Niños/as transgénero: consejos para padres y profesores

Un niño transgénero es aquel cuya identidad de género (el sentido de sí mismo como hombre o mujer) o expresión de género difiere de aquella que normalmente se asocia a su sexo de nacimiento”.

En la actualidad, muchos niños/as tienen un comportamiento variante respecto a las normas y roles de género impuestos socialmente para su sexo.

niños transgénero

Esta situación, en ocasiones, generan rechazo tanto en su entorno como en su propia familia, provocando la estigmatización de estos menores.

Actualmente, existe una gran desinformación generalizada sobre los niños transgénero. Esto puede dar lugar a malentendidos por parte de la familia, los profesores y los compañeros. Es decir, del entorno del menor que le puede causar malestar y problemas psicológicos.

A continuación abordaremos este tema en profundidad y haremos algunas recomendaciones sobre cómo se debe tratar este tema desde el ámbito familiar y escolar, además de cómo identificarlo.

En las sociedades de todo el mundo se ha entendido como normal y poco cuestionable que exista una clasificación de las identidades de género binaria, comprendiéndose ésta como una extensión de los genitales con los que nacemos.

Según De Toro (2015): “se entiende que el  sexo es algo biológico e incluye aspectos relativos a nuestras hormonas, cromosomas, aparato reproductivo y los genitales, aspectos que son utilizados al nacimiento para identificar a una persona como hombre o mujer”.

Según Brill y Pepper (2008) “el género es más complicado y refiere a la compleja interrelación entre los rasgos físicos y nuestro sentido interno como hombre, mujer, ambos o ninguno, así como a las conductas asociadas a ese sentido interno”.

Teniendo en cuenta tanto la definición de sexo como la de género, podemos llegar a la conclusión de que nuestra identidad de género puede entonces ser la misma o diferente de nuestro sexo, con el cual hemos nacido.

A pesar de que las personas adultas trasngéneros son más conocidas por la sociedad, no ocurre lo mismo con los menores. A día de hoy, para muchas personas es inconcebible que menores de edad sean trasngéneros pues es algo que se asocia más con la etapa adulta, sin embargo suele suceder en la primera infancia (Brill y Peppe, 2008; Kennedy y Hellen, 2010).

Tipos o categorías de transgénero

Existen según la Asociación de Psicología Americana (2006) tipos o categorías de transgénero. Los detallamos a continuación:

  • Los transexuales son personas que no están bien con su sexo de nacimiento y viven o desean vivir como miembros del género opuesto a su nacimiento.
  • Los travestis son el grupo de transgénero más grande. Suelen usar ropa del otro sexo. La mayoría de los travestis son biológicamente hombres, muchos de los cuales se sienten sexualmente atraídos por mujeres.
  • Las drag Queens y los drag kings son mujeres y hombres biológicamente que trabajan para entretener o actuar.
  • Otras categorías de transgéneros están compuestas por los queers, los bigénero o los andróginos. Existen multitud de definiciones para designar a estos colectivos, suelen incluir un sentido de mezcla de géneros.

¿Cómo puedo saber si mi hijo/a es transgénero?

Las primeras evidencias suelen aparecer cuando el niño o la niña tiene una edad comprendida entre los 2 y 4 años, e incluso en algunas ocasiones puede ser que en edades más tempranas. En algún momento de esta etapa según la Guía para familias con hijos/as transexuales (S/F), pueden presentar los siguientes rasgos:

NiñoNiña
– Atracción por todo lo relacionado con el sexo opuesto: ropa, maquillaje, peinado…– Prefieren el estilo masculino tanto de ropa como de peinado.
– Identificarse en juegos de imaginación con personajes femeninos como princesas.– Quieren jugar a juegos que socialmente se entienden como masculinos.
– Evita los juegos bruscos y prefiere jugar con chicas.– Cuando juega no quiere asumir roles femeninos.
– Expresar el deseo de ser niña o insistir en esta idea.– Insiste en la idea de ser un niño.

Algunas veces, ante la posibilidad de rechazo por las personas que están en su entorno más cercano o porque no saben que les está ocurriendo o incluso no se sienten bien cuando se les encasilla en un sexo u otro, prefieren no verbalizar su identidad sexual.

¿Por qué ocurre?

Aunque aún no se sabe el por qué ocurre, en la actualidad existen muchos expertos que apoyan que  los comportamientos de género tienen un origen biológico (Guía de familias con hijos/as transexuales, (S/F).

Tal vez sea causada por el baño del feto en hormonas del sexo opuesto mientras está en el útero, o quizás por alguna mutación genética espontánea (Giberti, 2003).

Aunque, como ya sabemos, los niños y niñas aprenden cómo deben de comportarse según su género, los niños que cambian ese rol, es decir sus comportamientos de género tienen altas posibilidades de estas predispuestos biológicamente.

La ciencia todavía tiene que identificar las causas. Se sabe que los comportamientos variantes de género no son causados ni por lo que le sucede en la infancia, ni por la forma que los padres tengan de tratar al niño o niña.

Tampoco ocurre por las experiencias que le puedan suceder en la infancia como el divorcio de los progenitores, abuso sexual u otras experiencias traumáticas.

Tampoco cabe la posibilidad de que sea causado por conflictos psicológicos o trastornos mentales. Sin embargo, el niño puede experimentar rechazo en el colegio por parte de sus compañeros desencadenando acoso escolar tanto físico como psicológico, dando lugar a dificultades psicológicas (De Toro, 2015).

¿Qué se puede hacer desde el contexto escolar?

Dada la sociedad en la que vivimos, en la cual se discrimina la diversidad de género, este tipo de niños/a pueden estar más predestinados a recibir bullying (Brill y Pepper, 2008).

Actualmente, la diversidad sexual es un tema que no se habla en ningún curso del sistema educativo. Para algunas personas puede resultar desproporcionado hablar de la diversidad sexual en los primeros niveles educativos.

Sin embargo, no se puede olvidar que desde edades tempranas, estos niños y niñas comienzan a verse y sentirse diferentes con el resto, por lo que cuanto antes se trate este tema mucho mejor para todos.

Normalmente en las escuelas, los menores suelen pasar la mayor parte del tiempo después de la familia. Es por ello, que si en la familia no se les dan las respuestas necesarias a sus preguntas, las van a buscar en la escuela. Sin embargo, incluso en las escuelas es un tema del que no se suele hablar.

En ocasiones, incluso se tiene una actitud de rechazo que refuerza las actitudes negativas hacia estas personas. (Bimbi, 2006).

Por ello, la escuela debe tener profesionales de la educación formados con el fin de proporcionar toda la información que les sea necesaria tanto a niños/as como a las familias, para de resolver  las dudas que puedan tener y dar los mejores medios de actuación.

Además de dar charlas a las familias y de recibir formación sobre este tema, también lo deben de hacer los alumnos para prevenir casos de bullying transfóbico en los centros.

Consejos para familias y educadores

La Guía LGTB (S/F) señala las siguientes recomendaciones para tratar con niños/as  transgénero:

Importancia del apoyo familiar

La familia es muy importante dado el apoyo que da a sus diferentes miembros en cualquier problema de la vida, referente a este tema no iba a ser diferente.

El apoyo incondicional es indispensable si se quiere que el niño/a tenga un correcto desarrollo tanto social como psíquico.

El menor tiene derecho a que se respete su identidad

No es recomendable que se le obligue al niño a reprimirse, es decir a esconder su identidad y expresión de género.

Esto podría causarle muchos problemas, por lo que su entorno familiar debe de ser seguro y cómodo, con el fin de que sea el mismo.

Buscar la información especializada

Con el fin de ayudar a romper con falsos estereotipos sobre la diversidad de género. Normalmente, hay un desconocimiento generalizado sobre temas de identidad de género.

A causa de lo anterior, la familia puede sentirse culpable e incluso llegar a cuestionarse si han hecho bien las cosas, alimentando de esta forma pensamientos no favorables hacia el niño/a.

Estos pensamientos suelen afectar sobre todo a las madres, dado que se sienten responsables de que sus hijos o hijas no han adquirido los roles políticamente correctos para la sociedad. El apoyo de profesionales especialistas en estos temas puede ser de gran ayuda a las familias y niños/as.

Proteger al menor del acoso LGTBFÓBICO en todos los ámbitos

Dada la sociedad en la que vivimos, los niños y niñas con diversidad de género pueden tener problemas en la escuela.

Es importante señalar que se necesita que los profesores tengan formación al respecto para prevenir este tipo de acoso escolar por parte de algunos compañeros en la escuela.

También sería recomendable que se realizaran charlas informativas con el fin de sensibilizar a la comunidad educativa.

Conclusión

Los roles y expectativas sociales de género están tan arraigados en nuestra cultura que la mayoría de la gente no puede imaginar ninguna otra manera de concebir el género.

Como resultado, la mayor parte de los individuos encajan en estas expectativas y rara vez cuestionan qué significa realmente el género, porque el sistema generalmente ha funcionado para ellos, sin embargo, para algunas personas es distinto.

La mayoría de las personas desarrollan una identidad de género que coincide con su sexo biológico, para algunos niños/as su identidad de género es diferente a su sexo. Como padres, verse en esta situación puede ser uno de los mayores desafíos a enfrentar.

Nadie piensa que su hijo vaya a estar en desacuerdo con su género cuando nace. Pero esto es una realidad que poco a poco va tomando forma y en la actualidad puede suceder. La respuesta se va a clarificar en el tiempo.

Si esto sucede es de especial importancia que se le apoye dándole amor como padres, pues si no se hace es muy probable que su autoestima así como su bienestar y su salud se vean afectados por este rechazo.

Normalmente, ser una persona transgénero es algo complicado, en un menor esto se ve multiplicado dado el desconocimiento que hay hacia este colectivo por parte de la sociedad en la que vivimos.

Es por ello, por lo que hay que prestar atención a las familias y dar la formación necesaria a los profesores para que den las soluciones adecuadas a las problemáticas que se puedan presentar.

Referencias

  1. Bimbi, B. (2006). Educación y diversidad sexual. Trabajo práctico para Filosofia de la Educación. FUNCEB. Buenos Aires.
  2. Brill, S y Pepper, R (2008) The Transgender Child: A Handbook for Families and Professionals. San Francisco: Cleis Press Inc.
  3. de Madrid, C. Guía de Atención a Menores con Diversidad de género.
  4. de Toro, X. (2015). Niños y niñas transgéneros:¿ nacidos en el cuerpo equivocado o en una sociedad equivocada?. Revista Punto Género, (5), Pág-109.
  5. Giberti, E. (2003). Trangéneros: síntesis y aperturas. Sexualidades migrantes, 31.
  6. Kennedy, N y Hellen, M (2010) ‘Transgender children: more than a theoretical challenge’, Graduate Journal of Social Science 7 (2), 25-43.
  7. Malpas, J (2011) ‘Between Pink and Blue: A Multi-Dimensional Family Approach to Gender Nonconforming Children and their Families’, Family Process 50 (4), 453-470.
  8. Martínez-Guzmán, A y Montenegro, M ( 2010) ‘Narrativas en torno al Trastorno de Identidad Sexual. De la multiplicidad transgénero a la producción de trans-conocimientos’, Prisma Social (4), 1-44. . [On Line].
  9. San Juan de Aznalfarache. A. Guía para familiares con hijos transexuales.

2 Comentarios

  1. Buenos días. Me llamo Rocío. Mi hijo es transgénero (niño a niña). Tiene 13 años de edad. Por favor, puede indicarme si este problema puede ser consecuencia de la ingesta por mi parte de antidepresivos antes del embarazo o por tomar analgésicos para la migraña desde hace muchos años?.

    Me siento culpable por la condición de mi hijo. Mi esposo, mi hija(hijo) y yo vamos al Psicólogo clinico. Sabe que no me ayuda, por el contrario siento que me hundo cada vez más. Lo irónico es que mi hija mayor y yo somos profesionales en Psicología y educación. MI hija es Psicóloga Clínica y yo soy Psicopedagoga.

    He leído investigaciones, publicaciones al respecto sobre el bombardeo de androgénos en el desarrollo fetal, por eso me siento más culpable. A mi hijo le hicieron la prueba del cariotipo para descartar prolables problemas intrasexuales, sacando como conclusión que es varón sin ningún tipo de tara. El neurólogo me explicó que no hay estudios concluyentes que determinen que pasa en el cerebro del feto en gestación. Todo lo que se sabe al momento sobre el bombardeo, la resistencia del feto a los andrógenos en la etapa fetal es meramente especulativo.

    Desde punto de vista social, lo tengo claro, debemos apoyar a nuestra hija en todas las etapas de su desarrollo con la esperanza que llegue a ser un ser humano realizada y feliz si así lo determina en algún momento.

    Gracias por su ayuda

    • Hola Rocío,
      Personalmente desconozco si hay algún estudio que haya confirmado o no la causa de ser transgénero.
      No tiene porqué sentirse culpable. Hay millones de personas transgénero en el mundo y muchas son felices, con estudios y llevan una vida normal.
      Creo que lo mejor es aceptar la situación e intentar ser feliz.
      Ánimo!

DEJA UNA RESPUESTA