Martin Seligman: Biografía y Teorías Principales

Martin Seligman es un psicólogo, educador y escritor norteamericano, conocido por su teoría de la indefensión aprendida (learned helplessness), la teoría del optimismo aprendido (learned optimism) y por ser uno de los pioneros de la psicología positiva.

Nació el 12 de agosto de 1942 en el estado de Albania, EE.UU. En la actualidad, Seligman es el Profesor Zellerbach Family de Psicología de la Universidad de Pennsylvania y también es el Director del Centro de Psicología Positiva de dicha la Universidad. En 1998, el psicólogo fue elegido como  presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA). Además fue el primer editor en jefe de Prevention and Treatment, que es el boletín electrónico de la asociación.

martin-seligman-biografia

Hoy día, a sus 72 años, no solo es uno de los psicológicos más influyentes de la era, sino que también es un reconocido escritor y autor de exitosos libros como The Optimistic Child, Learned Optimism, Authentic Happiness,  What You Can Change and What You Can’t y Flourish.

Inicios de Seligman en el campo de la psicología

Seligman inició su carrera como psicólogo en la Universidad de Princeton. En 1964 se graduó Summa Cum Laude y durante su último año recibió varias ofertas para continuar sus estudios en el área. Dos de estas opciones fueron estudiar psicología analítica en la Universidad de Oxford o psicología experimental animal en la Universidad de Pensilvania. Seligman escogió esta último opción y en 1967 obtuvo su doctorado en Psicología.

Durante sus años de estudio, Martin Seligman se inspiró en el trabajo de uno de sus profesores, Aron T. Beck, quien era una eminencia en el campo de la terapia cognitiva y un experto en su aplicación para el tratamiento de la depresión. El trabajo de Beck se apoyaba en la idea de que los pensamientos negativos de las personas eran la causa de sus estados depresivos.

Seligman decidió trabajar también en este postulado y fue por ello que desarrolló su famosa teoría “Learned Helplessness” (indefensión aprendida). Con ella también creó un modelo experimental para el tratamiento de la depresión, que consistía en contrarrestar los pensamientos negativos por medio de las habilidades de disputa (disputation skills).

La idea de Seligman con este trabajo era lograr que las personas aprendieran a explicar o a racionalizar lo que les ocurriera de una manera positiva y no negativa para superar la depresión.

Con esta teoría, Seligman también pudo crear y probar nuevas técnicas y ejercicios cognitivos que demostraron que al contrarrestar los pensamientos negativos era posible mejorar e incluso prevenir los estados depresivos.

Pero, aunque su modelo de intervención se convirtió en un referente en el campo de la psicología, en 1990 Seligman dio un vuelco a su enfoque de trabajo. El psicólogo pasó de ser un especialista en depresión, para convertirse en todo un experto del optimismo y la felicidad.

El pionero de la psicología positiva

En el año 2000 Martin Seligman fundó el campo de la psicología positiva. Desde entonces ha basado su carrera en el estudio de las emociones positivas como la felicidad, la esperanza, la fuerza del carácter y el optimismo. Seligman decidió cambiar el acercamiento a la psicoterapia y aseguró ante sus colegas que la solución no solo estaba en reparar lo que estaba roto, sino también en nutrir las cosas positivas que tiene cada persona.

Según la definición hecha por Seligman en 1999, la psicología positiva es el estudio científico de las experiencias positivas. Pero también de otros aspectos como factores positivos individuales o el desarrollo de  programas para mejorar la calidad de vida de las personas.

Puede decirse que se trata de una disciplina de la psicología que afirma que la salud emocional es mucho más que la ausencia de enfermedad. Se enfoca en las cualidades positivas y en cómo pueden desarrollarse para que la persona pueda tener una vida más satisfactoria y superar o prevenir patologías.

Al iniciarse en el campo de la psicología positiva, Seligman trabajó con el experto en psicología clínica Christopher Peterson para crear El Manual de Virtudes y Fortalezas del Carácter, (Character Strengths and Virtues) o lo que ellos llamaron la contraparte del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders).

El objetivo de los autores era crear un manual que, en lugar de enfocarse en lo que podía salir mal, se enfocara en lo que podía salir bien. En su investigación sobre muchísimas culturas y sus diferentes filosofías y religiones lograron hacer una lista de las virtudes más valoradas desde los tiempos de la antigua China e India, Grecia y Roma hasta las culturas occidentales más contemporáneas.

Esta lista incluía seis elementos: sabiduría/conocimiento, coraje, humanidad, justicia, templanza y trascendencia. Cada uno de estas categorías podía subdividirse en tres o cinco elementos más. La humanidad, por ejemplo, incluía amor, amabilidad e inteligencia social, mientras que el coraje incluye valentía, persistencia, integridad y vitalidad. Además, los autores no creían que existiera algún tipo de jerarquía, ya que ninguna era más importante que la otra.

De la Teoría de la Auténtica Felicidad a la Teoría del Bienestar

En el año 2002 Martín Seligman desarrolló la Teoría de la Auténtica Felicidad. Con la Psicología Positiva el autor ya había dirigido la atención del campo a las fortalezas humanas, para destacar todo aquello que permite que las personas aprendan, disfruten, que sean alegres y optimistas.

Basándose entonces en su trabajo, Seligman creó esta teoría de la felicidad, donde afirmaba que no solo era posible alcanzarla, sino que también podía llegar a cultivarse, utilizando las características que se poseen. En la Teoría de la Auténtica Felicidad, el tema era la felicidad y se hablaba de cómo esta se medía según la satisfacción con la vida.

Seligman planteaba que la solución para que las personas pudieran alcanzar la felicidad era aumentar su satisfacción con la vida. Para aquel momento Seligman estaba de acuerdo con  la teoría de Aristóteles, en la que se afirmaba que todo lo que se hace es con el objetivo de buscar la felicidad.

En esta teoría, Seligman creía que el término podía dividirse en tres elementos: Positive Emotion, que son las emociones positivas que contribuyen a tener una vida placentera; Engagement, que es el compromiso con alguna actividad agradable; y Meaning, que es el sentido o propósito que le damos a lo que hacemos.

La Teoría de la Auténtica Felicidad intenta explicar la felicidad como el resultado de  la satisfacción en la vida. Esto quiere decir que quien tenga más emociones positivas y sentido de su vida, será quien sea más feliz. Por ello queda planteado que el objetivo máximo del ser humano sería aumentar su satisfacción en la vida para poder ser feliz.

Sin embargo, hoy día Seligman ha transformado su propia teoría. En su libro Flourish, publicado en 2011,  el autor afirma que detesta la palabra felicidad, ya que su excesivo uso en el mundo moderno ha hecho que, a su juicio, esta carezca de sentido. El autor asegura que la felicidad no puede definirse por la satisfacción con la vida. Por ello ha reformulado su planteamiento creando la Teoría del Bienestar.

Según Seligman, el bienestar es un constructo más completo que puede definir mucho mejor el objetivo del ser humano. En esta teoría, siendo el bienestar el tema y no la felicidad, la forma de medirlo es a través de las emociones positivas, del compromiso, de las relaciones positivas, del sentido o propósito y de los logros.

Los cinco elementos que explican el bienestar

Esta clasificación es conocida como PERMA, según sus siglas en inglés:

  • Positive emotions (emociones positivas): las emociones positivas siguen siendo fundamentales para el objetivo del ser humano. Pero en este caso la satisfacción en la vida y la felicidad ya no son el punto focal de la psicología positiva, sino que pasan a ser elementos del bienestar, nuevo enfoque de la psicología positiva.
  • Engagement (compromiso): al estar plenamente comprometidos con una situación, tarea o proyecto en cualquier área de la vida, hay más probabilidades de experimentar el sentido de bienestar.
  • Relationships (relaciones positivas): cultivar relaciones positivas con otras personas. El poder compartir experiencias con otros nutre la vida social e interior, lo que favorece el bienestar.
  • Meaning (sentido, propósito): el ser capaz de dar significado a eventos o situaciones permite alcanzar el conocimiento personal.
  • Accomplishment (Logro): son las metas que motivan a las personas a seguir. Se trata de completar objetivos y de poder sentir que se tiene un camino establecido.

Según lo que ha propuesto Martin Seligman en su Teoría del Bienestar, ninguno de estos elementos puede, por sí solo, definir el concepto de bienestar. No obstante, cada uno aporta características importantes que contribuyen a alcanzarlo.

¿Qué es la felicidad según Martin Seligman?

Para ser feliz se necesita mucho más que satisfacción con la vida. Con la Teoría del Bienestar, Martin Seligman ha replanteado su propio postulado, demostrando cómo la felicidad es más una cuestión de bienestar. Pero el autor también afirma que, el bienestar va más allá de sonreír y de sentirse bien.

Seligman ha explicado que es necesario cambiar la idea de que la felicidad es sonreír mucho y estar contento siempre. El autor asegura que las personas aspiran a tener mucho más que eso y que la felicidad no implica sentirse bien en todo momento.

Saber qué es lo que hace la diferencia entre una persona feliz y una que no lo es ha sido una cuestión que la psicología, y en especial Martin Seligman, ha tratado de buscarle respuesta.

Tras muchos años de investigación y experimentación, el famoso psicólogo y autor lo tiene claro. La felicidad no tiene que ver con relaciones, con dinero, ni lujos y mucho menos con tener una imagen corporal ‘perfecta’. La felicidad es tener bienestar y el bienestar está dado por los cinco pilares que conforman PERMA.

Más allá de sus publicaciones, Martin Seligman se ha dedicado en los últimos años a dar conferencias sobre la nueva era de la psicología positiva. El psicólogo ha diferenciado entre tres tipos de vida felices, lo que significa que no existe un único modelo para alcanzar la ansiada felicidad.

La primera es la vida placentera. Se trata de una vida donde la persona cuenta con todas las emociones positivas que se pueden tener, pero además de eso, también cuenta con las habilidades para amplificarlas.

La segunda es la vida de compromiso. Esta es una vida en la que el amor, la crianza de los hijos, el trabajo, el tiempo libre, entre otras cosas, son lo más importante.

Y finalmente la tercera, la vida significativa, que se trata de una vida en el que cada persona conoce sus propias fortalezas y además las utiliza para bien.

Al describir estos tres tipos de vida, Seligman asegura que una no es mejor que la otra y que solo se trata de tres “vidas felices” diferentes. Cada quien puede ser feliz alcanzando sus propias prioridades. Sin embargo, a lo largo de su tiempo como conferencista, el autor también ha  compartido algunas ideas de cómo es posible conseguir una vida mucho más positiva.

Martin Seligman recomienda diseñar un día hermoso y disfrutarlo. También señala la importancia de agradecer a quien ha aportado enseñanzas en la vida y a quien ha colaborado en la construcción de una vida plena.

Además, el autor reafirma que la clave del bienestar está en disfrutar las fortalezas propias y eso se logra llevando a cabo actividades donde se pongan en práctica las aptitudes innatas de cada quien.

Gracias a los múltiples descubrimientos de la psicología positiva y al incansable trabajo de Martin Seligman en el área, este campo ha ganado cada vez más adeptos.

A pesar de que la depresión, uno de los problemas que busca atacar la psicología positiva, afecta hoy día a unas 350 millones de personas en el mundo, la ventaja es que existen las herramientas y metodologías psicológicas para ayudar en esta batalla.

DEJA UNA RESPUESTA