¿Qué es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es el trastorno de ansiedad más grave e incapacitante. En estas personas se da lo que se conoce como fusión pensamiento-acción: igualan los pensamientos a las acciones.

En este artículo te explicaré sus síntomas, causas, diagnóstico, tratamientos disponibles y mucho más.

Las personas que tienen trastornos de ansiedad y necesitan hospitalización  suelen tener este trastorno, al igual que las que necesitan psicocirugía.

Si lo tienes, además de los síntomas típicos de este trastorno, puede que experimentes:

trastorno obsesivo-compulsivo

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo

Obsesiones

Las obsesiones son imágenes o pensamientos intrusivos sin sentido que se intentan evitar o eliminar.

Las más comunes son:

  • Contaminación.
  • Contenido sexual.
  • Impulsos agresivos.
  • Necesidad de simetría.
  • Preocupaciones por el cuerpo.

Compulsiones

Acciones o pensamientos que se utilizan para suprimir las obsesiones. Se cree que disminuyen el estrés o que evitan un suceso negativo. Además, puede que sean mágicas o ilógicas, sin mantener relación con la obsesión.

Las compulsiones pueden ser:

  • Conductuales: comprobar, lavarse las manos, arreglar, ordenar, revisar, rituales…
  • Mentales: contar, rezar…

Muchas personas con TOC se lavan continuamente las manos o hacen revisiones, lo cual les da un sentido de seguridad y control.

Las comprobaciones les sirve para evitar desastres imaginarios. Pueden ser lógicos –como revisar que no se haya dejado la puerta abierta o el gas- o ilógicos –como contar hasta 100 para evitar un desastre-.

Dependiendo del tipo de obsesión, se dan más unos u otros tipos de compulsiones:

  • En las obsesiones sexuales se dan más rituales de comprobación.
  • En las obsesiones por la simetría se dan más la repetición de rituales.
  • En las obsesiones por la contaminación se dan más los rituales de lavado.

Causas del trastorno obsesivo compulsivo

Es posible que la tendencia a desarrollar la ansiedad de tener pensamientos compulsivos pueda tener los mismos precursores biológicos y psicológicos que la ansiedad en general.

Para que se desarrolle, será necesario que se den en una persona determinados factores biológicos y psicológicos.

Factores biológicos

En primer lugar, puede que los pensamientos repetitivos queden regulados por el circuito cerebral hipotético.

Las personas con TOC tienen más probabilidades de tener familiares de primer grado que tengan también el mismo trastorno.

En los casos en los que el TOC se desarrolla durante la adolescencia, hay una relación de factores genéticos más fuerte que en los casos en los que se desarrolla en la edad adulta.

Factores sociales

Para la psicología evolutiva, las versiones moderadas del TOC podrían tener ventajas evolutivas. Por ejemplo, las revisiones de la salud, higiene o de enemigos.

Una hipótesis es que las personas con TOC aprenden que algunos pensamientos son inaceptables o peligrosos, ya que podrían suceder en la realidad.

Pueden desarrollar durante la infancia la fusión pensamiento-acción, una excesiva responsabilidad o sentimientos de culpa.

Infecciones

El inicio rápido del TOC en niños y adolescentes podría estar causado por un síndrome conectado al Grupo A de infecciones por estreptococos (PANDAS) o causado por reacciones inmunológicas a otros patógenos (PANS).

Patofisiología

Los estudios cerebrales de personas con TOC han mostrado que tienen patrones de actividad distintos a las personas sin TOC.

El funcionamiento diferente de una región particular, el cuerpo estriado, podría estar causando el trastorno.

Las diferencias en otras partes del cerebro y la desregulación de neurotransmisores, especialmente de serotonina y dopamina, podrían contribuir también al TOC.

Estudios independientes han encontrado actividad inusual de la dopamina y serotonina en varias regiones del cerebro de personas con TOC: hiperfunción dopaminérgica en el cortex prefrontal e hipofunción dopaminérgica en los ganglios basales.

La desregulación del glutamato también se ha estudiado recientemente, aunque no se conoce bien su rol en el trastorno.

Diagnóstico

Criterio diagnóstico según el DSM-IV

A) Se cumple para las obsesiones y las compulsiones:
  1. Pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusivos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos.
  2. Los pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.
  3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.
  4. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente (y no vienen impuestos como en la inserción del pensamiento).

B) En algún momento del curso del trastorno la persona ha reconocido que estas obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales. Nota: este punto no es aplicable en los niños.

C) Las obsesiones o compulsiones provocan un malestar clínico significativo, representan una pérdida de tiempo (suponen más de una hora al día) o interfieren marcadamente con la rutina diaria del individuo, sus relaciones laborales o vida social.

D) Si hay otro trastorno, el contenido de las obsesiones o compulsiones no se limita a él (por ejemplo, preocupaciones por la comida en un trastorno alimentario).

E) El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad médica.

Especificar si:

Con poca conciencia de enfermedad: si durante la mayor parte del tiempo del episodio actual, el individuo no reconoce que las obsesiones o compulsiones son excesivas o irracionales.

Diagnóstico diferencial

El TOC se confunde a menudo con el trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad (TOCP).

Sus diferencias principales son:

  • El TOCP es egodistónico, la persona no sufre por tener el trastorno y lo considera parte de su autoimagen.
  • El TOC es egodistónico, la persona no lo considera parte de su autoimagen y le provoca malestar.
  • Mientras que las personas con TOCP no son conscientes de nada anormal, las personas con TOC son conscientes de que su comportamiento no es racional.

Por otra parte, el TOC es distinto de comportamientos como la adicción al juego o los trastornos de alimentación. Las personas con estos trastornos experimentan cierto placer por hacer esas actividades, mientras que las personas con TOC no sienten placer.

Epidemiología

El TOC afecta al 2.3% de las personas en algún momento de sus vidas.

Normalmente los síntomas se dan antes de los 35 años y la mitad de las personas desarrollan el trastorno antes de los 20 años.

Tratamientos

La terapia conductual, terapia cognitivo-conductual y medicación son los tratamientos de primera línea para el TOC.

Terapia conductual y cognitivo conductual

En estas terapias se usa la exposición con prevención de respuesta.

Se trata de una técnica por la cual la persona se expone de forma sistemática a los estímulos hasta que se habitúa.

Para ello, se bloqueará cualquier maniobra que esté relacionada con la ejecución del ritual externo o cognitivo. Al principio el bloqueo se hará durante periodos cortos de tiempo y luego por periodos progresivamente mayores.

Para que esta técnica funcione, la persona tiene que colaborar y responsabilizarse de:

  • Pensar que las obsesiones son irracionales.
  • Determinarse a superar el problema.
  • Aceptar que está teniendo las obsesiones y no intentar rechazarlas.
  • Encontrar otras maneras de eliminar la ansiedad.

Existen varias modalidades:

  • Exposición en vivo: se afronta la situación temida de forma real, comenzando por niveles medios de ansiedad.
  • Exposición en imaginación: se afronta la situación temida en la imaginación.

Dentro del tratamiento cognitivo, se realizarían intervenciones específicas en:

  • Examinar la validez de las creencias mediante la discusión.
  • Sobreestimación de la importancia de los pensamientos con experimentos conductuales o registros de pensamientos.
  • La excesiva responsabilidad que se atribuye el paciente.
  • Perfeccionismo.
  • Interpretación exagerada de amenazas.

Finalmente, se aconseja trabajar la prevención de recaídas, enseñando los pasos a seguir en caso de una:

  • Mantener la calma.
  • Ser consciente de que se tiene una obsesión.
  • No dar importancia a la obsesión.
  • No hacer compulsiones, neutralizaciones o evitaciones.
  • Practicar la exposición.
  • Aplicar las técnicas de estimación de riesgo, atribución de responsabilidad…
  • Identificar qué hacía cuando las cosas iban bien y qué ha dejado de hacer.
  • Percibir la recaída como una oportunidad de superación.
Medicación

La medicación como tratamiento incluye los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) y los antidepresivos triciclicos, en particular la clomipramina.

Los ISRS son una segunda línea de tratamiento para las personas con deterioro moderado o severo.

Antipsicóticos atípicos como la quetiapina también han sido útiles para tratar el TOC junto a los ISRS. Sin embargo, estas drogas son pobremente toleradas y tienen efectos secundarios metabólicos. Ninguno de los antipsicóticos atípicos parecen ser útiles al usarse en solitario.

Procedimientos

Se ha encontrado que la terapia electroconvulsiva (ECT) puede tener eficacia en algunos casos severos y refractarios. 

La cirugía puede usarse como último recurso en personas que no mejoran con otros tratamientos. En este procedimiento, se hace una lesión quirúrgica en el cortex cingulado. En un estudio, el 30% de los participantes se beneficiaron del procedimiento.

Niños

La terapia cognitiva-conductual puede ser efectiva reduciendo los rituales del TOC en niños y adolescentes.

La participación de la familia, observando e informando, es un componente clave para el éxito del tratamiento.

Aunque las causas del TOC en edades más jóvenes puede ir desde anormalidades hasta preocupaciones psicológicas, acontecimientos estresantes como el bullying o muertes de familiares cercanos pueden contribuir a desarrollar el TOC.

Consejos para personas con TOC

Controlando pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos
  • Reenfocar la atención

Cuando tengas pensamientos obsesivos, intenta enfocar la atención en otra cosa. 

Puedes hacer ejercicio, dar un paseo, escuchar música, leer, jugar a un videojuego, hacer una llamada…

Lo importante es hacer algo que disfrutes durante 10-15 minutos para olvidar la obsesión e impedir la respuesta compulsiva.

  • Escribe tus pensamientos obsesivos o preocupaciones

Cuando comiences a tener alguna obsesión, escribe todos tus pensamientos o compulsiones.

Sigue escribiendo hasta que pare la obsesión, incluso si sigues escribiendo las mismas cosas.

Escribir te ayudará a ver lo repetitivas que son tus obsesiones, e incluso ayudarán a que pierdan su poder.

  • Anticipa las compulsiones

Al anticipar la urgencia de realizar las compulsiones antes de que surjan, puedes hacer que queden aliviadas.

Si por ejemplo, tu compulsión es comprobar que la puerta ha quedado cerrada, intenta estar atento cuando cierres la puerta y prestar atención.

Crea una nota mental a partir de una imagen o afirma “la puerta esta cerrada” o “puede ver que la puerta esté cerrada”.

Cuando la urgencia de comprobar si la puerta esta cerrada surja, te será sencillo pensar que es simplemente un pensamiento obsesivo, porque recordarás que has cerrado la puerta.

  • Crea un periodo de preocupaciones

En lugar de intentar suprimir las obsesiones o compulsiones, desarrolla el hábito de programarlas.

Elige uno o dos periodos de 10 minutos cada día que dediques a las obsesiones. Elige la hora y el lugar, de forma que no estén cercanos a la hora de irte a dormir.

Durante el periodo de preocupación, céntrate solo en las obsesiones, urgencias o pensamientos negativos. No intentes corregirlos.

Al final del periodo, relájate, deja que se vayan los pensamientos obsesivos y vuelve a hacer tus actividades diarias.

Cuando los pensamientos vuelvan a ti durante el día, pospónlos a tu periodo de preocupaciones.

  • Practica técnicas de relajación

Aunque el estrés no causa el TOC, un evento estresante puede provocar la aparición de un TOC heredable o hacer más graves los comportamientos obsesivo-compulsivos.

Técnicas como el yoga, respiración profunda, relajación muscular progresiva o meditación pueden reducir los síntomas de ansiedad.

Intenta practicar una técnica durante 15-30 minutos al día.

Aquí puedes aprender algunas de ellas.

  • Adopta una dieta saludable

Los carbohidratos complejos como los granos enteros, frutas y vegetales estabilizan el azúcar en sangre y aumentan la serotonina, un neurotransmisor con efectos calmantes.

  • Haz ejercicio regularmente

El ejercicio reduce la ansiedad y ayuda a controlar los síntomas del TOC al centrar la atención en otra cosa cuando surgen los pensamientos obsesivos y compulsiones.

Intenta hacer ejercicio aeróbico al menos durante 30 minutos al día.

  • Evita el alcohol y la nicotina

El alcohol reduce temporalmente la ansiedad y las preocupaciones, aunque los aumenta cuando no se consume.

Lo mismo ocurre con el tabaco: aunque parecen relajantes, son un poderoso estimuante, llevando a niveles más altos de ansiedad.

  • Duerme lo suficiente

La ansiedad y la preocupación pueden provocar insomnio y viceversa.

Cuando estas descansado, es más sencillo mantener el equilibrio emocional, clave para afrontar la ansiedad.

Visita este artículo para recibir algunos consejos sobre cómo dormir mejor.

Ayudando a personas con TOC

Si un familiar o amigo tiene TOC, lo más importante es educarte a ti mismo sobre el trastorno.

Comparte esos conocimientos con esa persona y hazle ver que puede recibir ayuda. Simplemente con que vea que el trastorno se puede tratar puede aumentar su motivación.

Además, puedes seguir estos consejos:

  • Evita hacer comentarios negativos: pueden empeorar el TOC. Un ambiente de apoyo y relajado puede mejorar el tratamiento.
  • No te enfades o le pidas que deje de hacer los rituales: la presión por evitarlos solo empeorará los síntomas.
  • Intenta ser lo más paciente que puedas: cada paciente necesita superar sus problemas a su propio paso.
  • Intenta mantener la vida familiar tan normal como sea posible. Haz un pacto para que el TOC no influya en el bienestar familiar.
  • Comunícate claramente y directamente.
  • Usa el humor: por su puesto una situación es graciosa si el paciente también la encuentra graciosa. Usa el humor si tu familiar no se molesta con ello.

Complicaciones

Las personas con TOC pueden tener problemas adicionales:

Referencias

  1. Diagnostic and statistical manual of mental disorders : DSM-5 (5 ed.). Washington: American Psychiatric Publishing. 2013. pp. 237–242. ISBN 9780890425558.
  2. Fenske JN, Schwenk TL (August 2009). “Obsessive compulsive disorder: diagnosis and management”. Am Fam Physician 80 (3): 239–45. PMID 19621834.
  3. Grant JE (14 August 2014). “Clinical practice: Obsessive-compulsive disorder.”. The New England Journal of Medicine 371 (7): 646–53. doi:10.1056/NEJMcp1402176. PMID 25119610.
  4. Goodman, WK; Grice, DE; Lapidus, KA; Coffey, BJ (September 2014). “Obsessive-compulsive disorder.”. The Psychiatric clinics of North America 37 (3): 257–67. doi:10.1016/j.psc.2014.06.004. PMID 25150561.
  5. Bynum, W.F.; Porter, Roy; Shepherd, Michael (1985). “Obsessional Disorders: A Conceptual History. Terminological and Classificatory Issues.”. The anatomy of madness : essays in the history of psychiatry. London: Routledge. pp. 166–187. ISBN 9780415323826.
  6. Doron G, Szepsenwol O, Karp E, Gal N (2013). “Obsessing About Intimate-Relationships: Testing the Double Relationship-Vulnerability Hypothesis”. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry 44 (4): 433–440. doi:10.1016/j.jbtep.2013.05.003. PMID 23792752.
  7. Weisman M.M., Bland R.C., Canino G.J., Greenwald S., Hwu H.G., Lee C.K. et al. (1994). “The cross national epidemiology of obsessive–compulsive disorder”. Journal of Clinical Psychiatry 55: 5–10.
  8. Boyd MA (2007). Psychiatric Nursing. Lippincott Williams & Wilkins. p. 418. ISBN 0-397-55178-9.
  9. Chen YW, Dilsaver SC (1995). “Comorbidity for obsessive-compulsive disorder in bipolar and unipolar disorders”. Psychiatry Research 59 (1–2): 57–64. doi:10.1016/0165-1781(95)02752-1. PMID 8771221.
  10. Paterson JL, Reynolds AC, Ferguson SA, Dawson D (2013). “Sleep and obsessive-compulsive disorder (OCD)”. Sleep Medicine Reviews 17 (6): 465–74. doi:10.1016/j.smrv.2012.12.002. PMID 23499210.
  11. Moretto, Germana, Pasquini Massimo, et al.: “What every psychiatrist should know about PANDAS: a review”. Department of Psychiatric Sciences and Psychological Medicine, “Sapienza” University of Rome. In: Clinical Practice and Epidemiology in Mental Health 2008.
  12. Wu K, Hanna GL, Rosenberg DR, Arnold PD (2012). “The role of glutamate signaling in the pathogenesis and treatment of obsessive–compulsive disorder”. Pharmacology Biochemistry and Behavior 100 (4): 726–735. doi:10.1016/j.pbb.2011.10.007. PMC 3437220. PMID 22024159.
  13. Kim KW, Lee DY (2002). “Obsessive-Compulsive Disorder Associated With a Left Orbitofrontal Infarct”. Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences 14 (1): 88–89. doi:10.1176/appi.neuropsych.14.1.88. PMID 11884667.
  14. Quick Reference to the Diagnostic Criteria from DSM-IV-TR. Arlington, VA: American Psychiatric Association, 2000.
  15. Aardema, F. & O’Connor. (2003). Seeing white bears that are not there: Inference processes in obsessions. Journal of Cognitive Psychotherapy, 17, 23–37.
  16. Huppert & Roth: (2003) Treating Obsessive-Compulsive Disorder with Exposure and Response Prevention. The Behavior Analyst Today, 4 (1), 66 – 70 BAO.
  17. Fineberg NA, Brown A, Reghunandanan S, Pampaloni I (2012). “Evidence-based pharmacotherapy of obsessive-compulsive disorder”. The International Journal of Neuropsychopharmacology 15 (8): 1173–91. doi:10.1017/S1461145711001829. PMID 22226028.
  18. Surgical Procedures for Obsessive–Compulsive Disorder, by M. Jahn and M. Williams, Ph.D,. BrainPhysics OCD Resource, Accessed 6 July 2008.
  19. D’Alessandro TM (2009). “Factors influencing the onset of childhood obsessive compulsive disorder”. Pediatr Nurs 35 (1): 43–6. PMID 19378573.
  20. Berrios G E (1989). “Obsessive Compulsive Disorder: Its conceptual history in France during the 19th Century”. Comprehensive Psychiatry 30: 283–95. doi:10.1016/0010-440x(89)90052-7.
  21. Fuente imagen.

DEJA UNA RESPUESTA