Parafilias: Síntomas, Causas, Tratamientos (Lista de 26 Tipos)

Una parafilia o desviaciones sexuales son una condición en la que la excitación y el placer sexual que experimenta una persona dependen de objetos, fetiches, situaciones, fantasías, comportamientos o individuos. Se considera un trastorno cuando está causando angustia a la persona que la posee o amenaza con dañar a otra persona.

El número y la taxonomía de las parafilias está en discusión. Según el investigador Anil Aggrawal existen 549 tipos. El DSM-5 ha listado ocho trastornos parafílicos.

Una parafilia puede girar alrededor de un objeto en particular (niños, animales, ropa interior) o alrededor de un acto particular (infligir dolor, exponerse). La mayoría de las parafilias son mucho más comunes en los hombres que en las mujeres.

Las parafilias puede conducir a problemas personales, sociales, y profesionales. Los comportamientos asociados también pueden tener serias consecuencias sociales y legales. Se cree que existen factores de riesgo biológicos, psicológicos y sociales para desarrollarlas.

Para establecer diagnosticar una parafilia, los profesionales de salud mental suelen hacer una entrevista médica, examen físico y pruebas de laboratorio. El profesional evaluará cualquier antecedente de síntomas de salud mental.

El tratamiento implica normalmente la combinación de psicoterapia y medicación. Por otra parte, las parafilias suelen ser crónicas, siendo necesario al menos dos años de tratamiento.

Características y síntomas de las parafilias

La palabra parafilia deriva del griego “para” -significa alrededor o al lado-, y “philia” -significa amor-.

Cuando hablamos de parafilia, determinamos que el comportamiento sexual se torna atípico, es decir, que no está dentro de la norma. Además, también se considera extremo ya que en muchos casos obtener placer sexual se vuelve una tarea difícil si la persona no lleva a cabo la parafilia.

En casi todas las sociedades que existen en la humanidad, la sexualidad es un tema tabú por lo que esto hace que las parafilias al incluir comportamientos sexuales fuera de la normalidad, sean vistas como de mal gusto inusuales.

Las parafilias a veces están consideradas patologías ya que suponen un riesgo tanto para la persona que las practica como para aquellos que le rodean, no obstante, las parafilias no siempre conllevan riesgo y son consideradas un trastorno más por una visión de ética y moralidad social que porque sea perjudicial para alguien.

Diagnóstico según el DSM

Si atendemos a los valores del DSM una determinada práctica sexual se convertiría en parafilia cuando:

  1. Durante un periodo de por lo menos 6 meses existen fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican la parafilia.
  2. Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto.

Estos son los dos criterios que deben cumplirse para que una parafilia sea considerada trastorno dentro del ámbito de la salud mental.

Desde el ámbito del psicoanálisis, los profesionales basan su punto de vista en explorar en profundidad la historia de la persona y relacionar la parafilia con algún acontecimiento sin resolver.

Desde el ámbito conductista, los profesionales objetarían que se trata de un comportamiento aprendido.

Y aunque sean dos posturas bastante opuestas, ambas explicaciones hacen hincapié en la importancia que puede llegar a tener un evento traumático en el desarrollo del erotismo. Ya que ese evento puede desencadenar en un futuro una excitación sexual de ámbito parafílico.

Para que una parafilia se considere un trastorno mental y sexual debe cumplir los dos criterios que el DSM propone los cuales están escritos en este artículo párrafos más arriba. Por lo que el hecho de obtener excitación y placer de un estímulo no convencional para la mayoría de las personas, no implica de por sí que la persona tenga un problema.

Cabe añadir que las parafilias siempre han existido desde que se tiene historia, es decir, que aunque hoy en día las personas sean más conscientes de ellas, no quiere decir que sea un concepto nuevo, solo que hoy en día existe una mayor apertura mental.

Sí es cierto que a lo largo de los años han ido surgiendo nuevas parafilias, o se han ido modificando y transformando en otras distintas, a raíz de los cambios de las distintas sociedades.

Causas

No está claras las causas de las parafilias.

Los psicoanalistas teorizan que un individuo con una parafilia está repitiendo o volviendo a un hábito sexual que surgió temprano en la vida.

Los conductistas sugieren que las parafilias comienzan a través de un proceso de condicionamiento. Los objetos no sexuales pueden despertar deseo sexual si se asocian repetidamente a una actividad sexual placentera.

Las causas biológicas que se creen que son factores de riesgo para las parafilias incluyen algunas diferencias en la actividad cerebral durante la excitación sexual, así como la estructura general del cerebro. Se ha encontrado que los hombres pedófilos tienen puntuaciones de CI más bajas en las pruebas psicológicas en comparación con los hombres que no son pedófilos.

Los factores familiares de riesgoincluyen un alto conflicto entre padres o una baja supervisión por parte de los padres, falta de afecto de la madre y generalmente pasividad en el trato de los padres. Las personas con parafilia tienden a tener problemas para hacer y mantener amigos y desarrollar otras relaciones personales.

Tratamientos

Los tratamiento tradicionales han sido el psicoanálisis tradicional, hipnosis y las técnicas de terapia de conducta. Más recientemente, se ha utilizado una clase de fármacos llamados antiandrógenos que reducen drásticamente los niveles de testosterona.

El fármaco reduce el deseo sexual en los hombres y reduce la frecuencia de imágenes mentales de escenas sexuales. Esto permite la concentración en el asesoramiento psicológico. Cada vez más, la evidencia sugiere que combinar la terapia farmacológica con la terapia cognitivo-conductual puede ser eficaz.

En cuanto a la medicación para parafilias, el nivel de deseo sexual no está constantemente relacionado con el comportamiento de los parafilicos. Además, altos niveles de testosterona no predisponen a un hombre a parafilias.

Dicho esto, las hormonas como el acetato de medroxiprogesterona (Depo-Provera) y el acetato de ciproterona disminuyen el nivel de testosterona circulante, reduciendo así el deseo sexual y la agresión. Estas hormonas resultan en la reducción de la frecuencia de las erecciones, las fantasías sexuales, y la iniciación de los comportamientos sexuales, incluyendo la masturbación y el coito.

Las hormonas se usan típicamente en junto con tratamientos conductuales y cognitivos. Los antidepresivos como la fluoxetina (Prozac) también disminuyen con éxito el deseo sexual, pero no controlan eficazmente las fantasías sexuales.

Modelos cognitivos-conductuales

La investigación sugiere que los modelos cognitivo-conductuales son eficaces en el tratamiento de las parafilias. El acondicionamiento aversivo, por ejemplo, implica el uso de estímulos negativos para reducir o eliminar un comportamiento.

La sensibilización encubierta implica que el paciente se relaje, visualizando escenas de comportamiento desviado seguido de un evento negativo, como conseguir que su pene se pegue en la cremallera de sus pantalones. El acondicionamiento aversivo asistido es similar a la sensibilización encubierta, excepto que el evento negativo se hace real, probablemente en forma de mal olor esparcido en el aire por el terapeuta.

El objetivo es que el paciente asocie el comportamiento desviado con el mal olor y tome medidas para evitar el olor evitando dicho comportamiento. La sensibilización vicaria implica mostrar vídeos de comportamientos desviados y sus consecuencias, como el sufrimiento descrito de las víctimas o quizás incluso observar castraciones quirúrgicas.

Condicionamiento positivo

También hay enfoques de acondicionamiento positivo que podrían centrarse en el entrenamiento de habilidades sociales y comportamientos alternativos apropiados.

Terapia cognitiva

La terapias cognitiva incluye la reestructuración de distorsiones cognitivas y el entrenamiento en empatía.

Reestructurar las distorsiones cognitivas implica corregir las creencias erróneas del paciente, lo que puede conducir a errores en el comportamiento, como ver a una víctima y construir una lógica errónea de que la víctima merece ser parte del acto desviado.

El entrenamiento de la empatía implica ayudar al ofensor a tomar la perspectiva de la víctima y en la identificación con la víctima, entender el daño que se ha hecho.

Las 14 parafilias más comunes

  • Asfixiofilia: se trata de obtener excitación en el hecho de estrangular asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual siempre y cuando la pareja de su consentimiento y no lleguen a producirse daños.
  • Coprofilia: basado en el interés sexual en las heces está parafilia abarca tanto el hecho de observar como defeca otra persona o utilizar el excremento.
  • Coprolalia: sentir deseo y excitación sexual mediante la dicción y el grito de palabras y frases obscenas.
  • Erontofilia: la excitación sexual se logra gracias al hecho de hablar por teléfono utilizando un lenguaje erótico y sexual.
  • Exhibicionismo: esta parafilia se basa en la exposición intencional de los genitales en público. La persona exhibicionista obtiene satisfacción sexual de la reacción que causa a la persona a quién le enseña sus genitales.
  • Fetichismo: basado en la obtención de placer sexual a partir de objetos inanimados o zonas corporales.
  • Frotteurismo: se trata de obtener placer mediante el frotamiento de los propios genitales contra el cuerpo de otra persona, normalmente esta Parafilia se lleva a cabo en sitios donde hay mucha gente para que la víctima no se percate de la situación.
  • Sadomasoquismo: la persona que practica esta parafilia obtiene el placer gracias a ser sometido y agredido físicamente por su compañero sexual de forma consentida.
  • Pedofilia: por desgracia esta es una de las prácticas parafílicas más comunes; se trata de obtener excitación sexual y placer con los niños.
  • Transvestofilia: la estimulación sexual depende de vestir prendas del otro sexo, especialmente prendas interiores o íntimas como lencería.
  • Urofilia: satisfacción sexual obtenida por orinar durante el coito o cuando la pareja lo hace.
  • Voyeurismo: esta práctica para física está basada en mirar los genitales de otras personas, así como observar la actividad sexual realizada por otros. En esta práctica para física se obtiene placer tonto al observar como en el riesgo de ser descubierto.
  • Zoofilia: esta práctica sexual hace que se tenga placer a través de las relaciones sexuales con animales. Al igual que la pedofilia es una práctica sexual que no sólo concierne a la persona que lo practica sino que causa daño a otras personas, en este caso animales.

Seguro que alguna vez has escuchado alguna de las parafilias anteriores.

Una vez ya conoces las parafilias más comunes, vamos hablar ahora de las parafilias más extrañas. Aunque no existe un consenso sobre cuales pueden entrar en el grupo de las más raras, la lista que a continuación te presento seguro que no te dejará indiferente.

La siguiente lista es bastante extensa y contiene parafilias relacionadas con muchas temáticas distintas, objetos, naturaleza, personas, acto, etc.

Piensa que existen más de 100 parafilias conocidas, por lo que la elección para realizar la siguiente lista ha sido una tarea difícil.

Quizá te asalte alguna duda sobre alguna práctica sexual que conozcas relacionada con si es o no considerada parafilia, aunque si leíste el artículo desde el inicio, recuerda que para que una práctica sexual sea considerada parafilia, además de obtener con ella placer y excitación, el rasgo más característico es que esté fuera de la normalidad.

23 parafilias extrañas

A continuación te muestro una recopilación de aquellas parafilias menos conocidas, las cuales pueden llamarte la atención.

  1. Acrofilia: Se trata del hecho de sentir atracción por las alturas o por personas altas.
  1. Actirastia: Este tipo de parafilia conlleva una excitación sexual que es causada por la exposición a los rayos del sol o gracias a sentir el calor de dicha exposición.
  1. Aerofilia: Basada en el placer producido por todas aquellas cosas que están relacionadas con volar.
  1. Alvinolagnia: En este caso el placer sexual solo puede obtenerse con la zona del estómago de la pareja.
  1. Androidismo: Excitación provocada por muñecos o robots con aspecto humano.
  1. Andromanía: Hipersexualidad masculina o deseo desaforado por la práctica del sexo. Se trata de la versión masculina de la ninfomanía. Condición compulsiva en un hombre de tener relaciones con diferentes personas, de manera promiscua y sin estar enamorado. No equivale a gigoló (quien recibe una paga)
  1. Antolagnia: Este tipo de parafilia está relacionada con el placer que se obtiene al oler flores.
  1. Autonepiofilia: Se basa en obtener placer y sentirse excitado con el hecho de utilizar pañales y ser tratado como un bebé.
  1. Bondage: Esta práctica sexual es de índole sadomasoquista y cuando se practica uno de los participantes permanece atado.
  1. Consuerofilia: En este tipo de parafilia, la excitación sexual se produce al coserse zonas de la piel con aguja e hilo.
  1. Coulrofilia: Deseo sexual y excitación producida al ver payasos.
  1. Dacryfilia o dacrilagnia: Se trata de hallar placer y excitación cuando se observan lágrimas en los ojos de la propia pareja.
  1. Dendrofilia o Dentrofilia: En este caso la excitación se produce al frotarse la persona contra los árboles o vegetales en general.
  1. Dorafilia: Sentir atracción y placer por visualizar, así como realizar actos con la piel humana o animal, sintéticas o de cualquier otro tipo. Se aplica también a la excitación sexual que proveniente del tocar el pelo.
  1. Electrofilia o electrocutofilia: Este tipo de parafilia se relaciona con la electricidad. Las personas con esta parafilia sienten atracción por la electricidad y las descargas eléctricas.
  1. Elefilia: Basada en la obtención de placer mediante el tacto o la visualización de determinados tejidos.
  1. Formicofilia: Esta parafilia está relacionada con insectos o animales pequeños. La exictación se produce al sentir como dichos animales reptan por la piel.
  1. Harpaxofilia: En este caso la excitación se produce cuando la persona es asaltada o sufre un robo con violencia.
  1. Hipnofilia: El placer en esta parafilia se consigue cuando la persona contempla a otras personas mientras duermen.
  1. Octofilia: Esta curiosa parafilia está basada en aquellas personas a las que les excita el número 8.
  1. Psicrofilia: Se considera Psicrofilia cuando la persona se excita con el frío o al ver personas que sienten frío.
  1. Undinismo: Esta parafilia se desarrolla en la playa, ya que el placer se obtiene gracias al vaivén que produce el mar sobre el cuerpo.
  1. Vampirismo: Su nombre puede darte una pista, y es que esta parafilia conlleva excitación y placer que se produce por la extracción de la sangre.

Si al leer la lista has encontrado alguna de ellas que se relacionan contigo, no te preocupes, como ya te comenté anteriormente, la parafilia no tiene mayor importancia siempre y cuando no corras riesgo tú o pongas en riesgo a otras personas.

No obstante, siempre puedes acudir a un profesional para que te asesore si sientes preocupación ante ello, aunque si el tema no te angustia, no te preocupes y disfruta de tu sexualidad con libertad.

Recuerda que la sexualidad no es algo negativo, el placer es beneficioso a muchos niveles y que la propia aceptación de uno mismo nos hace la vida más sencilla al querernos tal y como somos.

DEJA UNA RESPUESTA