Adopción homoparental: argumentos a favor y en contra, situación en México, Chile y Colombia

La adopción homoparental es la adopción de un niño por parte de un individuo o una pareja homosexual. Cuando se produce, la unidad doméstica que se forma se conoce como familia homoparental. La situación legal de esta práctica varía enormemente en todo el mundo, aunque la tendencia es que sea algo cada vez más aceptado.

La adopción homoparental propiamente dicha solamente es legal en 27 países en la actualidad. Sin embargo, algunos como Chequia o Chile permiten realizarla de manera indirecta, haciendo que uno de los miembros de la pareja adopte a un niño figurando como soltero.

Además de esto, son muchos los países que están debatiendo actualmente la posibilidad de legalizar esta práctica. Generalmente este debate viene de la mano de la aprobación del matrimonio homosexual; y muchos de los argumentos a favor y en contra de ambas prácticas son muy similares.

En este artículo veremos la situación particular de este tema tan candente en México, Chile y Colombia. Además, estudiaremos los principales argumentos que defienden las personas que están tanto a favor como en contra de esta práctica.

Situación en México

México fue uno de los primeros países del mundo en permitir la adopción homoparental, pero a la vez sigue siendo un lugar lleno de discriminación hacia esta práctica incluso hoy en día. Así, a pesar de que en 2009 se legalizó la adopción por parte de parejas homosexuales en Ciudad de México, aún ahora se sigue trabajando en este tema.

Cuando la ley que permitía que las personas homosexuales adoptasen fue aprobada, se alzaron numerosas protestas, la mayoría de ellas lideradas por la Iglesia católica.

Esto llevó a que, en el año 2010, la Suprema Corte de Ciudad de México dictaminase que las parejas del mismo sexo tienen el mismo derecho a adoptar que las heterosexuales en este estado.

Sin embargo, en 2011 el Tribunal Supremo del estado de Coahuila atacó la nueva legislación dictaminando que las parejas del mismo sexo no deberían poder adoptar allí, al mismo tiempo que presionó al país entero para que eliminase la nueva ley.

Finalmente, el 3 de febrero del 2017 se dictaminó que los derechos de la comunidad LGBT no solo incluyen la posibilidad de formar una pareja, sino también la de adoptar un niño. Desde entonces, la adopción homosexual ha sido legal en todo el país, y no puede ser limitada por ningún organismo del Estado.

Situación en Chile

La situación de Chile es algo distinta a la del resto de países, en el sentido de que aunque técnicamente no es legal que una pareja homosexual adopte a un niño, en la práctica es perfectamente posible que lo hagan. De hecho, existen dos caminos que una pareja formada por dos miembros del mismo sexo pueden seguir para conseguirlo.

Por un lado, en Chile es posible que uno de los miembros de la pareja adopte a un niño por su cuenta, realizando una aplicación como padre soltero.

Esto solamente da derechos legales sobre el menor al que realice la solicitud, lo que no es una situación ideal pero en la práctica permite que las parejas homosexuales puedan tener hijos.

Por otra parte, el Servicio Nacional de Menores, con su programa de familia de acogida, permite que las parejas del mismo sexo se conviertan en cuidadores temporales de un niño. Esta situación puede prolongarse indefinidamente en el tiempo, pero no garantiza los mismos derechos legales que una adopción completa.

Según una encuesta realizada a nivel nacional en el año 2018, un 52% de los chilenos creen que las parejas del mismo sexo deberían poder adoptar, con un 45% en contra y el resto absteniéndose de votar. Ahora mismo, se está trabajando en un cambio de legislación que permitiría a las parejas homosexuales tener hijos de forma totalmente legal.

Situación en Colombia

Colombia, a pesar de ser uno de los países del mundo donde la religión católica es más fuerte, también fue uno de los primeros en Latinoamérica en permitir la adopción por parte de parejas homosexuales.

Así, en el año 2015 se aprobó la ley que permite a parejas del mismo sexo a pedir la adopción de un niño, con los mismos derechos que una heterosexual. Sorprendentemente, esta ley se aprobó un año antes que la que permite el matrimonio homosexual, que entró en vigor en 2016.

Argumentos a favor

Fuente: pexels.com

El debate sobre si la adopción por parte de parejas homosexuales debería ser legal o no está muy lejos de haber terminado. Sin embargo, cada vez existen más argumentos a favor, y más personas están de acuerdo con ellos. A continuación veremos algunos de los más comunes.

Igualdad ante la ley

Los defensores de la adopción por parte de parejas homosexuales defienden que el hecho de que estas personas no puedan adoptar es un claro ejemplo de discriminación debido a la orientación sexual. Esto sería una violación de los derechos humanos, por lo que tendría que subsanarse lo antes posible.

Aprobar la adopción homosexual mejoraría la situación de los niños

Uno de los argumentos más poderosos a favor de la adopción por parte de parejas homosexuales es que los niños necesitan una familia para crecer psicológicamente sanos.

Al permitir que más personas pudiesen acoger a un menor, se mejoraría la situación de todos aquellos que por la razón que sea no han encontrado todavía la suya.

La realidad es que los niños susceptibles de ser adoptados por parte de parejas homosexuales no vienen de un entorno familiar típico.

Por el contrario, estos menores viven en orfanatos, donde a menudo sufren situaciones muy lejos de ser ideales. Debido a ello, contar con una familia del tipo que sea mejoraría enormemente su situación.

Las parejas homosexuales pueden cuidar de los niños igual de bien que las heterosexuales

La mayoría de estudios sobre la adopción homoparental muestran que las parejas del mismo sexo están tan capacitadas como las heterosexuales para cubrir todas las necesidades de un niño y proveerle de un entorno seguro en el que pueda crecer y desarrollarse como persona.

De hecho, algunos investigadores señalan que una pareja homosexual concienciada de que quiere un niño probablemente será más idónea para el bienestar de los menores que muchos padres heterosexuales, que pueden tener descendencia por accidente y por lo tanto no estar preparados para la responsabilidad que ello conlleva.

Por otra parte, existe la teoría de que los hijos de padres homosexuales podrían convertirse en personas más tolerantes y abiertas de mente. Al ver en su propia familia un ejemplo de diversidad sexual, sería más fácil para ellos aceptar a los que son diferentes.

Argumentos en contra

Sin embargo, no todo el mundo está convencido de que la adopción homoparental sea una buena idea. Ya sea por motivos religiosos, filosóficos o de convicciones, muchas personas creen que legalizar esta práctica sería dañino o bien para los niños, o bien para la sociedad. A continuación veremos algunos de los argumentos más comunes en este sentido.

Las parejas homosexuales podrían criar niños con problemas de salud mental

Uno de los argumentos más repetidos tanto por la Iglesia como por quienes están en contra de la adopción homosexual es el de que los niños necesitan un padre y una madre para desarrollarse adecuadamente como personas. La idea es que los menores necesitan un ejemplo de masculinidad y de feminidad para llegar a ser adultos sanos y capaces.

Hoy en día, todavía no se conocen exactamente los efectos a largo plazo que puede tener la adopción de un niño por parte de parejas homosexuales. Sin embargo, la evidencia con la que contamos ahora mismo parece apuntar a que no existirían diferencias notables entre estos menores y aquellos criados por un padre y una madre.

De todas maneras, es necesario recopilar más datos antes de poder afirmar categóricamente que no existe ninguna diferencia en absoluto entre ambas situaciones, tarea en la que numerosos psicólogos están trabajando ahora mismo.

Hay que tener en cuenta los derechos del niño

Algunos de los detractores de la adopción homoparental señalan que al permitirla no se estaría contemplando el derecho de los niños a tener un padre y una madre, algo que consideran como fundamental e inherente a todos los seres humanos.

Podría provocar el declive de la sociedad

Algunas personas, especialmente aquellas con una ideología más influenciada por la religión católica, señalan que aceptar la adopción por parte de parejas homosexuales podría contribuir al declive de la sociedad al minar los valores cristianos que le dan solidez a nuestra cultura.

El argumento en este sentido es que nuestra sociedad está basada en gran cantidad de ideas religiosas, y que ir en contra de ellas podría ser contraproducente para nuestros países.

Podría provocar el cierre de orfanatos y agencias de adopción

Un problema que se ha observado en algunos países que permiten la adopción homoparental es que algunas agencias y orfanatos deciden cerrar y dejar a los niños en la calle antes que permitir que una pareja gay se quede con ellos, algo que por ley están obligados a hacer.

Este problema, aunque inesperado, ha ocurrido ya en varias ocasiones en territorios como Reino Unido, y debe resolverse antes de que empeore la vida de los niños afectados por él.

Conclusión

Como se puede ver, la legalización completa de la adopción homoparental está lejos de alcanzarse. El debate sigue muy vigente, y los argumentos de ambos lados pueden resultar extremadamente convincentes para diferentes tipos de personas.

Referencias

  1. “Arguments for and against gay adoption” en: Debating Europe. Recuperado en: 17 Enero 2019 de Debating Europe: debatingeurope.eu.
  2. “Adoption of Children by Same Sex Couples” en: Debate Wise. Recuperado en: 17 Enero 2019 de Debate Wise: debatewise.org.
  3. “Should same sex couples be allowed to adopt children?” en: Debate. Recuperado en: 17 Enero 2019 de Debate: debate.org.
  4. “Pros and Cons of Gay Couple Adoption” en: Vision Launch. Recuperado en: 17 Enero 2019 de Vision Launch: visionlaunch.com.
  5. “LGBT Adoption” en: Wikipedia. Recuperado en: 17 Enero 2019 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here