Cómo Ayudar a Niños Tímidos e Inseguros: 13 Consejos

Ayudar a los niños tímidos a ser más sociables y abiertos es importantes, ya que pueden tener problemas en sus relaciones sociales y en otros aspectos de su vida.

En la mayoría de ocasiones la timidez puede tener un origen genético, sin embargo, en su aparición pueden influir también factores de origen externo que sí podemos controlar a diferencia de los de origen genético.

Happy Childhood. Blond Boy Child Kid Covering Face With Hands

A continuación, vamos a hablar del concepto de timidez en la niñez, de algunos consejos para trabajarla y prevenirla, así como de qué lo causa y cuáles son los signos que nos ayudan a detectarlo.

¿Cómo son los niños tímidos?

Los niños tímidos “son aquellos que manifiestan una interacción baja y una introversión y sobrecontrol de sus sentimientos y emociones. Suelen tener tendencia al aislamiento, pueden incluso reaccionar negativamente a los acercamientos de otras personas, presentando por tanto evitación social”(Cáceres, 2010).

Dado que estos niños no suelen dar ningún tipo de problemas a nivel conductual pueden pasar desapercibidos tanto en el hogar como en la escuela. Sin embargo, en algunas ocasiones puede presentar sentimientos de ansiedad, inseguridad y miedo.

Por otro lado, en la escuela los profesores perciben a estos niños como tranquilos e incluso los suelen poner como ejemplo de “buena conducta” en clase a sus compañeros.

Consejos para ayudar a niños tímidos desde el hogar

A continuación, os presentamos algunos consejos para ayudar a trabajar la timidez en los niños de forma exitosa desde el hogar:

1- Practica habilidades de comunicación social con él

Aunque parezca que esto no tiene importancia, en muchas ocasiones no sabe como relacionarse con los demás ni empezar una conversación con sus iguales. Por ello, una buena idea sería darles ejemplos de cómo podrían comenzarla e incluso temas de los que hablar con sus compañeros. Un buen ejemplo sería que hablara con ellos sobre lo que le gusta hacer de forma calmada.

Por otro lado, también se puede ensayar en casa este tipo de situaciones. Una buena idea sería comenzar practicando habilidades simples de conversación, como realizarle preguntas de sí mismo y animarle a que también te las haga a ti (Greciano, 2001).

2- Fomenta su confianza

Otra de las formas con las que tu hijo podrá vencer su timidez es mediante la confianza. En muchas ocasiones se muestran de esta forma porque no creen en sí mismos. Por ello, es importante no menospreciarlo ni llamarlo tímido delante de otras personas o niños.

Además, como padres también tenemos que ayudarle a descubrir talentos y aficiones que le hagan sentir especial y en los que sean buenos, esto les permitirá sentirse bien y aumentará su autoestima (Mota, 2009).

3- Trabaja habilidades sociales

Si desde que son pequeños los estamos exponiendo a diferentes contextos y personas podremos hacer que se acostumbren a las nuevas experiencias y de esta forma practicará habilidades sociales que posteriormente le servirán para relacionarse con sus iguales en el colegio.

Por otro lado, tal y como hemos mencionado anteriormente también le sería de utilidad que practicara actividades extraescolares de grupo o incluso que cuando fuéramos a una tienda con él le permitiéramos pagar la compra, por ejemplo (PTA de Padres, 2010).

4- Exprésale empatía

En muchas ocasiones los niños tímidos se pueden sentir incomprendidos por el mundo que le rodea ya que lo que para sus iguales puede ser muy normal (entablar una conversación, acercarse a los otros compañeros…) para ellos puede ser algo extremadamente complicado.

Como padres debemos de tener empatía por nuestro hijo e intentar comprender esas dificultades para apoyarle sin juicio negativo y facilitarle las herramientas que necesite.

5- Ofrécele retroalimentación

Tanto si tu hijo es excesivamente tímido como si no, es importante que siempre se le de retroalimentación de su comportamiento.

Es decir, que se le elogie o recompense en sus primeros pasos de interacción social para que poco a poco vaya cogiendo confianza en sí mismo y favorezca su autoestima (PTA de Padres, 2010).

6. Actúa dándole ejemplo

Como ya sabemos, los padres son el ejemplo a seguir por sus hijos por lo que si ellos replican comportamientos y actitudes de personas tímidas el niño las copiará y las hará suyas.

De esta forma, los padres tímidos tienen a menudo niños tímidos. Por ello, éstos deben permitir que sus hijos los miren haciendo amistades, expresándose y conviviendo con los demás (Kristin y Nicholas, 1997).

7- No etiquetes a tu hijo como tímido

Como padres se debe de intentar evitar etiquetar al niño como tímido ya que esto puede influir en las expectativas que se tienen de él.

Cuando se empieza a marcar a una persona como tímida o como vaga esta etiqueta se suele generalizar a todas aquellas personas de su alrededor. Esto puede influir negativamente en la autoestima del niño y en cómo lo tratan los demás.

8- Proporciónale amor, afección y cariño

Tenemos que demostrarle a nuestros hijos que les queremos para que se sientan amados y protegidos. Esto sólo se logra con hechos y palabras, de esta forma nos aseguramos de que nuestros hijos se sienten queridos sin importar el cómo son (Kristin y Nicholas, 1997).

9- No lo compares con otros niños

Tenemos que aceptar a nuestro hijo tal y como es, si éste es excesivamente tímido no podemos obligarle de buena a primeras a que no lo sea.

Hay que ser pacientes y trabajar con él su timidez. Si lo comparamos con otros compañeros sólo estaremos alejándolos de nosotros y haciendo daño a su autoestima.

10- No hables por él

Aunque pensemos que le podemos estar ayudando este hecho causa el efecto contrario en nuestro hijo ya que refuerza su timidez y además le quita oportunidades para interactuar con otras personas.

La mayoría de los niños cuando se les da esta oportunidad hablan de forma más alta y es importante que aprendan a hablar por ellos mismos (PTA de padres, 2010).

11- No le enseñes a tener miedo a los desconocidos

Un error que solemos cometer es enseñarle a los niños a que estén siempre con nosotros o con un maestro o alguien de confianza.

Esto puede crearle miedo fomentando que se retraiga y no quiera conocer a gente nueva en su entorno escolar o en sus actividades extraescolares.

12- Evita la sobreprotección

Otro error que solemos cometer cuando nuestro hijo es tímido es sobreprotegerlo. Hay que intentar conseguir que éste sea autónomo primero en nuestra casa y luego extender este comportamiento a todos los demás entornos en los que se desenvuelva.

Además, también tenemos que intentar evitar reprimirlo demasiado ya que algo que necesita es ganar seguridad en sí mimo y tener confianza.

13- Genera buen ambiente en casa

Es buena idea generarle al niño espacios seguros en los que pueda hacer amigos ya que cuando gane confianza en ese terreno podrá intentarlo en otros ambientes diferentes y en otros lugares.

Al principio si le cuesta acercarse a otros compañeros en clase para relacionarse con ellos, podrías invitar a casa a algún chico con el que le sea más fácil hablar.

¿Qué debemos de evitar hacer con niños tímidos?

En muchas ocasiones aunque sigamos los consejos que hemos puesto anteriormente no suelen mejorar la conducta y el bienestar de nuestro hijo. A continuación, os exponemos aquellos comportamientos y actitudes que debemos de evitar:

  • Tenemos que intentar evitar enfadarnos de forma excesiva con nuestro hijo tímido ya que esto podría provocarle miedo ante personas o situaciones nuevas.
  • Tampoco ayuda que en las ocasiones que salgamos y no podamos cuidarle lo dejemos en manos de personas que éste desconozca.
  • Forzarlo para hacer actividades que no le apetece o para las que no está preparado no le ayudará a vencer su timidez sino todo lo contrario.
  • Criticarlo tomando como referente comportamientos de niños de su edad, esto hará que se sienta infravalorado y repercutirá negativamente en su autoestima fomentando así su timidez.
  • Tampoco podemos dejar que nuestro hijo se aísle de los otros compañeros o de interactuar con otras personas. Por ello, es importante que vigilemos su comportamiento y que le apoyemos.

¿Por qué aparece la timidez?

Aunque en la temprana infancia, la actividad solitaria, constructiva y exploratoria no es desadaptativa; sin embargo, sí lo es en la infancia media y tardía. Actuar de forma retraída y tímida no se concibe de la misma forma en un niño de 3 años de edad que en uno de 9.

El niño de 3 años se estará enfrentando a su primera experiencia escolar, por lo que es normal que pueda mostrar signos de timidez. Sin embargo, no será lo mismo para uno de 9, el cual está en un campamento de verano ya que éste si se habrá enfrentado ya por su edad a muchos tipos de situaciones similares (Mota, 2009).

La timidez normalmente puede aparecer entre los cinco y siete años de edad de dos formas diferentes. En primer lugar puede aparecer en aquellos niños que lo son siempre desde que eran muy pequeños.

La segunda se refiere a que por los motivos que sea, el niño que antes presentaba un comportamiento “normalizado” comienza a cambiarlo de forma que ahora se retrae y muestra comportamientos de timidez.

Se estima que entre el 20% y el 48% de las personas tienen personalidades tímidas ya que los bebés nacen con una predisposición a la timidez pero el medio ambiente juega un rol determinante en cambiar o fortalecer esta tendencia. Por tanto, existe un componente hereditario, pero nuestra forma de ser en buena parte es también consecuencia del tipo de estímulos que recibimos desde pequeños (Mota, 2009).

¿Qué causa la timidez?

Como hemos dicho anteriormente, aunque la timidez tenga un componente hereditario, también influyen en su desarrollo y permanencia algunos factores como:

  • No ofrecer al niño el cariño que necesita y la seguridad pertinentes.
  • Tener una relación afectiva con el niño de forma inestable, es decir, un día eres cariñoso, otro indiferente y hasta incluso otro, agresivo.
  • También puede influir en la timidez el hecho de que los adultos sean sobreprotectores con el niño.
  • Responder a sus preguntas de forma brusca y hasta humillante.
  • Presionar al niño desde el ámbito escolar o desde la escuela a que realice ejercicios con otros aunque éste se resista o acceda de forma sumisa.
  • Regañarlo de forma frecuente (Greciano, 2001).

¿Cómo puedo saber si mi hijo es tímido?

Por último, os presentamos algunos indicadores para saber si tu hijo es tímido ya que en algunas ocasiones puede ser confundido con el autismo.

  • Evitan relaciones con los extraños. Como hemos señalado anteriormente, esto puede ser causado por la sobreprotección.
  • Muestran nerviosismo, ansiedad, rubor. Cuando se quedan solos y tienen que comenzar a entablar relaciones con otras personas aunque sean de su misma edad.
  • Les cuesta dirigirse a otros. Del anterior nerviosismo es posible que les cueste dirigirse a otras personas.
  • No preguntan sus dudas. En clase nunca preguntan dudas por miedo a que sus compañeros le puedan rechazar.
  • Pasan desapercibidos. Intentan pasar desapercibidos por todos los medios ya que el ser el centro de atención les produce mucho malestar.
  • Les cuesta iniciar una conversación. Dada su profunda timidez les cuesta mucho iniciar una conversación por eso es tan importante que desde la familia se le den las herramientas necesarias de habilidades sociales y de comunicación.

En resumen

La timidez puede tener consecuencias negativas en el desarrollo social del menor que puede repercutir además en otros aspectos de su vida como el académico. Por ello, es importante que sepamos detectarlo con el fin de trabajar para reducir su timidez y aumentar su bienestar.

Como hemos mencionado anteriormente, en algunas ocasiones los padres somos los que propiciamos o desarrollamos la timidez de nuestro hijo, sin embargo si somos conscientes de nuestros actos podemos evitarlo y centrarnos más en seguir pautas que tengan efectos positivos en todos los miembros de la familia.

Referencias

  1. Cáceres Guillén A. M. (2010). Las habilidades sociales en la edad escolar y los problemas de las relaciones interpersonales en La infancia y la adolescencia. Temas para la educación: revista para profesionales de la infancia.
  1. Greciano, I. (2001). Alteraciones del comportamiento en el aula. In Congreso Europeo: Aprender a ser, aprender a vivir juntos. Santiago de Compostela.
  1. http://www.ahaparenting.com/parenting-tools/social-intelligence/shyness
  1. http://www.webmd.com/parenting/features/parent-shy-child
  1. Kristin Zolten, M.A. y Nicholas Long, Ph.D. (1997). La Timidez. Arte de Scott Snider.
  1. Mota, A.V.C. (2009). La Timidez Infantil. Revista Digital Innovación y Experiencias Educativas. Málaga.

DEJA UNA RESPUESTA