Distímia (Trastorno distímico): síntomas, causas, tratamientos

La distímia o trastorno distímico se caracteriza por un estado de ánimo persistentemente deprimido. 

Se distingue de un episodio depresivo mayor en la gravedad, cronicidad y el número de síntomas, los cuáles son más leves y menos numerosos en este trastorno, aunque se mantienen durante más tiempo.

Distímia o Trastorno distímico

Con distimia, se puede perder el interés por las actividades diarias, sentirse desesperanzado, falto de productividad y tener baja autoestima.

Las personas con este trastorno pueden quejarse constantemente, ser críticos y son incapaces de divertirse.

Síntomas principales de la distimia

El trastorno distímico en adultos puede incluir los siguiente síntomas:

  • Tristeza.
  • Desesperanza.
  • Falta de energía.
  • Irritabilidad.
  • Pérdida de interés por actividades diarias.
  • Falta de productividad.
  • Autocrítica, pérdida de autoestima.
  • Evitación de actividades sociales.
  • Sentimientos de culpa o preocupaciones sobre el pasado.
  • Apetito pobre o comer en exceso.
  • Problemas para conciliar o mantener el sueño.
  • Comportamiento suicida.

En los niños, la distímia puede ocurrir junto al trastorno por déficit de atención, trastornos del comportamiento o del arpendizaje o trastornos de ansiedad. Ejemplos de sus síntomas en niños son:

  • Irritabilidad.
  • Problemas de comportamiento.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Actitud pesimista.
  • Pobres habilidades sociales.
  • Baja autoestima.

Normalmente los síntomas varían en intensidad con el tiempo, aunque no desaparecen por más de dos meses.

Diagnóstico

Criterios diagnósticos según el DSM-IV

A) Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, manifestado por el sujeto u observado por los demás, durante al menos 2 años.

Nota: en los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable y la duración debe ser de al menos un año.

B) Presencia, mientras está deprimido, de dos (o más) de los siguientes síntomas:

  1. Pérdida o aumento de apetito.
  2. Insomnio o hipersomnia.
  3. Falta de energía o fatiga.
  4. Baja autoestima.
  5. Dificultades para concentrarse o para tomar decisiones.
  6. Sentimientos de desesperanza.

C) Durante el periodo de 2 años (un año en niños y adolescentes) de la alteración, el sujeto no ha estado sin síntomas de los Criterios A y B durante más de 2 meses seguidos.

D) No ha habido ningún episodio depresivo mayor durante los primeros 2 años de la alteración (un año para niños y adolescentes).

E) Nunca ha habido un episodio maníaco, un episodio mixto o un episodio hipomaniaco y nunca se han cumplido los criterios para el trastorno ciclotímico.

F) la alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico crónico, como son la esquizofrenia o el trastorno delirante.

G) Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a enfermedad médica.

H) Los síntomas causan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

  • Inicio temprano: antes de los 21 años.
  • Inicio tardío: a los 21 años o con posterioridad.

Causas de la distimia

No se conocen causas biológicas que apliquen consistentemente a todos los casos de distímia, lo cual sugiere que su origen es diverso.

Hay algunas indicaciones de que hay una predisposición genética a la distímia: las tasas de depresión en las familias de personas con distímia son hasta del 50% para la distímia de inicio temprano.

Otros factores asociados con la distímia son el estrés, aislamiento social y falta de apoyo social.

Comorbilidad

Condiciones que comúnmente se dan junto al trastorno distímico son depresión mayor (75%), trastornos de ansiedad (50%), trastornos de personalidad (40%), trastornos somatoformes (45%) y abuso de sustancias (50%).

Un estudio durante 10 años encontró que el 95% de los pacientes con distímia tenían un episodio de depresión mayor.

Cuando un episodio intenso de depresión mayor se da junto a la distímia, el estado se llama “depresión doble”. Por lo común, primero se desarrolla la distimia y luego se da la depresión mayor.

Antes de los 21 años, esta asociado con estos trastornos de personalidad: borderline, narcisita, antisocial, evitativodependiente.

Patofisiología

Hay evidencia que indica que podría haber indicadores neurológicos de la distímia temprana. Hay varias estructuras cerebrales (cuerpo calloso y lóbulo frontal) que son diferentes entre mujeres con distímia y las que no tienen.

Otro estudio encontró varias estructuras del cerebro que funcionan de forma diferente en las personas con distímia. La amígdala estaba más activada (asociada con el miedo) y había una mayor actividad en la ínsula (asociada con emociones tristes). Finalmente, había mayor actividad en el giro cingular (que sirve como puente entre atención y emoción).

Cuándo ver a un doctor

Es normal sentirse triste en situaciones estresantes o traumáticas de la vida. Pero con la distímia, estos sentimientos se mantienen durante años e interfieren con las relaciones personales, trabajo y actividades diarias.

Aunque se crea que esos síntomas forman parte “de uno mismo”, es necesario buscar ayuda profesional si han durado por más de 2 años. Si no se trata de forma efectiva, la distímia puede progresar a depresión mayor.

Factores de riesgo

Varios factores de riesgo parecen aumentar el riesgo de desarrollar el trastorno distímico:

Prevención

Aunque no hay una forma clara de prevenir la distímia, se han hecho algunas sugerencias. Debido a que puede ocurrir por primera vez en la infancia, es importante identificar a los niños que estén en riesgo de desarrollarla.

De esa manera se podrá trabajar con ellos el control del estrés, la resiliencia, aumentar la autoestima y las habilidades sociales.

Epidemiología

La distímia ocurre globalmente en aproximadamente 105 millones de personas al año (1,5% de la población).

Es algo más común en mujeres (1,8%)9 que en hombres (1,3%).

Complicaciones

Las complicaciones de la distímia pueden incluir:

  • Menor calidad de vida.
  • Depresión mayor.
  • Abuso de sustancias.
  • Problemas en las relaciones personales o familiares.
  • Aislamiento social.
  • Problemas en escuela o trabajo.
  • Menor productividad.
  • Ansiedad.
  • Trastornos de alimentación.
  • Comportamiento suicida.

Tratamientos

A menudo las personas con distímia no buscan tratamiento por el estado de ánimo depresivo, sino por sus mayores niveles de estrés o dificultades personales.

Esto se debe a la naturaleza crónica del trastorno y a cómo el estado de ánimo se ve como una característica individual de la persona.

El tratamiento que el profesional elegirá depende de:

  • La severidad de los síntomas distímicos.
  • Preferencias personales del paciente.
  • Capacidad para tolerar medicación.
  • El deseo de la persona de resolver los problemas que afectan a su vida.
  • Otros problemas emocionales.

Psicoterapia

La psicoterapia es un tratamiento efectivo en la distimia.

La terapia cognitiva-conductual ha mostrado que a través de un tratamiento adecuado, los síntomas pueden disiparse con el tiempo.

Otras formas de terapia, como la psicodinámica o la interpersonal también han sido efectivas para tratar este trastorno.

Medicación

Los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) son la primera línea de tratamiento farmacológico.

Los ISRS más comúnmente recetados para la distímia son fluoxetina, paroxetina, setralina y flovoxamina.

Los estudios han mostrado que la respuesta media a esta medicación es del 55%, comparado con un 31% del placebo.

Se suelen necesitar de 6-8 semanas antes de que el paciente comienza a sentir los efectos de esta medicación.

En algunos casos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años, pueden tener un aumento de pensamientos o comportamientos suicidas después de tomar antidepresivos, especialmente en las primeras semanas de empezar el tratamiento. Por tanto, las personas en este grupo de edad deben ser especialmente observados por cuidadores, familiares o profesionales.

Combinación de terapia y medicación

Una combinación de antidepresivos y psicoterapia es la línea de tratamiento más efectiva.

Observando varios estudios sobre tratamientos para la distímia, el 75% de las personas respondían positivamente a una combinación de terapia cognitiva-conductual y medicación, mientras que solo el 48% de las personas respondían positivamente al uso único de terapia o medicación.

Referencias

  1. American Psychiatric Association, ed. (June 2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-IV-TR (4th ed.). American Psychiatric Publishing. ISBN 978-0-89042-024-9.
  2. Ravindran, A. V., Smith, A. Cameron, C., Bhatal, R., Cameron, I., Georgescu, T. M., Hogan, M. J. (2009). “Toward a Functional Neuroanatomy of Dysthymia: A Functional Magnetic Resonance Imaging Study”. Journal of Affective Disorders 119: 9–15. doi:10.1016/j.jad.2009.03.009.
  3. Cuijpers, P; Van Straten, A; Van Oppen, P; Andersson, G (2008). “Are psychological and pharmacologic interventions equally effective in the treatment of adult depressive disorders? A meta-analysis of comparative studies”. The Journal of clinical psychiatry 69 (11): 1675–85; quiz 1839–41. doi:10.4088/JCP.v69n1102. PMID 18945396.
  4. Edvardsen, J., Torgersen, S., Roysamb, E., Lygren, S., Skre, I., Onstad, S., and Oien, A. (2009). “Unipolar Depressive Disorders have a Common Genotype”. Journal of Affective Disorders 117: 30–41. doi:10.1016/j.jad.2008.12.004.
  5. “Double Depression: Hopelessness Key Component Of Mood Disorder”. Science Daily. 26 July 2007. Archived from the original on 7 September 2008. Retrieved 17 July 2008.
  6. Gilbert, Daniel T.; Schacter, Daniel L.; Wegner, Daniel M., eds. (2011). Psychology (2nd ed.). New York: Worth Publishers. p. 564. ISBN 978-1-4292-3719-2.
  7. Fuente imagen.

DEJA UNA RESPUESTA