Trastorno Afectivo Estacional: síntomas, causas y tratamientos

El trastorno afectivo estacional es una afección muy frecuente que afecta a personas de todas las edades y que se caracteriza por una sensación de tristeza y desanimo.

Cuando llega el final del otoño, los días comienzan a ser notoriamente más cortos y las temperaturas descienden, y comienzas a sentirse triste, desanimada.

Trastorno Afectivo Estacional

Afortunadamente, hay muchos tratamientos que puedes seguir para aliviar tus síntomas.

Características del trastorno afectivo estacional

Esta afección también es conocida como “depresión de invierno”, pues precisamente es un tipo de depresión leve que suele aparecer cuando comienza el invierno.

Muchas personas piensan que se trata simplemente de un cambio de humor o buscan otras explicaciones a sus alteraciones emocionales, sin embargo, se trata de una enfermedad y como tal debe ser tratada.

Los especialistas afirman que la causa de este tipo particular de depresión, es la falta de luz solar. De ahí que se dé con mayor frecuencia en el invierno y especialmente en aquellos países del hemisferio norte que tienen inviernos muy prolongados.

No parece ser casualidad que en esos mismos países, los de mayor latitud, se registran una mayor cantidad de suicidios.

Se estima que en el mundo entero, 6 de cada 100 personas sufren el trastorno afectivo estacional. Al igual que en otros tipos de depresión, afecta más a mujeres que a hombres.

Causas del trastorno afectivo

mujer en inverno

Al parecer, este tipo de depresión podría ser causada por una variación en la secreción de ciertas hormonas y neurotransmisores en el cerebro.

Cuando la temperatura comienza a descender y hay menos horas de luz solar, la concentración de ciertas sustancias en el cerebro, como la serotonina y la melatonina por ejemplo, podría variar y provocar los síntomas del trastorno afectivo estacional.

Nivel de melatonina

La melatonina es una hormona producida por la glándula pineal. Esta hormona es la responsable de regular el ciclo del sueño. Cuando está fuera de los niveles normales, genera distintos tipos de trastorno. Uno de ellos está directamente vinculado a la depresión estacional.

Durante el invierno naturalmente estás menos expuesta al sol que durante el verano. En condiciones de baja temperatura y oscuridad, el cuerpo segrega mayor cantidad de esta sustancia, y esto podría causar alteraciones del humor y hacer que te sientas somnolienta, sin ganas de hacer nada.

Nivel de serotonina

Este es un neurotransmisor que juega un rol muy importante en casi todos los tipos de depresión. Durante el invierno y ante la escasa exposición a la luz solar, la cantidad de serotonina en el organismo disminuye. Cuando esto sucede, es posible que te sientas más triste y angustiada.

Muchos medicamentos antidepresivos actúan justamente regulando los niveles de serotonina en el cerebro.

Alteración del reloj biológico

Al igual que todas las personas, tú tienes un ritmo circadiano, que es el que te permite saber cuándo necesitas dormir y cuándo tienes que levantarte. Al comenzar el invierno los niveles de luz solar disminuyen significativamente y este ritmo puede verse alterado. En determinadas personas esto causa sentimientos de angustia y depresión.

Se desconoce las razones por las que esta afección aparece en ciertas personas y en otras no, pero esto seguramente está relacionado a determinados factores propios de cada persona, factores que no han sido descubiertos aún.

Si bien es mucho menos frecuente, también existe un tipo de trastorno afectivo estacional que aparece en verano.

Cómo saber si padeces de trastorno afectivo estacional

mujer con frío

Los síntomas que manifiesta una persona con este tipo de trastorno, son muy parecidos a los de otros tipos de depresión. Sin embargo, a veces es más difícil diagnosticarla pues el hecho de que suceda en determinada época del año desconcierta mucho.

Supongamos que vienes cumpliendo con tus actividades de forma completamente normal. Incluso estás entusiasmada y motivada ante la perspectiva de nuevos proyectos y actividades en tu vida.

No obstante, se acerca el final del otoño y empiezas a sentirte diferente. Ni tú misma comprendes qué es lo que ocurre, pero comienza a invadirte el desánimo y solo piensas en quedarte en casa y dormir. Cuando se instala el invierno, todo empeora. Entonces es muy probable que este tipo de depresión te esté afectando.

Más específicamente, una persona que padece trastorno afectivo estacional, experimenta lo siguiente:

Cambios bruscos en el estado anímico

Una persona parece estar bien, y los demás no notan nada particular, pero repentinamente comienza a mostrarse más irritable. Suele sentirse molesta por situaciones que antes pasaban inadvertidas. Es muy notorio el marcado sentimiento de autocrítica en personas que padecen este tipo de depresión.

Escasa energía

Aunque la persona sea muy responsable, cuando comienza a padecer esta enfermedad, no dispone de la fuerza de voluntad suficiente como para continuar normalmente con sus compromisos.

En el caso de estudiantes, puede haber un descenso en el rendimiento académico. Si trabajas, también en tu ambiente laboral se verá reflejada esta falta de energía.

Trastornos en el sueño

Uno de los síntomas característicos de este cuadro de depresión es el cambio en el ciclo de sueño. Sin comprender por qué, te sientes somnolienta durante el día y al mismo tiempo tienes grandes dificultades para conciliar el sueño en los horarios en que habitualmente lo hacías. Aquí puedes conocer algunos de los trastornos del sueño más habituales.

Cambio en los hábitos alimentarios

Generalmente este tipo de depresión genera muchas ganas de consumir carbohidratos y azúcares en general. Los otros tipos de alimentos se ven desplazados, y puedes aumentar de peso.

Reducción de la actividad social

Si tienes la famosa depresión de invierno, seguramente ya no sientes ganas de reunirte con amigas ni de asistir a ningún evento social. Comienzas a plantearte excusas para no concurrir a ningún sitio, pues una persona deprimida no desea compartir tiempo de ocio con otras personas.

Si cuando termina el invierno los síntomas disminuyen o desaparecen, entonces seguramente se trataba del trastorno afectivo estacional.

En otros casos es posible que los síntomas no se alivien, porque la enfermedad evolucionó hacia depresión crónica u otros trastornos. De aquí la importancia de seguir en el tiempo la evolución de estos síntomas.

Cómo se diagnostica el trastorno afectivo estacional

mujer sola en invierno

Al igual que sucede con muchos otros tipos de depresión, al comienzo es frecuente confundir este trastorno con un mero estado de tristeza.

Incluso cuando afecta a adolescentes, estos pueden ser vistos como jóvenes rebeldes que no desean estudiar o trabajar. Cuando estos mismos jóvenes ya no sienten ganas ni de salir, especialmente con otros jóvenes, es cuando los padres comienzan a preocuparse.

Cuando se acude a una consulta profesional, lo primero que se hace es descartar patologías como la hipotiroidismo, mononucleosis, anemia crónica, entre otras. Todo cuadro orgánico que muestre síntomas similares deben ser descartados mediante análisis clínicos y cuestionarios específicos.

El médico psiquiatra será quien finalmente diagnostique este trastorno, y será él quien sugiera el tratamiento más adecuado. Generalmente, y cualquiera sea el tratamiento sugerido por este profesional, el apoyo con una terapia psicológica puede ser muy importante.

Alternativas de tratamiento

mujer abrigada

Muchos de los tratamientos para el trastorno afectivo estacional son los mismos que para otros tipos de depresión. No obstante, cada persona es única, y son los profesionales quienes determinan el tratamiento más adecuado.

Entre las principales alternativas, y específicamente para este tipo de depresión, se encuentran las siguientes:

Fototerapia

Debido a que la escasa exposición a la luz es uno de los principales desencadenantes de esta enfermedad, la compensación de esta falta suele dar muy buenos resultados.

En el caso en que el cuadro se presente de manera leve, puede ser suficiente con que la persona pase al aire libre mayor cantidad de tiempo.

Tomar sesiones de sol directo, ejerce un efecto inmediato. Si los síntomas son agudos y persistentes en el tiempo se recurre a técnicas específicas de exposición.

En un tratamiento de exposición “artificial”, la persona es expuesta durante 45 minutos aproximadamente a una fuente de radiación similar a la solar. El objetivo es que la retina sea la que absorba esa radiación y el efecto se refleje en el cerebro.

Este tipo de terapia suele prolongarse hasta que llega el verano. En todos los casos, es supervisada por un médico, ya que puede presentar ciertas contraindicaciones. Por ejemplo, personas que padecen de fotosensibilidad y su piel resulta agredida ante la exposición.

Psicoterapia

Al igual que en el tratamiento de otros tipos de depresión, las terapias psicológicas en sus diferentes corrientes pueden ser de gran ayuda.

En este caso, el psicólogo es quien determina la estrategia a seguir. Esta puede variar según la edad, la intensidad de los síntomas y otras características propias de cada paciente.

Tratamiento farmacológico

Es posible que el psiquiatra ordene un tratamiento con antidepresivos, al menos hasta que llegue el verano.

Con este tipo de medicamentos se busca regular la concentración de serotonina y otros neurotransmisores en el cerebro, que influyen en el estado de ánimo de las personas.

En ocasiones, y cuando se confirma un funcionamiento anormal de la glándula pineal, el endocrinólogo también puede suministrar medicación específica. En este caso, esta cumplirá la función de regular los niveles de melatonina y otras hormonas.

Así que ya los sabes, si comienzas a sentirte triste y angustiada al llegar el invierno, puedes estar sufriendo este trastorno y lo mejor es que consultes a tu médico de confianza.

¿Qué síntomas has tenido y cómo has superado el trastorno afectivo estacional? Tu opinión será de ayuda a los lectores. ¡Gracias!

Referencias

  1. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001532.htm
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_afectivo_estacional
  3. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/sad_esp.html
  4. https://www.clinicadam.com/salud/5/001532.html
  5. Fuente imagen 4.
  6. Fuente imagen 5.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here