Adolescencia Tardía: Edad, Cambios Físicos y Psicológicos

La adolescencia tardía es una de las etapas de la adolescencia que se da entre los 17 y los 19 años aproximadamente. Esta etapa corresponde a la etapa final que marca el fin de la adolescencia y el inicio de la adultez temprana. La adolescencia tardía se caracteriza por ser un periodo más estable en la vida del adolescente.

Esto es así debido a que los cambios rápidos y drásticos de la adolescencia temprana y media ya han pasado. Por lo tanto, en esta etapa se da una mayor tranquilidad y adaptación a sus nuevos roles. Durante esta etapa se espera que el adolescente tenga un proyecto de vida algo más claro.

Adolescencia tardía

Además, se espera que ponga en práctica dicho proyecto de vida de una forma concreta, o que al menos tenga planes de hacerlo. Dependiendo de la cultura, en esta época se anima a la independización de los padres, lo que puede significar una época de duelo para los padres por el cambio de rol.

Para el final de la adolescencia tardía la persona debería haber conseguido cambiar la relación con sus padres desde una dependiente a una que refleje su madurez y responsabilidades, además de explorar los nuevos roles sociales y sexuales.

En esta etapa se espera que los jóvenes experimenten amistades íntimas, formen su identidad a todos los niveles, planifiquen su futuro y den pasos para acercarse a este.

Además, se da el desarrollo de las habilidades y valores laborales, de comunidad, paternidad y ciudadanía que le permitan hacer la transición a la vida adulta.

Edad en la que se da la adolescencia tardía

El rango aproximado de edad para la adolescencia tardía es entre los 17 y los 19 años. Al igual que la adolescencia temprana y la media, estos rangos no son más que aproximaciones.

Esta etapa es la que más depende de los cambios culturales, dado que la edad de finalización se marca en la mayoría de edad. Por esta razón, se pueden encontrar autores que mencionan un rango de edad hasta los 21 años, ya que en algunos países esta es la edad de mayoría de edad legal.

Desde una perspectiva biológica, otros autores tienen en cuenta alrededor de los 24 o 25 años para el final de la adolescencia, ya que es la edad en la que todavía se observan cambios madurativos en el ámbito cerebral.

Esto significa que a partir de la adolescencia tardía empieza la adultez, en que se reconoce a la persona como un integrante pleno de la sociedad con todos sus deberes y derechos.

Entrada al mundo laboral o estudios superiores

Con la adolescencia tardía suelen coincidir decisiones importantes en la vida del adolescente, ya que en muchas culturas se espera que tome una decisión sobre su futuro y escoja una carrera de su interés, o tome la decisión de iniciar la vida laboral.

Por lo tanto, para esta etapa hay ciertas expectativas de la sociedad hacia el adolescente, que espera que se comporte lo más parecido al adulto en quien pronto se convertirá.

Por esta razón, los adolescentes de esta edad pueden sentir una gran presión y preocupación por lo que les deparará el futuro a partir de las elecciones que tomen.

Cambios físicos

Al final de esta etapa el adolescente ya ha terminado su crecimiento y ha alcanzado la madurez física de un adulto.

En principio, si todo se desarrolló adecuadamente, en esta época debería haber una aceptación de la imagen propia sin mayor preocupación por la apariencia física.

De los pocos indicios de maduración que se siguen observando durante la adolescencia tardía destaca el proceso de “reconexión”, que el cerebro está llevando a cabo desde el inicio de la adolescencia y que acaba hacia los 24 o 25 años de edad.

Estos cambios neurológicos hacen referencia a la maduración de la corteza prefrontal del cerebro.

Cambios psicológicos

Durante esta etapa se terminan de consolidar cambios en el ámbito psicológico, especialmente en el área social.

Cambios cognitivos

Durante esta etapa el adolescente ya ha adquirido y establecido su pensamiento abstracto, y al haberse expuesto a diferentes oportunidades de aprendizaje, debería haber alcanzado un pensamiento hipotético-deductivo.

En esta época hay una clara orientación al futuro, especialmente para la construcción del proyecto de vida. Esto significa que reconoce claramente las consecuencias de sus actos, tomando responsabilidad de estos.

La consolidación de los procesos cognitivos se ha dado y la resolución de problemas debería permitirle tener los mismos recursos que un adulto.

Si ha habido un adecuado manejo de la autonomía personal, las habilidades cognitivas del adolescente se ven aplicadas ahora a actividades de la vida diaria, de autocuidado y participación en comunidad.

Cambios emocionales

Durante esta época ya la identidad se debería encontrar definida, por lo que su autoimagen ya no fluctuará más dependiendo del grupo de pares u otros factores externos.

La búsqueda de parejas no tiene tanto un rol de experimentación y exploración, sino que toma más fuerza el acompañamiento afectivo y los vínculos entre los miembros de la pareja, por lo que hay más estabilidad en las relaciones amorosas.

El adolescente de esta etapa ya es capaz de establecer límites, actuar menos impulsivamente y retrasar la gratificación.

Cambios sociales

En esta etapa el adolescente ya no se ve influido en gran medida por el grupo de pares, lo que también va acompañado de una selección de las amistades. Así, el adolescente pasa a tener menos amistades pero de mayor calidad.

Algo importante que pasa en esta etapa es que el adolescente vuelve a acercarse a su familia (aunque haya habido una independencia física), dado que ya se siente más cómodo con su identidad propia y los conflictos con los padres serán menores.

Las relaciones familiares hacia sus padres cambian, dado que ahora es un adulto. De esta forma, las relaciones familiares pasarán también a una nueva etapa de desarrollo.

Por otro lado, el adolescente empieza a tener grupos de conocidos no solo ligados a lo educativo, sino también a sus actividades laborales, educativas, comunitarias, etc., que puede realizar ahora con plena autonomía.

En esta época también se dan las relaciones amorosas más duraderas, con una búsqueda de la intimidad y la estabilidad. Se busca compartir un proyecto de vida a largo plazo, formándose planes de matrimonio, hijos, entre otros.

Referencias

  1. Arain, M., Haque, M., Johal, L., Mathur, P., Nel, W., Rais, A., … Sharma, S. (2013). Maturation of the adolescent brain. Neuropsychiatric Disease and Treatment, 9, 449–461. 
  2. Barett, D. (1976). The Three Stages of Adolescence. The High School Journal, 79(4), pp. 333-339.
  3. Casas Rivero, J.J. y Ceñal González Fiero, M.J. (2005). Desarrollo del adolescente. Aspectos físicos, psicológicos y sociales. Pediatr Integral, 9(1), p.p. 20-24.
  4. Gaete, V. (2015). Desarrollo psicosocial del adolescente. Revista Chilena de Pediatría, 86(6), pp. 436-443.
  5. Krauskopof, Dina. (1999). El desarrollo psicológico en la adolescencia: las transformaciones en una época de cambios. Adolescencia y Salud, 1(2), 23-31.
  6. Moreno, F. A. (2015). La adolescencia. Barcelona: Editorial UOC.
  7. Zarrett, N. y Eccles, J. (2006). The passage to adulthood: Challenges of late adolescence. New Directions for Youth Development, 111, pp.13-28.
COMPARTIR
Psicóloga. Me gusta encontrar cosas nuevas que aprender todos los días. "En algún lugar, algo increíble espera ser descubierto" (Carl Sagan)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here