Acoso psicológico: Características, Tipos y Perfiles

El acoso psicológico, también conocido como acoso moral, hace referencia a un tipo de trato personal que resulta vejatorio y descalificador hacia una persona.

Para poder hablar de acoso psicológico, es necesario que la persona que lo lleva a cabo lo realice con el fin de desequilibrar psíquicamente a la otra persona.

acoso psicológico a través del bullying y ciberbullyng

En este sentido, este tipo de trato se caracteriza por atentar contra la dignidad y la integridad moral de la persona. Conculca los derechos de persona establecidos y conlleva el maltrato psicológico y el abuso emocional.

En la actualidad, se han establecido diferentes tipos de acoso psicológico como el acoso laboral, el acoso sexual, el acoso escolar, el ciberacoso o el acoso familiar. Cada uno de ellos se caracteriza por efectuarse en un ámbito diferente y a través de unos términos específicos.

En este artículo se revisan las principales características del acoso psicológico, se comentan sus distintas modalidades y se explican los elementos principales acerca de los acosadores y los acosados.

Definición del acoso psicológíco

El acoso psicológico es definido según el diccionario de la lengua española como un trato vejatorio y descalificador hacia una persona, el cual se realiza con el fin de desestabilizarla psíquicamente.

Este trato constituye una serie de actos y comportamientos de una persona que atentan de forma directa contra la dignidad y la integridad moral de otro individuo.

El principal motivo por el cual este tipo de trato recibe el nombre de acoso psicológico recae en que éste conlleva siempre la realización de un maltrato psicológico y un abuso emocional hacia la persona.

Así pues, el acoso psicológico conforma un largo proceso donde la persona, siendo sometida progresivamente a la incertidumbre y a la impotencia, va perdiendo su autoestima y la seguridad en sí misma.

Según varios autores, uno de los elementos más importantes acerca de la persona acosada es que esta no suele ser plenamente consciente de ser humillada y vulnerada, por lo que no suele adoptar una actitud de confrontación hacia la persona acosadora.

La aparición de este término recae en el zoólogo Konrad Lorenz, el cual observó el acoso grupal en algunas especies faunísticas. Dichos comportamientos los denominó como “mobbing”.

Más tarde, el psicólogo Heinz Lyeman se dedicó a estudiar el acoso grupal y sus efectos psicosomáticamente traumáticos en el entorno laboral. El trabajo realizado por este autor dio lugar a la introducción de una nueva acepción para el mobbing, el acoso moral.

En el caso de los seres humanos, el acoso u hostigamiento se denomina acoso moral, el cual puede conllevar tanto a la violencia psicológica como a la violencia física.

No obstante, el psiquiatra Marie-France Hirigoyen consideró que los casos más graves de acoso deben denominarse como acoso psicológico, término que se ha extendido durante los últimos años para hacer referencia a este tipo de situaciones y comportamientos abusivos.

Características

mobbing en el trabajo

El acoso psicológico se ha venido definiendo como un conjunto de circunstancias que se pueden dar en distintos tipos de contextos y que se caracterizan por:

  1. Ejecución de conductas de violencia psicológica extrema.
  2. Ejercitación de dichas conductas de formas sistemática y continua.
  3. Realización de conductas abusivas sobre otra persona o sobre un grupo de personas determinado.
  4. El acoso psicológico es siempre realizado por parte de una persona o un conjunto de personas específicas.
  5. Las conductas abusivas y psicológicamente violentas se ejecutan durante un tiempo prolongado superior a los seis meses.
  6. Las conductas abusivas se realizan en un ambiente determinado (laboral, familiar, escolar, etc.).

Así pues, el acoso psicológico se caracteriza por englobar una serie de actitudes y comportamientos de abuso hacia otra persona.

Dichos comportamientos de acoso se llevan a cabo con el objetivo de producir un efecto directo en la victima. Normalmente, los efectos perseguidos recaen en el desgaste y la sumisión psicológica de la persona.

Las técnicas de acoso se caracterizan por ser soterradas y sutiles. El empleo de ciertas palabras, miradas, insinuaciones, mentiras o difamaciones son las conductas más utilizadas en este tipo de violencia.

El objetivo del acosador consiste en imponer su voluntad de forma continuada y progresiva. A través de sus conductas, pretende tergiversar la situación desde una posición de fuerza y motivar la sumisión de la persona acusada.

El acoso moral sumerge la víctima en una espiral depresiva que, en algunos casos, puede acabar con conductas auto-líticas o suicidas. Según el psiquiatra Marie-France Hirigoyen, los casos extremos de acoso moral pueden interpretarse como asesinatos psíquicos.

En un inicio, el acoso comienza desestabilizando a la víctima hasta conseguir que pierda, de forma progresiva, la confianza en sí misma y en los demás. De este modo, el objetivo de acoso psicológico consiste en originar una situación de total indefensión sobre el acosado.

Así mismo, el proceso de acoso psicológico se caracteriza por, en un primer momento, provocar ansiedad y tensión en la víctima, hecho que motiva la aparición de una actitud defensiva.

Dicha actitud de la persona acosada suele motivar nuevas agresiones sutiles, por lo que el objetivo del agresor no consiste en destruir a su víctima de forma inmediata, sino someterla y controlarla con el paso del tiempo.

Tipos de acoso psicológico

El acoso psicológico es una situación que se produce en contextos muy diferentes. Así mismo, puede ser llevado a cabo tanto por adultos como por niños y/o adolescentes.

En este sentido, en la actualidad se han establecido distintos tipos de acoso psicológico debido a los elementos diferenciadores que presentan este tipo de comportamientos en los distintos contextos de actuación.

Los principales tipos de acoso psicológico son: acoso laboral, acoso sexual, acoso escolar, ciberacoso, ciberacoso escolar, acoso inmobiliario y acoso familiar.

Acoso laboral

El acoso laboral, conocido de forma común a través del término inglés “monbing”, constituye una serie de acciones efectuadas por un hostigador o varios hostigadores hacia una víctima o un grupo de víctimas.

Las acciones de los acosadores se caracterizan por tener el objetivo de producir miedo, terror, desprecio o desánimo a la otra persona dentro del ámbito laboral, afectando de esta forma a su rendimiento y su situación profesional.

Las conductas de acoso laboral se llevan a cabo de una forma totalmente injustificada y no atañe a objetivos o requisitos laborales, por lo que la denominación laboral se utiliza únicamente para hacer referencia al contexto donde se producen los comportamientos abusivos.

Las principales conductas que se llevan a cabo en el acoso laboral son:

  • Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola.
  • Asignarle objetivos o proyectos con plazos inalcanzables.
  • Sobrecargar a la víctima de forma selectiva con mucho trabajo.
  • Amenazar de forma continuada.
  • Quitarle áreas de responsabilidad clave.
  • Tratarle de una manera discriminatoria.
  • Ignorarle y excluirle de forma sistemática.
  • Retenerle información crucial para su trabajo.
  • Difamar a la víctima extendiendo comentario por toda la empresa.
  • No valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima.

Quizás también te pueda interesar Denuncia por Acoso Laboral: Cuándo y Cómo hacerla.

Acoso sexual

El acoso sexual hace referencia a una serie de actitudes y comportamientos de intimidación o coerción de naturaleza sexual, así como la promesa no deseada o inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales.

Este tipo de comportamientos resultan ilegales en la mayoría de contextos jurídicos, y puede afectar a personas de ambos sexos.

No obstante, estadísticamente, la mayoría de casos de acoso sexual son realizado sobre mujeres. Así mismo, los principales acosadores son hombres, los cuales ejercen este tipo de comportamientos en ambientes laborales, académicos o incluso familiares.

Acoso escolar

El acoso escolar hace referencia a cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico que se produce entre escolares. Dichos comportamientos abusivos se llevan a cabo de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto dentro como fuera de clase.

En este caso, el tipo de violencia dominante es el emocional y suele originarse principalmente en el aula y el patio de los centros escolares.

Los protagonistas de este tipo de situaciones suelen ser niños y niñas que se encuentran en el proceso de entrada de la adolescencia. Así mismo, el perfil de víctima suele ser mucho más prevalente entre las niñas que entre los niños.

Quizás te pueda interesar Los 7 Tipos de Bullying Más Frecuentes o 9 Graves Consecuencias del Bullying en Niños (y Adultos).

Ciberacoso

El ciberacoso, también conocido como acoso virtual o acoso cibernético, hace referencia a ese tipo de comportamientos abusivos y restrictivos que se llevan a cabo a través del uso de medios de comunicación digitales.

Las características generales de estos comportamientos resultan similares a los de los otros tipos de acoso. De hecho, casos de acoso laboral o acoso escolar pueden incorporar el ciberacoso en su práctica de actuación.

La principal característica que presenta el ciberacoso es que permite la realización de comportamientos abusivos sobre la víctima prácticamente en cualquier momento y situación, incrementando así su gravedad y los efectos dañinos para la víctima.

A través del uso de la comunicación digital el acosador es capaz de “atacar a su víctima” incluso cuando no se encuentra físicamente en contacto con ella. Las principales conductas referentes al ciberacoso son:

  • Falsa acusación: dañar la reputación de la víctima en los medios sociales a través de la manipulación.
  • Publicación de información falsa sobre la víctima en sitios web.
  • Recopilación de información sobre la víctima.
  • Monitorización de las actividades de la víctima.
  • Expresión de insultos y amenazas a través de sitios web.
  • Grooming.

Ciberacoso escolar

El ciberacoso escolar es la modalidad de ciberacoso más frecuente y se caracteriza por la utilización de los medios de comunicación para acosar a una persona dentro del ámbito escolar.

Esta práctica es llevada a cabo en mayor medida por adolescentes o pre-adolescentes y suele retroalimentarse con el “acoso escolar no cibernético”.

Acoso inmobiliario

El acoso inmobiliario consiste en ejercitar hostigamiento para provocar la auto-privación al disfrute de una vivienda o propiedad arrendada. La finalidad de este tipo de comportamientos es el enriquecimiento torticero .

Las principales actuaciones de este tipo de acoso se caracterizan por generar un entorno hostil en la vivienda, ya sea en el aspecto material, personal o social, con la finalidad última de forzar a la persona a adoptar una decisión no desaseada sobre el derecho que le ampara para ocupar la vivienda.

Este tipo de acoso suele asociarse al acoso vecinal, aunque en este último tipo de acoso la finalidad no es el enriquecimiento torticero sino el abandono del hogar por parte de la víctima.

Acoso familiar

Finalmente, el acoso familiar hace referencia a los comportamientos y las conductas de acoso que se llevan dentro del entorno familiar entre los miembros de un misma familia.

Quizás te pueda interesar Violencia Intrafamiliar: Tipos, Causas y Consecuencias.

Perfiles

Perfil del acosado

De forma general, se sustenta que no existe un perfil determinado de víctimas de acoso. Pueden ser tanto hombres como mujeres de diferentes edades, estatus y características personales.

No obstante, estadísticamente, se muestra que las mujeres presentan ratios de acoso mucho mayores que los hombres. Así mismo, ciertas edades específicas como por ejemplo la adolescencia y la pre-adolescencia parecen presentan también mayores índices de acoso psicológico.

Por lo que respecta los rasgos de personalidad, se han postulado una serie de características que podrían estar relacionadas con las víctimas de acoso escolar. Las principales son:

  • Son capaces de formarse una opinión propia sin clonarla ni apropiarse de la de otros.
  • Son capaces de cuestionar la opinión y lo juicios.
  • Pueden presentar un cierto aislamiento social.
  • Pueden presentar carencia de defensa social.
  • Resultan personas autónomas, independientes y con iniciativa.
  • Pueden resultar excesivamente ingenuos y/o confiados en ciertas ocasiones.
  • Pueden presentar rasgos depresivos.

Perfil del acosador

Por lo que respecta al perfil del acosador, en la actualidad se han descrito ciertas características. De forma general, los rasgos de personalidad narcisista y paranoide son los que se relacionan más fuertemente con los acosadores psicológicos.

Así mismo, los siguientes mecanismos psicológicos también suelen observarse en una gran parte de los casos:

  1. Los acosadores perciben a las víctimas como el soporte de las cualidades de las que se intentan apropiar más que como personas y, en algunos casos, pueden tener complejo de inferioridad por no tener esas calidades.
  2. El comportamiento del acosador tiende a obedecer a un intento de encubrir o camuflar sus propias deficiencias.
  3. Los acosadores suelen resultar personas competitivas, controladoras, manipuladoras y seductoras.
  4. Los acosadores suelen presentar un esquema mental y de comportamiento en términos de dominio-sumisión.

Referencias

  1. Acoso moral en el trabajo: guía de prevención y actuación frente al mobbing. Lettera Publicaciones, S.L. 2006.
  2. Crespo Hervás, Dolores; González Lucas, Raúl; Pando González, Fuencisla (2007).Bullying: acoso moral (escolar en la infancia y adolescencia): implicaciones para los médicos. Ergón Creación, S.A.
  3. Levinson, Edward M.; Levinson, Edward M. (2004).”Assessment of Bullying: A Review of Methods and Instruments”. Journal of Counselling & Development. American Counselling Association. 82 (4): 496–503. 
  4. Jose Bolton; Stan Graeve (2005).No Room for Bullies: From the Classroom to Cyberspace. Boys Town Press. ISBN 978-1-889322-67-4. Retrieved 2013-10-29.
  5. Rodríguez López, Teresa (2006).Acoso moral, mobbing. Teoría. Editorial CEP, S.L.
  6. Vanderbilt, Douglas; Augustyn, Marilyn (2010).”The effects of bullying”. Paediatrics and Child Health. 20 (7): 315–320.
  7. Witted, Kathryn Suzanne (2005),”Student Reports of Physical and Psychological Maltreatment in Schools: An Under Explored Aspect of Student Victimization in Schools”, PhD dissertation, University of Tennessee, retrieved 2013-10-29
COMPARTIR

Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here