Adicción al móvil: síntomas, causas, consecuencias y tratamiento

La adicción al móvil o al smartphone es un síndrome dependiente que se da cada vez con mayor frecuencia entre un gran número de usuarios de estos dispositivos. Los síntomas de este problema son muy similares a los que aparecen en el caso de algunas patologías, como las relacionadas con el abuso de sustancias.

Algunos de los síntomas más comunes de la adicción al móvil son la ansiedad cuando no se puede acceder a Internet o alguna aplicación de mensajería instantánea, un uso excesivo de los smartphone, o su empleo en situaciones en las que se considera socialmente inaceptable hacerlo.

Fuente: pixabay.com

Los expertos no están de acuerdo sobre si debería clasificarse la adicción al móvil como un trastorno psicológico o no; sin embargo, muchas de las personas que la sufren experimentan todo tipo de consecuencias adversas debido a este problema.

Algunas de las más graves son dificultades para mantener relaciones sociales satisfactorias o grandes problemas a la hora de realizar las tareas que se proponen.

Debido a ello, cada vez se están realizando más investigaciones sobre este tema, que nos permitan entender por qué se produce la adicción a los móviles y qué podemos hacer al respecto. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre esta nueva enfermedad del siglo XXI.

Síntomas

Hoy en día, es prácticamente imposible vivir una vida normal si no se posee un smartphone. Todos poseemos uno de estos dispositivos, y pasamos gran parte de nuestro día a día inmersos en su pantalla. Por eso, en ocasiones puede ser complicado trazar la línea entre lo que es un comportamiento problemático y lo que no.

Sin embargo, existen una serie de síntomas que pueden indicarnos que una persona ha ido más allá de lo que se consideraría un uso sano de su móvil, y ha entrado en el terreno de una verdadera adicción. A continuación veremos algunos de los más comunes.

Problemas derivados de un uso excesivo del móvil

¿Tienes problemas para completar lo que te propones a tiempo? ¿Dejas de lado tareas y obligaciones por estar mirando constantemente el móvil? ¿Navegar por la red, chatear o jugar a videojuegos está afectando a tu capacidad para cumplir con tus deberes? Entonces es probable que seas adicto al smartphone.

El primer síntoma de que alguien está desarrollando esta patología es que empieza a fallar en ciertas tareas de su día a día debido a que pasa demasiado tiempo pegado al móvil.

Al ser tan estimulante, siempre hay algo que hacer con el smartphone; y las personas adictas encuentran muy complicado separarse de él para llevar a cabo tareas más desagradables.

Las áreas que más suelen sufrir en este sentido son el trabajo, los proyectos personales, las tareas de la casa y las aficiones. Se trata de áreas que son más complicadas que simplemente utilizar el móvil, y por eso muchas veces la persona busca “escapar” de ellas perdiéndose en su dispositivo.

Dificultad para mantener relaciones

Muchas personas utilizan su móvil como un sustituto de su vida social. En lugar de salir a conocer a otras personas, o de quedar con sus amigos, familiares, o pareja, prefieren pasar tiempo en casa pegados a la pantalla de su smartphone. En general, esto acaba provocándoles todo tipo de problemas en este área.

Por si esto fuera poco, en muchas ocasiones, cuando llegan a quedar con gente, no pueden evitar comprobar su móvil cada pocos minutos. Este hábito impide que se mantengan verdaderas conversaciones, y por lo general acaba molestando a los acompañantes del individuo con síntomas de adicción.

El problema es que en general no nos damos cuenta de que estamos actuando de esta manera. Si crees que puedes ser adicto al móvil, pregúntate: ¿te ha expresado su preocupación alguna persona porque usas demasiado tu smartphone? ¿Sientes que solo tus amigos online te comprenden?

Ocultar el uso del teléfono

Muchas de las personas con adicción al móvil se dan cuenta de que tienen un problema. Sin embargo, saben que cambiarlo les va a costar mucho trabajo; y como no quieren ser juzgados, tratan de ocultar el uso de su dispositivo.

Cuando estás con otras personas, ¿te escondes para poder responder a tus mensajes sin que te molesten? ¿Has mentido sobre el tiempo que pasan online cuando te han preguntado por ello? ¿Te sientes molesto o irritado si alguien “te pilla” utilizando el móvil en un momento en el que no es adecuado hacerlo?

Miedo de perderse algo

El fear of missing out (traducido al español como “miedo de perderse algo”) es una preocupación constante por estar conectado y enterarse de todo lo que ocurre, ya sea en el mundo o en general o en la vida de ciertas personas cercanas. Está provocada por el miedo de ser excluido de una situación importante.

¿En qué se traduce el fear of missing out en la vida de un adicto al móvil? Por lo general, se pasará el tiempo comprobando sus redes sociales, como Instagram o Facebook, para observar lo que hacen sus amigos y familiares. Además, tenderá a compararse con ellos, sintiéndose bien si siente que su vida es más interesante que la del resto, y viceversa.

En ocasiones, este miedo puede llegar a extremos tales como levantarse en medio de la noche para comprobar el móvil, ansiedad elevada, o síntomas de depresión cuando la persona cree que su vida es peor que la de aquellos con los que se compara.

Incluso, algunos individuos afirman sentir “vibraciones fantasma”, es decir, notan su móvil vibrar como si hubieran recibido una notificación cuando en realidad no tienen ninguna. Según los expertos, esto está provocado por un deseo exagerado de mantenerse conectados e informados en todo momento.

Síntomas de abstinencia

Cuando intentan reducir el uso del móvil, o cuando por algún motivo no pueden utilizarlo durante un tiempo, las personas con adicción pueden experimentar síntomas parecidos a los de alguien que trata de abandonar el abuso de alguna sustancia.

Los más comunes son inquietud, enfado, problemas de concentración, dificultad para dormir, y un deseo extremo de tener acceso al móvil. Por lo general, estos síntomas de abstinencia dificultan enormemente que la persona lleve a cabo cualquier tarea de forma normal.

Causas

Aunque es posible experimentar algunos de los síntomas descritos anteriormente con un ordenador o una tablet, la clave que convierte a los móviles en algo tan adictivo es el hecho de que los llevamos encima todo el tiempo. En muchos casos, literalmente.

El problema es que recibir una notificación, navegar por Internet o comprobar nuestras redes sociales es algo que nos hace sentir muy bien temporalmente. Según estudios realizados sobre los efectos de los móviles en el cerebro, todas estas situaciones provocan un pico de dopamina, el neurotransmisor encargado del placer.

Esta sustancia es la misma que está implicada en adicciones muy serias, como la de las drogas o el alcohol. Además, nuestro cerebro genera tolerancia a ella de forma muy rápida, por lo que cada vez necesitamos un estímulo mayor para sentirnos igual de bien.

Por otro lado, cuando tenemos una adicción que aumenta nuestra resistencia a la dopamina, la mayoría de las cosas que hacemos parecen poco estimulantes en comparación. Debido a ello, un adicto cada vez depende más de su móvil para sentir emociones positivas.

Otras causas ocultas

A menudo, las personas adictas a su smartphone también presentan otros problemas psicológicos, como ansiedad, depresión, estrés o fuertes sentimientos de soledad. Estos pueden ser la causa de que se desarrolle la patología en un primer momento, pero por lo general también serán agravados por ella.

Así, una persona puede mirar su móvil cuando está en compañía de otros porque se siente incomprendida o sola; pero hacerlo agravará el problema, y a largo plazo empeorará sus relaciones y su capacidad de crear otras nuevas. Por lo tanto, se trata de una estrategia de afrontamiento que trae muchos problemas a largo plazo.

Consecuencias

¿En qué puede afectar exactamente la adicción al móvil a las personas que la padecen? A continuación veremos las complicaciones más comunes que se presentan en los individuos que desarrollan esta patología.

Sentimientos de soledad y depresión

Como ya hemos visto, estar todo el tiempo pendiente del móvil impide que la persona cree conexiones verdaderas con quienes la rodean. El problema es que, mientras se está empleando el smartphone, emociones como la soledad y el aburrimiento se evaporan; pero tan pronto como se deja de usar, vuelven de manera más intensa.

Un estudio llevado a cabo en el 2014 encontró una fuerte correlación entre un uso frecuente de redes sociales y servicios de mensajería instantánea con altos niveles de depresión y ansiedad.

Los usuarios, especialmente los más jóvenes, tienden a compararse en exceso con otras personas a las que siguen en sus redes sociales, y acaban sintiéndose solos, tristes y desconectados del resto.

Altos niveles de ansiedad y estrés

Parece que estar siempre conectados puede acabar con nuestra paz mental. Varios estudios sobre los efectos de los móviles en entornos de trabajo sugieren que simplemente llevar encima un smartphone provoca que los trabajadores realicen peor sus tareas, tengan mayores niveles de ansiedad, y se sientan más estresados.

Además, el hecho de llevar siempre encima el móvil hace que nos resulte muy complicado separar el trabajo de nuestra vida personal. Por lo tanto, nuestra mente nunca descansa, y es mucho más sencillo que desarrollemos problemas como el síndrome de burnout.

Pérdida de la capacidad de concentración

Los móviles nos proporcionan una serie interminable de estímulos, que llaman nuestra atención constantemente. Por eso, cuando intentamos centrarnos en una sola tarea, nos resulta muy difícil: estamos acostumbrados a pasar de una actividad a la siguiente en cuestión de minutos.

Varios estudios han descubierto que las personas con una adicción seria a los smartphone tienen graves problemas para concentrarse en tareas como la lectura, el trabajo o el estudio; y por lo general, son incapaces de estar sin hacer nada, sintiendo siempre la necesidad de mirar su móvil para comprobar sus notificaciones.

Problemas de sueño

La luz azul proveniente de nuestros móviles puede alterar nuestro ritmo circadiano, creándonos graves dificultades para conciliar el sueño y mantenerlo de manera adecuada.

Esto tiene todo tipo de consecuencias negativas en nuestra vida, desde una falta de energía generalizada hasta problemas de memoria o en nuestra capacidad cognitiva.

Aparición de conductas narcisistas

El hecho de publicar todo lo que hacemos en las redes y recibir atención constante puede provocar que nos centremos demasiado en nosotros mismos, según algunas investigaciones.

Esto nos lleva a creer que necesitamos ser el centro de atención, a ser menos tolerantes con otros, y a necesitar aprobación constante por parte de otros.

Por lo general, esta búsqueda constante de atención puede traernos graves problemas de autoestima y a la hora de relacionarnos de manera sana con los demás.

Tratamiento

Debido a que la mayoría de expertos no considera todavía la adicción a los móviles como una patología real, no existe un tratamiento generalizado que se siga en todos los casos en los que aparece.

Sin embargo, las consecuencias que provoca este problema son muy reales. Por eso, en los últimos años se han desarrollado varias técnicas que pueden ayudarte si crees que has desarrollado una adicción a tu smartphone.

Consejos para eliminar tu adicción por ti mismo

Lo primero que debes hacer es darte cuenta de cuánto tiempo al día usas tu móvil. Esto puedes lograrlo simplemente reflexionando sobre tus hábitos; pero si quieres ser más exacto, puedes cronometrar el tiempo que pasas pegado a tu dispositivo.

Una vez que lo sepas, ponte pequeñas metas para reducir tu tiempo de uso. Por ejemplo, si descubres que estás todo el rato interrumpiendo lo que haces para comprobar tus redes sociales, puedes limitarte a hacerlo una vez cada 15 minutos, y subir el tiempo a 30 cuando te sientas más cómodo.

También puedes ponerte unas horas fijas al día en las que comprobar tus redes, y comprometerte a hacerlo en esos momentos. Para lograrlo, puede ayudarte eliminar las aplicaciones de aquellas que compruebas más regularmente de tu teléfono, para que solo puedas verlas desde el ordenador.

Por último, muchas veces se realiza un uso compulsivo del móvil porque no se tiene nada mejor que hacer. Si crees que este puede ser tu caso, trata de llenar tu día de actividades estimulantes, como salir con gente que te importa o meterte de lleno en una afición. Solo con esto, notarás que tu necesidad de comprobar tu smartphone se ve muy reducida.

Referencias

  1. “La adicción al móvil” en: PsicoAdapta. Recuperado en: 09 Octubre 2018 de PsicoAdapta: psicoadapta.com.
  2. “Smartphone addiction” en: Help Guide. Recuperado en: 09 Octubre 2018 de Help Guide: helpguide.org.
  3. “The growing problem of smartphone addiction” en: Tech Addiction. Recuperado en: 09 Octubre 2018 de Tech Addiction: techaddiction.ca.
  4. “Smartphones & Mental health” en: Neurocore. Recuperado en: 09 Octubre 2018 de Neurocore: neurocorecenters.com.
  5. “Mobile phone overuse” en: Wikipedia. Recuperado en: 09 Octubre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here