Aglomeraciones urbanas: origen, características, consecuencias y ejemplos

Las aglomeraciones urbanas hacen referencia a aquellas regiones cuya población se extiende desmedidamente dentro o en la periferia de las ciudades “satélites” o grandes metrópolis, ya que en ellas están los grandes centros económicos y administrativos. Este fenómeno comenzó a partir del nacimiento de la era industrial y de las corporaciones.

En otras palabras, las aglomeraciones urbanas ocurren debido a un amontonamiento de la  población en los alrededores de aquellas ciudades que ofrecen los principales servicios económicos y sociales. Debido a esto, la mayoría de las personas suele trasladarse de los sitios rurales a los urbanos en su búsqueda por una  mejor calidad de vida.

Tokio es un ejemplo de aglomeración urbana

Estas aglomeraciones pueden resultar peligrosas en caso de sismo o cualquier otro desastre natural, pues no hay separación prudente entre diferentes viviendas. Para las personas de bajos recursos, establecerse en la periferia de una gran ciudad implica una solución momentánea a sus problemas, pero a la larga puede traer inconvenientes.

Las aglomeraciones urbanas también traen como resultado la sobrepoblación, lo que exacerba los problemas económicos sociales; incluso puede desencadenar en problemas de salubridad ya que, al haber sobrepoblación, también se multiplican las enfermedades, acelerando las apariciones de virus y epidemias.

A su vez, el amontonamiento de estos hogares perjudica a las estructuras homogéneas de una ciudad, ya que introduce una diversidad social que puede convertirse en desigualdad de condiciones.

Cada vez resulta más complejo delimitar la geografía de las ciudades (dónde comienzan y dónde terminan), lo que puede generar un descontrol social en las diferentes regiones.

En otras palabras, las sociedades se alejan cada vez más de la imagen de la ciudad compacta tradicional y se encuentran con nuevas formas de hábitat. Es entonces cuando el territorio urbano le ofrece a los Estados una complejidad para la que, en la actualidad, no se encuentran del todo preparados.

Origen

Las economías industriales y las migraciones

A partir del siglo XX surgió un aumento exponencial de la población debido a que comenzaron a desarrollarse las grandes áreas urbanas; esto ocurrió como consecuencia de las economías industriales propias de las sociedades contemporáneas.

También hubo un aumento en la tasa de fecundidad y de longevidad gracias a los avances en el área de la medicina.

A esto se le suman las migraciones internacionales que, durante la primera mitad del siglo XX, fueron producto de las guerras mundiales. En nuestros días siguen ocurriendo estas migraciones desbordadas debido a los regímenes dictatoriales que todavía logran asentarse en los gobiernos de todo el mundo, especialmente en América Latina, Asia y África.

Traslado de las zonas rurales a las zonas urbanas

Anteriormente, la población se encontraba distribuida de una manera más uniforme a lo largo de los territorios; es decir, había un número considerable de habitantes tanto en los espacios rurales como en los urbanos.

Sin embargo, con la entrada del siglo XXI más habitantes se trasladaron a la ciudad en su búsqueda de mejores oportunidades laborales y de estudio.

Por lo tanto, los conocedores pueden asegurar que en el ámbito mundial más personas viven en las áreas urbanas que en las áreas rurales. En el 2014 se calculó que el 54 % de la población vivía en la urbe, por lo que se estima que para el 2050 el 66 % de los habitantes se localizarán también en las ciudades.

Sin embargo, el origen del crecimiento de la población no solo se incrementó con el inicio del siglo XX; también en el siglo XIX se pudo registrar un crecimiento abrupto de la población en algunas ciudades europeas. Por ejemplo, en 1850 Londres alcanzó más de dos millones de habitantes y París más del millón.

En 1900 ya había una notable cantidad de zonas suburbanas ubicadas en la periferia de las ciudades más importantes; fue así como comenzó el desbordamiento de los límites políticos y administrativos de las entidades territoriales. Tras esto, la mayoría de las transacciones económicas y laborales se desarrollaron en la urbe.

Características

Disparidad demográfica y heterogeneidad socio-cultural

Una de las principales características de las aglomeraciones urbanas consiste en la disparidad demográfica.

Esto quiere decir que la población no se encuentra distribuida de manera uniforme en una región o país sino que, por el contrario, hay muchas zonas deshabitadas casi por completo, mientras que otras —las zonas urbanas— se encuentran sobrepobladas.

Esta sobrepoblación contribuye a la heterogeneidad de clases y de cultura, puesto que no solo existe una comunidad de personas pertenecientes a un estatus social específico, sino que más bien puede existir una brecha notoria entre las diferentes clases que componen la urbe; en ocasiones, las aglomeraciones urbanas fomentan la desigualdad social.

Por ejemplo, estas aglomeraciones corresponden a una acumulación excedida de urbanizaciones y viviendas en el interior o en las adyacencias de las metrópolis lo que, en la mayoría de los casos, trae como consecuencia un afeamiento de las entradas urbanas.

Esto se debe a que, en ocasiones, estas viviendas no cumplen con los requisitos necesarios que exige el urbanismo, desentonando con el resto de la arquitectura.

Crecimiento acelerado de la población

Otro de los aspectos que caracterizan a las aglomeraciones urbanas es el crecimiento acelerado o desbordado de la población.

Esto se debe a que, al coexistir una cantidad contundente de personas en una misma ciudad, surge un incremento en la natalidad de los habitantes, especialmente en zonas de pocos recursos tanto económicos como educativos.

De hecho, una de las causas de las aglomeraciones reside en el crecimiento desbordado de los habitantes de una ciudad. Al incrementarse la población, los habitantes en muchas ocasiones deben distribuirse en la periferia de las ciudades, lo que trae como consecuencia unas construcciones arquitectónicamente mediocres por falta de espacio.

Dinamismo y movilidad espacial

El dinamismo y la movilidad espacial son características propias de las áreas urbanas conglomeradas; cada vez son más personas las que cohabitan en las grandes ciudades, lo que implica un constante desplazamiento de los ciudadanos.

Estos flujos continuos de movilidad y desplazamiento de los ciudadanos desembocan en tediosos tráficos y problemas de transporte. Sin embargo, esta característica no debe traer mayores inconvenientes si es adecuadamente sobrellevada por las instituciones.

Consecuencias

Choques culturales

Al existir tanta heterogeneidad en las aglomeraciones urbanas, puede manifestarse un choque de culturas entre la población citadina y aquella que se traslada de los espacios rurales, ya que ambas mantienen diferentes costumbres y tradiciones.

También puede desarrollarse una marcada “otredad” en cuanto a la manera en la que se perciben las clases sociales entre sí.

Aumento de la marginalidad

Al haber un incremento de la población, también aumenta la pobreza y la delincuencia; mientras más personas cohabitan en un mismo lugar, más posibilidades hay de que se fomenten robos y agresiones.

Así como existen personas trabajadoras que contribuyen al desarrollo de las ciudades, también se pueden encontrar a algunos individuos que se desvían del orden social.

Muchas personas se trasladan a los barrios suburbanos teniendo como meta encontrar un empleo favorable y acceder a una mejor calidad de vida, dotada de los servicios básicos que ofrecen las grandes ciudades.

No obstante, otro grupo de personas se traslada a las metrópolis para adquirir posesiones más valiosas al momento de realizar robos y asaltos.

Propuestas laborales

No todas las consecuencias de las aglomeraciones urbanas son negativas; también se pueden encontrar varios aspectos positivos. Uno de estos es el aumento de propuestas laborales, ya que al haber tanta demanda de empleo, las empresas tratan de innovar de manera constante y de crear nuevos puestos de trabajo.

Esto hace que la economía se mantenga estable y que haya oportunidades de trabajo para cualquier sector de la población.

Ejemplos

El continente asiático

Asia es conocida en todo el mundo por su sobrepoblación, lo que trae como consecuencia que algunos de los países de este continente encabecen la lista de las aglomeraciones urbanas más pobladas del planeta. Según el registro de la ONU, la ciudad de Tokio es la urbe con mayor aglomeración: está habitada por 37 843 000 personas.

A Tokio le sigue la ciudad de Shanghái, ubicada en China. Este lugar cuenta con unos 30 477 000 habitantes. De este continente también destaca Corea del Sur, con una población de 23 480 000 habitantes.

Otro de los países con mayor aglomeración urbana es la India, que cuenta con no solo una, sino varias ciudades con sobrepoblación. La primera de estas es Delhi, con 24 998 000; luego le sigue Bombay con 21 732 000 habitantes.

También están Jakarta, Indonesia, (30,539,000) y Bangkok, Tailandia, (14,998,000).

El continente americano

personas en Ciudad de México
Ciudad de México

En cuanto a los países americanos con mayor aglomeración urbana, en primer lugar está la Ciudad de México, que está habitada por 20 063 000 personas, según los registros de la ONU.

Luego le sigue la ciudad de Nueva York, ubicada en Estados Unidos, donde cohabitan 20 630 000 personas. En tercer lugar está Brasil con la ciudad de Sao Paulo, en donde viven 20 365 000 habitantes.

El continente europeo

Como ejemplo de aglomeraciones urbanas en el continente europeo encontramos la ciudad de Moscú, con 16 170 000 habitantes.

Luego le sigue la capital de Inglaterra, Londres, con 10 236 000 habitantes. En el caso de la ciudad de París, cuenta con 10 858 000 personas.

El continente africano

En África, las mayores aglomeraciones urbanas son El Cairo (17,100,000), Lagos (17,600,000), Kinshasa-Brazzaville (12,850,000), Johannesburgo (13,100,000) y Luanda (7,450,000).

Referencias

  1. Canela, M. (2017) Aglomeraciones urbanas. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de Academia: academia.edu
  2. Moura, R. (2008) Diversidad y desigualdad en aglomeraciones urbanas transfronterizas. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de FUHEM: fuhem.es
  3. Patiño, C. (2017) Debates del gobierno urbano. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de Instituto de estudios urbanos: institutodeestudiosurbanos.info
  4. Serrano, J. (2007) Crecimiento y consolidación de las principales aglomeraciones urbanas españolas. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de CORE: core.ac.uk
  5. Zárate, M. (2017) Aglomeración urbana en la estimación de escenarios de riesgo sanitario por emisiones de gasolineras. Recuperado el 2 de febrero de 2019 de ResearchGate: researchgate.net
COMPARTIR
Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here