Sistema Límbico: Funciones, Partes y Anatomía (con Imágenes)

El sistema límbico es una parte del cerebro compuesta por varias estructuras interconectadas anatómica y funcionalmente que participan en el procesamiento de las emociones.

Muchas de estas regiones se encuentran inmersas en el interior de nuestro cerebro, lo que se conoce como estructuras subcorticales (debajo de la corteza cerebral). Aunque hay algunas áreas del sistema límbico que pertenecen a la corteza cerebral, como la corteza orbitofrontal o el hipocampo.

Male Limbic System Brain Anatomy - Blue Concept

La misión del sistema límbico es controlar aquellos aspectos relacionados con la preservación de uno mismo y la supervivencia de la especie. Por ejemplo, las respuestas emocionales, la motivación, el nivel de activación, e incluso algunos tipos de memoria.

Historia de los estudios del sistema límbico

El concepto de sistema límbico ha sufrido cambios notables a lo largo del tiempo.

Al parecer, el término nació en 1664 con Thomas Willis, que definía a un grupo de estructuras que rodeaban el tallo cerebral como “cerebro limbus” (“limbus” significa borde o frontera).

En 1878, Paul Pierre Broca introdujo “El gran lóbulo límbico”. Se refería a una zona del cerebro que ocupa desde el borde curvado del giro cingulado hasta el giro parahipocampal. Aunque éste lo relacionó principalmente con el olfato.

Sin embargo, el primer autor que habló del rol que esta estructura tiene sobre el plano emocional fue James Papez. Este neurólogo fue famoso por proponer un modelo anatómico para las emociones (circuito de Papez) en 1937.

Pero el verdadero concepto de “sistema límbico”, que es el que utilizamos actualmente, se debe a Paul MacLean que en 1952 amplió las estructuras implicadas y definió el circuito de forma más compleja. Propuso además la interesante Teoría del Cerebro Triúnico, defendiendo que el cerebro humano estaba compuesto por tres cerebros, fruto de nuestra evolución como especie.

Así, el primero y más básico sería el cerebro reptil; luego el sistema límbico o cerebro intermedio, que es el viejo cerebro mamífero que origina las emociones. Por último, situado en el exterior, se encuentra el cerebro más recientemente adquirido: el neocórtex.

Indicó también que el sistema límbico no puede trabajar sin la ayuda del neocórtex (o nuestra parte “racional”), con el que establece numerosas conexiones para el procesamiento emocional.

Componentes del sistema límbico y sus funciones

Curiosamente, no existe un acuerdo universal sobre las estructuras concretas que forman el sistema límbico. Las más comúnmente aceptadas son:

Corteza límbica

Cuerpo calloso

Se sitúa alrededor del cuerpo calloso, y es una zona de transición, ya que se intercambia información entre la neocorteza y estructuras subcorticales del sistema límbico.

Es un área de asociación, es decir, la que integra información de varios tipos y la reúne para darle un significado. Así, podemos dar una interpretación a algo que nos ha ocurrido y clasificarlo como agradable, desagradable, doloroso, o placentero.

¿Qué áreas incluye?

– El giro cingulado: envuelve parte del cuerpo calloso, se encarga de procesar y controlar la expresión de emociones y aprenderlas. Parece también tener un papel importante en la motivación, estando implicando en las conductas dirigidas a objetivos. Se ha demostrado que es esencial también en el comportamiento materno, apego, y reacción a olores.

– El giro parahipocampal: se localiza en el área inferior de los hemisferios cerebrales, debajo del hipocampo. Participa principalmente en la memoria, más específicamente, en el almacenamiento y recuperación de recuerdos.

Hipocampo

Se sitúa en la parte media del lóbulo temporal y se comunica con la corteza cerebral, el hipotálamo, el área septal, la amígdala… gracias a sus múltiples conexiones. Su tarea más destacada es consolidar el aprendizaje y la memoria.

El hipocampo se encarga de introducir en nuestro almacén de memoria a largo plazo aquello que aprendemos.

De hecho, cuando hay una lesión en esta estructura no eres capaz de aprender ninguna cosa nueva, quedando intactos tus recuerdos del pasado. Esto se denomina amnesia anterógrada. ¿Por qué no se alteran los recuerdos más antiguos? Pues porque se almacenan en otros lugares de la corteza cerebral, que, si no se lesionan, los recuerdos siguen estando allí.

El hipocampo también se activa en la recuperación de recuerdos. De esa forma, cuando reconocemos algo, como un lugar o un camino se lo debemos, en parte, a esta estructura. De hecho, es esencial para nuestra orientación espacial y para identificar las pistas del entorno que son conocidas para nosotros.

¿Por qué esta estructura forma parte de un sistema emocional? Pues bien, debes saber que hay un vínculo muy importante entre las emociones y la memoria. En concreto, un nivel óptimo de activación emocional facilitará la formación de recuerdos.

Así, recordamos mejor aquellas situaciones que tuvieron significado emocional para nosotros, ya que las consideramos más útiles para nuestro futuro que aquellas que no lo tienen.

El hipotálamo

Hipotálamo

El hipotálamo una importante estructura que se localiza en la parte inferior del tálamo, en el interior de los tractos ópticos. Una de sus funciones más destacadas es controlar que el funcionamiento de nuestro organismo se mantenga en equilibrio.

Tiene muchas conexiones con áreas muy diversas del cerebro: lóbulos frontales, tronco cerebral, médula espinal, hipocampo, amígdala, etc.

Posee sensores que provienen de la mayor parte de nuestro cuerpo: sistema olfativo, retinas, vísceras… Además de ser capaz de captar la temperatura, los niveles de glucosa y de sodio, niveles hormonales, etc.

En definitiva, influye en funciones autonómicas, en el sistema nervioso simpático (típicas respuestas de estrés como aumento de los latidos del corazón y sudoración), en el parasimpático (regulación de órganos internos cuando estamos en reposo), funciones endocrinas, y comportamientos como reacciones emocionales.

Se asocia con el apetito (área hipotalámica lateral) y la saciedad (núcleo ventromedial del hipotálamo), las respuestas sexuales, y la regulación de los ritmos circadianos (sueño y vigilia).

La amígdala

La amígdala una de las estructuras del sistema nervioso más estudiadas y más directamente vinculada con las emociones.

Tiene forma de almendra y se compone de dos núcleos, cada uno situado en el interior de un lóbulo temporal.

Por un lado, parece que las hormonas del estrés que se liberan cuando tenemos una vivencia emocional importante, hacen que se consoliden los recuerdos afectivos. Y todo ese proceso lo realiza la amígdala.

Además, esta área cerebral interviene en el reconocimiento de expresiones emocionales faciales. Es un proceso que, aunque no lo parezca, se realiza de manera breve, automática, e incluso inconsciente. Esto es muy importante para una interacción social adecuada.

Otra función esencial de la amígdala es procesar el miedo en el condicionamiento conductual. Es decir, aprender que un estímulo o entorno está asociado a algún peligro, por lo que nuestro organismo debe prepararse para defenderse.

Por tanto, la amígdala se encargaría de aprender y almacenar las memorias implícitas del miedo (más inconscientes); mientras que el hipocampo adquiriría las memorias declarativas (aquellas que se pueden evocar conscientemente).

Por ejemplo, un daño sólo en la amígdala dejando el hipocampo intacto haría que nos sujetos no aprendieran a tener miedo de estímulos amenazantes, pero sí aprenderían las circunstancias o ambiente donde ocurrió ese suceso.

Mientras que una lesión exclusiva en el hipocampo afectaría al aprendizaje de las claves contextuales conscientes, pero no alteraría el aprendizaje del miedo condicionado.

El área septal

Se sitúa justo encima de la comisura anterior y posee numerosas conexiones con el hipocampo, el hipotálamo y otras áreas.

Parece que se encarga de inhibir el sistema límbico y el nivel de alerta cuando se han sobreactivado por una falsa alarma. Gracias a esta regulación, el individuo será capaz de mantener su atención y su memoria, y estará listo para responder correctamente a las demandas del entorno.

Es decir, controla estados de activación extremos que serían contraproducentes para nosotros.

Los núcleos septales, además, tienen una función integradora de aspectos emocionales, motivacionales, de alerta, de memoria, y sensaciones placenteras como la excitación sexual.

Más áreas asociadas al Sistema Límbico:

Área Tegmental Ventral

Área Tegmental Ventral (VTA)

Se sitúa en el tronco cerebral y presenta vías dopaminérgicas (de dopamina) que son las encargadas de las sensaciones agradables. Si se sufre una lesión en esta área, los sujetos tendrán dificultades para sentir placer y tratarán de buscarlo a través de conductas adictivas (drogas, comida, juegos de azar…).

En cambio, si se estimulan partes mediales del área tegmental, los sujetos indican que se sienten alerta, pero irritables.

Corteza insular

Ínsula
Ínsula

Se localiza dentro de la cisura de Silvio y tradicionalmente parece que tiene un importante papel en el procesamiento e interpretación del dolor, sobre todo su área anterior.

Además, procesa aspectos subjetivos de emociones primarias como el amor, el odio, el miedo, el enfado, la alegría y la tristeza.

Se puede decir que da sentido a los cambios del organismo, haciendo consciente a la persona de que tiene hambre o que quiere volver a consumir cierta droga.

Corteza orbitofrontal

Corteza orbitofrontal

Tiene conexiones con áreas del sistema límbico como la amígdala, encargándose así de codificar datos sobre las señales sociales, y planificar estas interacciones con los demás.

Parece que participa en nuestra capacidad para averiguar la intención de los demás por su mirada, gestos y lenguaje.

Sin embargo, no se puede negar su influencia en el procesamiento emocional y en la valoración de recompensas y castigos.

Se ha demostrado que una lesión en esta área provoca desinhibición como hipersexualidad, habla soez, chistes pueriles, falta de control de impulsos con las drogas, adicciones; así como problemas para empatizar con los demás.

Ganglios basales

Compuesto por núcleo de accumbes, núcleo caudado, putamen, globo pálido, sustancia negra…  Principalmente están involucrados en el control motor.

Partes como el núcleo de accumbens son fundamentales en las conductas adictivas, ya que aquí se encuentran los circuitos de recompensa del cerebro y las sensaciones de placer.  Por otro lado, también se encargan de la agresión, la ira y el miedo.

Condiciones en las que está afectado el sistema límbico

– Autismo

Parece que los circuitos límbicos implicados en la cognición social (como los que involucran a la amígdala, el giro cingulado y la corteza orbitofrontal) no funcionan adecuadamente en los individuos con trastornos del espectro autista

– El síndrome de Kluver-Bucy

Esta afectación surge de una extracción bilateral de la amígdala y parte de la corteza temporal. Se observó que los sujetos presentaban hiperoralidad (exploraban todo con la boca), hipersexualidad, apaciguamiento, pérdida de miedo y alimentación indiscriminada.

Encefalitis límbica

Consiste en un síndrome paraneoplásico que afecta principalmente al hipocampo, amígdala, ínsula, giro cingulado y cortex orbito-frontal. Los pacientes desarrollan pérdida de memoria, demencia y movimientos involuntarios.

Demencia 

Ciertas formas de demencia pueden afectar al sistema límbico o partes asociadas, produciendo síntomas de descontrol emocional. Por ejemplo, la demencia fronto-temporal se asocia con síntomas de desinhibición propios de lesiones en el área orbito-frontal del cerebro.

– Trastornos de ansiedad 

Puede ser que en los trastornos de ansiedad exista un fallo en el control que deben ejercer las estructuras corticales y el hipocampo en la modulación de la amígdala.

– Esquizofrenia 

En la esquizofrenia se da una reducción del volumen de áreas límbicas, las neuronas del hipocampo no están debidamente organizadas y es más pequeño, y en la corteza cingulada anterior y el tálamo hay menor número de células GABAérgicas (inhibidoras).

– Epilepsia límbica

También denominada Epilepsia Medial del Lóbulo Temporal (MLT). En este tipo de epilepsia, se generan lesiones en estructuras como el giro del hipocampo, la amígdala o el uncus. Esto afecta a la memoria anterógrada, es decir, el paciente tiene dificultades para aprender cosas nuevas. Además, estas personas son más propensas a sufrir ansiedad y depresión.

– TDAH

Hay autores que piensan que algún fallo en el sistema límbico puede ser la causa del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Parece que el hipocampo de estos pacientes es más grande, y también que no existen conexiones efectivas entre la amígdala y la corteza orbitofrontal. Por ello, pueden participar en el comportamiento desinhibido típico de estos sujetos (Rajmohany & Mohandas, 2007).

– Trastornos afectivos (depresión)

Según ciertos estudios, existen variaciones en los volúmenes de los lóbulos frontales, ganglios basales, hipocampo y amígdala en estos trastornos. Aparentemente hay menor activación en algunas zonas del sistema límbico.

Referencias

  1. Rajmohan, V., & Mohandas, E. (2007). The limbic system. Indian Journal of Psychiatry, 49(2), 132–139.
  2. Swenson, R. (2006). Chapter 9 – Limbic System. Recuperado el 4 de Octubre de 2016, de REVIEW OF CLINICAL AND FUNCTIONAL NEUROSCIENCE.
  3. Ramos Loyo, J. (2006) Influencia de las emociones en los procesos cognoscitivos. En E. Márquez Orta (Ed.), La atención y sus alteraciones: del cerebro a la conducta (42-47). México: Editorial Manual Moderno.
  4. Hernández González, M. (2002). Capítulo 22: Neurobiología de la emoción. En M. Hernández González (Ed.), Motivación animal y humana (335-342). México: Editorial Manual Moderno.
  5. Silva, J.R. (2008). Capítulo 17: Neuroanatomía funcional de las emociones. En Slachevsky, A., Manes, F., Labos, E., & Fuentes, P. Tratado de Neuropsicología y Neuropsiquiatría Clínica.
  6. Boeree, G. (s.f.). The Emotional Nervous System. Recuperado el 4 de Octubre de 2016, de Shippensburg University.
  7. Insular cortex. (s.f.). Recuperado el 4 de Octubre de 2016, de Wikipedia.
  8. Orbitofrontal cortex. (s.f.). Recuperado el 4 de Octubre de 2016, de Wikipedia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here