Enfermedad de Crohn: síntomas, causas, tratamientos

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria transmural del tracto gastrointestinal, es decir, que afecta a todo el espesor de las paredes de este sistema. Normalmente, afecta más al íleon que es la última parte del intestino delgado.

Fue descrita en el año 1932 por el Dr. Burrill B. Crohn junto con sus colegas de Oppenheimer y Ginzburg en el Hospital del Monte Sinaí de Nueva York tras estudiar catorce pacientes.

enfermedad de crohn

Se caracteriza principalmente por dolor abdominal, diarrea y varias complicaciones de tipo digestivo. Se presenta en períodos de brotes que se alternan con los de remisión.

Es importante diferenciar esta enfermedad de la colitis ulcerosa, puesto que a pesar de ser muy similares, las áreas afectadas no son las mismas. Más adelante, especifico cómo la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta al ano.

En el caso de la colitis ulcerosa, afecta exclusivamente al colon y sólo involucra a la capa más profunda de la pared intestinal, mientras que la Enfermedad de Crohn puede afectar a toda la pared.  

Causas y Prevalencia

Esta enfermedad afecta de igual manera a mujeres y hombres, no está relacionada con el sexo. Se pueden presentar en cualquier edad. En gran parte de los casos, se diagnostica entre los 15 y los 25 años, aunque puede estar presente de manera insidiosa e inespecífica durante la infancia de los pacientes.

Es más común en países desarrollados; en los países de Europa y América su prevalencia es de 1 a 10 personas por cada 100.000 habitantes. Es más común en zonas urbanas que en rurales y se da más a menudo en climas del norte que del sur. Sin embargo, en los últimos años estos patrones están cambiando debido a que se comienzan a localizar más casos de la Enfermedad de Crohn en países como China e India, así como aquellos que están en zonas de América del Sur.

Las investigaciones vierten datos sobre la conexión genética de la enfermedad. De hecho, entre parientes de primer grado existen hasta un 22% de probabilidades de sufrir un brote. La carga genética es importante, pero aún se desconoce el patrón hereditario. No se ha observado un patrón de herencia mendeliana.

Existen una serie de factores que intervienen en el desarrollo de la enfermedad de Crohn y que son: ambiente, genética y la reacción inadecuada del sistema inmunológico del cuerpo. A pesar de que se desconoce cuál es el activador ambiental de esta patología, lo más probable es que algún hecho en el ambiente desencadene una respuesta en el sistema inmune y éste, un ataque al sistema gastrointestinal.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

El cuadro clínico de la Enfermedad de Crohn es altamente variable, dependiendo del paciente y del curso de la enfermedad, además de los períodos de brotes y remisión de la misma. Estos períodos suelen darse cada pocos meses o años.

A medida que se va produciendo la inflamación de las paredes intestinales, se pierde la habilidad de absorber agua de deshecho que pasa por el colon. Así, se produce la diarrea que puede ir acompañada de mucosidad debido al daño provocado en las paredes intestinales.

Además, en casos en los que haya úlceras, se producirá sangrado. En los casos en lo que éste sea abundante, provocará un cuadro de anemia debido a la falta de hierro. De igual manera, estas pérdidas conllevan carencias en los niveles de vitamina B12, esencial para la síntesis de la hemoglobina y estrechamente relacionada con estado del sistema nervioso.

Esta inflamación podría provocar el desarrollo de fístulas que son túneles entre los intestinos. Estas fístulas podrán supurar pus, mocos e incluso heces. Además, son comunes las fisuras, los desgarramientos de la pared del ano y los abscesos (bolsas de pus producidas por una infección).

Las personas que padecen esta enfermedad sufren de dolores abdominales y cólicos. También de movimientos intestinales urgentes, pérdida de apetito y, como consecuencia, de peso. Asimismo, pueden padecer de fatiga física.

Como la enfermedad pasa por períodos de crisis y remisión, estos síntomas aparecerán en distintos grados, desde el nivel más leve hasta una afectación severa. De hecho, durante los rebrotes las personas pueden no sufrir ninguna aflicción. Cada persona tiene un trascurso de la enfermedad muy distinto, así que esta sintomatología puede variar.

Existen otros síntomas de la Enfermedad de Crohn que no están relacionados directamente con el sistema gastrointestinal. Pueden aparecer después de presentar la sintomatología descrita anteriormente o bien, en un primer lugar y al no ser síntomas de origen gastrointestinal, no se contempla la posibilidad de que estén relacionados con esta patología.

Entre estos síntomas, encontramos:

  • Enrojecimiento, dolor y picazón de los ojos.
  • Llagas en la boca.
  • Inflamación y dolor de articulaciones.
  • Erupciones, úlceras dolorosas y llagas o sarpullidos en la piel.
  • Osteoporosis por la descalcificación producida en los huesos.
  • Piedras en los riñones.
  • Existe un bajo número de pacientes que presentan afecciones en el riñón como:        colangitis esclerosante primaria, hepatitis y cirrosis.

En función de la parte afectada, existen distintos tipos de la Enfermedad de Crohn. Encontramos:

Colitis de Crohn (granulomatosa): cuando afecta exclusivamente al colon.

  • Enfermedad de Crohn gastroduodenal: afecta al estómago y al duodeno que es la primera parte del intestino delgado.
  • Ileítis: se refiere a la infección del íleon, la última parte del intestino delgado.
  • Ileocolitis: ésta es la forma más común. Afecta al colon y al íleon.
  • Yeyunoleítis: esta afección produce parches de inflamación de manera desigual en el yeyuno que es la mitad superior del intestino delgado.

Diagnóstico

Debido a que los síntomas producidos por la Enfermedad de Crohn también están presentes en otras enfermedades, el diagnóstico debe encaminarse a descartar otras patologías. En primer lugar, se procede al análisis de la historia médica que se acompañará de un examen físico y una serie de preguntas.

Se puede acompañar de las siguientes pruebas:

  • Analítica de sangre en la que se comprobará si padece anemia.
  • Muestra de heces. Sirve para descartar que existan infecciones gastrointestinales o bien, hemorragias e inflamaciones. 
  • Colonoscopia. Es la prueba más común para diagnosticar específicamente la   Enfermedad de Crohn. Con esta prueba, se observa el interior del recto, el colon completo y el íleon. Esta prueba requiere cierta preparación previa del paciente en casa puesto que dos o tres días antes de la misma, la dieta debe ser a base de líquidos claros. También, la noche de antes y un par de horas antes de la prueba, deberá tomar laxantes y usar enemas para dejar la zona limpia de heces.  A través de esta prueba, los sanitarios comprueban si la persona sufre inflamación, úlceras o hemorragias. Si se considera necesario, se puede realizar una biopsia para analizar el tejido. En tal caso, se administra un sedante y medicación para el dolor.

Siguiendo un procedimiento similar al de la colonoscopia, se realizan también las sigmoidoscopias flexibles que sirven para observar el recto y el colon sigmoide, es decir, la parte baja.

  • La Tomografía Computerizada, a través de los rayos X y medios digitales, crea imágenes del interior del cuerpo. Si se considera necesario, se puede inyectar un tinte especial que ayudará a localizar ciertas áreas.
  • Serie radiográfica del sistema gastrointestinal superior. En este caso, se tomarán radiografías de la parte superior para poder observar el intestino delgado. No se puede comer las 8 horas previas a la prueba y, durante ésta, puede ingerir bario. El bario es un líquido blanco de consistencia similar a la tierra y que recubre el intestino delgado. De esta manera, se apreciarán los síntomas de la enfermedad. A pesar de no ser una prueba dolorosa, en los días posteriores, puede sufrir hinchazón y náuseas debido al bario.
  • Serie radiográfica del sistema gastrointestinal inferior. Estas radiografías sirven para observar el intestino grueso. Las indicaciones para los días previos son similares a las de la colonoscopia. También, se podrá acompañar de la ingesta de bario.
  • Colografía Tomográfica Computerizada, también conocida como colonoscopia virtual. Esta prueba se usa para el diagnóstico del cáncer del colon, en la Enfermedad de Crohn aún no se ha demostrado su eficacia. Durante esta prueba, se inserta en el recto un pequeño tubo por el que se insufla aire y para, mientras, tomar imágenes por Tomografía Computerizada del colon.

Tratamiento

Actualmente, ningún medicamento sirve para curar la Enfermedad de Crohn, todos ellos son sintomáticos. Es decir, palian los síntomas y reducen los dolores sufridos a causa de la patología. También, contribuyen a la mejora de la calidad de vida de estos pacientes.  

En un primer momento, tras recibir el diagnóstico, los medicamentos prescritos son antiinflamatorios, corticoides e inmudepresores. Este tratamiento debe ir acompañado de reposo y una dieta que sea de fácil digestión.

Los antiinflamatorios sirven para reducir los dolores causados por la inflamación y también para reducir las diarreas. Los esteroides se usan, también, para reducir la inflamación puesto que son similares a las sustancias naturales producidas por el organismo.

Éstos se usan durante breves períodos de tiempo, puesto que su uso prolongado conlleva graves efectos secundarios. En último lugar, los supresores del sistema inmunológico usados son la azatioprina y la 6-mercaptopurina que sirven para impedir el sistema inmunitario ataque a material que sea inofensivo.

También, se usan una las terapias biológicas que son medicamentos que se administran a través de una inyección en vena y se usan cuando el paciente no responde a otra medicación.

En los casos en los que existe infección a causa de las fístulas u otras infecciones, se prescribirán antibióticos.

Para combatir las diarreas y el reemplazo de líquidos, se usan antidiarreicos. Normalmente, cuando la inflamación mejora las diarreas disminuyen pero en ocasiones es necesario tratar este síntoma. También es importante la hidratación en estos casos, así como la ingestión de sales minerales para paliar este estado carencial. 

Existen una serie de recomendaciones dietéticas que deben tener en cuenta los pacientes de la Enfermedad de Crohn a lo largo de su vida. Si no se siguen en períodos de estabilidad, pueden provocar un rebrote de la enfermedad. Son:

  • Los alimentos ingeridos deben ser bajos en fibra y grasa y deben ser altas en proteínas y calorías. En algunos casos, es recomendable el uso de aporte vitamínicos que siempre deben ser prescritos por el médico.
  • No se deben consumir alimentos crudos ya que acarrean una digestión más lenta y    pesada.
  • Quedan desaconsejados las comidas fritas, rehogadas y gratinadas. Los alimentos      deben cocinarse al vapor, al horno o a la plancha.
  • Es muy importante la hidratación. Se recomienda ingerir alrededor de 1,5l líquidos al día. Puede ser agua, zumos naturales de frutas que no sean ácidas, infusiones, etc.
  • No deben consumir alimentos que provoquen irritación intestinal, como: lácteos con lactosa, quesos curados, alcohol, el café y otros estimulantes, el chocolate, azúcares, etc.
  • Para mantener el tubo digestivo limpio y no se padece diarrea, se recomienda el uso de plantago o mucílago. Es importante tomarlo en momentos en los que la ingesta de comida o fármacos no esté reciente.
  • Las vitaminas antioxidantes (vitaminas C y E, magnesio, zinc, …) contribuyen a reparar el tracto gastrointestinal y a reparar los tejidos.
  • Dentro de un estilo de vida saludable, es importante evitar el estrés para contribuir a un buen funcionamiento del sistema nervioso que repercutirá en todo el organismo.   

Estas pautas son muy importantes, puesto que, si no cuidan su alimentación, reaparecerá la enfermedad.

En algunos casos, especialmnte en estados más avanzados de la enfermedad, hasta en un 75% de los casos estas personas requieren de la cirugía. Ésta suele realizarse de emergencia debido a que se ha producido una perforación del intestino, una obstrucción o bloqueo del mismo o bien, una fuerte hemorragia. En otros casos, son síntomas asociados a la enfermedad como fístulas o abscesos.

Existen casos en los que el proceso quirúrgico es para resección limitada del intestino. Es decir, se procede a la extirpación de las zonas del intestino que están enfermas y no responden a otros tratamientos. Esta cirugía no cura la enfermedad, como muchas personas piensan de manera errónea.

Bibliografía

  1. American Society of Colon and Rectal Surgeons. Enfermedad de Crohn.
  2. Bernard Chorn, B. Biografía extraída a través de la Wikipedia en su versión en inglés. 
  3. Crohns and Colitis Foundation of America. Living with Chorn Disease (2010)
  4. Licata, M. La Enfermedad de Crohn.
  5. MedlinePlus. Enfermedad de Crohn.
  6. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. What I need to know about Crohn´s Disease (2013).
  7. Orphanet. Enfermedad de Crohn (2013).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here