Cómo superar la muerte de un ser querido: 10 consejos

La muerte de un ser querido es un proceso doloroso y que forma parte del ciclo natural de la vida, pues todo lo que vive acabará muriendo algún día.

Por lo tanto, el dolor es la respuesta más natural ante estas situaciones. Las pérdidas que provocan dolor más frecuentes son la separación de la pareja, la pérdida de un trabajo, la muerte o pérdida de una mascota y la muerte de un ser querido, ya sea la pareja, un familiar, un amigo o un hijo.

superar muerte ser querido

Aunque cualquier persona puede experimentar dolor, no todas las personas somos iguales a la hora de enfrentarnos al duelo. Existen estrategias de afrontamiento que son adaptativas y que permitirán la superación del duelo, y otras conductas que pueden dificultar la superación del mismo, facilitando que entremos en un duelo patológico.

¿Qué es el dolor?

Es probable que, ante la muerte de un ser querido, experimentes muchas reacciones diferentes, algunas de ellas inesperadas o no deseadas (ansiedad, tristeza, llanto fácil…). A tu alrededor encontrarás amigos y familiares que quieran ayudarte, contarte su propia experiencia, o explicarte cómo se supone que debes reaccionar y sobrellevar tu perdida.

Sin embargo, el dolor de cada persona es único, así como lo son sus reacciones ante la pérdida y sus estrategias de afrontamiento. Es común que recibas numerosos consejos basados en clichés, como “¡Ánimo, tienes que ser fuerte!” o “debes mirar hacia delante y seguir con tu vida”. Es menos común que escuches consejos relacionados con la aceptación de tu dolor.

Esto es así porque en la sociedad que vivimos la muerte pasa inadvertida, y la alejamos de nuestras vidas por el dolor que produce la pérdida. No queremos llorar delante de otras personas, ni demostrar cómo estamos realmente en nuestro interior, a pesar de que la muerte, y el dolor ante la muerte, son aspectos naturales de la vida.

Quizá te sientas abrumado, triste. Es esperable que el dolor influya en tu manera de pensar y de ver las cosas. Puede que el recuerdo de tu ser querido esté presente en tu mente la mayor parte del tiempo, que sientas confusión mental, te cueste concentrarte o todo lo relaciones con la persona que has perdido y las vivencias que tuvisteis antes de su muerte.

Estas reacciones mentales son normales, así que no debes preocuparte. No son más que una muestra de afecto y un mecanismo psicológico que te llevará a tu recuperación.

Debes tener en cuenta, que también es posible que el dolor te haga manifestar algunos síntomas físicos, como sensación de pesadez en el pecho, cansancio, molestias de estómago, trastornos del sueño (dormir más de lo habitual, o menos), problemas intestinales, mareos, dolores de cabeza, respiración agitada o ansiedad generalizada. Piensa que no solo tu mente, sino que tu cuerpo también está reaccionando ante tu dolor emocional.

Además, es posible que manifiestes cambios de comportamiento a partir del momento de la pérdida. Puede que experimentes pesadillas, o que duermas mal. Que no seas tan persistente en las tareas, o no tengas ganas de hacer esfuerzos. Algunas personas ven el rostro de sus seres queridos entre la multitud, a pesar de su muerte.

Por lo demás, existen multitud de reacciones que, como hemos dicho anteriormente, cada persona escoge como medio para superar el dolor (como estar más tiempo a solas, llegando incluso a dejar de salir para no ver a gente conocida). Por suerte, estas reacciones son muestras del dolor que estás pasando, y que terminarán por desaparecer y volver a tu comportamiento habitual.

Las etapas del duelo

El dolor es un sentimiento más, igual que el miedo, la culpa, la ira, o el amor; y te hará pasar por diferentes etapas dentro de tu proceso de duelo hasta tu completa recuperación.

Estas etapas son:

  • La negación. Esta etapa tiene la función de proteger a la persona del dolor que experimentará por la pérdida.
  • La ira. Aparecen sentimientos de dolor agudo, enfado, rabia, con la persona que ha muerto o con nosotros mismos.
  • La negociación. Es un momento de negociación con la realidad y la vida que vivirás a partir de ahora. Es una fase normalmente corta, donde la persona intenta, a través de la negociación, aliviar el dolor por la pérdida.
  • La depresión. La confusión desaparece, y aparecen sentimientos de tristeza, depresión, miedo e incertidumbre ante la vida.
  • La aceptación. Al llegar a la aceptación, el proceso de duelo llega a su fin. La persona consigue aceptar la nueva realidad, y sigue adelante con mucho aprendizaje a sus espaldas.

El duelo patológico

Es normal que siempre recordemos a nuestro ser querido, y que, ante ciertas situaciones, sintamos tristeza o nostalgia. Sin embargo, pasado un tiempo, estos sentimientos típicos del duelo deben ir remitiendo hasta limitarse a días o momentos concretos.

A veces, el dolor por la pérdida se vuelve constante y grave, impidiendo que la persona continúe con su vida con normalidad.

Algunos de los síntomas del duelo patológico son:

  • Intenso deseo y el anhelo de la persona fallecida.
  • Pensamientos intrusivos o imágenes de su ser querido de manera constante.
  • La negación de la muerte o la sensación de incredulidad.
  • Imaginar que la persona fallecida está viva.
  • Buscar a la persona en lugares conocidos.
  • Evitar las cosas que le recuerdan a su ser querido.
  • la ira extrema o la amargura por la pérdida.

Consejos para superar la muerte de tu ser querido

1. Date tiempo para superar la pérdida

No existe un tiempo establecido para la superación de un duelo. Es importante que sepas que cada persona tiene su propio ritmo en la superación de traumas emocionales, igual que cada persona tarda un tiempo diferente en cicatrizar las heridas físicas. Ten paciencia contigo mismo y no te exijas plazos, poco a poco irás encontrándote mejor.

2. Acepta lo que sientes

Como ya hemos dicho, la tristeza, el dolor, la ansiedad y el miedo (entre otras) son reacciones normales en situaciones de duelo. El primer paso para superar la pérdida de tu ser querido es aceptar que tienes derecho a sentir dolor por ello.

Reprimir estos sentimientos no te hará ningún bien, y dificultarán tu recuperación, pudiendo llegar incluso a complicarse y convertirse en duelo patológico.

3. Busca apoyo en amigos y familiares

Las personas más cercanas a ti estarán encantadas de poder ayudarte. Por parte de ellos podrás recibir amor, cariño y comprensión, y la compañía siempre viene muy bien ante los momentos duros. No dudes en pedirles ayuda si la necesitas.

Sin embargo, no tienes por qué estar acompañado si no es lo que quieres, ni hacer planes con personas con las que no te apetezca estar. Permítete pasar tiempo a solas si es lo que necesitas, pero no dejes de apoyarte en quienes son más cercanos a ti.

4. Habla sobre tu ser querido con amigos y familiares

La muerte de un ser querido no significa que debas olvidar lo importante que fue para ti en tu vida. Muchas personas confunden superar una pérdida con olvidar o hacer como si no existiera, pero superar su muerte significa aceptar que el ser querido ya no está, sabiendo lo importante que fue para nosotros.

5. Intenta mantener tus hábitos y rutinas

Una parte importante para aceptar que la persona fallecida ya no está, es continuar con tu vida con normalidad. En el momento que te encuentres un poco mejor tras la pérdida, vuelve a ir a trabajar (o a clase), sal con los amigos cuando solías hacerlo, etc.

Es un buen momento para comenzar nuevas rutinas positivas basadas en cosas que te gusten hacer.

6. Cuídate y quiérete

Para cualquier tipo de recuperación, siempre es bueno cuidarse. Aliméntate bien, aséate, péinate, ponte guapo, date algunos caprichos (es un buen momento para mimarte un poco: cómprate eso que tanto querías, hazte tus platos favoritos para comer…), sal más a menudo con amigos, viaja o lee. En definitiva, haz actividades que te gusten y mantén una vida saludable. Notarás en seguida mejoría.

7. Practica algún deporte

El deporte es un buen antidepresivo natural. Cuando ejercitamos el cuerpo, liberamos endorfinas, que son las responsables de la felicidad.

Al principio puede costar un poco y darte pereza, pero en el momento que empieces comenzarás a sentirte mejor contigo mismo, además de que es una buena forma de cuidarte y mantenerte sano. Los deportes en equipo suelen ser más divertidos y entretenidos, pero escoge aquel que creas que te gusta y que continuarás durante más tiempo.

8. Contacta con personas que hayan vivido lo mismo que tú

En muchas ocasiones, hablar con personas que han vivido lo mismo que tú, ayuda a sentirse comprendido y menos solo ante unos sentimientos que a veces son muy difíciles de explicar a quienes no han tenido la misma experiencia.

Casos donde la pareja fallece tras la lucha contra una enfermedad, amigos y familiares de personas víctimas de terrorismo o accidentes, son algunos ejemplos donde hablar con otros con experiencias parecidas puede ayudar.

9. Adelántate a las fechas clave

Cumpleaños, aniversarios… A lo largo de los años habrá fechas que se vayan repitiendo que te recordarán a tu ser querido y que pueden resultar un choque emocional.

Ten presente que puede que ese día y algunos previos y/o posteriores te encuentres más tristes o nostálgico de lo habitual. Es normal, pero puedes intentar hacer planes para distraerte esos días o quedar con amigos o familiares para que te apoyen en esos momentos.

10. Pide apoyo psicológico

La ayuda de un profesional siempre es buena en casos de malestar emocional. No es necesario que el duelo se convierta en depresión o en duelo patológico para que asistas a un especialista. Si consideras que superarías con mayor facilitad tu pérdida con ayuda de un psicólogo, no dudes en buscar un profesional y pedir cita.

Sin embargo, es cierto que, en algunas ocasiones, el dolor, la depresión o la ansiedad que se experimentan en el proceso de duelo pueden volverse patológicos y graves. Debes buscar ayuda psicológica si:

  • Sientes que vivir no tiene sentido.
  • Deseas haber muerto con tu ser querido.
  • Te culpas de la pérdida o por no prevenirla.
  • Te sientes entumecido y desconectado de los demás durante más de un mes.
  • Tienes dificultades para confiar en las personas de tu alrededor a raíz de tu pérdida.
  • Eres incapaz de continuar con tus rutinas habituales durante más de unas semanas.

La metáfora del pájaro y la rama

Por último, te vamos a contar una pequeña metáfora que muestra muy bien la relación ideal entre nosotros mismos y los demás, con el fin de que te pueda ayudar a la hora de enfocar tus relaciones y a prevenir procesos duros de duelo.

Había una vez un pájaro que estaba posado sobre una bonita rama de un árbol. Esta rama le servía de apoyo para descansar, y, además, le permitía ver el paisaje a su alrededor y protegerse de otros animales que quisieran cazarle.

Un día, un fuerte viento comenzó a agitar la rama, que se movía sin parar hacia todas direcciones. El viento soplaba con tanta fuerza, que parecía que la rama se iba a romper.

Sin embargo, el pájaro no estaba en absoluto preocupado, pues era consciente de dos verdades: La primera es que, incluso sin la rama, tenía la capacidad de volar y así permanecer a salvo a través de la fuerza que tenía en sus alas; La segunda, que alrededor tenía muchas ramas en las que apoyarse, y nuevos horizontes que descubrir en las ramas que aún no se había posado nunca.

Referencias

  1. American Psychological Association (2016). Coping with the loss os your loved one. Recuperado 4 mayo 2016.
  2. Finlayson, R. (1988). Sensible, sensitive advice: Beyond grief: A guide for recovering from the death of a loved one. CMAJ: Canadian Medical Association Journal, 139(4), 318-318.
  3. HelpGuige (2016). Coping with Grief and Loss. Understanding the Grieving Process. Recuperado 4 mayo 2016.
  4. MuchLoved (2016). Dealing with the death of a loved one. Recuperado 4 mayo 2016.
  5. Mental Health Center (2016). Coping With Grief. Recuperado 4 mayo 2016.
  6. Mental Health America (2016). Coping with Loss: Bereavement and Grief. Recuperado 4 mayo 2016.
  7. Teager, J (2007). Sports. A Vehicle for Happiness. Recuperado 4 mayo 2016.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here