Personas con Depresión: Las 18 Características Más Representativas

Las personas con depresión se caracterizan por sentir una tristeza profunda, culpabilidad, falta de motivación, ansiedad, dependencia, indecisión, pérdidas de memoria, problemas de sueño, alteraciones del apetito y falta de deseo sexual.

Esto no quiere decir que todas las personas que la padecen tengan los mismos comportamientos, ni siquiera que en todos los casos se manifieste de la misma manera. Pero sí suelen presentar unos síntomas comunes que nos pueden ayudar a identificar si alguien de nuestro entorno o nosotros mismos estamos sufriendo una posible depresión.

Unhappy Depressed Woman

Hasta hace poco tiempo no se tenía la suficiente empatía ni compresión con quien la estaba sufriendo esta grave enfermedad. Afortunadamente cada vez existe una mayor conciencia de este problema y del estado tan delicado en el que se encuentran las personas que la padecen.

Es importante recordar que por suerte, la investigación en este campo es muy amplia y que hoy en día existen tratamientos muy consolidados con los que superar esta enfermedad.

Se utilizan diferentes técnicas y orientaciones por lo que cada persona puede escoger el método que mejor se adecue a su problema. En cualquier caso, el primer paso para solucionarlo es reconocerlo y después ponerse en contacto con un profesional de la salud mental para ponerle remedio.

Principales características de las personas con depresión

A continuación, vamos a dividir los síntomas en función del área que se ve afectada. De esta forma los podemos clasificar en síntomas afectivos, motivacionales, cognitivos, comportamentales o conductuales y físicos o fisiológicos.

Síntomas afectivos

1- Tristeza

Este suele ser el síntoma principal de las personas que padecen depresión. Se manifiesta de diferentes maneras y con distinta intensidad dependiendo del sujeto. Es muy habitual que la persona que lo padece no se dé permiso para sentir la tristeza de forma adecuada y esto contribuya a generar mayor malestar.

2- Autocompasión

La persona no suele darse permiso para reconocer que puede sentir esa tristeza, sobre todo cuando ha pasado por algún hecho o experiencia grave, como la pérdida de un ser querido. En la mayoría de los casos reconocer el problema y permitirse sentir compasión por uno mismo ayuda a sentir alivio.

Por otro lado, es muy habitual que quien sufre esta tristeza se diga cosas tales como “no puedo soportar tanta tristeza”, “siempre seré muy desgraciado”, “me encuentro mal todo el tiempo”, etc. Este tipo de pensamientos contribuyen a aumentar el sentimiento de tristeza que se ve retroalimentado formando un bucle. Es necesario salir en algún momento de ese círculo vicioso para poder ponerle solución.

3- Llanto incontrolable

Experimentar periodos de llanto incontrolable es otro síntoma muy habitual en la depresión. Es posible que la persona sienta cierto alivio después de estos episodios pero a la larga suelen contribuir a aumentar aún más su tristeza.

4- Sentimiento de culpabilidad

De forma muy habitual, la persona que padece depresión suele tener sentimientos de este tipo por algunos comportamientos que haya realizado e incluso por pensamientos o deseos que tenga o haya tenido.

La persona no es capaz de identificar que el hecho de tener un deseo o pensamiento no influye en la realidad y muchas veces creen que por el hecho de pensarlo puede llegar a cumplirse.

También puede ocurrir que se sienta culpable por el hecho de estar deprimido. En la mayoría de los casos esta culpabilidad viene del hecho de que la persona se siente responsable en exceso de su propio comportamiento e incluso del de los demás.

También puede ocurrir que la persona realice conductas contraproducentes por este sentimiento y esto a su vez le lleve a sentirse aún peor. Por ejemplo, como me siento mal bebo en exceso, y al beber me siento culpable por no haber podido controlar esta conducta o solucionar el problema de otra manera, por lo tanto aumenta el sentimiento de culpabilidad.

5- Vergüenza

Algunas personas que padecen depresión tienen este tipo de sentimiento. Piensan que son más débiles, infantiles o inferiores a los demás por padecer esta enfermedad. A veces incluso llegan a pensar que están locos y que los demás se van a dar cuenta de este hecho. Este sentimiento de vergüenza además genera un malestar profundo y suele desembocar en que la persona evite el contacto social.

6- Ansiedad

Al contrario de lo que normalmente se cree, la depresión y la ansiedad suelen ir unidas y cuando aparece una es habitual que se padezca la otra. La persona que lo sufre tiene que aprender a identificar este malestar como ansiedad y sobre todo interiorizar que aunque los síntomas son muy molestos, no son peligrosos.

De esta manera se evita que el paciente sienta ansiedad ante el propio hecho de experimentar los síntomas de la ansiedad.

Síntomas motivacionales

7- Falta de motivación

Es muy habitual que la persona que padece depresión tenga una falta de motivación para realizar incluso las tareas más simples y frecuentes, como levantarse de la cama o ir al trabajo.

El individuo sabe lo que tiene que hacer pero se ve incapaz de realizarlo o piensa que no va a obtener ningún tipo de satisfacción por hacerlo, por lo tanto no merece la pena llevarlo a cabo y se mantiene en un estado de inmovilidad.

8- Conductas de evitación

Unido estrechamente con lo anterior, es muy habitual que en las personas que padecen depresión aparezcan conductas de evitación o huida.

La persona cree que será incapaz de realizar una tarea o que la realizará mal, por lo que evita enfrentarse a determinadas situaciones. Esto contribuye a aumentar su malestar y la creencia de que no es capaz de realizar ni la tarea más sencilla.

9- Dependencia

La dependencia excesiva de los demás es otro de los síntomas habituales de la depresión. Aunque es positivo pedir ayuda a las personas del entorno, este tipo de dependencia va más allá y suelen solicitar, o incluso exigir, la ayuda para tareas que fácilmente podrían realizar solos.

Recibir esta ayuda por parte de los demás, en un principio hace que la persona experimente cierto alivio al sentirse querido y cuidado por los demás. Pero a la larga puede contribuir a aumentar la dependencia y el sentimiento de inutilidad o incapacidad del paciente.

10- Enfado o cólera

En algunos casos, la persona experimenta periodos de ira o enfado. Suelen aparecer cuando el individuo comienza a recuperarse porque de forma habitual la cólera es incompatible con la tristeza profunda que se experimenta en las primeras fases de la depresión. Igualmente suelen ser periodos de corta duración y por alguna situación o persona específicas.

Pero, aunque es poco habitual, en otros casos se pueden experimentar estos periodos de enfado agudo de forma habitual y en todas las etapas de la depresión. Si esto ocurre la ira suele dirigirse hacia alguna persona concreta y además generar sentimientos de cólera y venganza hacia ésta.

Síntomas cognitivos

Percepción de los problemas como irresolubles o abrumadores. Este tipo de creencia es muy habitual en la persona que padece depresión ya que cree que nunca encontrará la solución a sus problemas o que siempre se encontrará igual de mal.

El individuo suele experimentar una sensación de bloqueo que le impide ver soluciones o pensar en otras nuevas. Esta falta de creatividad a la hora de encontrar alternativas no existiría de no estar bajo los síntomas y efectos de la depresión.

Por lo que es conveniente recordar que este bloqueo desaparecerá cuando se experimente mejoría o finalice la depresión.

11- Indecisión

En este caso, es frecuente que la persona deje de tomar decisiones porque siempre prevé una consecuencia negativa como resultado. También es posible que achaque su depresión a determinadas decisiones que ha tomado y por lo tanto tomar nuevas decisiones se convierte en una tarea ardua y complicada.

En otras ocasiones, la persona necesita tener una certeza absoluta de que la decisión que va a tomar es la correcta. En este caso es necesario recordar que no existen certezas absolutas y que es imposible saber cuáles serán las consecuencias de tomar una decisión antes de tomarla.

También es posible que la persona no tome decisiones por un inapropiado sentimiento de culpabilidad que le impide ver las consecuencias realistas de tomar una opción u otra.

Por otra parte, en muchos casos es incluso aconsejable que la persona postergue la toma de decisiones hasta superar la depresión o encontrarse mejor. Como ya hemos comentado, el individuo puede verse en una situación de bloqueo que le impide generar opciones o alternativas que sí surgirían de no encontrarse deprimido.

Por esta razón, si la decisión no es urgente, es aconsejable retrasarla hasta que la persona sea capaz de generar todas las alternativas posibles y así tomar la decisión que se considere más adecuada en ese momento.

12- Autocrítica

De forma habitual, el paciente depresivo suele achacar su padecimiento a alguna deficiencia o error que él mismo ha cometido. Además es habitual que reciba este mismo mensaje por parte de su entorno en forma de frases como “si está así es porque quiere” o “si quisiera podría encontrarse mejor”.

13- Pérdidas de memoria y/o dificultad para concentrarse

Estas dos características suelen ir unidas. La persona tiene problemas de memoria porque no se concentra en la tarea, en lo que le están diciendo o en lo que tiene que aprender.

En lugar de centrar su atención en el momento que se requiere, suelen estar pensando y divagando en sus problemas y malestar. Por lo tanto, cuando es necesario recuperar esta información no se encuentra porque en su momento no se le prestó la atención suficiente.

Síntomas conductuales o del comportamiento

14- Pasividad

La inactividad es otra de las características típicas de la persona con depresión. Los principales motivos de esta pasividad suelen ser la creencia de que no será capaz de hacerlo, la falta de motivación o simplemente argumentar que están demasiado cansados para realizarla.

Hay que tener en cuenta que debido a su estado, este tipo de creencias están fuertemente arraigadas, y cuando expresa que no se siente capaz de hacerlo es porque realmente cree que no será capaz.

15- Falta de habilidades sociales

En este sentido es habitual que el paciente evite el contacto social, o que si lo lleva a cabo lo haga de forma sumisa, sometiéndose a los deseos de los demás. En la mayoría de los casos, la persona sí posee habilidades sociales pero no las pone en práctica.

Síntomas físicos y/o fisiológicos

16- Problemas del sueño

Otro de los síntomas que aparecen de forma habitual son las alteraciones en el sueño. Dependiendo de la personas, se pueden manifestar como dificultad para conciliarlo, interrupciones nocturnas del sueño, insomnio o por el contrario dormir en exceso. Es importante recordar que cuando la depresión remita, la persona volverá a tener un ciclo de sueño normal.

17- Alteraciones en el apetito

Uno de los primeros síntomas que se manifiestan al padecer depresión es la alteración del apetito. Dependiendo de la persona en algunos casos estas alteraciones se manifiestan con una pérdida del apetito y en otras justo al contrario.

En un principio la persona no suele darle importancia pero si se pierde peso o lo gana de forma excesiva puede ser preocupante para la salud y la autoestima del individuo.

18- Pérdida de deseo sexual

Suele ser otro de los síntomas que antes aparecen en la depresión. Se cree que va unido a la pérdida de placer que la persona experimenta en la mayoría de los aspectos de su vida. Al igual que ocurre con los otros síntomas es importante tener en cuenta que al superar la depresión la pérdida del interés sexual irá desapareciendo.

Referencias

  1. Beck, A.T. (1967). Depression: Causes and treatment.
  2. Beck, A.T (1976). Cognitive therapy and the emotional disorders. New York.
  3. Beck, A.T., Greenberg, R.L. (1974). Coping with depression (a book let). New York.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here