Cómo Ser un Buen Padre: 17 Consejos Esenciales

A continuación te propongo 17 consejos para ser un buen padre -ya sea primerizo, joven, separado o casado- que te pueden facilitar esta tarea, así como ayudarte a disfrutar de tu nuevo rol como padre.

Son muchos los interrogantes que se nos vienen a la cabeza cuando vamos a ser padres por primera vez.

17 consejos padre

Por último, te presentamos los diferentes modelos que existen de padres y las consecuencias que pueden tener en los niños.

1- No debes preocuparte

Aunque es fácil decirlo, la mejor forma de ser un buen padre es no preocuparse demasiado por serlo. Es cierto que no tenemos los conocimientos ni la experiencia suficiente como para saber cosas tan básicas como cambiarle el pañal a nuestro hijo o ayudarlo a expulsar los gases,pero  todo eso lo adquiriremos con la práctica.

De lo que sí nos tenemos que preocupar es de ser un buen esposo, dado que nuestro hijo lo que va a necesitar es tener un ambiente estable y cálido lleno de amor para crecer.

2- Haz vida normal

Es importante que no cambiemos nuestro estilo de vida en general. Algunas parejas no comienzan a salir y a recuperar su vida hasta los dos años después de que nazca el bebé. Tenemos que hacernos a la idea de que ahora tenemos a un niño bajo nuestra responsabilidad, pero no por ello tenemos que quedarnos en casa.

Cuando antes comencemos a salir con él, antes interiorizaremos que ya forma parte de nuestra vida.

3- Deja a tu pareja que tenga tiempo para ella misma

Normalmente se suele dejar a las madres que acarreen con todo el peso de la maternidad. Ellas no solo ejercen este rol, ya que lo tienen que compaginar con ser amas de casa y trabajar. Es por ello que, como padres, debemos de apoyarlas y ayudarles para que también tengan tiempo para ellas y así puedan cuidar de sí mismas y descansar.

El niño también necesita de su padre, por lo que es bueno que os alternéis en sus actividades para que así los dos podáis disfrutar de su compañía y cariño.

4- Ayúdala durante la lactancia

Durante los primeros meses, el bebé tendrá horarios nocturnos para ingerir la leche materna.

Si eres un buen esposo serás un buen padre, por lo que es importante que acompañemos a nuestra pareja en esos momentos y disfrutemos con ella de esta actividad que estrecha los lazos entre el niño y su madre.

5- Educa a tu hijo como te educaron a ti

Ahora es nuestro momento de ejercer como modelo en la educación de nuestro hijo. Seguramente, recordarás como te educó tu padre y los estilos que utilizó para ello. Si te gustaron puedes reproducirlos, si por el contrario no estás de acuerdo en el estilo que utilizó, es hora de cambiarlos.

En algunas ocasiones, esto puede causar ansiedad y estrés dado que nadie se ve al principio ejerciendo como padre. Intenta calmarte y pensar en cómo te gustaría educar y tratar a tu hijo. Siempre puedes ayudarte de tus propios padres y de las experiencias de tus amigos.

6- Infórmate sobre las pautas de crianza

Nuestro deber como padres es informarnos de las pautas de crianza del bebé. Existen muchos libros e información relevante sobre este proceso, aunque también tenemos que saber ser críticos con lo que encontramos por internet. En caso de que tengas dudas es recomendable preguntar a un experto, como un médico.

7- Disfruta con tu hijo y tu pareja de esta experiencia

Disfrutar con tu pareja de esta experiencia es algo mágico. El tiempo pasa, por lo que es recomendable que aproveches las tardes que pasas con tu familia.

Tu hijo crecerá rápido y cuando menos te lo esperes ya habrá volado del nido.

8- Respeta a la madre de tus hijos

Como padre y figura a seguir por su hijo, es importante que respetes a la madre de tus hijos.

El menor necesita un entorno firme y estable por lo que tu matrimonio o la relación con tu pareja debe ser así y aunque no lo sea, el respeto debe de ser lo primero. Estar discutiendo delante del menor no es aconsejable ya que puede afectarle negativamente.

9- Lee cuentos a tus hijos antes de dormir

Un gesto tan básico como ese ayudará también a fomentar los lazos afectivos con tu hijo y a conocerlo. Pues en otras actividades de ocio no va a ser posible tener un momento de intimidad con tu hijo como con la lectura.

Por otro lado, la acción de leer le ayudará a tener un crecimiento personal y de carrera cuando crezca si se estimula desde pequeño el amor por la lectura.

Además, después de leerle el cuento se sentirá más arropado y podrá descansar mejor sintiéndose querido.

10- Dedica tiempo a tus hijos

No solo tienes que disfrutar de la experiencia con tu pareja y pasar tiempo con ellos, también tienes que dedicarle tiempo a tu hijo especialmente y hacer actividades con él. Los niños lo único que quieren es pasar tiempo con su padre y una de las mejores formas de demostrarle que los quieres es haciéndolo.

Es cierto, que no siempre lo que te apetece es ir a jugar al fútbol con él o hacer otras actividades, pero ser un buen padre requiere responsabilidades y sacrificios. Recuerda que el tiempo que no aproveches con él ya no va a volver nunca más.

11- Habla con tu hijo frecuentemente

Normalmente, los niños temen hablar con sus padres porque las madres son las que hacen esta labor. Sin embargo, ambos deberían de dedicar tiempo a conocer y hablar con sus hijos.

Si quieres ser buen padre debes escuchar sus ideas y problemas también y no dejarlo sólo a tu pareja.

12- Disciplina con amor

Darle una educación a tu hijo de calidad supone educarlo de forma positiva y con amor. Es importante que se hagan respetar las normas y reglas de comportamiento en el hogar. Eso sí, no imponiéndolas de forma autoritaria, sino de forma calmada y con recompensas a las buenas conductas.

También es bueno que se dialogue con el niño sobre las malas conductas que pueda tener, con el fin de ayudarle a darse cuenta de que ese no es el camino y enseñarle la buena forma de hacer las cosas.

13- Sé un buen modelo de comportamiento

Nuestros hijos van a imitar nuestro comportamiento y además somos los referentes de los actos que están bien y no y de cómo deben de tratar a las otras personas.

Por ello, en el caso de que tengamos una hija, nuestro comportamiento le hará ver cómo merece ser tratada por otros jóvenes. Por otro lado, también le harás ver lo que es importante en la vida como la honestidad, la humildad y la responsabilidad.

14- Preocúpate en ser buen profesor

Aunque estés educando a tu hijo con normas y reglas en casa y actúes como modelo de aprendizaje a seguir, tienes que preocuparte de que tu hijo esté adquiriendo bien las capacidades y habilidades básicas para desenvolverse en el mundo que le rodea.

Tienes que tener presente que los ejemplos que les das en la vida diaria van a tener más impacto que cualesquiera que adquiera en otro entorno debido a que la familia es el primer agente socializador.

15- Dile a tu hijo que lo quieres y demuéstraselo

Tu hijo necesita saber que le quieres y no sólo vale con que se lo demuestres dedicándole tiempo y haciendo actividades de ocio y lectura con él.

También necesita ser escuchado y esto es algo que no solemos hacer muy a menudo. Por ello, te animo a que dejes ese rol de padre frío si lo eres y demuestres el amor que tienes a tu hijo diariamente y en todo momento.

16- Deja que se equivoque

No seas un padre sobreprotector, tienes que dejar que tu hijo se equivoque y aprenda por sí solo. Esto puede ser algo duro de entender, pero es necesario hacerlo para fomentar su autonomía y desarrollo personal.

17- Fomenta una comunicación positiva

Intenta siempre decirle a tu hijo en lo que destaca y en lo que es bueno, si haces esto le ayudarás a desarrollar una magnífica confianza en sí mismo.

Por otro lado, escúchalos siempre que puedas, de esta forma lo conocerás mejor, se sentirá apoyado incondicionalmente y confiará en ti.

¿Qué tipo de padre eres o quieres llegar a ser?

Como trates y eduques a tu hijo puede tener una consecuencia en su crianza y desarrollo. A continuación, os mostramos los diferentes tipos de padres que se pueden encontrar y sus posibles efectos en los niños:

Padre consentidor

Tal vez te sientas identificado con este tipo de padre. Éstos se caracterizan por comprarle a su hijo todo lo que piden sin control alguno. Sin embargo, gastar todo el dinero del mundo para comprarle cosas materiales a tu hijo no te hace ser buen padre.

Aparentemente, puede parecer que este tipo de padres son muy atentos con sus hijos, sin embargo el efecto es todo lo contrario (Fernández, 2009).

El niño entenderá que lo quieres por el hecho de comprarle cosas, por lo que el día que no lo hagas interpretará que ya no sientes nada por él. Si eres este tipo de padre es importante que muestres tu amor con besos y abrazos y no con tantas cosas materiales.

Padre autoritario

Este tipo de padre suele estar continuamente regañando a su hijo por todo lo que hace. Por otro lado, también se caracteriza por infravalorar sus logros. Este modelo tiene consecuencias negativas para tus hijos.

Por un lado, ellos pueden aceptar la situación y entender que en el hogar quien manda es el padre y es quien tiene la verdad absoluta. Esto dará lugar a que se conviertan en adultos que necesiten tener un referente para poder dar soluciones a sus problemas.

Por otro lado, los niños que no aceptan esta situación, suelen responder con rabia y rechazo. Esto desembocará en que no acepte las normas que le impongas y te rete. Sin embargo, si tu hijo muestra esta actitud es porque piensa por sí mismo y cuando crezca, será capaz de desenvolverse en su entorno sin necesitar ayuda.

Padre sobreprotector

Este tipo de padres se caracteriza por sufrir pensando en todo lo malo que le pueda pasar a su hijo. No son capaces de entender, que en las actividades que sus hijos pueden realizar en su vida diaria, también hay diversión y recompensas en lugar de peligros (Fernández, 2009).

Las consecuencias para los niños que tienen padres sobreprotectores pueden llegar a ser muy negativas, pues se convertirán en niños temerosos e inseguros con falta de autoestima y miedo a que le pase algo.

Padre implicado

Este tipo de padre es el más recomendable ya que juega con su hijo y le ayuda a hacer los deberes. Además se preocupa por sus problemas y los de sus amigos. Por otro lado, también varía su comportamiento dependiendo de las necesidades de su hijo.

Sin embargo, incluso hasta en este estilo educativo pueden surgir problemas como, por ejemplo, que tu hijo sepa que mediante el diálogo puede modificar tus ideas y llevarte a su terreno. Por esta razón, es importante que estemos atentos ante estas necesidades y sepamos utilizar las herramientas que tenemos.

Este modelo sólo afecta de forma positiva a tu hijo ya que le generarás más seguridad y podrá enfrentarse a los problemas de su entorno. Además, le ayudará a tener más confianza en sí mismo dado que se siente muy apoyado por su familia.

Conclusiones

En la actualidad, ser buen padre puede llegar a ser mucho más complicado que en tiempos anteriores. Sin embargo, lo esencial sigue siendo igual ya que tienes que cubrir las necesidades básicas de tu hijo cuando son pequeños y seguir apoyándolo y comprendiéndolo hasta que crezca.

No debes de agobiarte con la idea de ser buen padre, ya que todo eso sale solo en cuanto lo ves entre tus brazos. De lo que si tienes que preocuparte es de cumplir de forma adecuada tu rol como padre y saber estar ahí tanto para tu pareja como para tu hijo.

La mayoría piensan que con darles un beso a su hijo antes de ir a la cama es suficiente, pero esto no es así. No se debe de dejar toda la labor a las madres ya que los hijos también necesitan un referente paterno que les ayude y les guíe durante su desarrollo.

Estos y otros consejos pueden ayudarte a conseguir ser el padre ideal para tus hijos.

Y tú, ¿qué otros consejos conoces para ser un buen padre? ¡Cuéntanos! 

Referencias

  1. Ser buen padre. (2004). Royal College of Psychiatrists.

2. Pérez Gómez, A. (S/F). Profesión papás. Cómo orientar el futuro de sus hijos: educar para el bienestar. Dupligráficas Ltda, Colombia.

3. Fernandez Beato, M. P. (2009). Los estilos educativos de los padres y de las madres. Innovación y experiencias educativas.

DEJA UNA RESPUESTA