21 Propiedades del Cloruro de Magnesio para la Salud

El cloruro de magnesio reduce el estrés oxidativo, mejora la depresión, reduce las migrañas, combate el insomnio y la fibromialgia y otras propiedades que te comentaré más adelante. Este mineral está constituido por cloro y magnesio y además de ser necesario para estar sanos, como otros muchos minerales, nos aporta amplios y numerosos beneficios.

El magnesio es el cuarto catión más abundante del organismo y el segundo en importancia dentro de la célula. Interviene en procesos bioquímicos primitivos como la fotosíntesis y adhesión celular; en la síntesis de proteínas y en la generación y transmisión del impulso nervioso, además de en la contracción muscular y cardíaca (Aranda, 2000).

propiedades del cloruro de magnesio

El magnesio se encuentra de forma natural en los alimentos, pero el problema de hoy en día es que los suelos donde se cultivan los alimentos pueden sufrir una carencia de nutrientes debido a un conjunto de factores.

Por ejemplo el elevado número de cosechas y el mal uso de productos químicos y fertilizantes, de forma que se van desgastando los suelos donde se cultiva.

Por lo tanto, un gran porcentaje de personas podría tener déficits de magnesio, ya que los suelos pobres hacen que los alimentos que crecen en ellos no presenten los nutrientes suficientes, provocando indirectamente que podamos tener ciertas deficiencias.

Por ello, deberíamos asegurarnos de que estamos recibiendo una ingesta adecuada de este mineral, a través de alimentos como las verduras de hoja verde y hortalizas, frutos secos,  semillas o cacao, entre otros. O en caso de deficiencia, que suele ser muy común, utilizar un suplemento como el cloruro de magnesio.

Para que seas consciente de la importancia y de los beneficios que el magnesio nos otorga para la salud, te presento una lista de nada menos que 21 beneficios del magnesio contrastados.

21 propiedades del cloruro de magnesio

1- Reduce el strés oxidativo

Sabemos que el ejercicio tiene numerosos beneficios, pero el ejercicio extenuante puede inducir también estrés oxidativo y provocar daños en el ADN. Por tanto, personas deportistas y atletas están también expuestos a este posible efecto negativo del ejercicio físico.

El objetivo de este estudio de la Universidad de Belgrado fue determinar si la administración de suplementos de magnesio durante 4 semanas, tanto en estudiantes con un estilo de vida sedentario como en jugadores de rugby, podría prevenir o disminuir este daño oxidativo.

Los resultados sugirieron que la suplementación de magnesio tuvo importantes efectos en la protección del ADN frente al daño oxidativo, tanto en los deportistas como en los jóvenes con un estilo de vida sedentario. Así que si haces deporte, considera suplementar tu alimentación con este maravilloso mineral.

2- Mejora la masa y fuerza muscular

En un estudio transversal de 2570 mujeres de entre 18 y 79 años, se examinaron las asociaciones entre la ingesta de magnesio, la masa muscular (masa libre de grasa como porcentaje del peso corporal), índice de masa libre de grasa, fuerza de pierna y fuerza de prensión.

Los resultados de este estudio sugirieron que el magnesio en la dieta puede ayudar a la conservación y por tanto disminución de la pérdida de masa muscular esquelética relacionada con la edad y de la fuerza muscular esquelética en mujeres de todas las edades.

3- Mejora la depresión

Esta investigación es una parte del estudio de Kuopio sobre los factores de riesgo de la enfermedad isquémica del corazón (KIHD), realizado sobre una muestra de 2320 hombres finlandeses de entre 42 y 61 años. Se evaluó el consumo de magnesio y el riesgo de desarrollar depresión.

Se encontró una asociación inversa entre la ingesta de magnesio y el riesgo de depresión. Los resultados de este estudio sugieren que el consumo de magnesio puede tener un efecto sobre el riesgo de desarrollar depresión. Aunque, según los autores, más estudios son necesarios para comprobar si efectivamente, el magnesio puede prevenir o tratar esta patología.

4- Reduce el estrés

Las investigaciones han demostrado una relación bidireccional entre las manifestaciones de las reacciones de estrés (ansiedad, disfunción autonómica y de inadaptación) y la deficiencia de magnesio.

Por lo tanto, el estrés mental y físico causa un aumento en la eliminación de magnesio del cuerpo. Esta deficiencia de magnesio a su vez aumenta la respuesta al estrés, agravando sus secuelas. La compensación de esta deficiencia de magnesio aumentaría la capacidad del sistema nervioso para resistir el estrés (Tarasov, 2015).

5- Reduce las migrañas

Se cree que el magnesio puede regular diversos mecanismos vasculares y neuronales.
En un estudio se realizó una comparación del magnesio frente al placebo para la profilaxis de la migraña en 81 pacientes.

Los pacientes tratados con magnesio tuvieron una reducción significativamente mayor en la frecuencia de los ataques  en comparación con el grupo placebo.

Además, una revisión reciente de los suplementos de magnesio orales en la prevención de la migraña sugiere que el bajo nivel de magnesio y la migraña generalmente permanecen asociados (Rajapakse, 2016).

6- Mejora el insomnio

Un ensayo clínico aleatorizado a doble ciego se llevó a cabo en 46 sujetos de edad avanzada, asignados al azar a un grupo de suplementación con magnesio o a un grupo al que se le administraba un placebo diariamente durante 8 semanas.

Según los resultados de este estudio, la suplementación con magnesio parece mejorar las medidas subjetivas de insomnio, así como la puntuación ISI (índice de gravedad del insomnio), la eficiencia del sueño, el tiempo de sueño y la latencia de comienzo del sueño.

Además de una disminución en las veces que se despertaban de madrugada, y del mismo modo, también mejoró las medidas objetivas de insomnio, como la concentración de renina en suero, la melatonina y el cortisol sérico, en personas de edad avanzada.

7- Combate el estreñimiento

En un estudio de la Universidad de nutrición de Kagawa (el nombre le viene como anillo al dedo a este caso) en Japón, se comprobó que además de existir una asociación entre la baja ingesta de agua y un aumento de la prevalencia de estreñimiento, se mostró una asociación entre la baja ingesta de magnesio y el aumento de la prevalencia del estreñimiento funcional.

En este artículo puedes conocer otros alimentos para prevenir el estreñimiento.

8- Mejora la fibromialgia

Un estudio ha una correlación negativa entre los niveles de magnesio y los síntomas de la fibromialgia.

A cuarenta pacientes de sexo femenino con el diagnóstico de fibromialgia se les proporcionó una botella de aerosol que contenía una solución de cloruro de magnesio transdérmica y se les pidió que aplicasen 4 pulverizaciones en cada extremidad dos veces al día durante 4 semanas.

Todas las subescalas del Cuestionario de Impacto de Fibromialgia mejoraron significativamente después del tratamiento con magnesio.

Este estudio sugiere que el cloruro de magnesio transdérmico aplicado en las extremidades superiores e inferiores puede ser beneficioso para los pacientes con fibromialgia.

9- Combate el síndrome de fatiga crónica

La hipótesis de que los pacientes con síndrome de fatiga crónica (SFC) también tienen niveles bajos de magnesio y que el tratamiento de magnesio podría mejorar el bienestar de estos pacientes se puso a prueba en este estudio en el que los pacientes tratados con magnesio afirmaron haber mejorado en los niveles de energía, tener un mejor estado emocional, y menos dolor.

10- Previene la diabetes tipo II

De 11 ensayos clínicos con asignación aleatoria, 5 estudios en sujetos de riesgo muestran que las sales orales de magnesio reducen la glucemia.

La ingesta de magnesio en la dieta habitual o de sales orales de magnesio podría ser recomendable en la prevención de la diabetes, sobre todo, de la diabetes tipo 2.

11- Mejora la salud del corazón

En un estudio de la “Brigham Young University” en Utah se encontró una modesta relación entre la ingesta de magnesio en la dieta y un menor riesgo de enfermedad coronaria en sujetos de sexo masculino.

Se sabe que el magnesio es vital para muchas funciones en el cuerpo y la administración de suplementos de magnesio es segura. Si sabemos que hay una posible asociación entre un riesgo modestamente más bajo de enfermedad coronaria en hombres y el aumento de la ingesta de magnesio, es razonable promover dietas con alto contenido de magnesio como un medio potencial para reducir el riesgo de este tipo de enfermedades.

12- Mejora la densidad mineral ósea (DMO)

Aunque siempre se ha dicho que hay que tomar mucho calcio para tener huesos fuertes, en realidad el calcio no es suficiente para este fin. Es la combinación de varios minerales la que nos proporciona efectos positivos en la salud de nuestros huesos.

Por ejemplo, en este ensayo, 181 mujeres posmenopáusicas holandesas se suplementaron con 1 mg de vitamina K1, con dosis bajas de vitamina D (8 mg), calcio (500 mg), zinc (10 mg) y magnesio (150 mg) durante 3 años, y se informó de un incremento en la DMO en el cuello femoral, aunque no en la columna vertebral lumbar (Rautiainen, 2016).

El efecto de los suplementos de magnesio sobre la masa ósea en general lleva a un aumento en la densidad mineral ósea pero se necesitan más estudios a largo plazo (Rosanoff, 2012).

13- Mejora la salud de los dientes

Por supuesto, si el magnesio, entre otros minerales y nutrientes, es bueno para los huesos, también lo será para los dientes.

En este estudio se demostró, además, que el tratamiento del esmalte dental humano con soluciones saturadas con magnesio inducía cambios en los nanocristales de la superficie exterior de la capa del esmalte protector.

14- Mejora el asma

Diversos datos epidemiológicos muestran que los niveles bajos de magnesio en la dieta pueden estar relacionados con la incidencia y progresión del asma. Por ejemplo, en un estudio,  los sujetos fueron asignados al azar para consumir o bien 340 mg de Magnesio o un placebo durante 6 meses.

Los adultos que recibieron suplementos orales de Mg mostraron una mejoría en las medidas objetivas de la reactividad bronquial a la metacolina y en la tasa de flujo espiratorio máximo, así como en las medidas subjetivas de control del asma y la calidad de vida.

15- Reduce la presión arterial

Un número de estudios han demostrado una relación inversa entre la baja ingesta de magnesio y la presión arterial. Es decir, que a menos ingesta de magnesio, más probabilidad de hipertensión.

Los niveles bajos de magnesio y/o la reducción de los iones de magnesio intracelular también ha sido inversamente correlacionados con la presión arterial (Revisión). Así, se encontraron pacientes con hipertensión esencial que tenían reducidas las concentraciones de magnesio.

Los niveles de magnesio fueron inversamente proporcionales a la presión arterial sistólica y diastólica. Los estudios de intervención con la terapia de magnesio en la hipertensión han dado lugar a resultados contradictorios.

Sin embargo, una reciente revisión de 44 estudios concluyó que 486 mg de magnesio/día, que es de 1,2 a 1,6 veces la cantidad diaria recomendada (CDR) para el adulto, es necesaria para lograr esa disminución significativa de la presión arterial alta. (Rosanoff, 2012).

16- Previene el cáncer de colon

En este estudio de la escuela de medicina de la Universidad de Vanderbilt (Nashville) se encontró que el consumo total de magnesio se relacionó con un riesgo significativamente menor de adenoma colorrectal, particularmente en aquellos sujetos con una baja proporción de ingesta de Ca:Mg. Una asociación inversa también se encontró para los pólipos hiperplásicos.

17- Previene el cáncer de mama

En un estudio de la Universidad de Texas en la que participaron 1.170 mujeres con cáncer de mama se examinó la relación entre la ingesta de calcio y magnesio y la supervivencia después del cáncer.

Encontraron que una mayor ingesta dietética de magnesio se asoció inversamente con el riesgo de mortalidad por cualquier causa. Se encontró, por tanto, que la ingesta de magnesio por sí sola puede mejorar la supervivencia general después del cáncer de mama.

18- Colesterol

El magnesio de la dieta podría modificar también los principales factores de riesgo para el derrame cerebral, la presión arterial alta y el colesterol. Este estudio tuvo como objetivo investigar si la ingesta de magnesio se asoció con la presión arterial, el colesterol total y el riesgo de accidente cerebrovascular en población adulta.

Lo que se observó fue una asociación inversa significativa con el colesterol total, es decir, a mayor ingesta de magnesio, menos colesterol total.  Y por si fuera poco también se observó que una ingesta inferior de magnesio estuvo asociada con mayor riesgo de derrame cerebral y de accidente cerebrovascular.

19- Síndrome premenstrual

La deficiencia de magnesio se ha mostrado como un posible factor que contribuye a algunos de los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) que tanto sufrimos cada mes la mayoría de las mujeres en edad reproductiva.

Varios estudios han informado de una concentración de magnesio intracelular menor en mujeres con síndrome premenstrual. Por lo tanto, se ha sugerido que la suplementación de magnesio puede mejorar ciertos síntomas en mujeres con SPM.

En este estudio el magnesio de liberación modificada fue eficaz en la reducción de los síntomas premenstruales en mujeres con síndrome premenstrual.

20- Reduce la inflamación

Según esta revisión de Mazur y cols. (2007), se ha comprobado que el magnesio modula los procesos celulares implicados en la inflamación. Se ha demostrado como un aumento de la concentración de magnesio extracelular, reduce la respuesta inflamatoria.

21- Fortalece el sistema inmune

Por otra parte, el magnesio también se ha relacionado con el sistema inmunitario. Se ha comprobado como la deficiencia de magnesio contribuye a una respuesta exagerada al estrés inmunológico y el estrés oxidativo como consecuencia de la respuesta inflamatoria (revisión).

Parece que los niveles de magnesio podrían contribuir a la modulación de la inflamación y de la respuesta inmunitaria, ya que estas dos suelen ir juntas.

Después de todas estas evidencias, ¿Te queda alguna duda de lo importante que es el magnesio en nuestra vida diaria? ¿Has comprobado si tienes niveles adecuados de este mineral?

Consulta a un profesional de la salud antes de suplementar por tu cuenta, para saber qué dosis son las adecuadas en tu caso.

Referencias

  1. Aranda, P., Planells, E. & Llopis, J. (2000). Magnesio. Ars Pharmaceutica. 41(1), 91-100. http://farmacia.ugr.es/ars/pdf/184.pdf
  2. Tao, M. H., Dai, Q., Millen, A. E., Edge, S. B., et al. (2015). Associations of intakes of magnesium and calcium and survival among women with breast cancer: results from Western New York Exposures and Breast Cancer (WEB) Study. American Journals of Cancer Research, 6(1), 105-113.
  3. Petrović, J., Stanić, D, Dmitrašinović, G., Plećaš-Solarović, B., et al. (2016). Magnesium Supplementation Diminishes Peripheral Blood Lymphocyte DNA Oxidative Damage in Athletes and Sedentary Young Man. Oxidative Medicine and Cellular Longevity, 1-7. http://dx.doi.org/10.1155/2016/2019643
  4. Welch, A. A., Kelaiditi, E., Jennings, A, Steves, C. J., et al. (2015). Dietary Magnesium Is Positively Associated With Skeletal Muscle Power and Indices of Muscle Mass and May Attenuate the Association Between Circulating C-Reactive Protein and Muscle Mass in Women. Journal of Bone and Mineral Research, 31(2), 317-325. DOI:10.1002/jbmr.2692
  5. Yari, T., Lehto, S. M., Tolmunen, T., Tuomainen, T., Voutilainen, S., et al. (2016). Dietary magnesium intake and the incidence of depression: A 20-year follow-up study. Journal os Affective Disorders, 193, 94-98. http://dx.doi.org/10.1016/j.jad.2015.12.056
  6. Rajapakse, T. & Pringsheim, T. (2016). Nutraceuticals in Migraine: A Summary of Existing Guidelines for Use. Headache: The Journal of Head and Face Pain, 56(4), 808-816. DOI: 10.1111/head.12789
  7. Engen, D. J., McAllister, S. J., Whipple, M., O., Cha, S. S., Dion, L. J., et al. (2015). Effects of transdermal magnesium chloride on quality of life for patients with fibromyalgia: a feasibility study. Journal of Integrative Medicine, 13(5), 306-313. doi:10.1016/S2095-4964(15)60195-9
  8. Mathers, T. W. & Beckstrand, R. L. (2009). Oral magnesium supplementation in adults with coronary heart disease or coronary heart disease risk. Journal of the American Academy of Nurse Practitioners, 21(12), 651-657. doi: 10.1111/j.1745-7599.2009.00460.x.
  9. Cox, I. M., Campbell, M. J. & Dowson, D. (1991). Red blood cell magnesium and chronic fatigue síndrome. The Lancet, 337(8744), 757-760. http://dx.doi.org/10.1016/0140-6736(91)91371-Z
  10. Rosanoff, A., Weaver, C. M. & Rude, R. K. (2012). Suboptimal magnesium status in the United States: are the health consequences underestimated? Nutrition Reviews, 70(3), 153-163. doi:10.1111/j.1753-4887.2011.00465.x
  11. Rajapakse, T. & Pringsheim, T. (2016). Nutraceuticals in Migraine: A Summary of Existing Guidelines for Use. Headache Currents, 808-816.
  12. Rautiainen, S., Manson, J. E., Lichtenstein, A. H. & Sesso, H. D. (2016). Dietary supplements and disease prevention — a global overview. Nature Reviews: Endocrinology, 12, 407-420. doi:10.1038/nrendo.2016.54
  13. Tarasov, E. A., Blinov, D. V., Zimovina, U. V., & Sandakova, E. A. (2015). Magnesium deficiency and stress: Issues of their relationship, diagnostic tests, and approaches to therapy. Ter Arkh, 87(9), 114-122.
  14. Abbasi, B., Kimiagar, M., Sadeghniiat, K., Shirazi, M. M. et al. (2012). The effect of magnesium supplementation on primary insomnia in elderly: A double-blind placebo-controlled clinical trial. Journal of Research in Medical Sciences: The official journal of Isfahan University of Medical Sciences, 17(12), 1161-1169.
  15. Murakami, K., Sasaki, S., Okubo, H., Takahasi, Y., et al. (2007). Association between dietary fiber, water and magnesium intake and functional constipation among young Japanese women. European Journal of Clinical Nutrition, 61, 616-622. doi:10.1038/sj.ejcn.1602573
  16. Guerrero-Romero, F. & Rodriguez-Morán, M. (2014). Oral magnesium supplementation: an adjuvant alternative to facing the worldwide challenge of type 2 diabetes? Cirujía y Cirujanos, 82(3), 282-289.
  17. Abdallah, M- N., Eimar, H., Bassett, D. C., Schnabel, M., et al. (2016). Diagenesis-inspired reaction of magnesium ions with surface enamel mineral modifies properties of human teeth. Acta biomaterialia, 37, 174-183. doi: 10.1016/j.actbio.2016.04.005
  18. Kazaks, A. G., Uriu-Adams, J. Y., Albertson, T. E., Shenoy, S. F., et al. (2010). Effect of Oral Magnesium Supplementation on Measures of Airway Resistance and Subjective Assessment of Asthma Control and Quality of Life in Men and Women with Mild to Moderate Asthma: A Randomized Placebo Controlled Trial. Asthma Pharmacotherapeutics, 47(1), 83-92. DOI:10.3109/02770900903331127
  19. Dai, Q., Shrubsole, M. J., Ness, R. M., Schlundt, D., et al. (2007). The relation of magnesium and calcium intakes and a genetic polymorphism in the magnesium transporter to colorectal neoplasia risk. The American Journal of clinical nutrition, 86(3), 743- 751.
  20. Bain, L. K., Myint, P. K., Jennings, A., Lentjes, M. A., et al. (2015). The relationship between dietary magnesium intake, stroke and its major risk factors, blood pressure and cholesterol, in the EPIC-Norfolk cohort. International Journal of Cardiology, 196, 108-114. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.ijcard.2015.05.166
  21. Quaranta, S., Buscaglia, M. A., Meroni, M. G., Colombo, E. & Cella, S. (2007). Pilot study of the efficacy and safety of a modified-release magnesium 250 mg tablet (Sincromag) for the treatment of premenstrual syndrome. Clinical Drug Investigation, 27(1), 51-58.
  22. Mazur, A., Maier, J. A., Rock, E., Gueux, E., et al. (2007). Magnesium and the inflammatory response: Potential physiopathological implications. Archives of Biochemistry and Biophysics, 458(1), 48-56. doi:10.1016/j.abb.2006.03.031

DEJA UNA RESPUESTA