Hipocondría: Síntomas, Causas, Tratamiento

La hipocondría es un trastorno en el que la ansiedad se centra en la posibilidad de tener una enfermedad grave. Esa amenaza parece tan real que ni si quiera la afirmación de los médicos de que no hay enfermedades reales puede tranquilizar.

La característica principal de la hipocondría es la preocupación por tener una enfermedad. Es decir, el problema principal es la ansiedadEn este artículo te explicaré sus causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico y mucho más.

hipocondría

La preocupación se centra en los síntomas corporales, los cuales se interpretan como una señal de enfermedad o problema físico. Pueden ser:

  • Frecuencia cardíaca.
  • Frecuencia respiratoria.
  • Tos.
  • Dolores.
  • Cansancio.

En primer lugar, la persona con hipocondría comienza a acudir a médicos de familia y cuando estos descartan las enfermedades reales, pueden acudir a profesionales de la salud mental.

Una característica común es que aunque los médicos tranquilicen afirmando que no existe una enfermedad, la persona solo se tranquiliza a corto plazo. Al poco tiempo suele volver a otros médicos creyendo que los anteriores fallaron en el diagnóstico o se les pasó algo.

Por otra parte, este trastorno co-ocurre (es comorbido) a menudo con el trastorno de pánico, compartiendo estos rasgos:

  • Características de la personalidad de la persona.
  • Edad de aparición.
  • Patrones de transmisión familiar (heredabilidad).

Causas de la hipocondría

La mayoría de investigadores de la hipocondría han coincidido en que se trata de un problema de percepción o cognición con contribuciones emocionales.

Además, influyen características genéticas y del entorno de la persona. Por tanto, se cree que sus causas son genéticas, psicológicas y ambientales.

Es posible que los niños con hipocondría hayan aprendido de sus familiares la tendencia a centrar la ansiedad en síntomas físicos y en las enfermedades.

Además, pueden haber aprendido que las personas con enfermedad tienen “ciertas ventajas”. Se trataría de un aprendizaje desarrollado en la familia.

Al tener el rol de enfermo, se tendrían las ventajas de la atención, mayor cuidado o menos responsabilidades.

Por otra parte, la hipocondriasis tiene mayor probabilidad de desarrollarse ante sucesos vitales estresantes.

La muerte o enfermedad de familiares cercanos puede desarrollar la hipocondriasis. Al acercarse a la edad del familiar, la persona puede creer que está sufriendo de la misma enfermedad que causó la muerte de la persona cercana.

Los brotes de enfermedades importantes o pandemias también pueden contribuir a la hipocondría, al igual que las estadísticas relativas a enfermedades como el cáncer.

Síntomas de la hipocondría

Las personas con hipocondriasis experimentan sensaciones físicas que tienen todos, aunque se centran en ellas.

Ese acto de centrarse en uno mismo aumenta la activación y provoca que las sensaciones físicas sean de mayor intensidad.

Además de ese incremento de intensidad, al pensar que las sensaciones son síntomas de enfermedad, incrementan aún más la intensidad de las sensaciones.

Sus síntomas frecuentes son:

  • Tener ansiedad o miedo a largo plazo sobre tener una enfermedad física.
  • Preocuparse por síntomas o enfermedades corporales.
  • Acudir a médicos repetidamente o tener exámenes médicos constantes.
  • Hablar continuamente con amigos o familiares sobre los síntomas o enfermedades sospechosas.
  • Hacer investigaciones sobre la salud de forma obsesiva.
  • Comprobar frecuentemente el cuerpo en busca de señales, como bultos o llagas.
  • Comprobar frecuentemente los signos vitales, como el pulso o la presión arterial.

Diagnóstico de la hipocondría

Criterio diagnóstico según el DSM-IV

A) Preocupación y miedo a tener, o convicción de padecer, una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de síntomas somáticos.

B) La preocupación persiste a pesar de las exploraciones y explicaciones médicas apropiadas.

C) La creencia expuesta en el criterio A no es de tipo delirante (a diferencia del trastorno delirante de tipo somático) y no se limita a preocupaciones sobre el aspecto físico (a diferencia del trastorno dismórfico corporal).

D) La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

E) La duración del trastorno de al menos 6 meses.

F) La preocupacion no se explica mejor por la presencia de trastorno de ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de angustia, episodio depresivo mayor, ansiedad por separación u otro trastorno somatomorfo.

Especificar si:

Con poca conciencia de enfermedad: si durante la mayor parte del episodio el individuo no se da cuenta de que la preocupación por padecer una enfermedad grave es excesiva o injustificada.

Diagnóstico según el ICE-10 (Organización Mundial de la Salud)

El ICE-10 define la hipocondriasis así:

A. Alguno de los siguientes:

  • Una creencia persistente, de al menos seis meses de duración, de la presencia de un máximo de dos enfermedades físicas reales (de las cuáles al menos una debe ser nombrada específicamente por el paciente).
  • Una preocupación persistente por una presunta deformidad o desfiguración (trastorno dismórfico corporal).

B. Preocupación por la creencia y síntomas que provocan malestar o interferencias con el funcionamiento interpersonal en la vida diaria, y que guía al paciente a buscar tratamiento médico o investigaciones.

C. Negación persistente a aceptar que no hay causas físicas adecuadas para los síntomas o anormalidades físicas, excepto por periodos cortos de unas semanas después del diagnóstico médico.

D. La mayoría utiliza criterios de exclusión: no ocurren solo durante trastornos de esquizofrenia y trastornos relacionados u otro trastorno del estado de ánimo.

Diagnóstico diferencial

Son distintas las personas que tienen un temor a desarrollar una enfermedad que las que están preocupados por tenerla.

La persona que tiene miedo a desarrollar une enfermedad puede ser diagnosticada con fobia a las enfermedades y suele tener una menor edad de aparición.

La persona que siente ansiedad por tener una enfermedad puede ser diagnosticada con hipocondría. Suele tener una mayor edad de aparición y tiene mayores tasas de ansiedad y comportamientos de comprobación.

Otro trastorno mental parecido a la hipocondriasis es el trastorno de pánico. Las personas con este trastorno también malinterpretan los síntomas físicos como el comienzo de un ataque de pánico.

Sin embargo, estas personas temen que surjan catástrofes inmediatas a los síntomas, después de los pocos minutos de los síntomas.

Al contrario, las personas hipocondriacas prestan atención a síntomas y enfermedades que se dan a largo plazo. Es decir, se pueden centrar en la aparición de enfermedades como cáncer, SIDA…

Otra característica diferencial es que las personas hipocondriacas siguen visitando a médicos, a pesar de que les confirman que no tienen nada. Las personas con ataques de pánico dejan de acudir a médicos, aunque siguen creyendo que los ataques las pueden matar.

Sin embargo, no todo el mundo que se preocupa por problemas de salud tiene hipocondría; tener síntomas cuyas causas no se pueden identificar por un doctor puede provocar ansiedad.

No es malo informarse sobre el trastorno o enfermedad que se padece. El problema llega cuando se piensa que hay algo que funciona mal incluso después de haberse realizado varias pruebas y haber acudido a varios médicos.

Tratamiento de la hipocondría

Los principales tratamientos de la hipocondría son la terapia cognitiva-conductual y a veces la medicación.

Investigación médica reciente ha encontrado que la terapia cognitivo-conductual y los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) como fluoxetina y paroxetina son opciones efectivas.

Se trata de un trastorno difícil de tratar, por el hecho de que las personas que lo tienen se niegan a creer que sus síntomas no son causa de una enfermedad real.

Es aconsejable que el curso del paciente sea seguido por un médico confiable con el que pueda desarrollar una buena relación.

Este doctor puede observar los síntomas y estar alerta por la posibilidad de que cualquier cambio pueda ser una señal de une enfermedad física real.

Factores de riesgo

Los factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar hipocondría pueden ser:

  • Tener una enfermedad grave en la infancia.
  • Conocer miembros familiares o personas cercanas que hayan tenido o tengan enfermedades graves.
  • La muerte de una persona querida.
  • Tener un trastorno de ansiedad.
  • Creer que la buena salud significa estar libre de síntomas o sensaciones físicas.
  • Tener familiares cercanos con hipocondría.
  • Sentirse especialmente vulnerable a las enfermedades.
  • Tener una familia sobreprotectora.

Complicaciones

Puede haber varias complicaciones derivadas de este trastorno:

  • Riesgos médicos asociados a procedimientos médicos innecesarios.
  • Depresión.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Frustración u odio.
  • Abuso de sustancias.
  • Problemas escolares.
  • Dificultades en relaciones personales.
  • Problemas económicos por el coste de las pruebas y revisiones médicas.

Referencias

  1. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 4th ed., text revised, Washington, DC, APA, 2000.
  2. Daniel L. Schacter, Daniel T. Gilbert, Daniel M. Wegner.(2011).Generalized Anxiety Disorder.Psychology second edition.
  3. “Hypochondriasis.” CareNotes. Thomson Healthcare, Inc., 2011. Health Reference Center Academic. Retrieved April 5, 2012.
  4. Barsky AJ, Ahern DK: Cognitive behavior therapy for hypochondriasis: a randomized controlled trial. JAMA 2004; 291:1464-1470.
  5. Barsky AJ, Ahern DK: Cognitive behavior therapy for hypochondriasis: a randomized controlled trial. JAMA 2004; 291:1464-1470.
  6. Clark DM, Salkovskis PM, Hackman A, Wells A, Fennell M, Ludgate J, Ahmand S, Richards HC, Gelder M: Two psychological treatments for hypochondriasis, a randomized controlled trial. Br J Psychiatry 1998; 173:218-225.
  7. Fallon BA, Schneier FR, Marshall R, Campeas R, Vermes D, Goetz D, Liebowitz MR: The pharmacotherapy of hypochondriasis. Psychopharmacol Bull 1996; 32:607-611.
  8. Fallon BA, Qureshi AI, Schneiner FR, Sanchez-Lacay A, Vermes D, Feinstein R, Connelly J, Liebowitz MR: An open trial of fluvoxamine for hypochondriasis.Psychosomatics 2003; 44:298-303.
  9. Fuente imagen.

DEJA UNA RESPUESTA