15 Síntomas del Consumo de Cocaína

Los síntomas del consumo de cocaína se dividen entre los específicos a la cocaína y los comunes a otras drogas. Los comunes son: ojos rojos, cambios de humor y comportamiento, problemas en empleo y familia y empeoramiento de la salud general. Los específicos te los explicamos más detenidamente a continuación. Esto te servirá para saber si alguien consume cocaína y comenzar a ayudarle.

Ahora, vamos a ver catorce síntomas derivados del consumo de la cocaína. De esta manera, conoceremos cómo se ve alterado el organismo de las personas que lo consumen y, a través de qué indicios o señales, cómo podemos detectarlo.

Sad Man Doing Snorting Cocaine At Home On His Own

La cocaína (nombre científico: esterbenzoil de Metilecgonina) es una droga que se obtiene de las hojas de la planta de la coca, conocida como Erythroxylon coca. Los países que cuentan con mayores plantaciones de este arbusto se encuentran en América del Sur y son: Perú, Bolivia y Colombia. De hecho, en la década de los 90, Colombia fue el país con mayor producción de esta droga.

Originariamente, las hojas de la coca se han usado en infusiones y como hierba medicinal. Otro de los usos por los que es, también, muy conocida es para combatir el mal de alturas que sufren los campesinos debido a sus propiedades anestésicas y analgésicas, así como su función cardiotónica (como elemento regulador del oxígeno) y, de esta manera, contribuye a mejorar la circulación sanguínea.

Para obtener la cocaína, las hojas de coca siguen un proceso de elaboración. Existen distintas preparaciones y, también, requieren el uso de ciertos componentes químicos que acabarán influenciando en el grado de pureza.

A pesar de ser una droga ilegal, su consumo está extendido de manera global y supone un gran problema en la sociedad actual, afectado en distintos ámbitos a las personas que lo consumen, a sus familias y otras redes de apoyo.

Es altamente adictiva debido a su acción en el sistema de recompensa mesolímbico. También, es importante que sepamos que la cocaína puede ser ingerida por distintas vías: la nasal (es decir, esnifada), la oral, la intravenosa y la pulmonar.

La coca tiene, también, se puede usar legalmente. En este caso, el uso de la cocaína pura aprovechando su efecto anestésico en operaciones de ojos, oídos y garganta está controlado y regulado en el ámbito sanitario.

En 1985, se comercializaron distintos productos que contenían coca y cocaína y que suponían una alternativa más barata para el consumo de esta droga. De hecho, uno de esos productos lo continuamos consumiendo hoy en día, es la Coca-Cola. Este refresco hasta el año 1903, contenía hasta 60 mg de cocaína.

Otro dato histórico, es que Sigmund Freud (padre del psicoanálisis) escribió un ensayo Uber Coca  (De la coca) en el que detallaba las múltiples propiedades de esta droga. Las enunciaba así: “He probado una docena de veces en mí mismo (el) efecto de la coca que evita el hambre, el sueño y el cansancio y refuerza el intelecto”.

Síntomas específicos relacionados con el consumo de la cocaína

1- Músculos tensos y rígidos, sequedad en la boca, sudoración excesiva

En primer lugar y tras ingerir la cocaína, se producen una serie de cambios a nivel fisiológico. Estos síntomas son comunes tras haber consumido una dosis no muy elevada de cocaína y aparecerán tras 15-20 de haberla ingerido.

En caso de que no se repita la ingestión de dosis, comenzarán a remitir a la hora. Todos ellos son fruto de la excitación y la activación que la droga produce en el sistema nervioso central y que acaba activando al resto de sistema.

Los músculos se tensan y se produce rigidez muscular. También, es común que estas personas padecen taquicardia (aumento de las pulsaciones) y los vasos sanguíneos se contraen debido a la activación. Además, conllevará, también, la elevación de la presión arterial y las pupilas dilatadas.

A estos primeros síntomas, hay que sumarle la sequedad en la boca y, en ocasiones, la excesiva sudoración.

Si se consume una vez de manera aislada, los síntomas no suelen ser más graves. En caso de que se repita el consumo en un breve período de tiempo, toda esta sintomatología puede culminar en un ataque al corazón o un paro cardíaco. También, se puede producir un accidente cerebro-vascular.

2- Euforia

Tras el consumo, las personas comienzan a experimentar una sensación de euforia. Están felices y charlatanes. Por esta razón, la cocaína es una droga de uso común en contextos sociales en los que se busca la desinhibición.

3- Carencia de sueño

El estado de alerta y la activación producida por la cocaína, contribuirá a que no tengan sueño y tengan dificultades para conciliarlo.

Es muy probable que tengan problemas de insomnio si el consumo es frecuente. Por ello y para poder dormir, los consumidores habituales de cocaína podrán recurrir a fármacos y al alcohol para conciliar el sueño.

4- Falta de apetito

También, podrán experimentar la falta de apetito. En los casos en los que la pérdida de apetito se cronifique, se producirá un estado de malnutrición.

5- Manía o conducta agresiva

Como apunté anteriormente, las personas que consumen algún tipo de droga, experimentarán un estado de humor distinto al normal. En el caso de la cocaína, existen una serie de signos sobre los que podemos estar alerta:

  • Que la persona se ría con mayor frecuencia y sin un motivo aparente.
  • Las personas están muy agresivas o su conducta es impulsiva. También, pueden sufrir alucinaciones que son pseudo-percepciones debido a la ausencia de un estímulo externo. Se clasifican en distintos tipos: experimentar sensaciones por el cuerpo, escuchar sonidos o voces, ver luces u objetos y percibir olores.
  • Experimentar hiperactividad, este comportamiento está presente cuando el consumo de la droga ha sido reciente y es uno de los primeros síntomas que desaparecen.

La cocaína, al ser la droga que mayor dependencia mental provoca, contribuirá, de manera negativa, a que la persona cree una adicción. Este hecho es muy probable que ocurra durante los primeros días que la persona la consuma.

6- Tolerancia: necesidad de más cantidad

En el caso de producirse la adicción, la persona desarrollará tolerancia a la droga. Esto quiere decir que la persona necesitará una mayor cantidad de droga y consumirla con mayor frecuencia para poder experimentar los efectos positivos y la misma sensación de euforia que sentía en sus primeros consumos.

La adicción tiene una explicación a nivel orgánico y es que, en el cerebro, se ven alterados los receptores de la dopamina, un importante neurotransmisor, en el espacio sináptico. En este caso, las moléculas de la cocaína envuelven al transportador de la dopamina y bloquean la ruta por la que este neurotransmisor entraría.

Así, la dopamina se va acumulando en el espacio sináptico y continúa estimulando a la célula receptora. De esta manera, la vía de gratificación se vuelve menos sensible a los refuerzos naturales y a la droga en sí. Por ello, la persona adicta necesita más dosis y de mayor cantidad.

Otro aspecto relacionado con la tolerancia es que estas personas experimentan un proceso de sensibilización a la ansiedad, las convulsiones y otros efectos de la cocaína.

8- Deseos intensos de consumir

El “craving” es el deseo por consumir la droga nuevamente. Este deseo es muy intenso y está encaminado a experimentar, nuevamente, una sensación muy concreta.

9- Cambios de comportamiento al no consumir

Mientras que las personas adictas no están consumiendo, comienza a convertirse en alguien más reservado y, también, descuidan sus relaciones y obligaciones.

10- Fatiga, malestar o ansiedad al no consumir

Mientras que no están consumiendo la droga o bajo sus efectos, sienten: fatiga, ansiedad, malestar intenso, temores incontrolables, pánico, etc. Este hecho se conoce como abstinencia y es una reacción fisiológica.

11- Pérdida del olfato y hemorragias nasales (esnifada)

Si la persona la consume esnifada, se producirá una pérdida del olfato y hemorragias nasales. También, provocará problemas al tragar, ronquera e irritación del tabique nasal.

Si pensamos que algún amigo o familiar nuestro la consume, podremos alertarnos, además, por si tuviera algún polvo blanco cerca de los orificios nasales y si se rasca mucho la nariz. Incluso, pueden producirse hemorragias nasales.

12- Pinchazos en los brazos

En el caso de ser ingerida, uno de los signos más visibles son los pinchazos en los brazos (conocidos como tracks). Son un signo de alerta muy común. En este caso, pueden provocar una gangrena grave en los intestinos debido a la    reducción del flujo sanguíneo.

13- Reacciones alérgicas

Los personas que la consumen por vía intravenosa podrán experimentar reacciones alérgicas, por la cocaína o los aditivos que ésta lleva. En casos extremos, producirá la muerte.

14- Pérdida de atención

También, las personas que la consumen sufrirán la pérdida de la atención. Este hecho revierte, por ejemplo, cuando se mezcla el consumo de drogas con la conducción y es que, a pesar de experimentar una falsa sensación de atención, es probable que estas personas experimenten la pérdida de control real del vehículo.

15- Psicosis

Caballero (2000) enunció que la psicosis derivada por el consumo de la cocaína (conocida como psicosis cocaínica) es uno de las mayores complicaciones en relación con el consumo agudo de la droga.

Un alto porcentaje de personas, se estima que entre el 65-70% de los consumidores compulsivos de cocaína pueden presentar sintomatología paranoide. Ésta, desaparecerá entre las 24 y 48 horas tras el consumo.

La psicosis cocaínica está precedida, normalmente, por un período de suspicacia y recelo en el que son comunes las conductas compulsivas y el ánimo disfórico, es decir; triste, ansioso e irritable. Además, cursa con un alto componente de agresividad y agitación.

Dentro de esta psicosis son, también, comunes las ideas delirante paranoides con contenidos de perjuicio y celotípicos (delirio de celos). Estos delirios están relacionados con su consumo. Es decir, piensan que alguien quiere robarles la droga que van a consumir, que hablan de él en los medios de comunicación con respecto a su consumo, etc.

Las alucinaciones que apunté anteriormente, están más presentes en un caso de psicosis. En el caso de las auditivas, son las más habituales, por ejemplo: alguien que les sigue. Con respecto a las visuales y a las táctiles son menos comunes. En ocasiones, sienten que tienen algún parásito bajo su piel, llamadas alucinaciones cenestésicas de formicación. Para comprobarlo, se pellizcan la piel.

16- Depresión

Tras el estado de euforia y el buen humor que se experimenta al consumir la cocaína, el consumo crónico de cocaína produce depresión, además de irritabilidad y agotamiento general.

Estas personas pueden ser diagnosticadas como un episodio depresivo mayor o bien, un cuadro de distimia. En los casos en los que los síntomas depresivos son leves, pero se presentan de manera crónica y ocurren episodios graves, recibe el nombre de depresión leve.

17- Retraso psicomotor

En lo que respecta a lo motor, cuando el consumo es prolongado, se produce retraso psicomotor, así como debilidad muscular.

Con frecuencia, pueden presentar estereotipias motoras en las que realizan algunos gestos sin sentidos o parece que realizan tareas. En ellos, es común que den vueltas o rebusquen entre los muebles, esperando encontrar droga.

Si quieras seguir leyendo y aprendiendo más sobre la cocaína y sus consecuencias, echa un vistazo a nuestra entrada (enlazar).

Referencias

  1. RONCERO, J.; RAMOS, J.A.; COLLAZOS, F.; CASAS, M. Complicaciones psicóticas del uso de la cocaína.
  2. Crack-Cocaína. Gravedad. NARCOCON.
  3. Todo sobre la cocaína. APROVON Valencia.
  4. ¿Cuáles son los efectos a corto plazo del uso de la cocaína? National Institute on Drug Abuse.
  5. LIZASOAIN, I.; MORO, M.A.; LORENZO, P. Cocaína: aspectos farmacológicos.

DEJA UNA RESPUESTA