Trastorno de Ansiedad por Separación: Síntomas, Causas y Tratamientos

El trastorno de ansiedad por separación es una alteración que se caracteriza por presentar niveles excesivamente elevados de ansiedad cuando el niño es separado de sus padres. Se trata de una de las psicopatologías más comunes que se presentan durante la infancia.

Padecer este trastorno durante la infancia suele originar mucho malestar en el niño, el cual en algún momento u otro se verá obligado a separarse de sus padres, además, suele ser también una problemática difícil de gestionar por sus progenitores.

trastorno de ansiedad por separación

En este artículo explicaremos las características de la ansiedad por separación, revisaremos cuales pueden ser sus posibles causas y qué estrategias se deben realizar para tratarlo adecuadamente.

¿Qué es la ansiedad por separación?

Por lo general, la mayoría de niños experimentan ciertos niveles de ansiedad, nerviosismo y malestar siempre que se separan de sus padres, en especial si se separan de ambos y su cuidado queda en manos de otras personas.

Sin embargo, este hecho de por sí no explica la presencia de un trastorno de ansiedad por separación, y dichas respuestas de los niños son consideradas como normales y adaptativas.

De este modo, la ansiedad por separación (AS) se considera una respuesta emocional en la que el niño experimenta angustia al separarse físicamente de la persona con quien posee un vinculo emocional, es decir, con sus figuras maternas y/o paternas.

Esta ansiedad que experimentan los pequeños se considera un fenómeno normal y esperable, el cual está sujeto al propio desarrollo de los niños, y a sus características psicológicas y sociales.

Normalmente, un niño, a partir de los 6 meses de edad empieza a manifestar este tipo de ansiedad cada vez que es separado de sus padres, ya que ya posee una estructura mental suficientemente desarrollada como para vincular la figura de sus padres a sentimientos de protección y seguridad.

De este modo, el malestar que experimenta el niño de separarse de sus padres se entiende como una respuesta adaptativa en la que el pequeño, ante la previsión de no poder protegerse adecuadamente sin la ayuda de sus padres, responde con angustia y ansiedad cuando estos se separan de él.

Así pues, esta ansiedad por separación permite al niño ir desarrollando de forma paulatina su capacidad de estar a solas y a modular la relación de apego que posee con sus padres.

Como vemos, la delimitación del trastorno de ansiedad por separación puede ser más complicada de lo previsto, ya que su característica principal (la ansiedad por separación) puede ser un fenómeno totalmente normal.

De este modo, la aparición de ansiedad por separación no debe relacionarse siempre de forma automática con el trastorno de ansiedad por separación, es decir, experimentar este tipo de ansiedad no siempre constituye un trastorno psicológico de la infancia.

Vamos pues a definir las características del trastorno de ansiedad por separación para clarificar un poco a qué hace referencia esta alteración psicológica.

El trastorno de ansiedad por separación (TAS) es una manifestación psicopatológica que se caracteriza por la incapacidad del niño de quedarse y estar a solas.

Así pues, un niño que presenta un trastorno de ansiedad por separación se diferencia de un niño que simplemente padece ansiedad por separación por ser incapaz de separarse apropiadamente de la persona con la que posee un vinculo emocional significativo.

Este hecho puede resultar confuso, pero se manifiesta principalmente por la presentación de una angustia y una ansiedad excesiva por lo que sería esperado para el nivel de desarrollo del niño.

Así pues, la principal diferencia entre un niño que presenta trastorno de ansiedad por separación y un niño que no se basa en que el primero experimenta una ansiedad excesiva por lo que cabría esperar atendiendo a su nivel de desarrollo, y el segundo no.

Evidentemente, cuantificar qué tipo y qué niveles de ansiedad son adecuados para un niño cuando se separa de sus padres es una tarea bastante complicada y que puede dar lugar a controversias.

¿Qué nivel de ansiedad corresponde a cada fase de desarrollo de un niño o a cada etapa de la infancia para ser considerada normal?

¿Hasta qué punto se puede considerar normal la experimentación de ansiedad en un niño de 3 años? ¿Y en un niño de 4? ¿Debe ser distinto?

Todas estas preguntas son de difícil respuesta, ya que no existe un manual que especifique qué tipo de ansiedad deben manifestar todos los niños de 3 años por igual ni qué tipo de ansiedad deben manifestar los que tienen 7.

Así mismo, existen múltiples diferencias individuales, así como múltiples factores que pueden aparecer y modular la aparición de los síntomas.

¿Será lo mismo si el niño se separa de sus padres pero se queda con el abuelo, persona con quien también convive, que si se separa de los padres y se queda al cuidado de un “canguro” que no conoce?

Evidentemente, ambas situaciones no serán equiparables, por lo que los intentos de cuantificar la ansiedad para establecer si es normal o patológica pueden resultar inútiles.

Con el objetivo de poder clarificar qué es el trastorno por separación y qué es una reacción normal de separación, a continuación especificaremos las características de ambos fenómenos.

Variable

Ansiedad por separación (AS)

Trastorno de ansiedad por separación (TAS)

Edad de aparición

Entre los 6 meses y los 5 años.

Entre los 3 años y los 18 años.

Desarrollo evolutivo

La ansiedad experimentada está acorde con el desarrollo mental del niño y posee un carácter adaptativo

La ansiedad es desproporcionada atendiendo al nivel de desarrollo mental del niño

Intensidad de la ansiedad

La expresión de la ansiedad por separación de los padres es de intensidad similar a la que ocurre en otras situaciones estresantes para el

niño.

La expresión de ansiedad por separación de los padres es de gran intensidad y mayor a la ansiedad que se expresa en otras situaciones.

Pensamiento

Las ideas de daño o muerte en relación a las figuras de apego son menos intensas y más tolerables.

El niño posee múltiples pensamientos perturbadores y relevantes sobre que a los padres les pasará algo catastrófico y sufrirán daños

irreversibles o incluso la muerte.

Estilos de apego

Estilo de apego seguro, vinculación adecuada y armónica.

Estilo de apego inseguro, vinculación inadecuada y disarmónica.

Reacción de la díada a la separación

La díada madre-hijo se muestra armónica y tranquila frente a la separación.

La díada madre-hijo se muestra tensionada y sobreactivada frente a las situaciones de separación.

Funcionamiento

La ansiedad no interfiere en el funcionamiento normal del niño a pesar de que puede estar más tenso de lo habitual.

La ansiedad interfiere notablemente en el funcionamiento normal del niño.

Escolaridad

No hay rechazo escolar y si lo hay es transitorio.

Puede haber un rechazo escolar evidente y a menudo infranqueable.

Pronóstico

Tendencia a la regresión y remisión espontánea de la sintomatología de ansiedad.

La ansiedad por separación aparece en la infancia y tiende a prolongarse durante años, incluso en la adultez.

Diagnóstico

Como hemos visto, existen varias diferencias que permiten distinguir una ansiedad por separación normal de un trastorno de ansiedad por separación.

Por lo general, el TAS se diferencia por presenciar estados de ansiedad excesivamente altos y cognitivamente inapropiados ateniendo al desarrollo mental del niño.

Así mismo, el trastorno de ansiedad por separación aparece a partir de los 3 años, por lo que la ansiedad por separación que se experimenta previamente puede considerarse como un fenómeno relativamente normal.

Además, el TAS se caracteriza por producir una alteración cognitiva a través de pensamientos desproporcionado sobre posibles desgracias que les pueda pasar a sus padres, así como producir un claro deterioro en la funcionalidad del niño.

A nivel específico, los criterios según el manual de diagnóstico DSM-IV-TR que se requieren para poder realizar un diagnóstico de trastorno de ansiedad por separación son los siguientes.

A. ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del sujeto, concerniente a su separación respecto del hogar o de las personas con quienes está vinculado. Esta ansiedad se pone de manifiesto a través de un mínimo de 3 de las siguientes circunstancias:

  1. Malestar excesivo recurrente cuando ocurre o se anticipa una separación respecto del hogar o de las principales figura vinculadas.

  2. Preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las principales figura vinculadas o que éstas sufran un posible daño.

  3. Preocupación excesiva y persistente por la posibilidad de que un acontecimiento adverso dé lugar a la separación de una figura vinculada (p.ej. sersecuestrado).

  4. Resistencia o negativa persistente a ir a la escuela o a cualquier otro sitio por miedo a la separación.

  5. Resistencia o miedo persistente o excesivo a estar en casa solo so in las principales figura vinculadas.

  6. Negativa o resistencia persistente a ir a dormir sin tener cerca una figura vinculada o a ir a dormir fuera de casa.

  7. Pesadillas repetidas con temática de separación.

  8. Quejas repetidas de síntomas físicos (como cefaleas, dolores abdominales, náuseas o vómitos) cuando ocurre o se anticipa la separación.

B. La duración del trastorno es de por lo menos 4 semanas.

C. El inicio se produce antes de los 18 años de edad.

D. La alteración provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, académico o de otras áreas importantes del niño.

E. La alteración no ocurre exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno pospsicótico, y en adultos no se explica mejor por la presencia de un trastorno de angustia con agorafobia.

Causas

Actualmente parece no existir una causa única que dé lugar al desarrollo del TAS, sino a la conjunción de distintos factores.

Específicamente, se han identificado 4 factores que parecen jugar un papel importante en el desarrollo de esta psicopatología.

1. Temperamento

Se ha demostrado como carácter y el comportamiento inhibido puede aumentar el riesgo a desarrolla patología ansiosa.

Por lo general, estas características poseen una elevada carga genética, sobretodo en niñas y edades avanzadas. Por lo tanto, en niños y en infantes de corta edad podrían jugar un papel más importante los factores ambientales.

2. Apego y regulación de la ansiedad

El apego constituye todas esas conductas que la persona realiza con el objetivo de buscar proximidad con otras persona considerada más fuerte y segura.

De este modo, según la perspectiva teórica del apego, la capacidad de los padres para responder adecuadamente a las necesidades del niño serían un aspecto fundamental para constituir un apego seguro y evitar que el niño experimente un trastorno de ansiedad por separación.

3. Sistema familiar

Un estudio realizado por Weissman demostró que los niños criados en familias con padres con estilos ansiosos y sobreprotectores tenían un riesgo mayor de padecer TAS.

4. Hallazgos neurobiológicos

Un estudio realizado por Sallee objetivó como desregulaciones del sistema de noradrenalina están fuertemente relacionados con el desarrollo de ansiedad excesiva, por lo que alteraciones en funcionamiento cerebral podrían explicar la presencia de TAS.

Tratamiento

Para tratar un trastorno de ansiedad por separación, primeramente es muy importante realizar adecuadamente el proceso diagnóstico.

Muchas veces puede confundirse una ansiedad por separación normal con un TAS, y mientas el tratamiento psicológico puede resultar muy adecuado para el segundo, no lo es para el primero.

Una vez realizado el diagnóstico, es conveniente tratar el TAS a través de intervenciones psicosociales y farmacológicas.

La psicoterapia es el tratamiento de primera elección para este tipo de problemáticas, ya que estudios controlados han demostrado como la terapia cognitivo conductual es altamente eficaz para intervenir este tipo de problemas.

Este tratamiento puede ser tanto individual como grupal, así como involucrando a los padres dentro de la terapia.

La psicoterapia se basa en realizar una educación afectiva para que el niño aprenda a identificar y comprender sus síntomas de ansiedad, aplicar técnicas cognitivas para reestructurar pensamientos distorsionados sobre la separación, entrenar al niño en relajación y exponerlo gradualmente a las situaciones temidas.

El tratamiento farmacológico debe utilizar solamente en casos de ansiedad muy severa con los que la psicoterapia no ha conseguido mitigar los síntomas.

Los fármacos que pueden utilizarse en estos casos son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), especialmente la fluoxetina, fármaco que ha mostrado eficacia y seguridad en el tratamiento de problemas de ansiedad en niños.

Referencias

  1. American Psychiatric Association: Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales IV (DSM IV). Ed. Masson, Barcelona 1995.
  2. Barlow D. and Nathan, P. (2010) The Oxford Handbook of Clinical Psychology. Oxford University Pres.
  3. Leckman J, Vaccarino FM, Lombroso PJ: Development of the symptom of anxiety. En: Child and Adolescent Psychiatry: A Comprehensive Textbook (3rd ed.) Lewis M (Ed.), Williams & Wilkins, 2002.
  4. Weissman MM, Leckman JE, Merikangas KR, Gammon GD, Prusoff BA: Depression and anxiety disorders in parents and children: results from the Yale Family Study. Arch Gen Psychiatry 1984; 41: 845-52.
  5. Sallee FR, Sethuraman G, Sine L, Liu H: Yohimbine challenge in children with anxiety disorders. Am J Psychiatry 2000; 157: 1236-42.
  6. V.E. Caballo. (1997). Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. Vol. I. Trastornos por ansiedad, sexuales, afectivos y psicóticos i el Vol. Formulación clínica, medicina conductual y trastornos de relación, II. Madrid: Siglo XX.

DEJA UNA RESPUESTA