Hemisferios Cerebrales: Funciones y Partes

Los hemisferios cerebrales están bien diferenciados en el cerebro humano; cada uno recibe información y controla la parte del cuerpo contralateral, denominada hemicampo. Es decir, el hemisferio cerebral derecho controla el hemicampo izquierdo y el hemisferio cerebral izquierdo el hemicampo derecho.

Aunque a simple vista ambos hemisferios puedan parecer iguales, en realidad poseen características anatómicas y funcionales que los diferencian.

hemisferios cerebrales

Existen numerosas investigaciones a lo largo de la historia de la psicología que han estudiado estas diferencias. Los primeros estudios fueron llevados a cabo comparando la conducta de personas con el cerebro dividido, sin conexión entre sus hemisferios, y participantes sanos.

A medida que avanzaba la tecnología se han ido utilizando pruebas más sofisticadas que incluían técnicas de neuroimagen como la resonancia magnética funcional (fMRI), la magnetoencefalografía (MEG) o la electroencefalografía (EEG). Una de las pruebas más utilizadas hoy en día es el test de Wada.

En el siguiente vídeo podéis ver la descripción del test de Wada que realiza un paciente desde su propia experiencia.

Diferencias funcionales entre los hemisferios cerebrales

A lo largo de la historia se han hecho numerosos estudios para localizar qué área cerebral era la encargada de cada función. El primer paso para comprobar dónde está localizada una función suele ser averiguar si ésta está presente en ambos hemisferios o solo en uno de ellos.

Para ello suelen hacerse estudios con pacientes con el cerebro dividido, los cuales sufren una desconexión entre los hemisferios, además de técnicas de neuroimagen donde se comprueba qué hemisferio está más activo mientras se realiza una tarea.

En líneas generales, se ha encontrado que las funciones más básicas, como la percepción y la atención, suelen llevarse a cabo con la participación de prácticamente todo el cerebro, incluso en pacientes con cerebro dividido.

Mientras que los procesos más complejos como el pensamiento o el lenguaje, suelen implicar una mayor especialización hemisférica.

Procesamiento visuoespacial

El procesamiento visuoespacial es el encargado de analizar y comprender cómo es el entorno que nos rodea basándose en la información visual que percibimos.

En general, los resultados obtenidos en pruebas neuropsicológicas, como la prueba de Cubos en la Escala de Inteligencia Weshler para adultos (Wechsler Adult Intelligence Scale, WAIS) indican que este procesamiento se realiza principalmente en el hemisferio derecho (Berlucchi, Mangun, & Gazzaniga, 1997).

Aunque estos resultados están bastante aceptados en la comunidad científica, es cierto que no ocurren en todos los casos, ya que hay personas en las que se ha encontrado una mayor activación en el hemisferio izquierdo al realizar este tipo de tareas.

Memoria

La memoria es una capacidad fundamental en los seres humanos ya que, además de ayudarnos a recordar hechos e informaciones desempeña un papel crucial en la adaptación al medio y la anticipación y planeación de acciones.

En términos generales, se ha encontrado que el área más relevante para la memoria es el lóbulo temporal medial, en concreto el hipocampo.
hipocampo

En los estudios realizados se ha relacionado la memoria visuoespacial con el hipocampo del hemisferio derecho, y la memoria verbal con el del izquierdo.

Uno de los estudios más conocidos al respecto es el de Maguire et al (2000) realizado con taxistas londinenses. En dicho estudio se demostró que los taxistas con más años de experiencia tenían un hipocampo derecho mayor que los participantes que no se dedicaban a la conducción.

Emoción

La percepción y producción de emociones es uno de los procesos más estudiados en la psicología, y parece que se comparte tanto en humanos como en otros mamíferos avanzados como los primates.

Para estudiar el procesamiento de las emociones suelen usarse imágenes de caras representando emociones como ira o miedo y otras con expresiones neutrales.

En cuanto a la lateralización de las emociones existen dos hipótesis:

  • La primera hipótesis plantea que el hemisferio derecho es dominante en cuanto al reconocimiento de la información emocional. Aunque ambos hemisferios se activen al percibir emociones parece ser que el derecho es más eficaz que el izquierdo, especialmente al reconocer emociones en caras familiares.
  • La segunda hipótesis considera que el procesamiento de la emoción se realiza de forma bilateral, pero cada hemisferio está especializado en un tipo de información. El hemisferio derecho sería el encargado de realizar el procesamiento de las emociones negativas mientras que el izquierdo se encargaría de las positivas.

La segunda hipótesis no ha sido tan contrastada como la primera, ya que algunos estudios no han encontrado diferencias significativas entre el tipo de emoción y el hemisferio que la procesa.

Lenguaje

El lenguaje es una capacidad que se encuentra en solo en los humanos, aunque es cierto que otros animales también usan sistemas de comunicación.

Posiblemente esta capacidad sea la que más ha ayudado a los humanos a evolucionar, ya que nos permite representar y expresar objetos que no están presentes, cosas abstractas como los sentimientos o planear secuencias complejas de acciones.

Como es ampliamente conocido, el lenguaje se asocia principalmente con el hemisferio izquierdo, aunque el hemisferio derecho también se activa cuando se realizan algunas tareas lingüísticas, lo hace en menor medida.

Los primeros estudios en los que se encontró una mayor dominancia del hemisferio izquierdo frente al derecho en cuanto al lenguaje fueron los realizados por Paul Broca y Karl Wernicke. En concreto identificaron la región encargada de la producción del lenguaje y la encargada de su comprensión, respectivamente denominadas área de Broca y área de Wernicke.

A partir de estos estudios se han realizado muchos otros para concretar qué áreas forman los circuitos que se activan al realizar diferentes funciones lingüísticas, pero en general, sigue considerándose que el hemisferio dominante para el lenguaje en las personas diestras y en la mayoría de las personas zurdas es el izquierdo.

Razonamiento

El razonamiento es, quizás, la capacidad más compleja de los seres humanos. Para tomar una decisión se realiza un razonamiento basado tanto en la situación actual como en experiencias pasadas.

Si no se conocen todas las variables que influyen en dicha decisión se realiza una inferencia, es decir, se actúa en base a lo que es más probable que ocurra como consecuencia de nuestros actos.

Se han realizado algunos estudios para comprobar si existe algún hemisferio dominante en cuanto a esta capacidad. En ellos se han encontrado diferencias entre los hemisferios dependientes del tipo de razonamiento.

Cuando se conocen todas las variables y el razonamiento es de tipo causal, qué variable influye sobre otra/s, el hemisferio más eficiente es el derecho.

Mientras que, si no se conocen todas las variables y hay que realizar una inferencia, el hemisferio dominante es el izquierdo.

En resumen, podría decirse que el hemisferio izquierdo está especializado en un razonamiento más complejo que el derecho.

Cuando no se sabe con certeza qué razonamiento es el adecuado suele anteponerse el razonamiento complejo realizado por el hemisferio izquierdo. Aunque, en muchas ocasiones la respuesta correcta es la más simple.

En un estudio se comprobó que efectivamente, los humanos usamos más el razonamiento del hemisferio izquierdo, aunque cometamos más errores debido a ello.

En dicho estudio se les presentaba a los participantes una serie de diapositivas con un círculo en medio, en el 75% de los casos aparecía un círculo rojo y en el 25% aparecía un círculo verde, el orden de presentación de los círculos era aleatorio.

Los participantes debían pulsar un botón verde si creían que el siguiente círculo que iba a aparecer sería verde y rojo si creían que el siguiente círculo sería de ese color.

Los resultados obtenidos demostraron que, aunque fuera totalmente imposible que los participantes supieran en qué orden iban a aparecer los círculos seguían intentando encontrar un patrón pulsando el botón verde cuando “predecían” que el siguiente círculo iba a ser de este color.

Obviamente esta estrategia no es la más acertada ya que se tarda tiempo en pensar y se comenten muchísimos errores, mientras que si los participantes hubieran pulsado de forma repetida el botón rojo habrían cometido menos errores y, además, habrían sido más rápidos.

Diferencias individuales

Ya se han explicado las principales diferencias funcionales entre los hemisferios, pero estas diferencias no están presentes de igual manera en todos los individuos. La especialización hemisférica depende de factores, como la dominancia manual o el género.

Dominancia manual

La mayoría de las personas son diestras, es decir, usan más la mano derecha para funciones motoras, mientras que sólo el 10% de la población es zurda.

Antiguamente se creía que en las personas diestras el hemisferio dominante para lenguaje era el izquierdo, mientras que en las zurdas el hemisferio dominante era el derecho, pero hoy en día se sabe que esto no es así.

En el 95% de los diestros ocurre de dicha manera, mientras que solo en el 5% de los diestros el hemisferio dominante para el lenguaje es el derecho. En las personas zurdas los porcentajes son mucho más similares, en el 70% de los casos el hemisferio dominante para el lenguaje es el izquierdo, en el 15% por el derecho y en el 15% restante los hemisferios se activan igualmente, no hay dominancia hemisférica.

Por lo tanto, parece ser que la dominancia hemisférica no es la que determina la dominancia manual. La hipótesis más aceptada defiende que esta dominancia viene determinada por componentes genéticos, aunque estos aún no se conocen.

Género

Suele decirse que las mujeres tienen más desarrollado el hemisferio derecho que los hombres, pero esto es sólo una creencia popular. Lo cierto es que los estudios realizados hasta la fecha no han encontrado diferencias significativas en la activación de los hemisferios dependientes del género.

Lo que si se han encontrado son diferencias en cuanto a la realización de tareas que activan más un hemisferio que el otro. Las habilidades más estudiadas han sido las motoras, visuoespaciales, matemáticas, perceptivas y verbales.

  • Habilidades motoras. En general se ha encontrado que el género masculino realiza tareas motoras, como el lanzamiento y recepción de objetos, de forma más eficiente que el femenino. Podría pensarse que esta ventaja se debe a las diferencias culturales entre los géneros más que a la estructura cerebral desde el nacimiento, pero estas diferencias pueden observarse desde los 3 años, e incluso en otras especies como los chimpancés. Estas habilidades son controladas predominantemente por el hemisferio izquierdo.
  • Habilidades visuoespaciales. Es usual escuchar que los hombres tienen mejores habilidades visuoespaciales que las mujeres, sobre todo si se trata de conducir un coche, pero los estudios realizados no avalan dicha creencia. Aunque los hombres son mejores en tareas de orientación visuoespacial, las mujeres tienen ventaja en las tareas de memoria visuoespacial. Por lo tanto, en la práctica, ningún género tendría ventaja sobre el otro. Estas habilidades son controladas predominantemente por el hemisferio derecho.
  • Habilidades matemáticas. Otra creencia muy extendida entre la población es que los hombres tienen mayores habilidades matemáticas que las mujeres, pero esto tampoco es cierto. El género masculino realiza mejor las tareas de razonamiento matemático y el femenino las de cálculo. Estas habilidades son controladas predominantemente por el hemisferio izquierdo.
  • Habilidades perceptivas. Los estudios realizados muestran que las mujeres son más sensibles ante todos los estímulos perceptivos excepto los visuales. Es decir, detectan estímulos que son imperceptibles para el género masculino, y además lo hacen de forma más rápida. Estas habilidades son controladas por ambos hemisferios.
  • Habilidades verbales. Varios estudios han demostrado que las mujeres son mejores que los hombres en cuanto a fluidez y memoria verbal. Estas habilidades son controladas predominantemente por el hemisferio izquierdo.

Aunque estos resultados han sido obtenidos en estudios científicos fiables es importante saber que las diferencias existentes entre los géneros son menores que las diferencias individuales. Es decir, si se cogieran dos personas del mismo género al azar lo más probable que es que existiera entre ellas más diferencias que entre dos grupos de géneros diferentes.

Referencias

  1. Barrachina, L. (2014). Especialización hemisférica. En D. Redolar, Neurociencia Cognitiva (págs. 463-483). Madrid: EDITORIAL MEDICA PANAMERICANA.
  2. Berlucchi, G., Mangun, G., & Gazzaniga, M. (1997). Visuospatial attention and the split brain. New Physiol Sci, 42-50.
  3. Damasio, H., Grabowski, T., & Tranel, D. (1996). A neural basis for lexical retrieval. Nature, 499-505.
  4. Dolan, R., & Fletcher, P. (1997). Dissociating prefrontal and hippocampal function in episodic memory encoding. Nature, 582-585.
  5. Jouandet, M., & Gazzaniga, M. (1979). Cortical field of origin of the anterior commissure of the rhesus monkey. Experimental neurology, 381-387.
  6. Kapur, S., Tulving, E., & Cabeza, R. (1996). The neural correlates of intentional learning of verbal materials: a PET study in humans. Cogn Brain Res, 243-249.
  7. Maguire, E., Gadian, D., & Johnsrude, I. (2000). Navigation-related structural change in the hippocampus of taxi drivers. Proc Natl Acad Sci USA, 4398-4403.
  8. Metcalfe, J., Funnell, M., & Gazzaniga, M. (1995). Right-hemisfere memory superiority: studies of a split-brain patient. Psychol Sci, 157-164.
  9. Ojemann, G. (2003). The neurobiology of language and verbal memory: observations from awake neurosurgery. Int J Psychophysiol, 141-146.
  10. Ojemann, G., Ojemann, J., Lettich, E., & Berger, M. (1989). Cortical language localization in left, dominant hemisphere. J Neurosurg, 316-326.
  11. Sun, T., Collura, R., & Miller, K. (2006). Genomic and evolutionary anlyses of asymmetrically expressed genes in human fetal left and right cerebral cortex. Cereb Cortex, 18-25.
  12. Zaidel, E., & Seibert, L. (1997). Speech in the disconnected right hemisphere. Brain Lang, 188-192.
COMPARTIR
Graduada en Psicología y estudiante del máster en Cerebro y Conducta y del Doctorado en Psicología de la Universidad de Sevilla. Especialista en el campo de las neurociencias y la psicofisiología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here