30 Formas Efectivas de Motivarte para Hacer Ejercicio

Conseguir motivación para hacer ejercicio físico es importante si quieres ser constante, no rendirte y ver los beneficios que el deporte puede hacer por tu salud. Aunque parezca fácil a muchos hombres y mujeres les cuesta incorporar a su vida diaria el ejercicio y puede llegar a ser un mundo para ellos mantenerlo en el tiempo.

Como sabrás, hacer deporte tiene beneficios muy positivos para nuestra salud física, mental y social. Sin embargo, en muchas ocasiones saber esto no nos crea la motivación suficiente para coger nuestros zapatillas y salir a correr.

motivacion-para-hacer-ejercicio

10 consejos para aumentar tu motivación para hacer ejercicio

1- Reflexiona sobre qué quieres conseguir

Dices que quieres hacer deporte pero si exactamente no sabes el por qué quieres hacerlo por más que lo intentes no tendrás unas metas u objetivos que cumplir o un por qué lo suficientemente importante como para mantenerte activo y no dejarlo a la primera de cambio.

En ocasiones hacer una lista de lo que se quiere conseguir con el ejercicio ayuda a crear la motivación suficiente ya sea bajar de peso, correr esa maratón que siempre hemos querido o simplemente estar más en forma. Si lo tienes claro te será más fácil levantarte del sofá y apagar la televisión.

2- Márcate objetivos reales

Si ya tienes claro tu por qué una buena forma de tenerlos presentes y que te motivarán aún más a realizarlos es apuntarlos en un papel y colocarlos en un sitio donde los puedas ver continuamente. Esto te recordará que los tienes que cumplir y te dará la fuerza que necesitas para luchar por ellos.

Cuando consigas cumplir algún objetivo déjalo en el mismo papel en el que has colocado los demás y táchalo, esto también te recordará que no debes rendirte porque al igual que puedes ver por lo que tienes que luchar, también hace que tengas presente tus logros.

3. Ve poco a poco

Cuando nos embarcamos en algo nuevo como un trabajo o una nueva actividad siempre comenzamos con muchas ganas y nos sentimos tremendamente motivados. Por ello, queremos hacerlo todo lo antes posible dando de nosotros mismos incluso más de lo que podemos dar.

Sin embargo, esto aunque no lo creáis solo nos traerá problemas cuando no alcancemos los objetivos que nos hemos propuesto o en este caso, nuestro cuerpo nos diga en forma de lesión que vamos demasiado deprisa. Tenemos que marcarnos objetivos e ir poco a poco superándolos y eso sí, comenzando desde abajo.

4. Créete tus objetivos

De nada vale marcarse unos objetivos y estar tu mismo repitiéndote que no lo vas a conseguir. Eso solo te afectará de forma negativa por lo que tienes que ser positivo y creerte que vas a alcanzar todas aquellas metas que desde un principio te has propuesto.

Por ello, tienes que estar constantemente diciéndote a ti mismo enfrente del espejo que puedes conseguirlo y que nada se te va a resistir, ni siquiera las flexiones que tienes que hacer aunque te cuesten muchísimo.

5. Comprométete

El marcarse unos objetivos tanto a corto como a largo plazo además de motivarte a entrenar duro también te hará comprometerte. De nada servirá que estés motivado a alcanzar las metas que desde un principio te has propuesto si verdaderamente no te comprometes algunos días a la semana a realizar deporte.

Recuerda que realmente tienes que querer alcanzarlos y tienes que estar concienciado de que habrá días peores y mejores pero si no te comprometes nunca podrás saber hasta dónde eres capaz de llegar. Por ello, tienes que sacar tiempo para entrenar aunque éste sea limitado.

6. Planifícate

Una buena forma de motivarte es marcar en el calendario aquel evento al que quieres asistir y participar. En el caso de que estés comenzando a correr, puedes buscar qué carreras o maratones hay en los próximos meses y apuntarte. Eso sí, tenemos que ser realistas y no inscribirnos en una carrera que sabremos no podremos terminar.

Una vez que nos hemos inscrito tenemos que marcar ese día en nuestro calendario, así nos encontraremos más motivados en el entrenamiento ya que tendremos otro objetivo más marcado en nuestro papel y éste se encuentra muy próximo, por lo que tendremos que planificarnos y ponernos en forma para conseguirlo.

7. Piensa en positivo

No puedes exigirte demasiado al principio, por lo que tienes que ir conociéndote a ti mismo y saber lo que poco a poco podrás conseguir con el tiempo y la dedicación que le estás poniendo.

Es decir, aunque te hayas marcado unos objetivos para ese día no te desanimes porque no los hayas conseguido, fíjate en la evolución que estas teniendo ya que siempre tendrás una puntuación más buena que el día anterior y eso ya tiene que ser motivo suficiente para estar feliz contigo mismo y sentirte realizado.

8. Elimina distracciones

¿Cuántas veces hemos querido hacer ejercicio pero hemos visto en la televisión que va a comenzar un programa o una película que nos gusta? A mí me ha pasado muchas veces en las que he dicho bueno, después hago ejercicio y finalmente ese día no lo he hecho.

No sólo ocurre con la televisión sino también con las amistades o incluso los videojuegos o cualquier otra actividad que te guste. Tienes que intentar eliminar todo ese tipo de distracciones y decirte a ti mismo que el deporte durará una hora como máximo y que después tendrás todo el tiempo que quieras para hacer las otras cosas que te gustan.

Recuerda mirar el deporte como otra actividad divertida con la que te sientes bien y que te aportará muchos beneficios.

9. Rodéate de personas que te motiven

Siempre que puedas rodéate de personas a las que le encanta el deporte que estás haciendo o a los que simplemente les gusta estar en forma y cuidarse. Esto te ayudará y te motivará a hacer lo mismo incluso a incorporar ciertos hábitos que estas personas tienen a tu vida diaria.

Además, ¿quién mejor que ellos para ayudarte a iniciarte en el mundo del deporte? Ya sea tu entrenador o tus propios compañeros de gimnasio ese ambiente de superación y de ejercicio será más que beneficioso para ti.

10. Haz ejercicio en compañía

No es lo mismo hacer deporte solo que acompañado ya que siempre no se tienen las mismas ganas de realizar la actividad sin embargo, si lo haces acompañado os podréis motivar el uno al otro en los días en los que no os apetezca.

Además, gracias a esto la actividad se os hará más amena e incluso podréis competir entre vosotros aumentando así vuestra motivación y vuestro afán de superación.

11. Lee sobre tu deporte

Todos los deportes tienen su propia revista oficial o alguna página en la que encontrarás todo lo que necesitas saber. Si quieres hacer las cosas bien deberías de informarte o estar al tanto de las novedades que hay en él.

Esto no sólo te ayudará en marcarte los objetivos y metas que quieres conseguir sino que además mejorará tu motivación al descubrir los famosos a los que le interesan el mismo deporte que a ti o incluso las personas que lo lideran, ¿Qué mayor gusto que el saber que existen personas que un día estuvieron en el mismo punto que tú?.

12. Come adecuadamente

Si quieres cumplir los objetivos y metas que te has marcado en un principio sabrás que tienes más posibilidades de conseguirlos si además de entrenar de forma continua y adecuada, cuidas también tu alimentación.

Aunque no lo creas, tener una alimentación adecuada te ayudará a sentirte mejor contigo mismo por lo que lo verás también reflejado en las marcas que vas teniendo con los ejercicios que vas realizando.

13. Recompensa tu esfuerzo

No todo va a ser comer bien y trabajar duro, ¡la recompensa también forma parte del esfuerzo! Pero… ¿Cómo puedo recompensarme después de un duro día de entrenamiento? Si te gusta la cerveza o el helado una de las mejores formas de recompensarte es bebiéndote un buen vaso de cerveza o comiéndote un helado.

Esto no quiere decir que siempre después de un entrenamiento debamos hacerlo, pero sí una vez en semana. Otra de las formas es si entrenas varios días en semana, descansar uno. Todo dependerá de los objetivos que te hayas marcado y de los motivos por los que hayas decidido realizar ejercicio.

14. Reemplaza las actividades improductivas y sedentarias por actividades saludables

Si nos rodeamos de personas sedentarias al final nos contagiarán el sedentarismo por muy motivados que nos encontremos para realizar esa actividad. Por ello, ten presente siempre varias opciones que puedes hacer para no quedarte sentado en casa.

Ya sea saltar a la comba durante cinco minutos o hacer flexiones, siempre podrás hacer pequeños ejercicios, lo importante es estar activos y por supuesto también motivados.

15. Controla tu progreso

¿Existe una forma mejor de motivarse que viendo tu progreso? Sinceramente desde mi punto de vista además de lo bien que te sientes cuando realizas deporte otra de las cosas que más me motiva es el saber que poco a poco he ido mejorando en mis marcas de tiempo o en el deporte que estoy practicando.

En la actualidad, existen algunas Apps que te ayudan a controlar tus marcas además de motivarte a seguir esforzándote y superándote día a día como la aplicación de Runtastic.

16. Descansa de forma adecuada

Recuerda que no podemos exigirnos demasiado y que también tenemos que descansar. Nuestros objetivos tienen que ser realistas y los tenemos que cumplir de una forma sana al igual que reposar.

Si practicas deporte cansado no estarás en plena forma y eso se notará en tus resultados y hará que te desanimes, por lo que si un día no te sientes lo suficientemente bien para realizar el entrenamiento es preferible que descanses para al día siguiente estar en plena forma.

17. Ponte un horario

La mejor forma de hacer deporte y mantenerlo en el tiempo es tener un horario con las horas que le vas a dedicar cada día. Ya sea antes de ir a trabajar o antes de dormir tienes que ser constante, así te será más fácil incorporarlo en tu vida diaria.

Además de esta forma, podrás saber que actividades tendrás que realizar y podrás organizarte mejor y sin estrés.

18. Haz ejercicios que sean factibles

De nada vale comenzar a entrenar realizando ejercicios que lo único que harán será estresarte y desmotivarte. Tienes que empezar por entrenamientos adaptados a tu nivel y poco a poco ir exigiéndote más.

De esta forma tu nivel de motivación aumentará considerablemente cuando con el paso de un tiempo puedas hacer actividades que antes te eran imposibles.

19. Saca tiempo

Si algo tienes que tener presente es que además de ser constante con el deporte también tienes que estar motivado y tener unas metas. Si algún día no puedes seguir el horario que te has establecido intenta hacer ejercicios de menor duración en cualquier hueco que tengas libre.

Si no lo haces sobre todo al principio, puedes volver a caer en la tentación de dejarlo simplemente porque un día no has podido seguir con la planificación que tenías prevista.

20. Practica deporte por diferentes sitios

Puede llegar a ser muy monótono si siempre realizas ejercicio en el mismo sitio y esto puede causar estragos en tu motivación, por ello ¿qué tal si vamos cambiando el lugar en el que lo practicamos?. No sólo te sentirás mejor sino que además seguro que conocerás a gente nueva mientras corres o paseas por sitios nuevos.

Esto además te ayudará a marcarte nuevos retos porque seguro que el recorrido que realizabas ya te estaba viniendo pequeño y ahora necesitas superarte y no hay mejor forma que hacerlo marcándote otra ruta por la que desplazarte.

21. Usa las nuevas tecnologías para hacer ejercicio

Como hemos señalado anteriormente, las nuevas tecnologías pueden sernos de gran ayuda no sólo porque pueden controlar nuestro progreso sino porque además nos pueden motivar a superarnos.

En muchas ocasiones el utilizar un cronómetro mientras corremos por ejemplo, puede hacer que nos motivemos a querer mejorar nuestra marca o incluso llegar a ese sitio en un determinado período de tiempo. Por lo que siempre que te sea posible utiliza las nuevas tecnologías para hacer deporte.

22. Escucha canciones alegres

La música puede ser uno de nuestros grandes aliados para hacer deporte ya que con solo escuchar canciones con un buen ritmo y pegadizas nos levantamos de cualquier sofá o silla simplemente para correr o bailar.

Así que estaría bien que nos hiciéramos una lista de reproducción con diferentes estilos de música que podamos utilizar mientras estamos haciendo deporte que nos suban la adrenalina y que nos motiven a seguir con el ejercicio que estamos realizando.

23. Observa lo bien que te sientes

Aunque al principio lo único que sentirás será malestar por las agujetas que vas a tener debido a tu vida sedentaria, eso será muy normal pero no te desanimes. Si eres constante y mantienes el ejercicio en tu vida durante un mes verás que te sentirás con más energía y autoestima, capaz de hacer todo lo que te propongas y sobre todo de muy buen humor.

Además, verás que hacer deporte es necesario para ti porque es lo que te elimina la tensión de la vida diaria y te hace estar bien contigo mismo, ¿qué mejor forma de motivarse que sentirse bien?

24. Diviértete

Tienes que intentar ver el deporte como un juego, como algo que no te están imponiendo y que por tanto no es una obligación. Si desde un primer momento lo ves como un deber finalmente lo terminarás dejando y no lograrás que tu motivación por practicar ejercicio dure más de una semana.

Por ello, anímate a ti mismo a cambiar de perspectiva y a ver el deporte como un momento que dedicas para ti y en el que lo vas a pasar muy bien porque te vas a poner en forma y vas a alcanzar los objetivos que te has propuesto.

25. Ponte retos

¿Qué mejor forma de motivarte que retarte a superarte a ti mismo o a un amigo en el deporte/ ejercicio que ambos estáis practicando? Esto eliminará la monotonía y hará que tengas más ganas de practicarlo.

Está bien que lo hagas de vez en cuando y así sabrás hasta donde puedes llegar en ese momento y lo mejor de todo será que si superas el reto te sentirás enormemente realizado como persona.

26. Haz un mismo ejercicio de forma diferente

No sólo está bien que para combatir la rutina hagamos ejercicios por diferentes sitios, que utilicemos música diferente o que incluso lo hagamos acompañado. También el realizar siempre los mismos ejercicios o la misma actividad puede hacer que nuestra nueva ocupación se vuelva muy monótona y por ende, desgaste nuestra autoestima.

Por ello, es importante que una vez o dos a la semana innovemos en algunos ejercicios de los que hagamos, ya sea a la hora de realizar el calentamiento o incluso durante nuestras actividades diarias. Por ejemplo, si salimos a correr ¿por qué no utilizamos mancuernas?.

27. Cómprate equipo nuevo

Otra de las cosas que nos suele motivar mucho es estrenar equipo de entrenamiento nuevo ¿Y a quién no?. Es cierto que no se puede hacer muy a menudo porque suelen costar un poco caros pero también puede servirnos de ayuda para mejorar nuestra motivación.

Seguro que a ti también te ha pasado que estabas desanimado en el gimnasio porque no estabas cumpliendo con tus objetivos y has ido a comprarte un equipo nuevo y has vuelto con más ganas que antes.

28. Habla de lo que estás haciendo a tus amigos

Siempre que nos decidimos a realizar una actividad nueva lo primero que hacemos es contarlo a las personas que nos rodean y eso incluye a nuestra familia y amigos. Una buena forma de motivarnos sin duda, ya que seguro que te admirarán por tu valentía y más si saben que lo has intentado varias veces y que estás dispuesto a que esta sea la definitiva.

No te olvides de que también tenemos que contar nuestros logros, además de trabajar también tenemos que presumir alguna vez de alcanzar aquellas metas que en un principio parecían tan lejanas, seguro que tus amigos se pondrán muy contentos de que lo hayas conseguido y eso reforzará tu autoestima y hará que quieras seguir superándote.

29. Fotografíate haciendo ejercicio

El verte haciendo ejercicio también te puede motivar no sólo a practicarlo sino también al ver que los objetivos que en un principio te habías propuesto se están cumpliendo sobre todo si decidiste practicar deporte para perder peso.

Por otro lado, si uno de tus objetivos era participar en una carrera o en alguna maratón, el verte en una fotografía ya sea encima del podio o corriendo también te hará sentir muy bien y aumentará tu autoestima.

30. Quiérete

Por último, de nada servirá motivarnos para hacer ejercicio si no queremos lo que estamos haciendo, si no respetamos el por qué lo hacemos y no aceptamos que podemos cumplir y alcanzar todo lo que nos propongamos.

La mayor motivación que podemos tener para enfrentarnos a una actividad nueva es saber que tenemos la capacidad de conseguirlo.

Y a ti, ¿Qué te motiva a hacer ejercicio?

DEJA UNA RESPUESTA