¿Qué es la Psicología Jurídica?

La psicología jurídica es una rama integral de la ciencia que cubre tanto el trabajo jurídico y legal como el campo de la personalidad humana y la interacción entre las personas, ya que la adaptación de las regulaciones legales y la interacción entre nosotros están conectadas de forma indisoluble en la mayoría de las ocasiones. Así, muchos psicólogos buscan una mejoría del sistema legal con sus intervenciones.

La ley y la psicología son dos disciplinas distintas, pero tienen mucho en común. Aunque el objetivo de la psicología sea comprender la conducta de las personas y el objetivo de las leyes sea regularla, ambas hacen suposiciones sobre qué causa que las personas se comporten de la forma en que lo hacen.

Judge. Male judge in a courtroom striking the gavel

Los psicólogos tienen mucho que aportar en el campo legal. Los procesos que median el comportamiento humano son inseparables de la mayoría de las demás áreas de nuestras vidas, y los temas legales no son una excepción.

Definición de psicología jurídica

La psicología jurídica, a diferencia de otras áreas, es denominada de diversas formas, lo cual puede ser un reflejo de la inmadurez de este campo. También es conocida como psicología criminal, legal, aplicada a los tribunales y judicial. Todas estas expresiones son utilizadas como sinónimos pero, si buscamos la etimología de cada una de ellas, vemos que no significan del todo lo mismo.

La mayoría de autores que trabajan en temas de psicología legal han elaborado sus propias definiciones o ni siquiera han abordado una definición precisa. Es necesaria una definición objetiva del término “psicología jurídica” que abarque todo lo que estas definiciones tienen en común y que asegure la validez y legitimidad científica del área.

En general, la psicología jurídica es la psicología aplicada a los casos de tribunales, al crimen y su tratamiento, al estado mental y los procesos mentales. Se aplica para un mejor ejercicio del derecho y las leyes, y estudia los propósitos, motivos, pensamientos y sentimientos de las personas que hacen parte en los procesos de justicia. En otras palabras, investiga e interviene en la conducta humana en los casos legales con el objetivo de defender los derechos humanos y alcanzar la justicia.

Desafortunadamente, no hay muchas personas que presten atención a la psicología jurídica. Es un campo poco conocido (aunque cada vez es más famoso) y no está aún del todo regulado. Sin embargo, la comprensión de las inferencias de la psicología jurídica es muy importante tanto para abogados como para oficiales de instituciones del estado que estén trabajando en la resolución de casi cualquier tarea profesional, ya que deben mantener seguros los intereses legales de la sociedad y de todos los individuos.

¿A qué se dedica un psicólogo jurídico?

mente-juridica

A grandes rasgos, el psicólogo jurídico se encarga de estudiar, evaluar e investigar lo que ocurre dentro del sistema legal. Esto incluye la selección de jurados, investigaciones para mejorar el sistema de justicia y evaluaciones sobre la veracidad de los testimonios de personas que presenciaron un crimen o un delito.

Una de las funciones primarias del psicólogo jurídico es evaluar y valorar individuos para los cuerpos legales y sistemas judiciales. En este contexto, el psicólogo puede evaluar a una amplia variedad de personas, desde a un progenitor intentando obtener la custodia de sus hijos menores hasta a un preso que va a ir a juicio por haber cometido un asesinato. También entrevistan a candidatos para trabajos dentro del sistema legal para evaluar la idoneidad para el puesto.

Independientemente del individuo que va a ser evaluado, los psicólogos legales confían en su entrenamiento en estudios sobre el comportamiento humano para ofrecer una evaluación del individuo sin sesgos.

Para llevar a cabo esta función, los psicólogos jurídicos suelen conducir entrevistas o administrar tests y otras pruebas psicológicas a los individuos que se enfrentan a cargos criminales o civiles, intentando ser lo más objetivos y científicamente rigurosos posible. También trabajan con los testigos para ayudarles a recordar información y valorar la veracidad de los hechos que cuentan y sirven como consultantes en investigaciones de aplicación de la ley.

Algunos psicólogos jurídicos trabajan en capacidades administrativas como lo son el desarrollo de políticas legales que abordan males sociales. Por ejemplo, un psicólogo jurídico puede trabajar con el alcalde de una ciudad, el concejal u otros oficiales para definir cómo se expresará una ordenanza municipal que aborde una cuestión preocupante para la ciudad, como el consumo de alcohol entre menores de edad.

Como parte de este rol, los psicólogos legales pueden consultar con los órganos decisorios de la ciudad para ofrecer asesoramiento legal y esclarecer los temas relacionados con la psicología que tienen que ver con la cuestión que se esté tratando.

En este caso, este tipo de psicólogos puede presentar información al concejal de la ciudad sobre los efectos nocivos que el alcohol puede tener en el desarrollo del cerebro de los menores de edad, así como sobre los tratamientos más eficaces para los menores que tienen un problema de alcoholismo.

Diferencias y similitudes entre psicología jurídica y la psicología forense

Ya que ambas se incluyen dentro del ámbito legal, la psicología jurídica suele confundirse etimológicamente con la psicología forense. Aunque están relacionadas, las dos ramas de psicología aplicada no son lo mismo; cada tipo de psicólogo realiza funciones diferentes.

La psicología jurídica, como hemos explicado antes, se encarga de estudiar lo que ocurre dentro del sistema legal (examinan la selección de jurados, testimonios de testigos presenciales…) mientras que la psicología forense estudia temas más relacionados directamente con los criminales: el estado mental durante el crimen o durante el juicio, la probabilidad de que vuelvan a cometer un crimen si son liberados…

La psicología jurídica comprende el estudio de los procesos de pensamiento y comportamiento de los jurados, el sistema judicial, los procesos legales, etc. La psicología forense se centra, sobre todo, en casos criminales y las cuestiones psicológicas relacionadas con ellos.

Por ejemplo, un psicólogo forense ayuda a determinar si un acusado estaba mentalmente sano cuando cometió un crimen y puede elaborar conclusiones sobre si volverá a cometer otro en el futuro. En muchos casos, un forense ayuda a determinar si un criminal preso es apto para ser liberado o no.

Típicamente, los psicólogos forenses trabajan directamente con sospechosos y criminales en el sistema penal. Su función principal es la de evaluar clientes (criminales, acusados) para determinar si están mentalmente sanos.

Los psicólogos jurídicos trabajan con oficiales de policía y abogados. También llevan a cabo estudios de investigación sobre patrones de comportamiento en los procesos legales y en el sistema legal para conseguir una mejoría en la justicia. No se encargan de los criminales o los acusados en sí.

Las funciones principales de estos psicólogos consisten en examinar cómo se escogen los jurados, cómo éstos toman decisiones y la credibilidad de los testimonios visuales. Estos psicólogos también entrevistan a jurados potenciales para comprender mejor sus estados mentales y procesos de pensamiento. Los psicólogos jurídicos tienden a considerar los testimonios visuales como inválidos y dignos de desconfianza.

También tienden a creer que las preferencias y sesgos personales de los jurados (sus personalidades, conocimiento de términos legales) influyen de manera significativa las decisiones de los jurados y los resultados de los procesos de la justicia. Su trabajo consiste en tratar de eliminar al mínimo posible estos sesgos y hacer los procesos de justicia lo más objetivos posible.

Los dos tipos de psicólogos tienen un sueldo muy parecido y deben tener certificados o licencias para considerarse psicólogos jurídicos o forenses y trabajar como tales.

¿Dónde trabaja un psicólogo jurídico?

Un psicólogo jurídico puede trabajar en una gran variedad de sitios relacionados con el sistema judicial criminal o los tribunales civiles. Se orientan más a la investigación que otros psicólogos relacionados, pero son más clínicos que los psicólogos forenses. Pueden trabajar en una oficina en privado, proporcionando consultas a otros profesionales como fiscales o abogados o defensores públicos.

Otros establecimientos donde pueden trabajar son instalaciones correccionales y centros de detención de menores. A veces tienen que comparecer en los tribunales, así como viajar por su país o por otros lugares del mundo si están licenciados para la práctica en múltiples estados.

Es posible que tengan que hacer trabajos de consultoría que impliquen viajar, como proporcionar entrenamiento y educación a otros profesionales o seleccionar jurados. También llevan a cabo investigaciones para organismos de seguridad o para las fuerzas policiales municipales.

Los psicólogos jurídicos también están cualificados para enseñar cursos de psicología y criminología en universidades y otros centros de educación. Algunos psicólogos jurídicos han realizado el doctorado en Jurisprudencia y han aprobado el examen de abogacía, de forma que están cualificados para poner en práctica la ley, y lo hacen en las sedes donde los otros fiscales trabajan.

¿Cuáles son las perspectivas profesionales de un psicólogo jurídico?

Las perspectivas de trabajo de los psicólogos jurídicos parecen ser fuertes. Los datos estadísticos de la Oficina de Estadística Laboral predicen que los trabajos relacionados con la psicología en general crecerán a un ritmo por encima de la media en los próximos 6-8 años.

Sin embargo, se espera que algunas especialidades de la psicología experimenten un crecimiento enorme. Según la American Psychological Association (APA), los trabajos donde la psicología y la ley se cruzan están entre aquellos que van a experimentar un crecimiento más alto y, como resultado, van a tener una gran demanda.

El impulso de la demanda de trabajadores que pueden aplicar los principios de la psicología a sucesos legales viene de la necesidad de un mayor aporte de profesionales de la salud mental en el sistema de justicia criminal. A medida que el alcance de la salud mental se va expandiendo en el ámbito legal, también lo van haciendo las oportunidades de trabajo.

De hecho, el número de trabajos relacionados con la psicología y la ley sobrepasa el número de trabajadores y, por tanto, las oportunidades de trabajo son más prevalentes en esta área que en otras especialidades de la psicología.

Ya que el oficio del psicólogo jurídico aún no está del todo regulado de forma oficial y es relativamente nuevo, no es muy conocido. Sin embargo, al ser un área que aún no ha conocido su auge, está en continuo crecimiento en la actualidad. El futuro para los psicólogos que deseen dedicarse a contribuir a mejorar los procesos de justicia es esperanzador.

¿Cuáles son los requisitos educativos para llegar a ser un psicólogo jurídico?

Dada la naturaleza de los trabajos que se realizan en la psicología jurídica, supone una ventaja para los individuos que buscan trabajar en este campo haber recibido educación tanto en el área legal como en el área de la psicología. Para empezar, es conveniente haber realizado cursos de pregrado relacionados con la psicología. Estos programas de universidad pueden ser completados, si no hay complicaciones, en cuatro años. Otros estudios convenientes son aquellos relacionados con la justicia criminal.

El grado universitario es totalmente imprescindible para llegar a entrar en el campo de la psicología jurídica y legal. El grado en psicología, criminología, justicia criminal o derecho son elecciones excelentes para este objetivo. En la actualidad existen incluso programas universitarios que combinan estudios en psicología y estudios legales, como Criminología y Derecho o Psicología y Criminología.

La licenciatura para los psicólogos es diferente según el estado o país en que el individuo se encuentre, y los requisitos para llegar a un puesto de trabajo de psicólogo jurídico pueden variar de forma significativa.

Típicamente, para convertirse en psicólogo, se requiere que la persona haya realizado un doctorado en psicología que obtenga una cierta nota en un examen escrito, así como una cantidad concreta de horas de prácticas supervisadas. Los psicólogos jurídicos que tienen también un doctorado en Jurisprudencia deben buscar la licenciatura en su estado o país si quieren llevar a cabo prácticas legales.

Referencias

  1. http://www.psychologyschoolguide.net/guides/
  2. http://www.psychologyschoolguide.net/psychology-careers/legal-psychologist/
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Legal_psychology
  4. http://www.alleydog.com/glossary/definition.php?term=Legal%20Psychology
  5. http://www.apa.org/topics/law/
  6. http://www.eksperts.gold.lv/psychology_en.html

DEJA UNA RESPUESTA