Los 13 Síntomas del Embarazo Psicológico Más Comunes

Los síntomas del embarazo psicológico más comunes son amenorrea, prueba del test positiva, aumento del hambre y de peso o lordosis. El embarazo psicológico, también conocido como pseudociesis, es un trastorno que desarrolla síntomas del embarazo en mujeres que realmente no se encuentran en un estado de gestación. También, es conocido comúnmente como falso embarazo.

El caso de los embarazos psicológicos no es un caso que pertenezca en exclusiva a los seres humanos. De hecho, las especies de animales de las que se tiene constancia de tener una mayor tendencia a desarrollar un embarazo psicológico son los perros, los gatos y los conejos.

Girl's first love

Para abrir bocado, te adelanto que hablaremos del inquietante test de orina o sangre que da positivo a pesar de ser una gestión falsa. Pero además, a lo largo del artículo desarrollaremos de manera detallada los síntomas principales del falso embarazo, así como algunas pautas para situarnos, posibles tratamientos y trastornos relacionados con este síndrome.

Los embarazos psicológicos ocurren, aproximadamente, entre 1 y 6 casos cada 22.000 nacimientos. Se estima que la edad media que da lugar a un caso de embarazo psicológico ronda los treinta y tres años aproximadamente.

A pesar de que existen múltiples perfiles de mujeres que pueden sufrir un caso de pseudociesis, normalmente, estas personas tienen pareja y un proyecto de formar una familia. En ocasiones, ha ocurrido un embarazo anterior.

Este cuadro no es un trastorno que haya sido recientemente descrito, ya que existe constancia de que Hipócrates en el año 300 a.C describió una docena de casos.

Las pruebas que constatan la no existencia de un embarazo y que hacen a los profesionales plantearse la posibilidad de que la paciente sufra un embarazo psicológico son la ausencia de latido fetal, que no se ve en las ecografías ningún feto y que no ocurre el parto.

La pseudociesis no responde de manera exclusiva a un trastorno de tipo físico o bien, de carácter psicológico. De hecho, los embarazos psicológicos tienen lugar debido a la interrelación de ambos factores.

El diagnóstico de la pseudociesis responde al de Trastorno Somatomorfo No Especificado según la DSM-IV.

Síntomas comunes en el embarazo psicológico

A continuación, veremos una serie de síntomas y características que pueden tener lugar en un caso de embarazo psicológico. Como cuando nos encontramos ante cualquier diagnóstico, la persona no ha de presentar todos los síntomas y características enumeradas, éstas nos servirán como un apoyo para detectar un caso de embarazo psicológico.

1- Necesidad emocional oculta

Existe una necesidad emocional oculta que puede percibirse a través de la sintomatología física que veremos más adelante a lo largo de este post. Realizando una revisión de casos, encuentro como gran parte de las mujeres que sufren un embarazo psicológico, responden a un perfil de personas carentes de afecto.

También, existen casos en los que estas mujeres sienten un fuerte deseo por ser madres, pensando que, de esta manera, afianzarán su relación de pareja o bien que, de esta manera, se sentirán más satisfechas consigo mismas al haber cumplido sus expectativas de ser madre.

En otras ocasiones, las mujeres que presentan un embarazo psicológico son personas que sienten ciertos temores e inseguridades sobre el embarazo.

Por contraposición a estos perfiles, la pseudociesis también puede ocurrir en casos en los que las mujeres viven de manera muy próxima el embarazo de alguien muy cercano, ya sea una familiar o una amiga.

Como queda constatado, el nexo común de estos perfiles responde al de una mujer que sufre ciertas carencias emocionales o tiene dificultades para gestionar sus emociones de una manera adecuada. Algunas de ellas pueden sufrir alexitimia, que es la incapacidad de experimentar placer y disfrutar de determinadas emociones. También, los casos de embarazos psicológicos pueden estar relacionados con otros en los que exista una sintomatología depresiva de base.

A continuación, damos lugar a la sintomatología de tipo físico que puede presentarse en un caso de embarazo psicológico.

2- Amenorrea

Conocida más comúnmente como ausencia de menstruación. En algunos casos, no consiste en la desaparición total del período, sino que disminuye el flujo menstrual. Este hecho recibe el nombre de hipomenorrea.

Este síntoma está provocado por la alteración que existe de las hormonas luteinizante y foliculoestimulante. Ambas producen la detención del ciclo menstrual y, por lo tanto, el cese de la ovulación.

3- Prueba de test positiva

Estas mujeres, al realizarse una prueba de embarazo en casa, obtienen un resultado positivo en la misma. La razón de este resultado es debido al aumento de las gonadotropinas.

Estas hormonas se encuentran alojadas en el hipotálamo y este hecho nos demuestra el fuerte efecto que ejerce la mente sobre el cuerpo, tal como que es capaz de arrojar un resultado positivo en un test de embarazo sin que haya producido una concepción real.

A partir de este momento, las mujeres que sufran un embarazo psicológico comenzarán a desarrollar los síntomas que están más vinculado con el proceso de gestión y que ocurre a lo largo de éste.

4- Síntomas derivados de las hormonas

El aumento de los niveles de las hormonas de la prolactina y de la progesterona da lugar a que a que tengan lugar ciertos síntomas que ocurren en un embarazo real. Son los siguientes:

-Aumento del tamaño de las mamas, así como la sensación de que están más sensibles. También, pueden experimentar cambio de color de las mismas.

-Es posible que ocurra la segregación de la leche materna.

-Náuseas, como las que suelen tener lugar en el primer trimestre del embarazo, sobre todo las de primera hora de la mañana.

-Cansancio y fatiga. Es común que se sientan fatigadas realizando alguna actividad física y que requieran mayor descanso del que el propio cuerpo acostumbre en otras circunstancias.

5- Ablandamiento del cuello uterino

Se produce el ablandamiento del cuello uterino con signos de congestión. Asimismo, se producen un aumento del volumen del útero. Estos cambios de tamaño tienen lugar entre las seis semanas y los ocho meses.

6- Antojos

Son comunes los antojos y el incremento del hambre, como suelen ocurrir en una situación de embarazo real. Este hecho, está en consonancia con el siguiente síntoma.

7- Aumento del peso

Tiene lugar el incremento del peso. Un aumento que puede ser incluso mayor que el de un embarazo real. Es probable que la barriga tome una forma que asemeja al vientre de una mujer embarazada.

8- No existe inversión del ombligo

En los casos de embarazos psicológicos, en contraposición a los embarazos reales, no hay inversión del ombligo. Este hecho en los embarazos reales tiene lugar entre el quinto y el sexto mes y es un indicativo de cómo el feto se está preparando para el momento del parto.

9- Sensación de movimientos fetales

Estas mujeres experimentan la sensación subjetiva de la existencia de movimientos fetales.

10- Lordosis

El hecho de que la columna lumbar se curve hacia dentro, recibe el nombre de lordosis. Esto ocurre debido a la subida de peso que tiene lugar y es la forma que el cuerpo toma, de manera natural, para adoptar una postura más cómoda sin provocar daños o lesiones.

11- Trastornos del sueño

Las mujeres que sufren un embarazo psicológico, suelen experimentar diversos trastornos de sueño tales como el insomnio. Éstos pueden tener lugar debido al estado de ansiedad que experimentan o bien, debido a la incomodidad que sienten al estar tumbadas por el aumento del vientre y la dificultad de adoptar una postura cómoda durante tantas horas de sueño.

12- Problemas gastrointestinales

Es común, al igual que en el caso de un embarazo natural, sufrir de acidez y otros problemas gastrointestinales como pueden ser el estreñimiento.

13- Contracciones

A lo largo del transcurso del embarazo psicológico, pueden tener lugar las contracciones propias del parto, así como los dolores que sufren las mujeres que van a dar a luz.

Tratamiento

Como expliqué en el apartado de la introducción, el personal sanitario alerta de la existencia de un embarazo psicológico cuando se realiza una ecografía del vientre de la mujer y de esta manera, se comprueba que no hay ningún feto.

En este momento, se le muestra a la persona afectada para que ella misma pueda darse cuenta de que no están sufriendo un embarazo. A esta prueba también se le puede acompañar de la muestra de que, a través del ecógrafo, no se percibe el latido fetal.

Otra manera de evidenciar que no existe un embarazo real es realizando las maniobras de Leopold. Éstas se realizan por el obstetra para determinar la situación del feto en los últimos meses de gestación. Son cuatro maniobras que deben realizarse por profesionales experimentados con el fin de no dañar al feto.

En estos casos, es muy importante que el personal sanitario extreme la delicadeza y la compresión que requiere la situación. Es importante mostrarse paciente y explicarlo tranquilamente, creando un clima en el que la mujer se sienta comprendida.

Puede ocurrir que estas mujeres requieran la atención y el tratamiento de un profesional de la psicología para afrontar esta circunstancia.

Cuanto antes se detecte la existencia de este trastorno, antes se podrán tomar las medidas que requiera la situación. El diagnóstico precoz de un caso de embarazo psicológico contribuirá a un menor estado ansiógeno y depresivo de la paciente, factores que serán predictores de una mejor recuperación.

En ocasiones, el tratamiento psicológico puede ir acompañado por la acción de dopaminérgicos que contribuirán a que se produzca el sangrado y así, la mujer podrá tomar consciencia de la no existencia de un embarazo real.

Otros trastornos relacionados

Delirios de embarazo

El embarazo psicológico se diferencia de los casos de delirios de embarazo porque, a pesar de que existe sintomatología común, en el caso del embarazo psicológico existe sintomatología física. Lo que ocurre en los casos de delirios de embarazo es que se trata de un trastorno psicótico y no existe sintomatología física ni se produce ningún cambio orgánico.

Estas mujeres sufren delirios y alucinaciones que les hace creer que están embarazadas. En este caso, el tratamiento se realiza a través de fármacos antipsicóticos.

Como apunté en la introducción, los embarazos psicológicos afectan, en el ser humano, exclusivamente al género femenino.

Síndrome de Couvade

En lo que concierne a los hombres, existe un trastorno que está relacionado con esta sintomatología y que recibe el nombre de síndrome de Couvade, que proviene de la palabra francesa couver  y que significa criar, incubar.

En este síndrome lo que ocurre es que los hombres experimentan una sintomatología relacionada con los síntomas propios de una mujer que se encuentra gestando. Lo padecen los hombres cuyas parejas están embarazadas y tiene lugar en el tercer mes de gestación o bien, en las semanas previas al parto.

En este cuadro, los síntomas más comunes que experimentan estos hombres son el aumento de peso, los antojos, un estado de mayor irritabilidad y sensibilidad, dolores de muelas, calambres, las náuseas y los mareos, dolores abdominales e, incluso, el rechazo al sabor de algunas comidas, así como a determinados olores.

Apreciación final

Las mujeres que experimentan un embarazo psicológico no significa que tengan algún problema que les impida ser madres. Si existiera alguna incidencia relacionada con la fertilidad, no está relacionada de manera directa con este trastorno.

De igual manera, el que una mujer padezca un embarazo psicológico no es un indicativo de que la persona que lo ha padecido desarrolle una incapacidad que le impida quedarse embaraza en un futuro.

Referencias

  1. Embarazo psicológico, emociones a la vista.
  2. ¿Qué es un embarazo psicológico?
  3. Embarazo psicológico: ¿qué es y cómo se produce?
  4. ¿Cómo y por qué ocurre un embarazo psicológico? Omicrono Ciencia
  5. Embarazo Psicológico – Pseudociesis. Del Dr. Pedro Pinheiro.
  6. Embarazo Psicológico o Pseudociesis. De Neus Ferrando.
  7. La pseudociesis o falso embarazo se da aproximadamente entre uno y seis de cada 22.000 nacimientos. De psiquiatría.com

DEJA UNA RESPUESTA