Bebidas energéticas: todo lo que debes saber

Las bebidas energéticas o ‘energy drinks’ son líquidos compuestos por taurina, vitaminas y cafeína, su ingrediente principal. Salió al mercado como un estimulante que mejora el rendimiento y aumenta la energía gracias a los beneficios que aportas sus nutrientes.

Llevan relativamente poco tiempo en el mercado, pero ya han superado a las bebidas isotónicas y van camino de dejar atrás a los refrescos de cola y el café. Se prevé que para el 2016 facturen más de 15 mil millones de dólares solo en Estados Unidos.  En la actualidad, se ha expandido su uso, sobre todo para el ocio nocturno, siendo comúnmente mezclado con alcohol o drogas.

energi

En Europa, la marca energizante Red Bull fue la primera que tomó presencia en el mercado en el año 1987, mientras que en Estados Unidos no llegó hasta 1997. A pesar de ser un producto que se comercializa desde hace relativamente poco tiempo, las bebidas energéticas facturaron en el año 2012 aproximadamente 12, 5 mil millones de dólares, un incremento del 60% respecto a 2008.

En Estados Unidos, hasta cinco marcas de bebidas ingresan más de 500 millones de dólares anuales. Lidera la clasificación Red Bull con 12.463 millones de dólares y le siguen Monster (4.773), Rockstar (1.085), Lucozade (709) y NOS (542).

Orígenes

Su historia se remonta hace un poco más de dos décadas, cuando se inició su comercialización masiva gracias al impulso de la más famosa de todas: Red Bull.

Su creación en los años 90 se extiende hace ahora más de 25 años. Su aparición salió de la necesidad de querer aglutinar en un solo bote todas las necesidades que requería el cuerpo para seguir “carburando” de la manera más adecuada posible.

La publicidad y los deportistas de élite consiguieron lanzarla con el paso de los años, que más tarde se extendería además del deporte hacia otro tipo de prácticas como el estudio, la concentración y el trasnochar.

Composición

Teniendo en cuenta la composición de las principales bebidas energéticas del mercado, extraemos que los principales componentes de las mismas son cafeína, vitaminas, taurina, guaraná y ginseng.

Cafeína

Sustancia estimulante para el cerebro y el sistema circulatorio. De sabor amargo, la encontramos en el café, té, mate, guaraná, etc. Tiene efectos adversos leves y transitorios pero frecuentes, como insomnio o nerviosismo. Un uso prolongado de la cafeína puede producir adicción.

Taurina

Llamado científicamente como aminoestilosulfónico, es un aminoácido cristalizable que se halla en la bilis y en ciertos tejidos. El fin de incluirlo en las bebidas energéticas es que, en momentos de extrema actividad física, el cuerpo deja de producir esta sustancia, lo que disminuye el rendimiento del individuo. La taurina funciona como transmisor metabólico y desintoxicante. Estudios revelan que la leche materna reúne altas concentraciones de taurina.

Glucuronolactona

La glucoronolactona es una sustancia química que actúa como desintoxicante. Además de su uso en bebidas energéticas, sirven como suplemento dietario. Es motivo de discrepancias entre las instituciones alimentarias debido a si los niveles que se encuentran en los envases son adecuados o no para la salud.

Guaraná

Su nombre científico es paullinia cupana y es originario del amazonas brasileño. Es un nutriente refrescante, pero también estimulante al contener cafeína. Esta estimulación aumenta el estado de vigilia y tiene un efecto ergogénico. Además tiene muchas propiedades farmacológicas: mejora el estado físico y la memoria, aumenta la hipoglucemia o funciona como antioxidante.

Vitaminas

Las bebidas energéticas contienen una gran cantidad de vitaminas esenciales. Las más comunes son riboflavina, vitamina B1 (tiamina), vitamina B-2, niacina, vitamina B-3, , vitamina B-6, vitamina B-12, vitamina C, piridoxina y cianocobalmina.

Ginseng

El ginseng es una planta herbácea con muchas propiedades, entre ellas el rendimiento deportivo. En países asiáticos como China o Corea, forma una parte importante de la dieta y de la medicina tradicional, ya que se considera un restaurador de energía.

Peligros derivados de las bebidas energéticas

Los estudios sobre las bebidas energéticas llegaron tras el ‘boom’ de principios de siglo, por lo que los informes son pocos y en ciertos casos se contradicen.

Posiblemente el más polémico sea una investigación llevada a cabo por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en el año 2013, dando algunos datos interesantes como que:

  • 12% de los adultos (18-65 años) consumen 4,5 litros al mes de bebidas energéticas.
  • 68% de los adolescentes (10-18 años) habían consumido alguna vez bebidas energéticas y un 12% bebía 7 o más litros al mes.
  • 16% de niños (3-10 años) consumía una media de 4 litros al mes.
  • Entre un 41% y 50% de los deportistas consumen bebidas energéticas antes o durante una competición deportiva.

Sin embargo, a pesar de ser unas cantidades altas de ingesta, se concluye que las bebidas energéticas no son peligrosas siempre y cuando su consumo sea moderado.

En contracorriente, encontramos estudios desarrollados en Estados Unidos que indican que las bebidas energéticas no tienen ningún beneficio terapéutico, y muchos ingredientes están poco estudiados y no regulados. Algunas de las razones son:

  • Sustancias peligrosas. La mayoría de los estudios acuerdan que la taurina y la glucuronolactona son el principal riesgo para los que toman bebidas energéticas. El sistema nervioso central y los riñones serian los más afectados.
  • Cafeína en exceso. Las bebidas energéticas contienen una cantidad de superior respecto a otros líquidos como los refrescos. Esta contienen mucha cantidad calórica y una toma regular puede sobreestimular el sistema nervioso provocando dolores de cabeza.
  • Enfermedades cardiovasculares. Tienen impacto a corto plazo sobre el ritmo cardiaco si se consumen muchas bebidas energéticas. Frecuencia cardíaca rápida, palpitaciones, aumento de la presión arterial y, en los casos más graves, convulsiones o la muerte súbita, son algunas complicaciones que se podrían sufrir.
  • Productos diuréticos. La industria de las bebidas energéticas afirma que la composición de sus latas se componen de elementos naturales. Sin embargo, los expertos aseguran que en realidad son potentes diuréticos, lo que puede derivar en problemas intestinales.

Países donde las bebidas energéticas tienen limitaciones

Algunos países se han hecho eco de los posibles efectos adversos de estos estimulantes y han puesto limitaciones a la hora de la comercialización dentro de sus fronteras. El caso más severo es el de Arabia Saudí, país que ha prohibido cualquier tipo de publicidad, la venta y distribución es muy restrictiva y es obligatorio incluir en los envases advertencias sanitarias.

En Canadá, Argentina o Paraguay existe un tope de cafeína dentro del contenido de las bebidas energéticas mientras que en México su venta está prohibida para menores.

En Europa el caso más significativo es el de Lituania. Alertados por ser el país donde más niños y adolescentes consumen estos productos, han prohibido definitivamente la venta a menores de 18 años, así como la publicidad en todos los medios a los que tengan acceso y la restricción de venderse productos en entornos dirigidos a menores, eventos deportivos, cines o teatros. Países del entorno, como Letonia o Bielorrusia también están tomando medidas similares.

En el caso de Francia, bebidas como Red Bull estuvieron totalmente prohibidas hasta el año 2008, pero el gobierno francés se vio obligado a legalizar la bebida. Esto se debió a que la normativa de la Unión Europea (UE) establece que un producto fabricado o vendido en otros países de la UE no puede ser prohibido a menos que se pruebe un riesgo para la salud.

A pesar de esta legislación de la UE, Hungría introdujo un impuesto de salud pública en 2012 que tuvo un apartado concreto con las bebidas energéticas.

Finalmente, en algunos países nórdicos como Suecia, solo se pueden adquirir ciertas bebidas energéticas en farmacias, siendo totalmente prohibidas para niños.

¿Son adecuadas para practicar deporte?

Se calcula que, al menos el 50% de los deportistas utilizan bebidas energéticas antes o durante la competición. Este hábito se ha incrementado de manera descomunal, posiblemente motivado por las campañas publicitarias de las bebidas energéticas en los eventos deportivos.

Recordemos que empresas como Red Bull son dueñas de 5 equipos de fútbol, entre ellos los FC Red Bull Salzburg o los New York Red Bull. Además es usual ver el logo de esta marca y otra bebidas energéticas en deportes como el motociclismo, Formula 1, hockey, surf o deportes acrobáticos.

En el año 2014, la Universidad Camilo José Cela (UCJC) de Madrid hizo público un estudio en el que evaluó durante 4 años los efectos positivos y negativos de consumir bebidas energéticas para la práctica deportiva.

Para ello, colaboraron deportistas de élite de diferentes deportes como fútbol, baloncesto, natación o rugby, a los que se les suministró el equivalente a tres bebidas energética o una placebo antes de una competición.

Midieron su rendimiento deportivo a través de un dispositivo GSP, dinamómetros y potenciómetros. ¿El resultado? Los deportistas que hicieron uso de las bebidas energéticas aumentaron su rendimiento entre un 3% y un 7% respecto a los que tomaron el líquido placebo. Más distancia recorrida, más potencia muscular, más velocidad o más precisión de golpeo fueron algunas de las características que los deportistas sintieron.

Como desventaja, el consumo de las bebidas energéticas también acrecentó los efectos secundarios. Insomnio o nerviosismo, efectos vinculado a la cafeína, su ingrediente principal.

Energizantes naturales

Las bebidas energéticas no solo se consiguen yendo al supermercado o tienda de alimentación del barrio. Es posible elaborar tus propias recetas con ciertos alimentos naturales y así evitar sufrir alguno de los efectos secundarios de los envases y ahorrarte un buen dinero.

Hemos recopilado algunas interesantes recetas que ofrece el portal mejorconsalud.com para que puedas tomar ideas:

Cocolina

Ingredientes

  • 500 ml de agua de coco
  • ½ cucharadita de polvo de espirulina

Preparación

Vierta el agua de coco en la botella que va a llevará al gimnasio. Añada la mitad de una cucharadita de polvo de espirulina, tape la botella y agite. Esta bebida energética es adecuada, tanto antes como durante los entrenamientos. Si no le gusta el sabor de la espirulina en polvo, se puede tomar en forma de cápsulas, acompañando con el agua de coco. El agua de coco es rica en potasio y es una bebida isotónica. La espirulina también contiene potasio, así como magnesio, aminoácidos esenciales y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6).

Plátano y espinacas

Ingredientes

  • 1 plátano
  • 3 hojitas de espinacas
  • 1 vaso de agua fría

Preparación

Empezamos lavando bien las espinacas, para después, pelar el plátano y llevarlo a la batidora junto a las espinacas y un vaso de agua fresca. Intenta obtener un jugo bien homogéneo. Puedes añadir si lo deseas unos cubitos de hielo, e incluso una cucharadita de miel. Gracias a esta bebida conseguirás una composición excelente a base de potasio, fósforo y magnesio.

Jenjibre y cúrcuma

Ingredientes

  • 1 rodajita de jengibre fresco y picado
  • 1 pizquita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada pequeña de miel
  • 1 vaso de agua fresca

Preparación

Lo primero es lavar y picar el jengibre. Después, llevamos a una taza de agua hirviendo el jengibre y la cúrcuma para obtener la infusión de los mismos. Permite que repose 10 minutos y después, filtra el contenido.

Ahora añade la cucharada de miel y remueve bien. Para obtener una bebida más fresca, añade si lo deseas un vaso de agua fresca y cubitos. Estas especias son energéticas y muy saludables, un sabor peculiar que mejorará tu circulación y te aportará energía de un modo natural.

¿Qué recomienda la Organización Mundial de la Salud?

  • El establecimiento de un límite superior para la cantidad de cafeína permitida en una sola porción de este tipo de bebidas en línea con la evidencia científica disponible;
  • Reglamentos para hacer cumplir la restricción de etiquetado y venta de bebidas energéticas a los niños y adolescentes;
  • Hacer cumplir las normas para la comercialización responsable de los jóvenes por parte de la industria de la bebida energética;
  • La formación de profesionales de la salud para ser consciente de los riesgos y síntomas de consumo de bebidas de la energía;
  • Los pacientes con un historial de problemas en la dieta y el abuso de sustancias, tanto sola como en combinación con alcohol, deben ser examinados para la pesada consumo de bebidas energéticas;
  • Educar al público sobre los riesgos de mezclar alcohol con el consumo de bebidas energéticas;
  • Nuevas investigaciones sobre los posibles efectos adversos de las bebidas energéticas, especialmente en los jóvenes.

La taurina, un punto aparte

Técnica y científicamente está denominada como el “ácido orgánico que interviene en la formación de la bilis y en otras muchas funciones, se encuentra naturalmente en los tejidos de muchos seres vivos”.

Además, cuando hablamos de la taurina nos referimos a uno de los compuestos que mayores cantidades presentan dentro de estas bebidas siendo también uno de los más conocidos.

Lo que principalmente produce es un aumento de la contractilidad de nuestros músculos, mejorando nuestra capacidad de reacción, concentración y por ende, de memoria, y su efectos se finiquita con éxito cuando se combina con el resto de composiciones químicas que se encuentran dentro de la bebida.

Algunos datos

Según un estudio realizado en 2008, la revista “Journal of Adolescent Health” concluyó tras haber realizado pruebas con un total de 795 estudiantes en que los que tomaban bebidas energéticas alrededor de seis veces al mes tenían teres veces mayor probabilidades de transformarse o abusar del tabaco, además de haber realizado esporádicos usos de medicamentos al igual que lo referido al pelearse violentamente durante el año posterior al estudio.

Otro dato curioso de esa investigación comunicaba que los consumidores habituales de bebidas energéticas sufrían dos veces más riesgos de lo normal de fumar marihuana al igual que el alcohol.

A su vez, se ha concluido que las bebidas de esta índole en niños jóvenes son consumidas por dos de cada diez, enmarcados en la edad de 2 a 10 años. De estos, el 16% afirma hacerlo en cantidades considerables.

Un estudio realizado en Medicina Preventiva por diferentes científicos de las Universidades de Waterloo y de Dalhausie reveló tras haber analizado a un total de 8.210 jóvenes que los estudiantes que tendían a contraer efectos relacionados con la depresión o periodos de tristeza eran más propensos a consumir bebidas energéticas de una manera más asidua de lo normal.

Artículo elaborado conjuntamente por Mario Quijano Sánchez y Manuel Toro Galea.

Bibliografía

  1. Sara M. Seifert, BS, Judith L. Schaechter, MD, Eugene R. Hershorin, MD, and Steven E. Lipshultz, MD (2010). Health Effects of Energy Drinks on Children, Adolescents, and Young Adults
  2. O’Brien MC, McCoy TP, Rhodes SD, Wagoner A, Wolfson M. Caffeinated Cocktails: Energy Drink Consumption, High-risk Drinking, and Alcohol-related Consequences among College Students. Article first published online 2008.
  3. Breda J; Whiting S; Encarnaçao R; Norberg S; Jones, R; Reinap M; Jewell J. (2014). Energy drink consumption in Europe: a review of the risks, adverse health effects, and policity options to respond.
  4. Alford C. et al. The Effects of Red Bull Energy Drink on Human Performance and Mood. Psychology Departament, University of the West of England, Bristol, UK. Publicado en Amino Acids 21, 2, 139-150 (2001).
  5. Salinero JJ, Lara B, Abian-Vicen J, et al. The use of energy drinks in sport: perceived ergogenicity and side effects in male and female athletes. 2014:1-9.

DEJA UNA RESPUESTA