Eyaculación Precoz: Síntomas, Causas, Tratamientos

La eyaculación precoz es una disfunción sexual que puede estar presente en hombres de cualquiera edad, y que a pesar de que en la actualidad es un trastorno que está infradiangosticado, causa repercusiones importantes en la salud sexual y la calidad de vida de quien la padece.

El manual de diagnóstico de trastornos psicológicos, incluye en la definición, la periocidad máxima de un minuto desde el inicio del coito hasta la eyaculación para poder hablar de eyaculación precoz.

eyaculación precoz

Sin embargo, existe una gran variedad en el tiempo que tarda en eyacular una persona que sufre eyaculación precoz.

Características de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz se define como un patrón persistente o recurrente de eyaculación en respuesta a una estimulación sexual mínima y que tiene lugar antes, durante o poco tiempo después de la penetración y antes de que la persona lo desee.

Además, la alteración debe causar un malestar notable en la persona que lo sufre o dificultades en las relaciones interpersonales.

Así pues, a pesar de que un elemento indispensable que define la eyaculación precoz es la expulsión de esperma en respuesta a una estimulación sexual mínima y de corta duración, el elemento que rubrica el diagnóstico es eyacular de una manera automática e involuntaria.

Es decir: la eyaculación precoz es la incapacidad de ejercer un control voluntario sobre el reflejo eyaculatorio, de manera que en el momento que se alcanza un cierto nivel de excitación sexual, se eyacula de forma automática.

Tipos de eyaculación precoz

Probablemente, después de leer esto estés pensando que te sigue pareciendo complicado distinguir una persona que padece eyaculación precoz de otra que no lo hace, ya que los términos pueden ser muy subjetivos.

Pues si te estás preguntando esto significa que vas bien encaminado para comprender qué es la eyaculación precoz. A pesar de que esta problemática puede parecer sencilla de identificar, no lo es.

De hecho, hoy en día es bastante controvertido el diagnóstico de este problema debido a la gran variedad que existe sobre la respuesta eyaculatoria masculina.

No todos los hombres eyaculan de la misma forma, tampoco viven su sexualidad igual, ni hacen las mismas interpretaciones sobre lo que es una relación sexual, un orgasmo o la eyaculación.

Esta gran diversidad ha provocado que para una mejor comprensión de su clínica, la eyaculación precoz se halla dividido en 4 entidades distintas. ¡Vayamos a verlas!

1. Eyaculación precoz primaria

Es una disfunción o síndrome crónico. Se caracteriza por:

  • Presencia de eyaculaciones que ocurren demasiado pronto o con una estimulación sexual mínima.

  • Estas eyaculaciones precoces aparecen ya en los primeros encuentros sexuales y se mantienen en el tiempo, ocurriendo en prácticamente la totalidad de relaciones sexuales.

  • Normalmente la eyaculación se produce durante los primero 30 segundos de penetración o coito.

  • Es habitual que la eyaculación precoz vaya empoerando con la edad.

2. Eyaculación secundaria o adquirida

En este caso la eyaculación precoz suele aparecer como respuesta a algún problema psicológico o somático. Se caracteriza por:

  • Aparece en algún momento de la vida del paciente después de haber tenido encuentros sexuales satisfactorios o sin eyaculación precoz.
  • El inicio del problema puede ser repentino o gradual, dependiendo del caso.
  • Suele haber una causa orgánica de fondo: disfunciones urológica, prostatis, disfunción tiroidea, etc.

3. Eyaculación variable natural

La persona que lo sufre presenta eyaculación precoz sólo en ciertos momentos o situaciones.

Este problema no se considera un síndrome o patología real, sino una variabilidad normal en el hombre, ya que en algún momento de la vida se puede presentar eyaculación precoz sin que ello suponga padecerlo para siempre. Se caracteriza por:

  • Presencia de eyaculaciones precoces de forma irregular e inconsistente. Es decir, no siempre ni en todas las situaciones, pero sí en algunas.
  • Presencia de una disminución de la sensación de control en la eyaculación, hecho que provoca que la mayoría de eyaculaciones sean cortas o normales, pero no suele haber relaciones sexuales de alta duración.

4. Disfunción eyaculadora de tipo prematuro

No suele considerarse una patología en sí misma, sino más bien un síntoma que manifiesta una alteración psicológica de fondo.

En este caso, la eyaculación se produce dentro de rangos de tiempo considerados como normales (entre 3 y 5 minutos), incluso en algunos casos en rangos de tiempo mayores (entre 10 y 20 minutos).

No obstante, esta problemática se caracteriza por tener una percepción subjetiva de eyaculación precoz.

Es decir, las personas que sufren este problema, no eyaculan de forma espacialmente rápida y necesitan una cantidad de estimulación sexual normal o elevada para eyacular, sin embargo ellos no lo perciben así, y sienten como si eyacularan antes de lo que desearían.

Así mismo, estas personas suelen tener ideas de no poder controlar su eyaculación y preocupaciones excesivas por padecer eyaculación precoz.

Debido a que es más importante la sensación de control y la satisfacción sexual en la eyaculación que el mismo tiempo que se tarda en eyacular, este problema puede causar tanto o más malestar que una “eyaculación precoz normal”.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnostico de la eyaculación precoz se realiza a través de las manifestaciones clínicas. Y es muy importante que el diagnóstico de este tipo de problemas lo realice un profesional médico.

Muchas veces, la eyaculación precoz se puede confundir con sobreexcitación, deseo de que la mujer llegue al orgasmo o necesidad de demostrar la valía personal del hombre a través del acto sexual.

Es por ello que solamente a través de una correcta exploración física y psicológica se puede realizar de forma adecuada el diagnostico de eyaculación precoz.

Para realizarlo es necesario que se examine la historia sexual del paciente: el grado de satisfacción sexual, la ingesta de fármacos, el patrón de presentación de la problemática, experiencias sexuales tempranas, etc.

Así mismo, también es necesario indagar antecedentes médicos de tipo cardiovascular, hipersensibilidad en el glande y enfermedades degenerativas.

Síntomas de la eyaculación precoz

A diferencia de lo que mucha gente pueda pensar, la eyaculación precoz es un problema psicológico. Es decir, el motivo de que se eyacule de forma rápida y con una estimulación sexual mínima está en la mente y no en otra parte de nuestro cuerpo.

Así pues, la eyaculación precoz suele ir acompañada de una serie de síntomas psicológicos.

Los síntomas principales son:

  • Eyaculación que ocurre de forma anormalmente rápida.

  • La eyaculación puede producirse antes o poco después del contacto sexual.

  • No se posee capacidad de control, por lo que cuando se alcanza cierto grado de excitación se eyacula de forma automática.

  • Disminución del placer sexual a causa de un mal control de la eyaculación.

  • Sentimientos de culpa, vergüenza, frustración.

  • Estrés y evitación de conductas sexuales.

¿A cuanta gente le pasa?

La eyaculación es el trastorno sexual con mayor prevalencia entre los varones menores de 40 años.

De hecho, muchos estudios apuntan que la tasa de prevalencia de esta disfunción sexual entre la población mundial es del 30% para esta franja de edad.

Esto significa que aunque no necesariamente tenga que presentarse siempre de forma crónica, 3 de cada 10 hombres menores de 40 años presentan en algún momento de su vida problemas de eyaculación precoz.

Causas de la eyaculación precoz

La causa exacta de la eyaculación precoz se desconoce. Sin embargo, parece bastante claro hoy en día que se trata de una combinación de factores psicológicos y biológicos.

Vayamos a verlos.

Factores psicológicos

Parece que hay cierto consenso en dictaminar las primeras relaciones sexuales de un individuo como importantes para el desarrollo de la vida sexual posterior.

Esto no significa que la eyaculación precoz tenga que estar provocada por alguna relación sexual primeriza traumática o poco satisfactoria.

No obstante, la relaciones sexuales primerizas sí que pueden crear patrones sexuales que se mantengan en el tiempo y contribuyan a la aparición de la eyaculación precoz. Especialmente hay dos:

  • Obsesión por alcanzar “climaxs de placer” junto a la compañera o compañero sexual.

  • Expresión de sentimientos de culpa o infravaloración a través de la conducta sexual.

A parte de estos dos patrones de conducta sexual, hay otros factores psicológicos que también pueden contribuir a la aparición de la eyaculación precoz. Tales como:

  • Disfunción eréctil:
    Los hombres que tienen problemas para mantener la erección durante las relaciones sexuales pueden apresurarse a eyacular, y crear un patrón de conducta sexual en el que se eyacula rápidamente.

  • Ansiedad o Estrés:
    La ansiedad puede ser un muy buen aliado de la eyaculación precoz. A menudo estados generalizados de ansiedad pueden crear eyaculación precoz, y al mismo tiempo, la eyaculación precoz puede contribuir a generar estados de ansiedad.

  • Problemas de pareja:
    Es evidente que una relación sexual no es cosas de una persona, sino de dos. Por lo tanto, el vínculo que se tenga con la persona que se mantiene relaciones sexuales puede jugar un papel importante. Problemas interpersonales entre tu pareja y tú puede contribuir a la eyaculación precoz.

Factores biológicos

En el aspecto biológico hay un gran número de factores que pueden contribuir a la eyaculación precoz.

Algunos de ellos son:

  • Niveles hormonales anormales.

  • Niveles anormales de ciertos neurotransmisores del cerebro (especialmente serotonina).

  • Actividad refleja anormal del sistema eyaculatorio.

  • Ciertos problemas de tiroides.

  • Inflamación e infección de la próstata o la uretra.

  • Consumo de ciertas sustancias como: cocaína, anfetamina, alcohol o esteroides.

  • Retirada de ciertos medicamentos utilizados para tratar problemas de salud mental.

Rasgos hereditarios

Además, actualmente existen evidencias que sugieren que la eyaculación precoz primaria puede ser una variable biológica determinada genéticamente, la cual estaría relacionada con la sensibilidad de los receptores de serotonina.

Tratamiento para la eyaculación precoz

La eyaculación precoz se puede tratar tanto a nivel farmacológico como a nivel psicológico.

Tratamiento farmacológico

Durante los últimos años se han utilizado muchos fármacos con el objetivo de tratar la eyaculación precoz, pero la mayoría de ellos han quedado en desuso en la actualidad por su falta de eficacia.

Así pues, medicamentos como los anestésicos tópicos, los antidepresivos tricíclicos o los inhibidores de la fosfodiestersa no se consideran fármacos adecuados para el tratamiento de la eyaculación precoz.

De hecho, hoy en día solamente inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina como la Dapoxetina o el Tramdolson fármacos indicados para el tratamiento de la eyaculación precoz.

Estos fármacos antidepresivos de acción corta, han demostrado inhibir el reflejo eyaculatorio a nivel supraespinal. Además, no requiere ser administrado a diario, sino que es suficiente tomar una dosis entre una y tres horas antes al coito.

Tratamiento Psicológico

El objetivo del tratamiento psicológico para la eyaculación precoz consiste en conseguir control sobre el reflejo eyaculatorio.

Para hacerlo se utilizan 3 intervenciones.

1. Focalización sensorial y genital

Esta terapia debe realizarse en pareja. Consiste en un conjunto de procedimientos diseñados a ayudar a la pareja a desarrollar un mayor “darse cuenta de”, y “focalizarse en”, las sensaciones en vez de hacerlo sobre la actuación. El objetivo de este enfoque es reducir la ansiedad del paciente centrándose en algo que es alcanzable de forma inmediata.

2. Parada y marcha

Esta técnica se puede realizar en pareja o en solitario. Consiste en interrumpir la estimulación sexual cuando se alcanza un nivel de excitación elevado con el objetivo de que esta se reduzca. Una vez reducida la excitación se reanuda la estimulación y se vuelve a parar cuando el nivel es elevado.

3. Técnica del apretón

Con esta técnica se instruye al hombre a que se masturbe hasta que la eyaculación sea irremediable. En ese momento, debe pausar la masturbación y presionar la base del glande con los dedos.

4. Educación en sexualidad

Muchas veces los problemas sexuales tienen de base una mala educación en sexualidad. Así pues, explicar ciertos conceptos básicos sobre sexualidad y enseñar a tener una vida sexual satisfactoria puede ser de ayuda, sobretodo si se realiza de forma conjunta con la pareja.

¿Cómo has vivido la eyaculación precoz y qué has hecho para intentar remediarla? Tu experiencia será de gran ayuda para los lectores. ¡Gracias!

Referencias

  1. Alvarez Vicente Juan Carlos, Calvo Quintela Laura, Chatada Abal Venancio, et al. Eyaculación Precoz. Guias Clinicas Grupo MESEGA (2006) 6: 31.
  2. Corona G, Mannucci E, Jannini EA, Lotti F, Ricca V, Monami M et al. Hypoprolactinemia: a new clinical syndrome in patients with sexual dysfunction. J Sex Med. 2009;6(5):1457-66.
  3. Giuliano F, Clément P. Serotonin and premature ejaculation: from physiology to patient management. Eur Urol. 2006;50(3):454-66.
  4. Levitas E, Lunenfeld E, Weiss N, Friger M, Har-Vardi I, Koifman A, et al. Relationship between the duration of sexual abstinence and semen quality: analysis of 9,489 semen samples. Fertil Steril, 2005; 83: 1680.
  5. Marcel D. Waldinger. Premature Ejaculation: Advantages of a new Classification for Understanding Etiology and Prevalence rates. Elseivier.
  6. Wolters JP, Hellstrom WJ. Current concepts in ejaculatory dysfunction. Rev Urol, 2006; 4: S18.

DEJA UNA RESPUESTA