Karen Horney: Biografía, Teoría y Obra

Karen Horney (1885-1952) fue la precursora del movimiento feminista en el ámbito del psicoanálisis. Fue la primera psicoterapeuta en elaborar una teoría psicológica adaptada a las características biológicas de la mujer, dejando a un lado al hombre como centro del psicoanálisis.  Sus ensayos recogidos en la publicación Feminine Psychology (1967) desataron una gran polémica entre los psicoanalistas de la época.

Debido a su carácter controvertido, las ideas y aportaciones de Karen Horney fueron abandonadas durante mucho tiempo por los psicólogos y psiquiatras de aquel tiempo. Sin embargo, fueron usadas años después para promover la igualdad de género durante el auge del movimiento feminista.

karen-horney

Horney nació y estudió en Alemania. Fue uno de los miembros fundadores del Instituto de Psicoanálisis de Berlín (Berlin Psychoanalitic Institute).

Años más tarde, emigraría a Estados Unidos, donde formó el Instituto Americano de Psicoanálisis (American Institute for Psychoanalysis) y fue una de las editoras fundadoras de The American Journal of Psychoanalysis. Karen Horney está considerada uno de los referentes del psicoanálisis en el siglo XX.

Biografía de Horney

Karen Danielsen nació en los suburbios de Hamburgo (Alemania) el 16 de septiembre de 1885.  Su padre Berndt  Wackels Danielsen, de origen noruego, era capitán de barco y su madre Clotilde Van Ronzelen, conocida como Sonni, una mujer alemana de una reconocida familia.

Berndt Wackels Danielsen se casó en segundas nupcias con Clotilde Van Ronzelen, diecinueve años más joven que él. De este matrimonio, nacieron dos hijos, siendo Karen la pequeña.

Berndt, el primogénito, era un chico simpático y agradable, cuatro años mayor que Karen. Además, Karen tenía otros cuatro hermanos mayores que ella, fruto de las anteriores relaciones de su padre.

La futura psicoanalista heredó la inteligencia y la curiosidad de su madre, que siempre la apoyó en sus estudios.

Para una chica no era un propósito fácil llegar a ser médico en aquella época. A esto se sumaba el obstáculo que suponían las creencias religiosas de su padre, un hombre que siempre se caracterizó por ser bastante severo.

Junto al apoyo de su madre, contó también con el de su hermano mayor, Berndt. Gracias a la ayuda de ellos dos, empezó a prepararse las pruebas de acceso a la universidad.

En 1906 ingresó en la Universidad de Friburgo para estudiar lo que siempre había querido, medicina. Esta formación la completaría en Berlín en el año 1911.

Antes de terminar su carrera, en el año 1909, se casa con el sociólogo y economista Oskar Horney,  de quien tomaría el apellido. Con él tuvo tres hijas, entre ellas la actriz y cantante Brigitte Horney.

Fue el psicoanalista alemán Karl Abraham, uno de los alumnos más aventajados de Sigmund Freud, quien introdujo a Karen Horney en el apasionante mundo del psicoanálisis.  Karen se sometió a tratamiento con Abraham por unos episodios depresivos.

Estos se agravaron con la muerte de su padre y de su madre en 1910 y 1911 respectivamente. Fue en el año de la muerte de su madre cuando empezó a acudir a las charlas y conferencias sobre psicoanálisis que, de vez en cuando, daba Karl Abraham en la Sociedad Psicoanalítica de Berlín (Berlin Psychoanalytic Society).

En 1920 se convirtió en uno de los miembros fundadores del Instituto Psicoanalítico de Berlín, creado por la misma Sociedad de Psicoanálisis de Berlín. Seis años más tarde se divorciaría de su marido, Oskar Horney.

En 1932 la corriente antisemita y nazi que asola Europa se hace cada vez más importante. Por otro lado, sus teorías sobre una psicología adaptada a los rasgos femeninos, empiezan a despertar el recelo de Sigmund Freud, que en un principio la apoyó.

Entonces, la psicoterapeuta decide aceptar la propuesta del húngaro Franz Alexander y emigra a Estados Unidos para ocupar el cargo de director adjunto de un recién constituido Instituto Psicoanalítico de Chicago (Chicago Psychoanalytic Institute).

Dos años después, se muda a Nueva York para formar parte del Instituto Psicoanalítico de Nueva York (New York Psychoanalytic Institute).

Sus años en La Gran Manzana fueron muy prolíficos a nivel profesional. Allí impartió cursos sobre método clínico y colaboró como psiquiatra voluntaria en la United Jewish Aid Society, una entidad solidaria de ayuda a los refugiados judíos.

Fue en el año 1941 cuando Karen Horney fundó su propia organización de psicoanálisis con unos ideales distintos a los de las sociedades existentes; el Instituto Americano de Psicoanálisis, donde fue decana hasta el año de su muerte en 1952.

Según se recoge en la declaración de principios de esta organización, el Instituto Americano de Psicoanálisis pretende evitar la rigidez de los conceptos y darle más importancia a las ideas que a las fuentes de donde éstas provengan.

En resumen, el objetivo de este organismo es instaurar la democracia en la comunidad científica y académica. Karen Horney murió el 4 de diciembre de 1952, con 67 años, tras una breve enfermedad.

Evolución de la teoría

El pensamiento de Horney se enmarca dentro del neofreudismo, una corriente psicológica y sociológica del siglo XX.

Los neofreudianos extrapolan las teorías de Sigmund Freud a la realidad que rodea el individuo. Tienen en cuenta aspectos como la cultura o el género. En base a su evolución, el trabajo teórico de Karen Horney puede dividirse en tres fases diferenciadas.

Primera fase: 1920-1930. Psicología femenina

Aunque el libro Feminine Psychology fue publicado póstumamente en 1967, los ensayos que recoge tuvieron lugar entre 1920 y 1930.

Las ideas reunidas en esta obra fueron muy controvertidas cuando la psicoanalista Karen Horney las hizo públicas por primera vez.

La psicoterapeuta alemana que, hasta ahora, había sido una gran seguidora de las teorías freudianas, empieza a rebatir algunos planteamientos de la doctrina del padre del psicoanálisis.

Sigmund Freud, en su teoría del psicoanálisis, establece el concepto de “envidia del pene” (penis envy) durante el desarrollo psicosexual de la niña, concretamente en la conocida como etapa fálica que se suele dar entre los niños de 3, 5 y 6 años.

Este fenómeno deriva en el posterior complejo de Edipo. Según Horney, acorde a esta teoría, el clítoris femenino es concebido como un pene también.

Según la psicoanalista alemana, esta teoría del desarrollo psicosexual basada en el hombre y las posteriores que siguieron los pasos marcados por Freud, son androcéntricas porque están elaboradas por hombres.

En contraposición, la psicoanalista alemana establece que las mujeres poseen unas características biológicas distintas de las del hombre. En este sentido, desarrolla el concepto de envidia de útero (womb envy)

La envidia de útero relaciona la subordinación social de las mujeres con la ansiedad que sienten los hombres por no poder desempeñar ciertas funciones biológicas intrínsecas de la mujer, como es el caso de la maternidad reflejada en aspectos como el parto o la lactancia.

Aquí se refleja cómo, aunque Karen Horney habla de un elemento biológico como el útero, lo relaciona con aspectos culturales y sociales como la dominación a nivel social del hombre sobre la mujer. El hombre necesita destacar en otros aspectos a nivel social, ya que a nivel biológico no pueden superar a la mujer.

La misma Karen Horney explica esta superioridad social del varón sobre la hembra con la siguiente frase “los hombres necesitan menospreciar a las mujeres más que las mujeres a los hombres” (“men need to disparage women more than  women need to disparage men”).

Segunda fase: sobre la neurosis

A mediados de los años 30 se puede observar una evolución en el pensamiento de Karen Horney.

Este segundo estadio se suele  identificar con la publicación de su obra The Neurotic Personality of Our Time en el año 1937. Este trabajo tuvo una gran importancia en su día. También es destacable en estos años la publicación de New Ways in Psychoanalysis en el año 1939.

En esta etapa, Horney deja a un lado las teorías centradas en la mujer y pasa a estudiar los aspectos psicológicos que generan crisis en ambos sexos.

Por otro lado, cada vez le da más preeminencia a los aspectos culturales y sociológicos sobre las características biológicas, al contrario de lo que establecen los planteamientos de la teoría freudiana.

 Hay que recordar que en estos años, Karen, pasa a formar parte de la “cultural school” (escuela cultural) junto a otros especialistas como Erich Fromm, Harry Stack Sullivan, Clara Thompson y Abram Kardiner.

Según la psicoanalista, son las circunstancias sociales las que provocan las neurosis. Estos factores culturales y sociales, especialmente la familia, impiden el libre desarrollo del niño. Estos aspectos provocan ansiedad en el pequeño.

Esta preocupación fue definida por Karen Horney como el miedo a sentirse solo y desamparado ante un mundo hostil. Este miedo, en lugar de ayudar a una mejor relación con los demás individuos del entorno del niño, hacen que desarrolle comportamientos de defensa, haciendo más complicadas las relaciones sociales.

Todo esta teoría se recoge en el primer libro, The neurotic personality of our time.  Esta publicación impulsó la figura de Karen Horney entre los círculos de psicoanalistas.

El segundo libro más importante de esta fase,  New ways in Psychoanalaysis, es una crítica a las teoría del psicoanálisis de Freud, ya que Horney pensaba que no ofrecía soluciones a algunas terapias con pacientes.  Esta revisión a las teorías del padre del psicoanálisis le hizo dimitir ante el Instituto Psicoanalítico de Nueva York.

El aspecto novedoso que ofrecen estos dos libros con respecto a la visión de Freud es el concepto que cada psicoanalista tiene en cuanto al tiempo y a su importancia en la mente del individuo. Karen Horney se centra más en el presente mientras que Freud hace más hincapié en el pasado.

Aunque el pasado marca la manera de ser del individuo y algunos de sus traumas,  la psicoanalista alemana no se centra tanto en recurrir a ese pasado de forma repetitiva a la hora de hacer terapia, sino que se centra más en lo que es el individuo ahora en el presente, dándole más importancia a los conflictos actuales.

Tercera fase: etapa de madurez

La teoría psicoanalítica de Karen Horney se consolida a partir de la década de los 40.

Horney continúa con su teoría sobre la neurosis. En esta fase, se centra en las reacciones que adopta el individuo  con respecto a los demás cuando siente ese temor a quedarse solo ante el mundo en sus relaciones con los demás. Según el modo de actuar  o la solución que se adopte para resolver el conflicto, conlleva unos rasgos de personalidad u otros.

Estas estrategias de defensa del individuo las desarrolla en dos obras; Our Inner Conflicts (Nuestros conflictos internos), publicada en el año 1945 y Neurosis and Human Growth (Neurosis y crecimiento humano) que salió a la luz en el año 1950.

En estos trabajos, Karen Horney afirma que los individuos pueden actuar de diferentes formas en sus relaciones interpersonales, debido a la neurosis o a ese miedo a verses desamparados. Pueden acercarse a los demás, alejarse o enfrentarse. En base a este principio, establece tres tipos de soluciones que adopta el individuo:

– Estrategia modesta o de sumisión (self-effacing solution): Este mecanismo de defensa parte del  siguiente razonamiento: si me someto a los demás y no busco mi propio éxito, nadie podrá hacerme daño.  Hacen frente a la ansiedad a través de estrategias para conseguir la aprobación y el cariño de los demás. Establecen con quienes les rodean una relación de dependencia. En cuanto a las creencias, suelen ser personas creyentes en un orden superior como Dios que marca el rumbo o el sino de la vida.

– Estrategia expansiva( Expansive solution): Es la solución contraria a la anterior. Necesitan alcanzar algún tipo de éxito a nivel social para hacer frente a la ansiedad. Existen tres subtipos de estrategia  expansiva:

  • Narcisista. Son personas que se admiran a sí mismas y creen que nadie les puede superar. Su preocupación o inseguridad se manifiesta cuando necesitan que los demás corroboren sus aptitudes y sus buenas cualidades. En cuanto a las creencias de estos individuos, creen que si persisten en sus sueños y se centran en sí mismos, obtendrán sus objetivos. Cuando esto no ocurre así, entran en una especie de colapso que les impide enfrentar la realidad.
  • Perfeccionista. Estas personas desarrollan unos valores y unas formas de comportamiento que identifican con conseguir ser una buena persona.  Se creen superiores a los demás en este aspecto y creen que todo el mundo debería actuar como ellos. Creen que si tratan a la gente como ellos creen que deben ser tratadas, serán tratados de igual modo.  Cuando un error pone en duda sus principios desarrollan una situación de impotencia y de odio a sí mismos.
  • Arrogante. Los individuos que se enmarcan en este subgrupo aplican la Ley del más fuerte de Darwin. Normalmente, son personas que fueron tratadas de manera injusta durante su infancia y en el presente tratan de reparar ese daño. Intentan alcanzar sus logros a base de manipular a los demás. No creen en la moral tradicional. Si entran en colapso, pueden empezar a adoptar estrategias sumisas.

– Estrategia de resignación (Resigned solution): Las personas que adoptan esta estrategia adoran la libertad, la paz y son autosuficientes. Parten del razonamiento de que si no necesitan nada de los demás ni intentan conseguir el éxito, no fallarán ni tendrán nada que temer. Si no esperan nada, nada podrá decepcionarlos.

En el libro Neurosis and Human Growth, Karen Horney se centra en las defensas internas o intrafísicas, más que en las interpersonales. En este sentido define un nuevo concepto, el pride system (sistema de orgullo), por el que la gente encubre sus sentimientos de debilidad, idealizando su  propia imagen.

El alcance del éxito está relacionado con esa imagen idealizada, que los individuos pretenden actualizar. Esta imagen no aporta bienestar al individuo, sino que en la mayoría de las ocasiones aumenta los conflictos internos y el desprecio de la propia identidad.

Referencias

  1. Karen Horney. Feminine Psychology. Ensayos de 1922 a 1935 (1967)
  2. Karen Horney. The Neurotic Personality of our Time (1937)
  3. Karen Horney. New ways in Psychoanalysis  (1939)
  4. Karen Horney. Self-analysis (1942)
  5. Karen Horney. Our inner conflicts: a constructive theory of neurosis (1945)
  6. Karen Horney. Are you considering Psychoanalysis? (1946)
  7. Karen Horney. Neurosis and Human Growth: the struggle toward self-realization (1950).
COMPARTIR

Graduada en Periodismo y Máster en Radio. Mientras haya curiosidad, existirán historias buenas que contar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here