Síndrome del Nido Vacío: Causas, Consecuencias y Cómo Superarlo

El síndrome del nido vacío es la sensación que tienen los padres de tristeza, anhelo, pérdida y dolor cuando los hijos se independizan del hogar familiar. El síntoma principal es una sensación de tristeza, puede llegar a causar depresión y es más frecuente en mujeres solteras.

En un primer momento puedes pensar que esos sentimientos son totalmente normales tras la marcha de un hijo, pues son muchos años a su lado, cuidándole y educándole, por lo que es normal sentir aflicción cuando se marcha de casa.

síndrome del nido vacío

Estás en lo cierto, sentir todas esas emociones son normales ante la partida de un hijo, el problema surge cuando dichos sentimientos interfieren en la vida diaria de los padres, impidiéndoles llevar a cabo su vida con normalidad.

Este síndrome no lo desarrollan exclusivamente los padres, sino también los tutores o parientes encargados de la crianza del hijo.

El síndrome del nido vacío es más frecuente en la actualidad que hace unas décadas. Esto se debe a que antiguamente las familias vivían en el mismo pueblo o en el mismo barrio, donde permanecían unidas, compartían actividades cotidianas y se veían a diario.

Actualmente es menos frecuente residir cerca de tus padres. En caso de vivir en un pueblo, los jóvenes se marchan a estudiar o a vivir a las ciudades, y, en caso de vivir en la ciudad, los hijos buscan barrios que se adecuen a sus necesidades, sin tener en cuenta donde viven sus padres.

Puedes encontrar este problema tanto en hombres como en mujeres, aunque por lo general es más frecuente en mujeres.

¿Qué causa el síndrome del nido vacío?

Cada persona tiene unas características individuales que pueden favorecer o no el desarrollo de determinados problemas, síndromes o patologías.

A continuación, vas a descubrir si tienes algunos de esos elementos que te pueden hacer más propenso a desarrollar el síndrome del nido vacío.

Factores que influyen:

  • Que seas una persona cuya única función en la vida ha sido cuidar de tu hijo.

  • Que no aceptes que tu hijo ha crecido, ha madurado y es independiente.

  • Que hayas tenido una relación muy íntima con él.

  • Que creas que tu hijo es de tu propiedad.

  • Que este se independice.

  • Que tus valores principales en la vida sean la familia o el cuidado de tu hijo.

  • Que no tengas las estrategias de afrontamiento adecuadas.

  • Que tengas un escaso apoyo social.

  • Que tengas un bajo nivel cultural.

  • Que seas viudo/a, separado/a, divorciado/a o soltero/a.

  • Que tengas la menopausia.

  • Que estés jubilado/a.

  • Etcétera.

Consecuencias del síndrome del nido vacio

Cuando un padre o una madre desarrolla el síndrome del nido vacío, se producen una serie de consecuencias en la persona que dificultan considerablemente su día a día.

Si te encuentras en esta situación es muy común que sientas:

  • Dolor.

  • Soledad.

  • Tristeza.

  • Anhelo.

  • Aflicción.

  • Desesperanza.

  • Que quieras estar solo.

  • Que llores frecuentemente.

  • Que te sientas débil.

  • Que no le veas sentido a tu vida.

  • Que pierdas el interés por lo que antes te interesaba.

  • Etcétera.

Todos estos sentimientos son compatibles con la sensación de libertad y alivio que sienten muchos padres con la marcha de sus hijos, lo cual es más normal de lo que puedes pensar en un primer momento.

También es muy normal que desarrolles:

En este contexto es normal que tengas una preocupación continuada por cómo estará tu hijo, que tengas la esperanza de que regrese, que te quejes de la situación y que te sientas decepcionado y abandonado porque se ha marchado.

También es muy frecuente que los padres culpen de la emancipación a las parejas de sus hijos con las cuales se independizan, lo que genera más problemas a parte de los ya citados.

Por desgracia, el mal manejo de la independencia de un hijo puede dar lugar a que en los padres surjan ideas de querer desaparecer, derivando en ocasiones en ideas suicidas.

Hay determinados factores que pueden agravar todas las consecuencias que acabamos de enumerar, como por ejemplo que tu hijo se vaya a vivir a otra comunidad autónoma o país, donde las posibilidades de veros se reducen considerablemente.

10 consejos para afrontar el síndrome del nido vacío

A continuación, voy a explicar 10 consejos para superar un problema que afecta a muchas familias en la actualidad y que genera mucho dolor.

1-Asume la independencia de tu hijo

Para poder hacer frente a la independencia de tu hijo tienes que aceptar que ya es mayor, autónomo y quiere vivir su vida, al igual que hiciste tú en tu momento.

La familia ha sido el pilar de apoyo principal de tu hijo durante muchos años, pero llega un momento en el que quiere emanciparse y empezar a vivir su vida de manera independiente, ya sea con amigos, pareja o solo.

No te preocupes, la familia seguirá siendo un apoyo muy importante en su vida, la diferencia es que ahora residís en hogares distintos.

Es muy importante no culpar a las parejas o a los amigos de la emancipación de tu hijo, ya que quién ha decidido marcharse ha sido él, independientemente de con quién se vaya.

Recuerda: la pareja o los amigos no tienen culpa de nada.

2-Ten paciencia

¿Cuántos años llevas viviendo con tu hijo? ¿Quizá veinte, veinticinco o treinta?

Son muchos años al lado de una persona, y no una persona cualquiera, sino alguien a quien has amado, mimado, educado y enseñado desde antes de que tuviese uso de razón. Tu hijo no es cualquiera, es una de esas pocas personas por las que darías la vida.

Por este motivo te pido paciencia, porque cuando alguien tan importante pasa de convivir contigo a independizarse y, por lo tanto, verle menos frecuentemente, las emociones que afloran son dolorosas y la situación es difícil.

Ten paciencia, adaptarse a los cambios conlleva un tiempo y más si los cambios son importantes y tienen que ver con tu hijo.

3-Reflexiona

Es importante que tomes el tiempo que necesites para reflexionar sobre lo que te está sucediendo. Para ello puedes hacerte preguntas como las que vienen a continuación:

  • ¿Por qué me duele tanto la marcha de mi hijo?

  • ¿Qué papel tiene mi hijo en mi vida?

  • ¿Cómo va a ser mi vida sin mi hijo a mi lado?

Estas preguntas pueden ayudar a que descubras por qué no aceptas la partida de tu hijo y que preocupaciones o miedos hay detrás de ello.

A lo mejor descubres que tu hijo llenaba un vacío en tu interior, que cuidarle era una manera de no asumir otras responsabilidades, que ayudaba a mantener unida a la familia, que era uno de tus principales apoyos…

Darte cuenta de todo esto es el primer paso que debes dar para tu mejora.

4-Infórmate

Es muy importante que sepas qué es lo que te está sucediendo. Por ello debes informarte, ya sea a través de artículos como este, de libros, de vídeos… con el objetivo de identificar tu problema: el síndrome del nido vacío.

Identificar el problema te va a ayudar a normalizar toda esa marea de emociones que estás sintiendo en este momento de tu vida, te va a ayudar a darte cuenta de que sigues siendo padre/madre de tu hijo aunque este se independice, te va a ayudar a encontrarte mejor contigo mismo…

En resumen, para mejorar tienes que conocer qué es lo que te sucede.

5-Mantén el contacto con tu hijo

Son muchos los padres que se sienten abandonados, poco queridos, rechazados y dolidos cuando su hijo se independiza, por lo que se alejan inconscientemente de él. Esto no hace más que agravar el problema existente.

Si estás en esta situación no dejes de mantener el contacto con tu hijo: llámale, visítale y que él venga a visitarte. Da igual como os comuniquéis, lo importante es que sigáis en contacto y mantengáis la relación que siempre habéis tenido.

Mantener el contacto te ayudará a darte cuenta de que te sigue queriendo igual que antes aunque ya no viváis juntos, que sigue siendo tu hijo y tú su padre/madre, que la relación no tiene por qué cambiar por el hecho de que ya no viva en casa…

6-Redefine la relación familiar

Tras la marcha de un hijo las relaciones familiares pueden verse alteradas.

En muchos casos los padres vuelven a vivir en pareja tras décadas de vivir en familia, lo cual puede acarrear problemas de pareja que hasta ahora no habían surgido porque el centro de atención familiar era el hijo.

En caso de que la relación de pareja existente entre los padres esté muy dañada, es aconsejable acudir a una terapia de pareja.

Para evitar que llegues a este punto recuerda que formar una familia no implica que tengas que abandonar la vida de pareja que llevabas antes de tener hijos, sino que ahora tienes dos parcelas que cuidar: la relación de pareja y la relación familiar.

Si cuidas ambas parcelas, cuando tu hijo se independice no tendrás problemas en volver a convivir a solas con tu pareja.

Puede que al principio os cueste un poco haceros a la nueva situación, ya que lleváis mucho tiempo viviendo en familia, pero si habéis cuidado vuestra relación os acostumbraréis enseguida y disfrutaréis juntos de ese tiempo del que ahora disponéis.

7-Apóyate en los demás

El síndrome del nido vacío se traduce en una serie de emociones difíciles de llevar, como puede ser la soledad, la aflicción, el anhelo o la tristeza derivados de la emancipación del hijo.

Para poder superar este duro momento te aconsejo que te apoyes en tus familiares y amigos, es decir, en aquellas personas con las que te sientas a gusto y estén dispuestas a escuchar cómo te sientes.

En el caso de que no dispongas del apoyo social necesario, busca una terapia de grupo o un grupo de apoyo que se adecue a tus necesidades y en el cual te sientas cómodo.

Tal y como dijo Freud: “La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas”.

Si dichas palabras bondadosas no las encuentras en tu círculo social cercano, no te preocupes, las puedes encontrar fuera. Hazlo, te ayudará.

8-Desarrolla nuevos intereses

Puede que hasta ahora todas tus tareas girasen en torno a tu hijo: hacerle la comida, ordenar su cuarto, lavarle la ropa… y que no te quedase tiempo para otro tipo de actividades.

En este punto encontramos algo positivo al hecho de que tu hijo se haya emancipado. Ya no tienes que llevar a cabo todas esas actividades, por lo que dispones de tiempo para todo aquello que siempre has querido, hacer pero hasta ahora no has podido.

Invierte todo ese tiempo libre en realizar aquellas actividades que tenías pendientes, en desarrollar nuevos intereses, en practicar tus aficiones, en pasar más tiempo con tu pareja, con amigos…

El objetivo de este punto es que vayas ocupando de manera progresiva el tiempo libre que has obtenido tras la marcha de tu hijo y que lo ocupes en actividades que te gusten y te generen placer y satisfacción.

9-Establece metas

Fíjate metas en tu día a día, de manera que te levantes de la cama con un objetivo a lograr y ganas de alcanzarlo.

Las metas variarán en función de los gustos, pueden ir desde terminar un libro, hacer una maqueta o acudir al gimnasio, hasta socializar más con los vecinos o conseguir un trabajo.

Lo importante es que te fijes metas u ocupaciones que te motiven y tengas ganas de realizarlas, lo cual repercutirá muy positivamente en tu estado de ánimo y en las relaciones familiares.

10-Pide ayuda

Puede que los consejos que te he dado no sean suficientes para superar el problema que atraviesas. No te preocupes, no todo el mundo mejora con las mismas herramientas. Puede que en tu caso tengas que acudir a un profesional.

Busca un psicólogo o una terapia de grupo a la que unirte y acude con regularidad, estoy segura de que los resultados serán muy positivos tanto para ti como para la relación que mantienes con tu hijo, pareja, familiares y amigos.

Los efectos beneficiosos de una terapia repercuten en multitud de áreas de tu vida.

Y recuerda: “la familia crece cuando los hijos hacen la suya propia”.

¿Y tú cómo has actuado para superar el síndrome del nido vacío?

Referencias

  1. Canfield, J., Hansen, M. V. (2011). Chicken Soup for the Soul: Empty Nesters: 101 Stories about Surviving and… USA: Chicken Soup for the Soul Publishing.
  2. Guanchen, S., Shijie, S. (2013). Constructing a Harmonious Family: Family Relationships from Estrangement to Interaction. Cross-Cultural Communication, 9 (5), 82-86.
  3. Khaledian, M., Shooshtari, M., Ahmadimehr, Z., Naseri, E. (2013). The effectiveness of Group Cognitive Behavior Therapy on the rise of hopefulness
    in Empty-Nest syndrome. Technical Journal of Engineering and Applied Sciences, 3 (16), 1767-1771.
  4. Mbaeze, I. C., Ukwandu, E. (2011). Empty-Nest Syndrome, Gender and Family Size as Predictors of Aged’s Adjustment Pattern. Pakistan Journal of Social Sciences, 8 (4), 166-171.
  5. Shakya, D. R. (2009). Empty Nest Syndrome. An Obstacle for Alcohol Abstinence. Journal of Nepal Health Research Council, 7 (15), 135-137.
  6. Shakya, D. R. (2013). Empty Nest. Mirrored in a growing mind: A Case Report. Journal Psychiatrists’ Association of Nepal, 2 (2), 43-45.
  7. Sharifi, K., Anoosheh, M., Foroughan, M., Kazemnejad, A. (2014). Barriers to Middle-Aged Women’s Mental Health: A Qualitative Study. Iranian Red Crescent Medical Journal, 16 (6).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here