Cómo Mejorar el Estado de Ánimo Naturalmente: 11 Formas

El estado de ánimo es un estado emocional que puede tener una valencia positiva o negativa. En otras palabras; las personas hablan de tener un estado de ánimo positivo o negativo. Difieren de las emociones, sentimientos o afecto en que son menos específicos, menos intenso y menos probables de desencadenarse por un estímulo o evento.

En este artículo te explico 11 formas para mejorar tu estado de ánimo que espero que te sirvan de ayuda. ¿Estás en un período en el que te encuentras de bajón? ¿Quieres simplemente poder estar bien pero no sabes cómo hacerlo?

estado de ánimo

De acuerdo con un estudio realizo por ABC news, una parte de nuestra felicidad individual está pre-determinada por factores genéticos y circunstanciales, pero un 40% podemos controlarlo dependiendo de los pensamientos y acciones que llevemos a cabo durante el día.

11 Consejos para mejorar tu estado de ánimo

1- Entrena a tu mente para que se centre en las cosas buenas que te pasan

Si estás pasando por una época complicada y te sientes deprimido, posiblemente habrás entrado en un círculo vicioso aparentemente sin salida.

Seguramente piensas, la mayor parte del tiempo, en las cosas negativas que tienes en tu vida, lo que te gustaría tener y no tienes, pensando una y otra vez en los felices que son los demás y lo desgraciado que eres tú.

Cuando te sientes deprimido actúa en tu mente un fenómeno que alimenta el círculo vicioso en el que te encuentras: la disonancia cognitiva.

Esta teoría, ideada por Leon Festinger, explica que las personas, cuanto tenemos unas creencias o pensamientos, buscamos poder confirmar y corroborar estos pensamientos y creencias.

Para poder confirmarlas, lo que hacemos es centrar nuestra atención en aquellas cosas que sí las confirman, ignorando todo aquello que las refutaría.

Por ejemplo, si tu creencia es “la gente se porta mal conmigo”, empiezas a buscar en tus recuerdos y vivencias situaciones en las que la gente se ha portado mal contigo, y únicamente te centras en estas situaciones que alimentan tu creencia.

Bajo este fenómeno, si durante el día, por ejemplo en el trabajo, un compañero te ha mirado mal y más tarde otro compañero te ha dado un abrazo, tú foco de atención sólo registrará el compañero que te ha mirado mal ya que es la que confirma y alimenta tu creencia de que “la gente se porta mal conmigo”.

Así funciona la mente. No obstante, afortunadamente, la mente es muy entrenable.

Si tienes tendencia a sentirte deprimido, puedes entrenar a tu mente para revertir este fenómeno. Y que en vez de centrarse en los aspectos negativos, pueda hacerlo en los aspectos positivos.

Para ello, te propongo que cada noche, al final de tu día, recuerdes todos los momentos agradables y bonitos que te han pasado durante el día y los anotes en un diario.

Si lo haces cada día, verás por ti mismo cómo tu mente tiende cada vez más a centrarse más en las cosas positivas ignorando las cosas negativas que te ocurren.

2- Tu propio encuentro espiritual

mujer espiritual

Hay una extensa lista de bibliografía que demuestra los efectos positivos de la práctica espiritual en la salud mental.

Haz una nueva versión de tu vida. Una nueva versión que incluya una rutina de práctica espiritual que ejercite tu cuerpo y tu mente.

La práctica espiritual tiene muchas formas y todas válidas. Se trata de que tú puedas crear la tuya.

Puede ser desde el rezo para los más devotos hasta la meditación, el yoga, el deporte o caminar por un bosque o un parque. El objetivo de todos ellos es el mismo: estar contigo mismo, escuchar tu interior, sentirte.

Lo importante es que lo adoptes como un hábito. Tiene que ser una práctica regular que incorpores en tu estilo de vida.

3- Cultiva la gratitud

Ser agradecido es una gran fuente de felicidad. Seguramente, si te paras a pensar, las personas más felices que conoces son aquellas que son más agradecidas.

Practica ser agradecido.

Agradece todo lo que tienes, agradece a las personas con las que compartes tu vida, agradece tú existencia en este mundo, agradece el poder observar un campo de amapolas, agradece el estar en el sofá viendo una película, agradece los gestos que otras personas tienen contigo…

Intenta que sea una práctica habitual. Intenta incorporarlo como forma de vida. Te sorprenderás cómo algo tan sencillo puede aportarte tanta plenitud.

4- Siente la conexión con alguien

conexión de amigos

En una encuesta acerca de la felicidad, se les preguntaba a las personas participantes cuáles eran las cosas que les hacía sentir más feliz en su vida.

La mayoría de las personas respondieron que una de las cosas que más felicidad les aportaba es el sentir conexión con otra persona. Y cuánta razón.

Recuerda cómo te sentiste la última vez que tuviste conexión con alguna persona. ¿No te sentiste vivo?

En realidad lo que nos aporta más felicidad a las personas es la relación con otras personas. Todo lo demás: trabajo, dinero, calidad de vida, etc. es un añadido que suma o resta a la felicidad.

Por tanto, es fundamental para estar de buen humor y sentirte lleno, cultivar y cuidar las relaciones sociales. No hace falta decir que no es importante la cantidad sino la calidad de estas relaciones.

Si quieres aumentar tu estado de ánimo busca reconectar con una persona. Queda con ese amigo o ese familiar con el que sientes una química especial.

Esa persona con la que te entiendes con una mirada, esa persona que tiene el mismo sentido del humor que tienes tú, esa persona con la que hablas y cambias el mundo.

5- Desentierra tus álbumes de fotos

cámara de fotos y fotos con información

Si te encuentras en un período de bajón y melancolía acompañada de una visión de túnel en la que sólo ves todo lo negativo de tu vida, desenterrar y ojear tus fotografías de cuando eras niño, de tus vacaciones, y de las fiestas de tu pueblo puede ser más efectivo para mejorar tu estado de ánimo que comer chocolate.

Esto es lo que han estudiado un grupo de investigadores de la Universidad abierta del Reino Unido (United Kingdom’s Open University).

Estos investigadores estudiaron cómo mejora el estado de ánimo después de comer chocolate, tomar una bebida alcohólica, ver la tele, escuchar música y ver un álbum de fotos personal.

Este estudio revela que escuchar música y comer chocolate es lo que tiene menos efecto en el cambio de estado de ánimo; beber alcohol y ver la televisión tiene un mínimo incremento del 1%; y el máximo ganador fue el ver un álbum de fotos personal ya que las personas aumentaron su estado de ánimo un 11%.

Después de ojear tus álbumes de fotos, escoge aquellas fotografías que más te gustan y colócalas en un sitio visible para que puedas observarlas con frecuencia.

6-  Ve hacia la luz

mujer en sol

Después de tres semanas de terapia lumínica, más del 50% de participantes en un estudio sobre depresión, denotaron una mejora sustancial en su estado de ánimo.

Una hora al día expuestos al brillo de la luz, tuvo el mismo efecto que los antidepresivos y sin efectos secundarios. Incluso el estado de ánimo siguió mejorando semanas después de terminar la terapia lumínica.

Encuentra momentos para estar en contacto con el brillo de la luz. Salir un rato y sentarte en una terraza a que te dé el sol puede ser algo muy terapéutico para mejorar tu estado de ánimo.

En el caso de que sea invierno y no haya sol o que la luz sea de baja intensidad puedes hacerlo con luz artificial.

Una lámpara con luz fluorescente que emite una luminosidad parecida a la solar, pero que filtra la luz ultravioleta colocada a un metro de distancia, puede usarse a estos efectos.

Pruébalo y cuéntanos tu experiencia.

7- Dedica un día a ordenar tus pensamientos

A veces tu mente se encuentra en un caos de pensamientos e ideas confusas y sin orden, y necesitas aclarar tu mente para recuperar el equilibrio. Tómate un día para aclarar tus ideas.

Puede ser útil escribirlas en un papel para ayudarte a definir y ordenar tus pensamientos. Así como para sacar de tu cabeza todo ese ruido de pensamientos que ahora quedan en el papel.

Después de tener ese momento contigo mismo/a para aclarar los pensamientos, relaja tu mente haciendo alguna actividad que ayude a despejar tu mente.

8- Planea una actividad divertida

actividad divertida

Curiosamente las personas vivimos mucho de la ilusión y la imaginación.

El simple hecho de planear una actividad divertida y contar los días que faltan para esa actividad, es algo que nos aporta mucha ilusión y alegría.

Es por tanto una buena estrategia para mejorar tu estado de ánimo el tener actividades divertidas planeadas.

Si, por ejemplo, sabes que en un mes te vas de fin de semana con unos amigos a una casa rural o tienes planeada una bonita excursión, te aporta un gran dinamismo, ilusión y motivación el simple hecho de saber que tienes algo planeado.

Un vez hayas realizado esa actividad, programa una nueva actividad en tu agenda, volverás a sentir de nuevo ilusión y dinamismo que harán que te sientas vivo.

Además, el hecho de hacer actividades divertidas y sentir que no llevas una vida plana y rutinaria, es una gran fuente de motivación que te aportará felicidad en tu vida.

Hazlo y verás cómo tu estado de ánimo mejora cada vez más.

9- Haz algo espontáneo

Además de planear actividades divertidas, apuesta también por la espontaneidad.

Salirte de la rutina, de lo establecido, de la línea que te habías marcado, es muy muy divertido. Te hace sentirte joven, apasionado y que todo fluye.

Quizás en el día de hoy te habías planeado ir a trabajar, hacer la compra y luego hacer las cuentas del mes.

Menos ir a trabajar, todo lo demás es quebrantable, así que vete después del trabajo a esa feria de vinos que ha organizado tu ciudad o toma el coche y ve a un mirador a ver las estrellas, lo que sea, pero hazlo.

¿Pero qué comeré mañana si hoy no voy a comprar?”

Hazte otra pregunta: ¿Es realmente eso tan importante?

Después de hacer algo de forma espontánea analiza cómo te despiertas al día siguiente.

Recuerda este estado cada vez que vuelvas a sentirte con un estado de ánimo bajo, y anímate a lanzarte de nuevo a la espontaneidad.

10- Huele un limón

limón

Se ha comprobado que los aromas cítricos mejoran el estado de ánimo por sus propiedades anti-estrés.

El sentido del olfato, es un sentido mucho más potente de lo que nos pensamos y con el que podemos cambiar nuestro estado de ánimo.

Puedes oler directamente la fruta o bien aplicarte aceites esenciales de limón en los codos y muñecas para así ir desprendiendo su aroma.

11- Vive aquí y ahora

La fórmula más importante para estar de buen humor es aprender a vivir el presente. Y no es una utopía, es la realidad.

Tendemos a centrar nuestra atención en alcanzar metas: tener un trabajo, conseguir un ascenso, ahorrar dinero, tener una pareja, tener una casa, tener hijos, etc.

Y focalizados en alcanzar metas, nos olvidamos de vivir el presente, el momento en el que estamos. El camino que trazamos para llegar a esas metas.

Es importante para mejorar tu estado de ánimo y sentirte feliz que aprendas a conectar con las sensaciones que el momento presente te está ofreciendo.

Si, por ejemplo, estás con unos amigos tomando algo en un bar, puede ser que sientas que no estás del todo con ellos sino que tu mente está divagando en aquello que te preocupa o en todo aquello que tienes que hacer al día siguiente.

En ese momento te estás perdiendo un gran presente.

Cuando veas que tu cabeza empieza a divagar, deja que tus pensamientos se vayan y trata de conectar con el aquí y el ahora.

Siente el calor de tus amigos junto a ti, observa cómo te sientes al estar con ellos, el estar reunidos, el poderte reír, el poder tener conversaciones interesantes…

Estas pequeñas cosas del día a día son las que te harán sentirte bien, y que llegues a casa con una sonrisa.

¿Y tú qué haces para mejorar tu estado de ánimo?

DEJA UNA RESPUESTA