Ajo Desodorizado: Propiedades, Beneficios, Contraindicaciones

El ajo desodorizado es ajo (Allium sativum) que no tiene las características organolépticas propias, se presenta en forma de capsulas o perlas y se disuelve en el intestino. Si el bulbo de ajo está intacto el componente mayoritario es la aliína, inodora e incolora.

Cuando los dientes de ajo que forman el bulbo son cortados o triturados, se libera la enzima  alinasa de su compartimiento intracelular, y  la aliína se descompone en alicina y otros compuestos azufrados.

Estos compuestos organosulfurados formados en la reacción enzimática proveen, junto a la alicina, la mayoría de los efectos terapéuticos y profilácticos del ajo así como el olor y sabor propios.

Puesto que la alicina es uno de los componentes principalmente responsables del  olor, algunos fabricantes han desarrollado métodos para proporcionar  los beneficios del ajo de forma inodora. Uno de ellos es el recubrimiento entérico del ajo de manera que pueda atravesar la barrera estomacal, sin ser afectado por los jugos gástricos.

En efecto, la aliína  y la alinasa solo reaccionaran al entrar en contacto provocando la liberación de la alicina. También existe la presentación en forma líquida mezclando aceite vegetal con jugo extraído del ajo prensado, mantenido bajo ciertas condiciones que permiten la eliminación de los compuestos aromáticos.

Propiedades nutricionales

En el bulbo de ajo se encuentran sales minerales (magnesio, zinc cobre, sodio, potasio, hierro, fósforo, calcio y selenio). En 100 gramos de ajo comestible están presentes  5,1 g proteínas; 27,8 g de carbohidratos y 0,2 g de  lípidos.

Además tiene una serie de compuestos como  terpenos, vitaminas, enzimas, flavonoides y otros compuestos fenólicos. También contiene aceite esencial (debido a la formación de los compuestos azufrados volátiles).

Asimismo, el ajo desodorizado es beneficioso para normalizar los niveles de azúcar en la sangre puesto que mejora la producción de insulina.

Los compuestos organosulfarados como alicina,  sulfuro de dialilo, disulfuro de dialilo,  trisulfuro de dialilo y ajoenos  presentes en el ajo le otorgan propiedades farmacológicas de interés para preservar la salud.

Beneficios para la salud

En la actualidad se conocen más de cien compuestos biológicamente activos derivados del ajo. Estos compuestos ejercen una actividad antioxidante,  antibacteriana, antiviral y antifúngica.

Combate la Ascaris lumbricoides

En ensayos de laboratorio su acción ha sido eficaz contra Ascaris lumbricoides, un parásito intestinal bastante frecuente. Pero esta acción no ha sido corroborada en el tratamiento de humanos.

Tratamiento de infecciones fúngicas

El ajoene, un compuesto que proviene del metabolismo de la alicina, constituye un agente terapéutico que permite el tratamiento tópico de las infecciones fúngicas en la piel mediante un régimen de corta duración, con una elevada eficacia y una tasa de recurrencia extremadamente baja.

El ajo ha demostrado su actividad frente a Candida y otros hongos, con una eficacia similar al clotrimazol en la eliminación de los síntomas clínicos de la candidiasis oral.

Mejora la salud cardiovascular

Los compuestos sulfurados que contiene el ajo están asociados a la promoción de la salud cardiovascular. Estos reducirían los niveles de homocisteína en sangre.

La homocisteína es un aminoácido azufrado  que en exceso, puede causar daños en las paredes de los vasos sanguíneos, pudiendo provocar arterioesclerosis, rigidez de las arterias e incluso insuficiencia cardiaca e infartos.

Reduce el colesterol y presión sanguínea

También disminuyen los niveles de lípidos sanguíneos (colesterol total, LDL y triglicéridos), la presión sanguínea e inhibe la coagulación sanguínea. El ajo es reconocido por  su actividad fibrinolítica y antiagregante plaquetaria.

Fortalece el sistema inmunológico

El ajo estimula la actividad de glóbulos blancos requerida por el sistema inmunológico  para combatir infecciones.

Estudios in vitro e in vivo han demostrado que el ajo tiene varios efectos que aumentan la inmunidad, como la estimulación de la proliferación de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos.

El ajo y el cáncer

Pocos ensayos clínicos (estudios de investigación con personas) se han realizado para examinar los posibles efectos anticancerígenos del ajo.

Por tanto es difícil establecer una conclusión general sobre el consumo de ajo y la prevención del cáncer. Muchos de los estudios que analizan este aspecto han utilizado productos con varios ingredientes.

A este inconveniente se agrega el desconocimiento de la precisión sobre las cantidades ingeridas y la frecuencia  de consumo, y por consiguiente la imposibilidad de comparar datos de estudios que utilizaron diferentes cantidades y presentaciones de ajo.

Sin embargo, hay publicaciones que respaldan los efectos protectores del ajo frente al cáncer. Estos efectos pueden surgir de su capacidad para bloquear la formación de sustancias cancerígenas, detener la activación de estas sustancias, mejorar la reparación del ADN y finalmente  reducir proliferación celular, o inducir la muerte celular.

Contraindicaciones

La ingestión de ajo desodorizado y sus presentaciones debe evitarse con el estómago vacío pues puede ocasionalmente causar acidez estomacal, náuseas, vómitos y diarrea. Debe ser evitado en personas propensas a afecciones estomacales, como las úlceras, ya que puede agravarlas.

Antes de consumir ajo desodorizado es conveniente consultar al médico en los siguientes casos:

  • Si se están tomando fármacos anticoagulantes, antiplaquetarios o antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno. Teóricamente pueden potenciarse los efectos de estos medicamentos debido a la ingesta de ajo.
  • Si se está en tratamiento para disminuir los niveles de azúcar en la sangre debido al padecimiento de diabetes no insulinodependiente (diabetes tipo 2). El ajo puede contribuir con el aumento de la efectividad de este tipo de fármacos, es decir,  disminuir aún más  los niveles de azúcar en sangre y aumentar la insulina.
  • Si se está en tratamiento para  el VIH . El ajo interfiere con los medicamentos Invirase® y Fortovase®

El ajo puede aumentar las posibilidades de sangrado, por lo que antes de una intervención quirúrgica es conveniente suspender con una semana de antelación la toma de ajo desodorizado.

El poder alergénico del ajo es reconocido, y se han identificado alérgenos como el disulfuro de dialilo, el sulfuro de alilpropilo y la alicina.

No se recomienda ingerir dosis de ajo que excedan a las cantidades que se emplean en las comidas durante el embarazo y la lactancia. 

Dosis recomendada 

Se considera que 1 mg de aliína equivale a 0,45 mg de alicina. Las preparaciones comerciales del ajo desodorizado normalmente se estandarizan según el contenido de los compuestos azufrados, particularmente de aliína, o del rendimiento de alicina.

El Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos señala que las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la promoción general de la salud en adultos, recomiendan una dosis diaria de 2 a 5 mg de alicina.

Esta puede estar contenida en  2 a 5 g de ajo fresco (aproximadamente un diente) o  0.4 a 1.2 g de ajo en polvo seco o  2 a 5 mg de aceite de ajo, o  300 a 1.000 mg de extracto de ajo.

Referencias 

  1. Bhandari, P. (2012). Garlic (Allium sativum L.): A review of potential therapeutic applications. International Journal of Green Pharmacy, 6(2), p.118.
  2. Chung, L. (2006). The Antioxidant Properties of Garlic Compounds: Allyl Cysteine, Alliin, Allicin, and Allyl Disulfide. Journal of Medicinal Food, 9(2), pp.205-213.
  3. Hacıseferoğulları, H., Özcan, M., Demir, F. and Çalışır, S. (2005). Some nutritional and technological properties of garlic (Allium sativum L.). Journal of Food Engineering, 68(4), pp.463-469.
  4. Hsing AW, Chokkalingam AP, Gao YT, et al. Allium vegetables and risk of prostate cancer: A population-based study. Journal of the National Cancer Institute 2002; 94(21):1648–1651.
  5. Kannar, D. (2008). Odourless garlic supplement comprising an enteric coating and a deodorising layer. US7425342B2.
  6. L’vova GN, Zasukhina GD. Modification of repair DNA synthesis in mutagen-treated human fibroblasts during adaptive response and the antimutagenic effect of garlic extract. Genetika 2002; 38(3):306–309.
  7. Milner JA. Garlic: Its anticarcinogenic and antitumorigenic properties. Nutrition Reviews 1996; 54:S82–S86.
  8. Milner JA. Mechanisms by which garlic and allyl sulfur compounds suppress carcinogen bioactivation. Garlic and carcinogenesis. Advances in Experimental Medicine and Biology 2001; 492:69–81.
  9. Morinaga, M. (1983). Method for producing deodorized liquid garlic extract. US4377600A.
  10. National Cancer Institute. (2008). Garlic and Cancer Prevention. Tomado de: cancer.gov.
  11. Ruddock PS, Liao M, Foster BC, et al. Garlic natural health products exhibit variable constituent levels and antimicrobial activity against Neisseria gonorrhoeae, Staphylococcus aureus and Enterococcus faecalis. Phytotherapy Research 2005; 19(4):327–334.
  12.  Shenoy NR, Choughuley AS. Inhibitory effect of diet related sulphydryl compounds on the formation of carcinogenic nitrosamines. Cancer Letters 1992; 65(3):227–232.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here