.

En un estudio realizado en 2007 se evaluó la incidencia de la apatía en 319 personas con EA, en 117 personas con depresión y en 36 individuos sanos.

Según los datos obtenidos aplicando la Apathy Scale, la apatía estuvo presente en el 37% de las personas con EA, en el 32% de las personas con depresión y en ninguna de las personas sanas.

Las personas con EA que además tenían apatía, presentaron alteraciones más graves en el desempeño de sus actividades cotidianas y en sus funciones cognitivas.

Paralelamente, los pacientes con depresión y apatía eran los que presentaban un cuadro depresivo más grave.

Pero volviendo a los pacientes con EA, cuando la apatía se presenta en estas personas es un indicador de la gravedad que tendrá la enfermedad en el futuro.

Las personas que tienen EA y apatía tienen mayores problemas conductuales y un deterioro cognitivo y funcional más acelerado.

A pesar de que la apatía es un problema bastante frecuente en las personas con demencia, no hay mucho qué hacer al respecto. Hay quienes piensan que los medicamentos inhibidores de la acetilcolinesterasa pueden ser de ayuda en estos casos.

Algunos de los medicamentos probados para este tipo de situaciones son el metrifonato, la rivastigmina, la galantamina y la tacrina.

Otras opciones para mejorar la apatía en estos pacientes son:

  • Programa cognitivo de comunicación, asociado a tratamiento farmacológico.
  • Musicoterapia con música en vivo, interactiva.
  • Estimulación sensorial múltiple.

En resumen, los tratamientos de la apatía en pacientes con EA no han sido profundamente estudiados, pero de todos modos se puede recurrir a las opciones que se mencionaban más arriba.

Apatía en la enfermedad de Parkinson

El síndrome apático se presenta con mucha frecuencia también en los pacientes con enfermedad de Parkinson (EP), con una prevalencia del 16 al 48%.

Existen varios tipos de apatía que afectan de manera diferente al paciente con EP: la apatía cognitiva, apatía emocional y apatía por déficit de autoactivación.

En todos los casos, es importante diferenciar claramente el paciente con EP que además tiene apatía o depresión del que no lo tiene, porque esto repercute directamente sobre la calidad de vida del paciente.

La evaluación de la presencia de apatía debe realizarse en conjunto con la evaluación del deterioro cognitivo y la presencia de depresión.

Si el paciente con EP tiene apatía también, es probable que pierda interés en sus ejercicios físicos y otros tratamientos y de esta manera, sus síntomas podrían avanzar más rápidamente.

Si tienes un familiar con EP, es importante que te fijes en los siguientes síntomas de apatía:

  • Parece indiferente la mayor parte del tiempo.
  • No tiene interés en las actividades cotidianas.
  • Ha perdido motivación e iniciativa.

Entonces es probable que tenga apatía. Los medicamentos inhibidores de la acetilcolinesterasa también pueden ser útiles en estos casos, en conjunto con la
terapia cognitiva conductual.

También es importante tener presente que los pacientes con demencia o EP que también tienen apatía pueden causar un gran agotamiento y estrés en las personas que deben cuidarlos, provocando el famoso síndrome del cuidador.

En resumen, hay una gran diferencia entre lo que comúnmente las personas llaman apatía y la verdadera apatía, que suele presentarse en pacientes con otras enfermedades metales.

Pero en ambos casos existen soluciones que pueden mejorar la calidad de vida de las personas con estos síntomas.

¿Cuál es tu experiencia con la apatía? ¿Qué has hecho para superarla? Tu opinión servirá de ayuda para los lectores. ¡Gracias!

Referencias

  1. http://www.bago.com/BagoArg/Biblio/psiqweb543.htm.
  2. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1574647.
  3. http://www.apa.org/monitor/may06/apathy.aspx.
  4. Fuente imagen 1.

DEJA UNA RESPUESTA