¿Vas a Casarte con la Persona Equivocada?

Probablemente conozcas a alguien que se encuentre infeliz con su matrimonio. Esto se debe a una única razón: la mala elección de la pareja. Teniendo en cuenta que hay países en los que la tasa de divorcios es del 50%, es probable que te ocurra también a ti.

En el mundo no existen príncipes azules ni la media naranja perfecta. Las personas son muy complejas y es bastante probable que te cases con alguien que no te conviene.  Así lo afirma Alain De Botton, autor del ensayo The Course of Love, donde reflexiona sobre las relaciones del siglo XXI.

Couple Arguing At Breakfast

Causas del fenómeno

Ocultar la verdadera personalidad

En un mundo donde cada vez las personas están más arraigadas a su intimidad, lo normal que aquel o aquella con quien comiences a compartir relación se escude y no se muestra tal y como es.

A largo plazo, esto se traduce como uno de los principales focos del problema. Creerás haberte casado con una persona totalmente distinta a la que creías conocer.

El propio De Botton afirma que “el matrimonio termina siendo una apuesta esperanzada, generosa e infinitamente amable hecha por dos personas que aún no saben quiénes son ni quién es la otra persona, uniéndose en un futuro que no pueden concebir y han evitado investigar”.

Tener un estado mental desequilibrado al buscar pareja

Cuando se busca pareja se suelen cometer varios errores. Llevados por una irremediable sensación de soledad, la mente puede encontrarse desequilibrada, y llevar a aceptar parejas que realmente no cumplen las aspiraciones personales. “Nadie puede encontrarse en un buen estado mental para elegir a una pareja cuando está solo” revela el ensayista.

Lo ideal para encontrar una buena pareja es encontrarnos en un estado de paz que llegue a mezclarse con una perspectiva exigente.  

Tener un concepto erróneo de felicidad

Otro de los motivos por los cuales las personas suelen casarse erróneamente se debe a intentar encontrar una sensación permanente de felicidad. Se tiende a pensar que el matrimonio ayuda a “embotellar” la alegría, pero en muchos ocasiones no se da el caso.

La realidad es que la felicidad es más bien un estado de equilibrio mental y anímico. La vida tiene sus etapas y los problemas matrimoniales pueden ser tan comunes como las etapas felices.

Creer que la persona ideal es la que comparte todos los gustos

Si, es importante compartir algunas aficiones y opiniones con la pareja, aunque es difícil que se coincida en todo.

Una buena pareja es quien puede negociar las diferencias de forma inteligente. Por tanto, es importante aprender a tolerar las diferencias con generosidad.

Fuentes

  1. www.nytimes.com/2016/05/29/opinion/sunday/why-you-will-marry-the-wrong-person.html?_r=0

DEJA UNA RESPUESTA