Deterioro Cognitivo Leve: Síntomas, Causas, Tratamientos

El deterioro cognitivo leve (DCL) es un síndrome que puede presentar déficit cognitivos más allá de lo considerado como normal, donde puede o no haber interferencias con la vida diaria y no cumple los criterios de demencia.

Es decir: el DCL, tal y como su nombre indica, es un tipo de deterioro cognitivo que se caracteriza por ser leve (los déficits son poco importantes), pero son los suficientemente notorios como para no ser explicados por el envejecimiento normal del cerebro.

_MG_6536

Y es que las personas, a medida que vamos envejeciendo, vamos perdiendo nuestras facultades mentales.

Perdemos velocidad de pensamiento, cada vez somos menos ágiles mentalmente, nuestra capacidad de aprendizaje disminuye, nos puede costar más recordar las cosas…

Sin embargo, este ligero declive cognitivo no se considera ningún tipo de enfermedad, y es catalogada como “deterioro cognitivo asociado a la edad” (DECAE).

El DECAE es considerado como un fenómeno relativamente benigno, y prácticamente todas las personas lo presentamos (en mayor o menor intensidad) a medida que vamos envejeciendo. Nadie se libra de perder facultades con la edad.

Características del deterioro cognitivo leve

El DCL no hace referencia al envejecimiento benigno del cerebro humano, sino que se considera un tipo de deterioro mayor al que se presencia en un DECAE.

Por lo tanto, el DCL constituiría esos tipos de declives cognitivos que no están puramente asociados a la edad y por lo tanto no son considerados como “normales” sino como patológicos.

Normalmente cuando se habla de deterioro cognitivo patológico, se suele estar hablando de demencia, como la demencia tipo Alzheimer o la demencia por enfermedad de Parkinson.

Sin embargo, el DCL no es una demencia, es un tipo de deterioro cognitivo menor al presentado en cualquier tipo de síndrome demencial.

Así pues, el deterioro cognitivo leve hace referencia a esas personas que no son ni cognitivamente normales (tienen un deterioro mayor al que se debería esperar por la edad) ni dementes (tienen un deterioro menor al que presentan las personas con Demencia).

De hecho, el término DCL fue acuñado por Peterson el año 1999 para referirse a esos trastornos cognitivos poco importantes, con el objetivo de conseguir un diagnóstico precoz de las Demencias.

Este autor defendía que los criterios para diagnosticar síndromes demenciales (especialmente la enfermedad de Alzheimer) eran demasiado estrictos, y sólo permitían detectar las demencias cuando estas ya hacía tiempo que existían.

Dicho de otra forma: para Peterson cuando una persona presentaba los déficits necesarios para diagnosticar demencia tipo Alzheimer, esta ya hacía mucho tiempo que se manifestaba en una intensidad menor.

De este modo, Petersen consideraba el DCL como un proceso degenerativo que tarde o temprano se acabaría transformándose en Demencia.

Sin embargo, se ha demostrado que no todas la personas que presentan un deterioro cognitivo leve acaban padeciendo un síndrome demencial.

Más concretamente, teniendo en cuenta los datos aportados por Iñiguez en 2006, sólo entre un 10% y un 15% de los pacientes con DCL acaban desarrollando un síndrome demencial.

Así pues, a modo de resumen, el DCL es un tipo de deterioro mayor al considerado como “normal” pero menor al referente a síndromes demenciales.

Además, esta enfermedad incrementa la probabilidad de acabar padeciendo un síndrome demencial de un 1-2% (para personas sanas) hasta un 10-15% (para personas con DCL).

Subtipos

A pesar de que los déficits del DCL son leves, la presentación de este trastorno puede variar y el tipo de declive cognitivo puede ser de varias formas.

Así pues, en la actualidad se han descrito 4 subtipos de deterioro cognitivo leve, cada uno con unas características determinadas. Vamos a revisarlos rápidamente.

1. DCL amnésico de dominio único

Un paciente cuya única queja cognitiva se relacione con un déficit en la memoria se etiquetaría en este subtipo.

Es el subtipo más frecuente y se caracteriza porque la persona no presenta ningún tipo de déficit cognitivo más allá de una ligera pérdida de memoria.

Para ciertos autores, este subtipo de DCL podría considerarse como una etapa previa a la enfermedad de Alzheimer.

2. DCL amnésico con afectación en múltiples áreas

Un paciente con pérdida de memoria y quejas en otras áreas cognitivas como resolución de problemas, denominación de palabras o dificultades de atenciónconcentración quedaría enmarcada en este subtipo.

Se pueden presentar múltiples déficits cognitivos pero todos ellos de baja intensidad, por lo que no se podría considerar un síndrome demencial.

3. DCL no amnésico con afectación en múltiples áreas

Un paciente sin ningún tipo de alteración en su memoria pero con dificultades en otras áreas cognitivas como atención, concentración, lenguaje, cálculo o resolución de problemas sería diagnosticado de DCL no amnésico con afectaciones en múltiples áreas.

En este subtipo, al igual que en el anterior, se pueden presentar múltiples déficits cognitivos de baja intensidad, pero con la diferencia de que no hay pérdida de memoria.

4. DCL no amnésico de dominio único

Finalmente, un paciente que como en el caso anterior no presente pérdida de memoria y presente solamente uno de los otros déficits cognitivos anteriormente descritos, se englobaría dentro de este subtipo de DCL.

Criterios diagnósticos

El diagnóstico de deterioro cognitivo Lleve suele ser complejo ya que no existen criterios precisos y universalmente establecidos para detectar este trastorno.

El principal requisito para el diagnostico es presentar un deterioro cognitivo evidenciable mediante la exploración neuropsicológica (pruebas de rendimiento mental) sin que estos cumplan los criterios de demencia.

A pesar de no haber criterios diagnósticos estables para detectar el deterioro cognitivo leve, a continuación comentaré los que propone la International Psychogeriatric Association, que según mi opinión clarifican varios conceptos:

  1. Decremento de la capacidad cognitiva en cualquier edad.

  2. Decremento de la capacidad cognitiva afirmada por el paciente o informante.

  3. Decremento gradual de duración mínima de seis meses.

  4. Cualquiera de los siguientes ámbitos puede estar afectado.

  • Memoria y Aprendizaje.

  • Atención y Concentración.

  • Pensamiento.

  • Lenguaje.

  • Función Visuoespacial.

  1. Disminución de las puntuaciones de evaluación del estado mental o de los tests neuropsicológicos.

  2. Esta situación no puede explicarse por la presencia de una Demencia u otra causa médica.

Así pues, los criterios para establecer el diagnóstico de DCL son presentar quejas de declive de las capacidades cognitivas, que estas sean detectables mediante exámenes de rendimiento mental y que sean menos graves que los propios de la Demencia.

Es por ello, que poder diferenciar deterioro cognitivo leve de una demencia cobra especial importancia, vamos a ver cómo podemos hacerlo.

Principales diferencias con la demencia

Para poder aclarar las diferencias entre DCL y demencia, primeramente vamos a ver cuáles son los criterio diagnóstico de los síndrome demenciales.

Según el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastorno Mentales (DSM-IV), son los siguientes:

A. La presencia de múltiples déficit cognoscitivos que se manifiestan por:

1. Deterioro de la memoria (deterioro de la capacidad para aprender nueva información o recordar información aprendida previamente).

2. Una (o más) de las siguientes alteraciones cognoscitivas:

(a) afasia (alteración del lenguaje)

(b) apraxia (deterioro de la capacidad para llevar a cabo actividades motoras, a pesar de que la función motora está intacta).

(c) agnosia (fallo en el reconocimiento o identificación de objetos, a pesar de que la función sensorial está intacta).

(d) alteración de la ejecución (p.ej., planificación, organización, secuenciación y abstracción.

B. Los déficit cognoscitivos en cada uno de los criterios A1 Y A2 provocan un deterioro cognitivo significativo de la actividad laboral o social y representan una merma importante del nivel previo de actividad.

C. Los déficits no se deben a otras enfermedades médicas o psiquiátricas.

Como podemos presenciar, los síndromes demenciales se caracterizan por el deterioro de la memoria y otras alteraciones cognitivas como lenguaje, planificación, resolución de problemas, apraxias o agnosias.

Las características del DCL son prácticamente iguales a las de la demencia, ya que en el deterioro cognitivo leve se pueden presenciar tanto déficits de memoria como los otros déficits cognitivos que acabamos de comentar.

Así pues, no se puede diferenciar el DCL de la demencia por el tipo de alteraciones que presenta la persona ya que son los mismos en ambas patologías, por lo tanto, la diferenciación se puede hacer únicamente a través de la gravedad de estos.

De este modo, las claves para diferenciar DCL de demencia son las siguientes:

  • A diferencia de la demencia, el deterioro que se presenta en el DCL no suele modificar en exceso la funcionalidad de la persona, la cual puede seguir realizando las actividades de forma autónoma y sin dificultades (excepto tareas que requieran un rendimiento cognitivo muy elevado).

  • En las demencias la capacidad de aprendizaje suele ser nula o muy limitada, en cambio en el DCL, aunque haya disminuido, puede permanecer cierta capacidad de aprender información nueva.

  • Las personas con demencia suelen ser incapaces o tener muchas dificultades para realizar tareas como la manipulación del dinero, ir a comprar, orientarse por la calle, etc. En cambio, las personas con DCL suelen apañárselas más o menos bien para este tipo de tareas.

  • Los déficits más típicos de la DCL son pérdida de memoria, problemas de denominación y disminución de la fluidez verbal, por lo que la presentación única de estos 3 déficits (de baja gravedad) hace más probable el diagnóstico de DCL que de Demencia.

  • Todos los déficits del DCL son de mucha menor gravedad. Para cuantificarlo, un instrumento de cribaje útil es el Mini-Mental State Examination (MMSE). Una puntuación entre 24 y 27 en este test apoyaría un diagnóstico de DCL, una puntuación menor a 24 el diagnóstico de Demencia.

Marcadores del deterioro cognitivo leve

Ya que el deterioro cognitivo leve aumenta el riesgo de desarrollar una demencia tipo Alzheimer, las investigaciones actuales se han centrado en determinar marcadores tanto del DCL como del Alzheimer.

Aunque todavía no existen marcadores claros, sí que existen varios marcadores biológicos, conductuales, psicológicos y neuropsicológicos que permiten diferenciar ambas patologías y predecir qué pacientes con DCL pueden desarrollar una demencia.

Marcadores biológicos

Uno de los principales marcadores biológicos de la enfermedad de Alzheimer (EA) son los péptidos en el líquido cefalorraquídeo.

En las neuronas de las personas con Alzheimer, se han detectado mayores cantidades de las proteínas Beta-amiloide, T-Tau y P-Tau.

Cuando pacientes con DCL presentan niveles elevados de estas proteínas en su cerebro, se hace más que probable que desarrollen EA, en cambio, si presentan niveles normales de estas proteínas la evolución hacia EA se hace muy improbable.

Marcadores conductuales y psicológicos

Un estudio realizado por Baquero en 2006 estima que el 62% de los pacientes con DCL presentan algún síntoma psicológico o conductual. Los más frecuentes son depresión e irritabilidad.

Así mismo, autores como Lyketsos, Apostolova y Cummings, defienden que síntomas como la apatía, la ansiedad y la agitación (típicos de las depresiones) aumentan la probabilidad de desarrollar EA en los pacientes con deterioro cognitivo leve.

Marcadores neuropsicológicos

Según Íñieguez, esos pacientes con DCL que presentan un deterioro bastante significativo del lenguaje y de la memoria implícita o una notable alteración de la memoria episódica y de trabajo, tienen más probabilidades de desarrollar EA que los pacientes de DCL con otro patrón de déficits.

Así pues, a modo de conclusión, parece que los límites entre deterioro cognitivo leve y demencia no están claramente definidos.

El DCL se podría definir como un declive cognitivo de baja intensidad que no merma en exceso el día a día de la persona, pero que en algunos casos puede suponer una fase previa a un trastorno demencial grave, progresivo y crónico.

¿Y tú qué más sabes sobre el DCL? Explícame cómo interpretas este trastorno. Me interesa tu opinión. ¡Muchas Gracias!

Referencias

  1. AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.
  2. Baquero, M., Blasco, R., Campos-García, A., Garcés, M., Fages, E.M., Andreu-Català, M. (2004). Estudio descriptivo de los trastornos conductuales en el deterioro cognitivo leve. Rev neurol; (38) 4: 323-326.
  3. Martí, P., Mercadal, M., Cardona, J., Ruiz, I., Sagristá, M., Mañós, Q. (2004). Intervención no farmacológica en las demencias y la enfermedad de Alzheimer: miscelánea. En J, Deví., J, Deus, Las demencias y la enfermedad de Alzheimer: una aproximación práctica e interdisciplinar (559-587). Barcelona: Instituto Superior de Estudios Psicológicos.
  4. Martíenz-Lage, P. (2001) Deterioro cognitivo y demencias de origen vascular En A. Robles y J. M. Martinez, Alzheimer 2001: teoría y práctica (pp. 159-179). Madrid: Aula Médica.
  5. Martorell, M. A. (2008). Mirándose al espejo: Reflexiones en torno a la identidad de la persona con Alzheimer. En Romaní, O., Larrea, C., Fernández, J. Antropología de la medicina, metodología e interdisciplinaridad: de las teorías a las prácticas académicas y profesionales (pp. 101-118). Universitat Rovira i Virgili.
  6. Sánchez, J. L., Torrellas, C. (2011). Revisión del constructor deterioro cognitivo leve: aspectos generales. Rev Neurol. 52, 300-305.
  7. Slachevsky, A., Oyarzo, F. (2008). Las demencias: historia, concepto, clasificación y aproximación clínica. En E, Labos., A, Slachevsky., P, Fuentes., E, Manes., Tratado de Neuropsicología Clínica. Buenos Aires: Akadia
  8. Vilalta Franch, J. SÍNTOMAS NO COGNITIVOS DE LAS DEMENCIAS. I Congreso Virtual de Psiquiatría 1 de Febrero – 15 de Marzo 2000 [citado: *]; Conferencia 18-CI-B: [23 pantallas].
  9. Fuente imagen.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here