12 Tipos de Esquizofrenia Reconocidos y sus Síntomas

Los tipos de esquizofrenia pueden variar según la clasificación que den los distintos manuales de diagnóstico (DMS, OMS, CIE-10). 

Paranoide, indiferenciada, catatónica, paranoide, psicosis… está claro que la esquizofrenia no tiene una única forma de presentarse, aunque no hay duda de que todas sus clases tienen características comunes.

clases-de-esquizofrenia

Una de ella es la evidente desconexión que existe con la realidad. La persona está inmersa en su propio mundo: tiene unas creencias que la mayoría de personas no comparte, puede percibir de forma alterada a través de los sentidos, puede tener un lenguaje que es difícil de comprender, etc.

Además, esta enfermedad tiene consecuencias muy negativas para la persona. Los pacientes suelen aislarse y sufren enormemente con sus delirios (pueden creen que quieren envenenarle) o alucinaciones (pueden oír voces que le insultan).

Esto va a reflejarse inevitablemente en sus relaciones de pareja, su trabajo, sus estudios, su salud, cuidado personal, etc.

La esquizofrenia y sus distintos tipos tienen múltiples causas, aunque es innegable que los factores genéticos son importantes, siempre combinados con factores del ambiente, consumo de drogas a lo largo de la vida, problemas de desarrollo, o alteraciones en ciertos mecanismos cerebrales.

Si quieres saber más de la esquizofrenia puedes entrar en este artículo.

Clasificación de los tipos de esquizofrenia

A continuación, puedes leer cuáles son los distintos tipos de esquizofrenia que se utilizan en la actualidad para el diagnóstico de estos pacientes:

Según el DSM-V

Los distintos tipos de esquizofrenia se pueden enmarcar según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V) dentro del grupo “Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. En esta sección se incluyen todos los trastornos relacionados con la esquizofrenia, que son:

Trastorno esquizotípico de la personalidad

Cuando la esquizofrenia forma parte de la persona a lo largo de toda su vida y de manera permanente, se considera un trastorno de la personalidad. Su característica principal es una gran dificultad para establecer y mantener relaciones estrechas con otras personas. Generalmente, poseen distorsiones cognitivas o de la percepción y una manera excéntrica de comportarse.

Es habitual que estas personas tengan las llamadas ideas de referencia, que significa que cualquier evento que ocurre o incidente lo interpretan dándole un significado inusual o especial para sí mismo.

Por ello, suelen estar muy atentos a fenómenos paranormales (que no pertenecen a su cultura) y es habitual que sean supersticiosos.

Presentan creencias raras o pensamiento mágico, es decir: creen en fantasías, telepatía, sexto sentido… manifestándose en su forma de hablar, que puede ser metafórica, vaga, muy recargada o estereotipada.

Sus relaciones sociales se ven aún más perjudicadas por la ideación paranoide, que les hace estar en guardia, ya que creen que los demás quieren hacerle daño o aprovecharse de él. Estos vínculos sociales le provocan gran ansiedad, que no cesa a pesar de relacionarse continuamente con otras personas. Por ello, el afecto o la expresión de emociones y cariño es inapropiado o muy limitado.

Es importante saber que esto no se relaciona con tener una autoestima baja, sino con sus ideas paranoides.

Si te parece interesante este apartado no te pierdas este artículo donde desvelamos 7 claves del trastorno esquizotípico de la personalidad.

Trastorno delirante

Anteriormente llamado trastorno paranoide, es un tipo de enfermedad mental que se considera grave ya que el afectado no puede diferenciar la realidad y lo imaginado.

La característica principal de este trastorno son las ideas delirantes, es decir, creencias firmes e inamovibles sobre algo que es irracional, falso o muy poco probable.

Las ideas suelen ser del tipo ser perseguido, envenenado, admirado o amado en secreto. Además, el afectado las reafirma malinterpretando experiencias o percepciones de su vida diaria.

El trastorno delirante se diferencia por criterios como: que debe tener más de un delirio de un mes o más de duración, si se dan alucinaciones son asociadas al tema delirante (por ejemplo, si esa persona está convencida de que la están persiguiendo llegará a tener alucinaciones de escuchar pasos detrás de sí o voces que le amenazan) o bien, que no se explique mejor por otro trastorno mental.

Además, pueden presentar contenidos extravagantes si los delirios no son verosímiles, son difíciles de entender y no forman parte de experiencias de la vida corriente; o bien, los contenidos pueden formar parte de la vida real (aunque no se cumplan en el paciente).

Dentro del trastorno delirante existen varios tipos:

  • Tipo erotomaníaco: cuando el paciente está convencido de que otra persona está enamorada de él.
  • Tipo de grandeza: pensamientos de ser excepcional y/o tener conocimientos o talentos importantes que no son reconocidos por los demás.
  • Tipo celotípico: la persona que lo padece vive con la certeza de que su pareja le está siendo infiel.
  • Tipo persecutorio: el tema central de los delirios es que otras personas están en su contra, lo engañan, lo persiguen, quieren hacerle daño, envenenarle, drogarle, lo acosan o le impiden alcanzar sus metas.
  • Tipo somático: este subtipo se refiere a sensaciones físicas del propio cuerpo, pudiendo pensar que su organismo no funciona adecuadamente porque tiene algún problema médico.
  • Tipo mixto: se define cuando no predomina ningún tipo de delirio en especial, sino que posee varios.
  • Tipo no especificado: cuando no se puede determinar de forma clara según los tipos definidos arriba.

– Trastorno psicótico breve

Se diferencia de otros trastornos relacionados con la esquizofrenia por que aparece de forma repentina. Su duración es corta (desde un día hasta un mes) y la persona puede volver a su estado anterior de funcionamiento.

De esta forma, nace de manera abrupta por uno o más de los síntomas siguientes: delirios, alucinaciones, comportamiento desorganizado o catatónico y discurso desorganizado.

Este último aparece ya que tienen problemas para pensar con claridad y comprender lo que dicen los demás. La persona que piensa de forma desorganizada, salta de un tema a otro (que no tiene nada que ver) o simplemente su narración parecerá incoherente para los demás.

El comportamiento desorganizado significa que el paciente lleva a cabo movimientos sin finalidad clara, repite gestos constantemente o lleva a cabo conductas peculiares como beber agua con una cuchara.

En algunas ocasiones, estas personas pueden dejar de moverse o hablar por completo, permaneciendo quietos durante mucho tiempo.

Lo fundamental para considerar que son síntomas, es que las manifestaciones no formen parte de la cultura donde está inmerso el individuo.

Según el DSM-V, debe especificarse si es una condición reactiva, es decir, que surge debido a sucesos objetivamente muy estresantes para la persona (llamándose así psicosis reactiva breve). O bien, sin factores estresantes que la causen.

Evidentemente, esta condición puede ser más o menos grave según la cantidad de síntomas que la acompañen.

– Esquizofrenia

Deben darse dos o más de los síntomas que se enumeran a continuación, extendiéndose de forma importante durante más de 6 meses. Al menos uno de ellos debe ser de los 3 primeros:

  • Delirios.
  • Alucinaciones.
  • Discurso desorganizado.
  • Comportamiento muy desorganizado o catatónico (inmovilidad motora).
  • Síntomas negativos: se vinculan con alteraciones en las vivencias emocionales y en la forma de comportarse, y son síntomas más difíciles de reconocer porque se pueden confundir con depresión u otros trastornos.

Dentro de estos síntomas aparecen:

  • El afecto aplanado: parecen no expresar ningún tipo de emoción en su rostro ni en su voz, como si fuera un robot.
  • Una reducción en la capacidad para sentir placer.
  • Dificultades para empezar y mantener ciertas tareas (por no estar motivados).
  • Pueden hablar muy poco.
  • Descuidan su higiene y cuidado personal básico.
  • Pueden necesitar ayudar para realizar las actividades cotidianas.

Por otro lado, los síntomas positivos de la esquizofrenia, de los que quizás has oído hablar, consisten en las alucinaciones, delirios, y trastornos del pensamiento (los 3 primeros síntomas de esta lista).

Coincidiendo con el trastorno, se dan problemas en el nivel de funcionamiento en uno o más sitios donde se desarrolla el individuo: trabajo, estudios, relaciones con los demás, cuidado personal, etc.

Trastorno esquizofreniforme

Se diferencia de la esquizofrenia en sí del tiempo que dura. Se utiliza este diagnóstico ya que los profesionales son reacios a diagnosticar la esquizofrenia, ya que esta última es grave e irreversible.

Entonces, mientras se confirma la existencia de esquizofrenia en sí o no, se realiza el diagnóstico de trastorno esquizofreniforme. Aproximadamente en un tercio de las personas este trastorno se resuelve, mientras que en la otra mayoría se confirma el diagnóstico de esquizofrenia.

Los síntomas y criterios son exactamente iguales que los de la esquizofrenia, y como hemos dicho, la diferencia está en la duración. Así, en el trastorno esquizofreniforme, deben darse los síntomas de esquizofrenia en una parte significativa de tiempo durante un periodo de un mes (mínimo) hasta 6 meses como máximo.

Trastorno esquizoafectivo

Es una condición en la que se experimentan una combinación de síntomas típicos de la esquizofrenia: alucinaciones, delirios, comportamiento desorganizado y otros síntomas asociados a los trastornos del estado de ánimo (como manía o depresión).

Este trastorno no está tan definido como otras condiciones, ya que es una mezcla de varias manifestaciones clínicas y en cada persona puede tener un desarrollo diferente.

Así, puede ser vinculado a un trastorno bipolar (trastorno esquizoafectivo de tipo bipolar) o depresión (trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo). Pueden ocurrir al mismo tiempo o de forma intercambiable. El desarrollo de este trastorno suele ser de ciclos de síntomas graves con otros ciclos de mejoría.

Los criterios son:

  • Periodo ininterrumpido de enfermedad durante la cual existe un episodio mayor del estado de ánimo (maníaco o depresivo mayor) coincidiendo con el criterio de esquizofrenia.
  • Delirios o alucinaciones durante 2 o más semanas, sin existir un episodio mayor de trastornos del estado de ánimo (bipolar o depresivo).
  • Los síntomas deben estar presentes en la mayor parte de las fases de la enfermedad.
  • Las alteraciones no están causadas por drogas, fármacos o enfermedades médicas.

Según el DSM-IV

En el antiguo DSM-IV, se clasificaban los tipos de esquizofrenia según otros criterios que no se han considerado en la nueva versión, pero no es extraño que se sigan utilizando. Estos tipos son:

– Esquizofrenia paranoide

Este tipo se caracteriza por la ausencia del lenguaje desorganizado e incoherente. Tampoco aparece el comportamiento catatónico ni desorganizado ni el aplanamiento afectivo. Lo que predomina aquí son los delirios (uno o más) y las alucinaciones, que resultan muy frecuentes.

– Esquizofrenia desorganizada

Al contrario que lo anterior, aquí destacan por encima de todo los síntomas de comportamiento y lenguaje desorganizado y la afectividad aplanada o inapropiada.

– Esquizofrenia tipo catatónica

Debe presentar al menos dos de los siguientes síntomas: inmovilidad motora, o actividad motora excesiva que no tiene ningún objetivo ni responde a un estímulo del entorno, negativismo extremo (se resiste sin motivo a cualquier orden que se le dé, permaneciendo en una postura rígida sin moverse).

También puede aparecer mutismo (permanecer callado), poner posturas extrañas o inapropiadas, movimientos estereotipados (comportamiento), muecas llamativas, ecolalia (repetir palabras o frases que ha escuchado a alguien o a sí mismo de manera involuntaria) o ecopraxia (igual, pero repite movimientos).

– Esquizofrenia indiferenciada

Se utiliza este tipo cuando se diagnostica esquizofrenia, pero no encaja con el tipo paranoide, ni desorganizado ni catatónico.

– Esquizofrenia residual

En este tipo no aparecen ideas delirantes ni alucinaciones, ni comportamiento o lenguaje desorganizado. Por otro lado, se manifiestan otras alteraciones como síntomas negativos (alteraciones patológicas en el estado de ánimo) o más síntomas que antes hemos nombrado pero que se dan de manera leve. Estos últimos se tratan de creencias extrañas o experiencias perceptivas fuera de la normalidad.

El CIE-10 añade…

En la Clasificación Internacional de Enfermedades (décima versión) se añade otro tipo de esquizofrenia que puede ser útil tener en cuenta:

– Esquizofrenia hebefrénica

Suele aparecer entre los 15 y 25 años y se caracteriza por trastornos afectivos y de la motivación. En cambio, las ideas delirantes y las alucinaciones sólo aparecen algunas veces, siendo transitorias. La enfermedad tiene un mal pronóstico ya que enseguida aparecen síntomas negativos como la abulia y el embotamiento afectivo.

La conducta suele ser imprevisible e irresponsable y la afectividad es inapropiada para el contexto social. Se ríe cuando no debería o de forma superficial, actúa de forma despectiva, repite frases continuamente, hace muecas, etc.

A veces puede mostrar una sonrisa absorta, como si estuviera orgulloso de sí mismo; aunque también definen que puede presentar quejas de tipo hipocondríaco.

Es habitual el pensamiento y el lenguaje desorganizado y sin coherencia. Los temas de sus conversaciones son difíciles de seguir y suelen enfocarse a lo abstracto, religioso o filosófico. Tiende a estar aislado, y a llevar a cabo comportamientos que no tienen finalidad. Así, no tiene motivación real para hacer las cosas y su conducta se ve vacía y errática.

Referencias

  1. American Psychiatric Association (APA). (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition (DSM-V).
  2. Bressert, S. (s.f.). Schizotypal Personality Disorder Symptoms. Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de PsychCentral: http://psychcentral.com/disorders/
  3. Esquizofrenia. (s.f.). Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de Área de psiquiatría de la Universidad de Oviedo: http://www.unioviedo.es/psiquiatria/
  4. Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. (s.f.). Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de Psicomed.net: http://www.psicomed.net/dsmiv/
  5. Iliades, C. (s.f.). What Is Schizophreniform Disorder? Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de Everydayhealth: http://www.everydayhealth.com/news/
  6. Memon, M. (17 de Noviembre de 2015). Brief Psychotic Disorder. Obtenido de Medscape: http://emedicine.medscape.com/article/
  7. Schizoaffective disorder. (s.f.). Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de MayoClinic: http://www.mayoclinic.org/
  8. Schizophrenia. (s.f.). Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de National Institute of Mental Health: http://www.nimh.nih.gov/health/
  9. Schizophrenia Health Center. (s.f.). Recuperado el 22 de Agosto de 2016, de WebMD: http://www.webmd.com/schizophrenia/

DEJA UNA RESPUESTA