Tipos de Motivación según la Psicología

Los tipos de motivación son la intrínseca, extrínseca, amotivación, motivación primaria, social, básica y cotidiana.

Para lograr un objetivo, los individuos deben tener dicho objetivo bien delimitado, y poseer las habilidades, activación y energía necesarias. Además, debe estar concienciado para mantener esa energía en la actividad por periodos prolongados de tiempo (que pueden llegar a ser muy extensos) hasta llegar a la meta establecida.

tipos de motivación

La motivación significa la energía o el empuje que siente una persona para hacer algo. Estar motivado conlleva, entonces, un ímpetu o una inspiración para actuar hasta lograr la meta deseada.

Suele considerarse como un fenómeno unitario pero que puede ser variable para cada tarea que realicemos, pudiendo ir desde una pequeña motivación por alcanzar el objetivo a una gran cantidad de ésta.

Pero la motivación no sólo varía en el nivel en el que se presenta, sino también en la orientación, existiendo distintos tipos. El concepto de orientación incluye las actitudes subyacentes y las metas que producen la motivación, es decir, serían los diferentes fenómenos que la causan y la mantienen Deci y Ryan (2000).

Por ejemplo, una persona puede estar muy enfrascada en una tarea determinada, como investigar sobre un tema concreto porque le interesa conocer más o bien, porque necesita realizar un trabajo para obtener buena nota en clase.

Estas pequeñas variaciones asociadas a la motivación constituirían los distintos tipos que los autores han intentado definir a lo largo del tiempo.

Este fenómeno implica un conjunto de percepciones, valores, creencias, intereses y acciones relacionados entre sí. La motivación va cambiando y aumentando con la edad, además, su forma de aparición en los niños, predice sus características más tarde en la vida (Lai, 2011).

Tipos de motivación según la recompensa (Deci y Ryan, 1985)

La distinción más frecuente consiste en motivación intrínseca y motivación extrínseca (Deci y Ryan, 1985):

Motivación intrínseca

Está centrada en el propio individuo, y se refiere a llevar a cabo una conducta porque resulta interesante, placentera o agradable para la persona. De esta forma, la actividad se realiza por una satisfacción inherente en vez de presiones o recompensas externas. Las fuerzas que suelen mover a las personas en este tipo de motivación son la novedad, la sensación de reto o desafío, o el valor estético para esa persona.

Este fenómeno comenzó a observarse en animales, cuando los investigadores contemplaban su comportamiento se dieron cuenta de que muchos seres muestran conductas naturales lúdicas, de exploración o que provienen simplemente de la curiosidad; aunque no obtuvieran ningún refuerzo o recompensa externa o instrumental (White, 1959). Más bien lo que les mueve a actuar son las experiencias positivas asociadas a desarrollar las capacidades de cada uno.

Los seres humanos sanos son, desde que nacen y por naturaleza, exploradores, curiosos y activos. Por ello, tienen una predisposición innata a conocer el mundo, descubrirlo y aprender de él; sin necesitar ningún incentivo extra que les empuje.

Gracias a estas capacidades de exploración y curiosidad, se va a facilitar el crecimiento físico, cognitivo y social.

Según las investigaciones, la motivación intrínseca es más duradera e implica un mejor aprendizaje y un importante aumento de la creatividad. Tradicionalmente, los educadores consideran este tipo de motivación más deseable y que dar lugar a mejores resultados de aprendizaje que la motivación extrínseca.

Sin embargo, la investigación sugiere que la motivación puede ser moldeada a través de ciertas prácticas de instrucción, aunque los estudios presentan tanto efectos positivos como negativos (Lai, 2011).

Motivación extrínseca

Es un tipo de motivación transitoria que se refiere a la energía que aparece para llevar a cabo una determinada conducta con el objetivo de obtener algún beneficio externo, aunque esa actividad no es experimente como intrínsecamente interesante.

Muchas veces hacemos cosas que no son de nuestro agrado, pero si las realizamos sabemos que va a llegar una recompensa importante para nosotros. Esto sería básicamente la motivación extrínseca.

Este tipo de motivación es más frecuente después de la primera infancia, cuando esa libertad que aporta la motivación intrínseca tiene que ser modulada para empezar a adaptarse a las demandas del entorno.

Hay muchas tareas que no son intrínsecamente interesantes para la persona, pero tiene que empezar a llevarlas a cabo. De niños, tenemos que ir aprendiendo que hay que hacer la cama o guardar nuestra ropa y probablemente, no es una tarea que implique motivación interior o intrínseca. Más bien, suelen ser nuestros padres que nos dan pequeñas recompensas como “si haces la cama, luego podrás jugar”, motivándonos de forma extrínseca.

De hecho, parece que, a medida que se avanza en la escuela, la motivación intrínseca se va volviendo más débil y va dando paso a la extrínseca. Esto ocurre porque en la escuela tenemos que aprender todo tipo de materias y temas, y gran parte de ellos pueden no ser interesantes o divertidos para los niños.

Dentro de este tipo, Deci y Ryan (1985) identifican varios subtipos dependiendo de lo centrada que esté en el individuo o en el exterior:

– Regulación externa: es la forma menos autónoma de motivación extrínseca y se refiere a los comportamientos que se llevan a cabo para cubrir una demanda externa u obtener una recompensa.

Este subtipo es el único reconocido por los defensores del condicionamiento operante (como F.B. Skinner), ya que estas teorías se enfocan en la conducta del individuo y no en su “mundo interno”.

– Regulación introyectada: se refiere a una motivación que aparece cuando las personas realizar alguna actividad con el fin de evitar ansiedad o culpa, o bien para incrementar el orgullo o ver aumentada su valía. Como vemos, está muy asociada con la autoestima, concretamente con mantenerla o aumentarla.

No se considera intrínseca, natural o divertida para la persona porque se contempla como el desempeño de tareas para alcanzar un fin.

– Regulación identificada: esta forma es algo más autónoma, y significa que el individuo comienza a dar una importancia personal a un comportamiento, buscándole su valor.

Por ejemplo, un niño que memoriza las tablas de multiplicar porque para él es relevante conseguir realizar cálculos más complejos tendría una motivación de este tipo porque se ha identificado con el valor de ese aprendizaje.

– Regulación integrada: esta es la forma más autónoma de motivación extrínseca, y ocurre cuando la identificación (la fase anterior) ya ha sido totalmente asimilada para la persona. Se contempla como una regulación que la persona hace de sí misma, auto observándose e integrándolo con sus valoras y necesidades. Las razones por las que se hace alguna tarea se van interiorizando, asimilando y aceptando.

Es un tipo de motivación muy parecido en algunas cosas a la intrínseca, pero se diferencian en que la motivación de integración tiene un objetivo instrumental a pesar de ser volitivo y valorado por la persona.

Estos subtipos pueden constituir un proceso que va avanzando a lo largo de la vida, de forma que los individuos van interiorizando los valores de las tareas que llevan a cabo y cada vez se van acercando más a la integración.

Aunque hay que mencionar que en cada actividad no hay que pasar por todas las fases, sino que se pueden iniciar nuevas tareas que supongan cualquier grado de motivación extrínseca. Esto va a depender de experiencias anteriores o del entorno en el que se esté en ese momento.

Podemos incluir otros dos tipos de motivación según las repercusiones que tiene para la persona, éstas formarían parte del tipo de motivación extrínseca porque dependen de factores externos:

  • Motivación positiva: Se trata de comenzar una serie de actividades con el fin de lograr algo que resulta deseable y agradable, teniendo una connotación positiva. Se acompaña de un logro o bienestar al hacer la tarea que refuerza la repetición de dicha tarea. Es decir, si un niño recita el abecedario delante de sus padres y éstos le felicitan va a ser más probable que repita esta conducta. Sobre todo, si recitar el abecedario es divertido para el niño (y si es neutro, gracias al refuerzo de los padres puede llegar a ser una tarea placentera).
  • Motivación negativa: En cambio, la motivación negativa conlleva la realización de conductas para evitar resultados desagradables. Por ejemplo, fregar los platos para evitar una discusión o estudiar para evitar el suspenso de una asignatura. Este tipo de motivación no es muy recomendable porque a largo plazo no es tan efectiva y causa malestar, ansiedad. Provoca que las personas no estén centradas en la tarea y deseen hacerla bien, sino en evitar la consecuencia negativa que posiblemente aparezca si no la realizan.

Otros tipos motivación

Amotivación o desmotivación

Deci y Ryan  añadieron en el año 2000 el concepto de amotivación.

El individuo carece de intención de actuar. Esto ocurre porque no tiene importancia para él una actividad concreta, no se siente competente para llevarla a cabo, o cree que no obtendrá el resultado que desea.

Motivación primaria

Se refiere a la actuación del individuo por mantener su estado de homeostasis o equilibrio en el organismo. Son innatos, ayudan a la supervivencia, se basan en la cobertura de necesidades biológicas y están presentes en todos los seres vivos.

Como motivos desencadenadores de la conducta entrarían el hambre, la sed, el sexo y el escape del dolor (Hull, 1943). Otros han introducido incluso, la necesidad de oxígeno, de regular la temperatura corporal, de descanso o sueño, eliminación de los residuos, etc.

De todas formas, en los seres humanos es más complejo, de hecho, han criticado la teoría que sustenta este tipo de motivación ya que a veces las personas disfrutan con la exposición al riesgo o provocar un desequilibrio en su estado interno (como ver películas de acción o miedo o acudir a parques de atracciones).

Motivación social

Esta es la que está relacionada con la interacción entre individuos, e incluye la violencia o agresión, que se da si existen ciertas claves externas que la desencadenan o bien, provienen de frustraciones.

La motivación por la violencia puede aparecer por aprendizaje, es decir; porque esas conductas se han recompensado en el pasado, han evitado experiencias negativas o han sido observadas en otras personas que suponen un modelo a seguir para nosotros.

Dentro de este tipo de motivación se encuentra también la afiliación o el gregarismo, que suponen esas conductas que se llevan a cabo para conseguir pertenecer a un grupo o mantener el contacto social porque éste resulta adaptativo y muy valorado por el ser vivo.

Por otro lado, también está el hacer ciertas tareas para conseguir el reconocimiento y aceptación de otras personas o lograr poder sobre éstas, alcanzar seguridad, adquirir bienes que te establecen en una posición privilegiada respecto a los demás, o simplemente saciar la necesidad de establecimiento de vínculos sociales.

Tipos de motivación en el deporte

Según indica Lozano Casero (2005), psicóloga del deporte, existen otros dos tipos de motivación que están más enfocados al deporte. Éstos son:

Motivación básica

Este término se utiliza para reflejar el compromiso que tiene un deportista con su tarea y conlleva un interés especial y unas ansias de superación de su propio desempeño. El objetivo es mantener o mejorar esas conductas y lograr reconocimientos tanto personales como sociales por ellas (como premios).

Motivación cotidiana

Esta, por otro lado, implica la sensación de satisfacción del deportista por su entrenamiento por sí mismo. Es decir, se siente bien y recompensado por la propia actividad física rutinaria independientemente de otros logros mayores. Se asocia más con su rendimiento del día a día, diversión que le produce la actividad y el entorno en sí donde se lleva a cabo (compañeros, momento del día, etc.)

Evidentemente estos dos tipos de motivación suelen darse conjuntamente y están vinculados entre sí, siendo esenciales para ser perseverantes en el entrenamiento deportivo.

Si te interesa este tema, aquí puedes leer más sobre motivación deportiva o más concretamente, motivación para comenzar a correr.

Aquí tienes un chute de motivación si quieres ponerte las pilas con estas 10 claves que no debes olvidar. 

Por otro lado, en este artículo te indicamos pasos para manejar tu motivación y conseguir resultados. En este puedes conocer las teorías sobre la motivación según las escuelas de la psicología.

Referencias

  1. Deci, E. L., & Ryan, R. M. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in human behavior. New York: Plenum.
  2. Fuentes Melero, J. (s.f.). Motivación. Recuperado el 25 de julio de 2016, de Universidad de Murcia.
  3. Hull, C. L. (1943). Principles of behavior. New York: Appleton Century.
  4. Lai, E. R. (2011). Motivation: A Literature Review. Recuperado el 25 de julio de 2016 de, Pearson’s Research Reports.
  5. Lozano Casero, E. (1 de abril de 2005). Psicología: ¿Qué es la motivación? Obtenido de Real Federación Española de Golf.
  6. Motivation: positive & negative. (s.f.). Recuperado el 25 de julio de 2016, de How can psychology affect performance?.
  7. Ryan, R. M., & Deci, E. L. (2000). Intrinsic and extrinsic motivations: Classic definitions and new directions. Contemporary Educational Psychology, 25(1), 54-67.
  8. Sharma, A. (s.f.). Types of Motives: Biological, Social and Personal Motives | Psychology. Recuperado el 25 de julio de 2016, de Psychology Discussion.
  9. White, R. W. (1959). Motivation reconsidered. Psychological Review, 66, 297–333.

DEJA UNA RESPUESTA