¿Qué es la Pedagogía Hospitalaria?

Las Pedagogía Hospitalaria tiene función compensatoria. Ofrece la formación y la ayuda que el niño no puede recibir, por motivos médicos, en la escuela junto a todos sus compañeros.

Son por tanto los maestros encargados de las aulas hospitalarias los que, adaptándose a las necesidades individuales de cada niño, mediante metodologías e infraestructuras distintas a las de un aula habitual de un centro público o privado, los que imparten docencia en los hospitales.

pedagogía hospitalaria

Éstos son los que dan la posibilidad a los pequeños que están hospitalizados de que sigan aprendiendo, para que la incorporación a la escuela y a la rutina, tras su recuperación, sea lo más positiva, agradable y rápida posible.

En este artículo definiremos que son las “Aulas Hospitalarias”, cuál es la función de sus docentes, cómo es su funcionamiento en la actualidad y cuál es el uso de las TIC dentro de la pedagogía hospitalaria.

¿Qué son las aulas de la pedagogía hospitalaria?

Las Aulas Hospitalarias son las unidades escolares ubicadas en los hospitales. Éstas tienen la función de atender a las necesidades educativas de los niños hospitalizados que están amparados por la Ley sobre la integración social de los minusválidos.

La función de estas aulas es atender y apoyar, desde el ámbito educativo, a los niños que son ingresados en el hospital durante un tiempo determinado. Estos ingresos pueden deberse a enfermedades varias como, por ejemplo: trastornos psicológicos, roturas de huesos, operaciones varias, entre otras.

Podemos caracterizar a estas aulas como lugares agradables que cuentan con infraestructuras abiertas, alegres y flexibles para solventar las necesidades de todos los niños, además de que se encuentren en un ambiente tranquilo, agradable y estable.

Sin embargo, como en todo proceso educativo, las aulas hospitalarias también proponen unos objetivos prioritarios que deben alcanzar durante su actuación. Algunos de ellos son, por ejemplo, los siguientes:

  • Proponer actividades acorde a las circunstancias y necesidades del niño.
  • Integrar al pequeño en el nivel educativo al que corresponda.
  • Mantener contacto directo con el centro del que proviene el alumno.

En definitiva, la función de un aula hospitalaria es la de evitar las consecuencias negativas que pueden generar la estancia del pequeño en el hospital.

Por ello, desde la literatura, se señala que para la perspectiva psicológica la función de las aulas hospitalarias es la de apoyar psicológicamente la recuperación física de los niños, mostrando, para ello, una visión terapéutica, ya que el niño puede llegar a sociabilizarse, entre muchos otros beneficios.

¿Qué hacen los docentes en las aulas hospitalarias?

Los maestros que imparten docencia en las aulas hospitalarias son caracterizados como personas sensibles y cálidas que realizan su función en estos contexto. Su principal papel, tal y como hemos mencionado con anterioridad, es la de solventar las las necesidades que muestren los niños.

Estas necesidades pueden comenzar en el mismo instante en que la influencia de la propia enfermedad afecte al estado anímico del niño, originando ansiedad, desmotivaciones y aburrimiento, entre otros.

Además, debe propiciar un clima idóneo donde se de el intercambio de experiencias entre los niños que frecuentan el aula. De esta forma hará de su estancia unos momentos agradables, evitando la posibilidad de que echen en falta la presencia de algunas personas pertenecientes a su contexto más cercano, como sus padres.

Por ello, el maestro tiene la tarea de establecer una relación positiva con la familia, donde se de una buena comunicación, que sea continuada y permanente, ya que la familia debe informar del nivel del niño y obtener información sobre la evolución del pequeño.

¿Cómo es la metodología de trabajo?

Las metodologías de trabajo en las aulas hospitalarias es distinta a la que se suele utilizar en cualquier aula ordinaria. Sin embargo, algo imprescindible es que, en todo momento, se debe contar con las condiciones físicas que tenga el alumnado.

Su estado de salud es primordial, pues si se encuentra bien podrá desplazarse hasta el lugar, aprender y divertirse. Por el contrario, habría que adaptarse a otra metodología de trabajo para que el maestro desplace la formación de este niño a la habitación en la que se encuentra ingresado.

En primer lugar, debemos señalar que la metodología debe ser flexible e individualizada, que parte desde los intereses y los conocimientos del niño. Atendiendo a la situación física del pequeño, como hemos mencionado con anterioridad, se llevará a cabo una metodología u otra.

En segundo lugar, la metodología cuenta con actividades grupales, en la mayoría de los casos, sin embargo, se puede trabajar de forma individualizada, atendiendo a las características del niño en cuestión, ya que existen enfermedades que deben mantener al pequeño aislado.

En tercer lugar, la temporalización de las actividades está sujeta al calendario de la escuela ordinaria y se adapta la realidad del hospital.

En cuarto lugar,  los recursos materiales que se utilizan también son los mismos que los que se usan en la escuela. Éstos son, por ejemplo, las mesas, las sillas y las pizarras, entre otros.

Finalmente, en quinto lugar, la evaluación debe comenzar antes de realizar al intervención educativa. Se le debe hacer al pequeño una evaluación inicial para conocer el nivel desde el que parte y cómo debemos actuar para ofrecer ayuda.

No obstante, ésta no será la única evaluación que se le realizará ya que durante el proceso se llevará a cabo una evaluación continua que  tendrá en cuenta los resultados que niño vaya obteniendo.

Tendrá carácter observacional, ya que se irán evaluando los trabajos que vaya realizando el pequeño. Y, también, se realizará una evaluación del programa para proponer mejoras, atendiendo a los beneficios que ha aportado al niño y a las  dificultades que ha supuesto implantarlo.

La situación actual de las aulas hospitalarias

Actualmente las aulas hospitalarias, que surgieron para paliar las necesidades que planteaba la sociedad en momentos en los que los pequeños estaban hospitalizados de forma prolongada, son lugares indispensables en las infraestructuras de un hospital.

Por ello, son numerosas las aulas hospitalarias que se encuentran repartidas por los hospitales españoles, y en cada una se trabaja de una forma distinta. No obstante, los objetivos y la metodología de trabajo suele ser similares, ya que a inicios del curso todo el equipo docente debe reunirse para establecer los objetivos que se perseguirán durante el curso.

La posibilidad de realizar un buen proyecto para los niños que se encuentran hospitalizados abarca otros factores, de los que hemos hablado con anterioridad, la familia y el estado de salud en el que se encuentre. Estos factores influyen en la recuperación del pequeño y, a su vez, también tienen repercusión en en la posibilidad de que el niño acuda al aula hospitalaria en una actitud positiva o negativa.

Los padres pueden incidir en el ánimo de los niños y, del mismo modo, fomentan su participación en el juego y en las actividades propuestas para continuar aprendiendo fuera de las aulas rutinarias.

No obstante, existen situaciones en las que los padres influyen negativamente, pues la sobreprotección puede jugar un papel importante creando el rechazo del pequeño a estos lugares, ya que se sienten desamparados.

En la actualidad, los grupos a los que las aulas hospitalarias prestan su servicio son a niños:

  • De corta hospitalización: Estancia de menos de quince días.
  • De estancia media: Entre quince días y un mes.
  • De larga hospitalización: Más de un mes.
  • Atendidos durante el día.
  • En habitación.

Por tanto, atendiendo a estos grupos, debemos señalar que se debe llevar a cabo el proyecto de educativo llevado a cabo en el centro del pequeño. Por ello, el maestro del aula hospitalaria deberá mantener ese contacto que se requiere con la escuela de donde procede el pequeño.

A través de herramientas como las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) reciben continuamente la información oportuna para apoyar al niño. Y es en este intercambio de información donde se debe dar la labor de los padres por aumentar dicho contacto y apoyarlo.

El uso de las TIC en las aulas hospitalarias

Son numerosos los autores que brindan la presencia de las TIC en las aulas hospitalarias. Utilizar esta herramienta, como recurso, implica eliminar las barreras con las que se encuentran los niños hospitalizados que no pueden acudir por voluntad propias al aula hospitalaria.

El uso de las TIC implica abrir las posibilidades hacia tres factores relevantes: el académico-formativo, el psicosocial y la comunicación. Utilizar las nuevas tecnologías a través de recursos informáticos como los ordenadores y las tablets implican la posibilidad de una normalización en la vida de los pequeños.

A través de estos medios pueden acceder a contenidos relacionados con el ocio enfocado hacia la educación, contactar con su entorno más cercano (familia, amigos, etc.). En palabras de Serrano y Prendes (2015),

“De esta manera es posible atenuar la sensación de separación y aislamiento que sufren respecto del entorno habitual. De otro lado puede verse favorecido el desarrollo afectivo y social del niño, impulsando la expresión y la comunicación del alumnado hospitalizado, siendo además una excelente oportunidad para desarrollar destrezas en el uso técnico de estos medios”.

Atendiendo lo anteriormente mencionado, podemos señalar que, existen situaciones reales donde las TIC han sido llevadas a la práctica. En palabras de Prendes, Sánchez y Serrano (2012), algunas de las experiencias nacionales más relevantes han sido:

  • MUNDO DE ESTRELLAS (Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla): Proyecto que se inicia por el Servicio Andaluz de Salud, dentro del programa de Atención Integral al Niño Hospitalizado. Tiene como objetivo el aprendizaje lúdico a través del juego y del manejo de ordenadores. Para ello, se fomenta la interacción a través de las videoconferencias entre varias aulas hospitalarias.
  • ACCIONES DE FORMACIÓN Y SEGUIMIENTO DE EDUCACIÓN BÁSICA, VIGO DIXITAL (Vigo): En este proyecto se crea la plataforma “Aula Hospitalaria Digital” para facilitar la continuidad de la formación del niño. De esta forma, los niños, pueden realizar actividades a través de la plataforma y se puede utilizar para ello la pizarra digital. Al tratarse de una plataforma virtual, ésta puede ser llevada a cualquier lugar desde donde se pueda acceder a un soporte informático, como es el caso de las tablets, pudiéndose utilizar desde la propia habitación en la que se encuentra ingresado.
  • TELEDUCACIÓN EN AULAS HOSPITALARIAS (Ministerio de Educación, Cultura y Deportes): El Ministerio propone este proyecto para veintinueves aulas hospitalarias nacionales con el objetivo de aportar las herramientas necesarias para fomentar el espacio de enseñanza-aprendizaje idóneo, el cual fomenta la eliminación de barreras. Comienza en 1997 y se basa en aportar a las aulas hospitalarias los equipos técnicos necesarios para la creación de una red de apoyo donde se potencia la comunicación.
  • PROYECTO EDUCALIA (Proyecto Caixa): Se trata de un portal informático donde se puede obtener recursos educativos para etapas educativas obligatorias como es el caso de la educación infantil, la educación primaria y la educación secundaria. Está centrado, especialmente, en crear entornos lúdicos de aprendizaje.
  • MURCIA PEQUESALUD (Hospital de la Arrixaca, Murica): Se trata de un portal online, con contenido meramente lúdico, al que solo se puede acceder desde el propio hospital.
  • WEB TECA COORPORATIVA: Es una red de comunicación que mantienen los docentes, desde donde pueden ofrecer y obtener información para su práctica diaria.
  • ES: Es un espacio virtual con repositorio de recursos útiles para los docentes, desde donde pueden coordinarse con otros equipos. Este material pretende acumular la información y aportar contenido a toda la comunidad.
  • AULA EN LÍNEA: Es un portal que aporta información, desde un entorno seguro, a los menores hospitalizados, a sus familiares, a sus amigos, al equipo educativo y al equipo sanitario.

Bibliografía

  1. PRENDES ESPINOSA, M. P., SÁNCHEZ VERA, M. M. Y SERRANO SÁNCHEZ, J. L. (2012). Posibilidades educativas de las TIC en las aulas hospitalarias. Journal for Educators, Teachers and Trainers, Vol. 3, 37 – 48.
  2. REQUENA, M. D. Y SAINZ DE VICUÑA, P. (2010). Didáctica de la Educación Infanti. Editex: Madrid.
  3. SERRANO SÁNCHEZ, J. L. Y PRENDES ESPINOSA, M. P. (2015). Integración TIC en aulas hospitalarias como recursos para la mejroa de los procesos educativos. Estudios sobre educación, Vol. 28, 187-2010.
  4. http://www.educa.madrid.org/web/ahserveroochoa.leganes/
  5. http://www.fundacioncarioncariolinclabra.cl/PDF/
  6. http://ntic.educacion.es/w3//recursos2/
  7. http://www.slideshare.net/virgi_23/

DEJA UNA RESPUESTA