Fobia a la Sangre: Síntomas, Causas, Tratamiento

La fobia a la sangre o hematofobia es el miedo y la evitación de situaciones que suponen una exposición -directa o indirecta- a la sangre, inyecciones o heridas.

Las personas que tienen fobia a inyecciones, sangre o heridas tienen reacciones fisiológicas diferentes a las que tienen fobias de otro tipo.

fobia a la sangre

Se produce una respuesta vasovagal a la sangre o a las inyecciones, que produce una disminución repentina de la presión sanguínea y la posibilidad de desmayarse.

La persona desarrolla la fobia por tener la posibilidad de desarrollar esta respuesta.

Al contrario, en otros tipos de fobias, se produce un aumento de la actividad del sistema nervioso simpático, de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca.

Si la evitación de la situación no se produce, la persona tiene la posibilidad de desmayarse por el descenso de frecuencia cardíaca y presión sanguínea.

Debido a que la fobia a la sangre es común, se ha explotado frecuentemente en la cultura popular; películas de miedo o Halloween.

Síntomas de la hematofobia

  • Disminución del ritmo cardíaco.
  • Disminución de la presión sanguínea.
  • Posibilidad de desmayo.
  • Ansiedad anticipatoria a la exposición a la sangre.
  • Problemas gastrointestinales derivados del estrés.

Estadísticas

La prevalencia de esta fobia es alta; del 3-4,5% de la población y se da algo más en mujeres (55-70%).

La edad de inicio de este tipo de fobia suele darse desde los 5 hasta los 9 años. El curso suele ser crónico y sin tratarse suele empeorar.

Las personas con fobia a la sangre tienen un componente familiar más fuerte que cualquier otro tipo de fobia.

Causas

La fobia a la sangre es causada a menudo por una experiencia traumática en la infancia o adolescencia.

Aunque se cree que también tiene un alto componente familiar, un estudio con gemelos sugirió que el aprendizaje social y acontecimientos traumáticos son factores más importantes.

Algunas personas con hematofobia tienen también fobia a los médicos o dentistas, ya que pueden asociar el campo de la medicina a la sangre, particularmente por la televisión y películas.

Además, se puede asociar a la hipocondría (creer que se padece una enfermedad) y a la nosofobia (miedo exagerado a contraer enfermedades).

Tratamiento

El enfoque para el tratamiento es parecido al de otras fobias:

  • Terapia cognitiva-conductual: ser consciente de los patrones de pensamiento que crean el miedo a la sangre. Los pensamientos negativos se reemplazan por los positivos. Otros aspectos que se pueden incluir son escribir un diario y técnicas de relajación. Aunque esta terapia es menos dura que la desensibilización, es menos efectiva.
  • Desensibilización sistemática: aprender a enfrentarse a las emociones negativas asociadas con la vista de la sangre. 
  • Exposición: se trata de exponer a la persona a la sangre para que aprenda a controlar su miedo. 
  • Posibilidad de medicación para ayudar con la ansiedad e incomodidad.
  • Ejercicios de tensión muscular.

Para evitar que la hematofobia se convierta en un problema mayor, es necesario tratarla cuando se detecta.

Se aconseja que el tratamiento sea establecido y guiado por un especialista.

Consecuencias

La hematofobia puede causar amplias dificultades que pueden limitar la calidad de vida.

Por ejemplo, si una persona tiene miedo a la sangre, puede evitar hacerse análisis de sangre necesarios o acudir al médico para cualquier tipo de revisión.

De esta forma, la persona puede posponer de manera indefinida las visitas al médico para evitar el miedo.

Asimismo, se pueden evitar las cirugías y las visitas al dentista. Por otra parte, los padres con hematofobia pueden tener dificultades para sanar heridas de niños o de sus hijos. 

Finalmente, el miedo a la sangre puede provocar que la persona limite las actividades que tienen un riesgo de lesión, aunque sea mínimo.

Se puede estar incapacitado para realizar actividades en el exterior o para hacer deporte.

Con el tiempo, esas evitaciones pueden guiar al aislamiento social, fobia social, perdida de habilidades sociales o agorafobia.

¿Y tú tienes fobia a la sangre? ¿Qué has hecho para superarla? Me interesa tu opinión. ¡Gracias!

Referencias

  1. http://en.wikipedia.org/wiki/Blood_phobia
  2. Lipsitz, JD; Barlow, DH; Mannuzza, S; Hofmann, SG; Fyer, AJ (July 2002), “Clinical features of four DSM-IV-specific phobia subtypes”, The Journal of Nervous and Mental Disease 190 (7): 471–8
  3. Ost, L.G. et al. (1991), “Applied tension, exposure in vivo, and tension-only in the treatment of blood phobia”, Behaviour Research and Therapy 29 (6): 561–574
  4. http://phobias.about.com/od/phobiaslist/a/
  5. Fuente imagen.

DEJA UNA RESPUESTA