13 Señales de niños con altas capacidades intelectuales

Los niños con altas capacidades intelectuales (AACC) son aquellas que tienen un nivel de rendimiento intelectual superior en un amplio espectro de materias, y aprenden con rapidez y facilidad en un gran número de áreas.

Sin embargo, actualmente existe cierta controversia alrededor del concepto “altas capacidades” y sus diferencias respecto al de superdotación.

altas-capacidades-intelectuales

Tradicionalmente, la definición de superdotado está directamente relacionada con el Cociente Intelectual (CI), describiendo así a los niños que puntúan a partir de 130 en pruebas estandarizadas de inteligencia.

Para las AACC no existe una definición consensuada a nivel internacional, e incluso en el mismo territorio español hay diferencias en cuanto a la utilización del término, dependiendo de cada Comunidad Autónoma.

Por ejemplo, en otras terminologías se ha utilizado el concepto de persona superdotada para aquella que puntuaba más de 130 en pruebas estandarizadas de inteligencia y persona con altas capacidades para aquellas que sin llegar a esta cifra puntuaban más allá del 120.

Sin embargo, la definición más común en España se relaciona también con un CI de 130, por lo que en este artículo, y dada la ambigüedad terminológica, utilizaremos ambos conceptos indistintamente.

A pesar de que se suele situar a las personas con AACC en un CI en torno a las cifras mencionadas, debemos comprender que las diferencias respecto al alumno promedio son de carácter cualitativo más que cuantitativo: es decir, estos niños tienen un modo diferente de enfrentarse y resolver una determinada tarea.

Así, autores como Renzulli han intentado aproximarse a la definición de las AACC desde una perspectiva del rendimiento.

El modelo de los tres anillos, llevado a cabo por este autor en 1978, establece tres variables complejas que definirían al sujeto con superdotación: inteligencia superior a la media, creatividad y compromiso o motivación por la tarea.

Estos tres factores son los que nos ayudarían, de un modo sencillo, a definir el difícil concepto de las AACC. Según Renzulli, la inteligencia, al ser un factor múltiple y no unitario, no sería suficiente para explicar las altas capacidades.

13 señales clave para la detección de altas capacidades intelectuales

Los niños con AACC son una población muy heterogénea, por lo que elaborar una serie de características que les definan es una tarea bastante compleja.

Como decíamos, estos niños no sólo se caracterizan por un alto cociente intelectual, sino por destacar en otros aspectos como son la creatividad, la flexibilidad, la implicación en la tarea, etc.

A continuación, te presentaré 13 señales que pueden indicarte que estás ante un niño con altas capacidades, así como darte pautas para manejar y fomentar las diferentes características de los niños con superdotación.

1- Aprenden con rapidez y facilidad siempre que estén interesados

Los niños con altas capacidades tienen un aprendizaje más rápido así como mayor facilidad en este siempre que se den unas condiciones específicas.

Como hemos visto anteriormente, uno de los mitos es que los niños superdotados aprenden siempre más rápido en cualquier tema y esto no es cierto.

Este aspecto está relacionado directamente con la motivación, que como en cualquier otro estudiante, es clave para el aprendizaje.

Sin embargo, podremos observar un nivel de rendimiento muy alto en estos alumnos siempre que sus intereses y necesidades sean escuchados y atendidos, averiguando qué le gusta, qué aspectos le interesan más, etc.

2- Presentan un vocabulario avanzado para su edad, utilizando estructuras lingüísticas complejas desde etapas tempranas

Quizá el tema del lenguaje sea uno de los aspectos más llamativos para detectar a un niño con altas capacidades de manera temprana.

Los niños con altas capacidades presentan un vocabulario y un lenguaje mucho más rico que los niños de su edad.

Por todo ello es importante que nos adecuemos a su nivel en las conversaciones y que le respondamos en base a su nivel de expresión y comprensión, evitando la simplificación del lenguaje sólo porque sea un niño.

3- Comprenden ideas abstractas y complejas de un modo excepcional

Su nivel de manipulación en cuanto a simbología y abstracción incluye a su vez el manejo de las relaciones entre personas, sucesos e ideas.

Es importante proporcionarle fuentes de información sobre diversos temas y darle oportunidades para que expongan sus razonamientos mediante trabajos escolares, diálogos, debates, etc.

4- Su capacidad de generalización de aprendizajes es alta, siendo buenos formulando principios comunes en diversas materias

En el ámbito escolar, es importante que en la medida de lo posible se permita al alumno manejar las materias desde una perspectiva global, para que pueda elaborar dichas generalizaciones con libertad.

El maestro se debe mostrar accesible e interesado frente a dichos descubrimientos.

5- Presentan altos niveles de creatividad y flexibilidad en la producción de ideas, objetos y soluciones

Por ello, es necesario que la estructuración de las actividades escolares sea lo más flexible posible, permitiéndole al alumno llegar a la misma solución de diferentes maneras, diversificando los medios de aprendizaje y dejándole espacio para que explore sus posibilidades creativas a distintos niveles.

6- Tienen un interés profundo y a veces apasionado por algún área en particular

Hemos de hacer espacio en el currículo, especialmente en el caso de los niños con superdotación, para que aprendan diversas materias a través de un centro de interés.

Si dicha área especialmente motivante es, por ejemplo, el espacio exterior, podemos diseñar actividades o guías de aprendizaje con ese tema para que el niño se sienta más motivado.

7- Presentan altos niveles en memoria de trabajo

Pueden mantener muchos elementos y son buenos almacenando conjuntos de respuestas para resolver ítems.

Como venimos diciendo, es adecuado proponerles tareas complejas en las que la solución dependa de un número considerable de elementos, invitándoles al razonamiento y a la reflexión.

8- Gran capacidad de análisis de la realidad sensibilidad hacia los problemas sociales

Destaca por su madurez a la hora de razonar sobre los hechos de la vida y por su actitud proactiva para eliminar las injusticias y problemas sociales.

Por ello puede ser muy estimulante para ellos el planteamiento de dilemas éticos, debates sobre diferentes aspectos sociales, etc.

9- Los niños con altas capacidades exhiben altas habilidades comunicativas

Las altas capacidades no se limitan a su gran capacidad verbal, sino también en la facilidad con la que expresan ideas mediante escritos, imágenes, sonidos o gestos.

Puede ser buena idea plantear juegos y actividades en las que se vean implicados diferentes medios de comunicación y expresión.

10- Presentan un gran perfeccionismo y búsqueda de la excelencia

Los niños con altas capacidades quieren suelen querer realizar de forma brillante las tareas y destacar, de modo general, respecto al resto de compañeros.

Debemos fomentar una competitividad sana consigo mismo y a su vez hacerle entender progresivamente el valor del trabajo en equipo y de lo que puede aportar cada persona con sus distintas habilidades.

11- Prefieren la compañía de personas más mayores

En ocasiones, la disincronía con respecto a sus compañeros de clase puede hacer que el niño con altas capacidades busque interaccionar con personas que se adecuan mejor a su nivel intelectual.

Podemos fomentar la comunicación entre alumnos de diferentes cursos mediante actividades cooperativas de modo que el niño superdotado diversifique sus relaciones.

12- Son líderes naturales

En general, los niños con altas capacidades suelen presentar capacidad de liderazgo, y sus habilidades comunicativas les ayudan a tener influencia en los demás.

Es conveniente gestionar bien esta capacidad para convertirla en un factor favorecedor de su desarrollo, dándole la posibilidad de que dirija proyectos, tutorice a otros compañeros, etc., siempre que se combine con actividades cooperativas.

13- Son responsables, autocríticos y reflexivos

Los niños con superdotación tienen una gran habilidad de cuestionarse y evaluar las acciones propias y ajenas.

A la hora de resolver conflictos o de hablar sobre algún comportamiento inadecuado por su parte, dar espacio a esta capacidad reflexiva, permitiéndole dar sus razones y que llegue él mismo a conclusiones sobre su forma de actuar, es necesario para potenciar un desarrollo sano en estos niños.

Como podemos observar, son muchas las señales que nos pueden indicar que estamos ante un niño con altas capacidades.

Estas características deben conformar nuestra hoja de ruta de cara a una correcta identificación e intervención a nivel escolar, familiar, social, etc., cuyo objetivo final sea el desarrollo armónico del niño.

Así, la evaluación de los niños superdotados no debería centrarse únicamente en la determinación de su nivel intelectual, sino en la identificación de sus puntos débiles y fuertes que garantice no sólo altos niveles de ejecución académica, sino un grado idóneo de adaptación en las múltiples áreas de desarrollo.

Habitualmente, al hablar de Educación Especial, se hace referencia a los alumnos que manifiestan serias dificultades para acceder a los aprendizajes del currículo escolar, y se da por sentado que los alumnos superdotados, por sus habilidades superiores, no precisan de atención.

Sin embargo, los alumnos con AACC necesitan de atención especial para un manejo adecuado de sus capacidades y potencialidades, lo cual, en la mayoría de ocasiones, no se lleva a cabo correctamente.

El conocimiento, la sensibilización, la dotación de recursos y la formación de los agentes educativos es vital para garantizar que los niños con superdotación crezcan sanos y felices.

¿Qué NO son las altas capacidades? Hablemos de precocidad, talento y genio

Conviene destacar que en numerosas ocasiones nos encontramos con personas que destacan de alguna manera y que de forma coloquial pueden ser definidas como superdotadas.

Sin embargo, de cara a la correcta identificación de las altas capacidades, es necesario tener claros otros conceptos relacionados.

La precocidad, técnicamente, no es un fenómeno intelectual sino evolutivo. Este término hace referencia a los niños que presentan un desarrollo más adelantado en cuanto a su aparición y consolidación.

Si bien algunos niños suelen ser precoces en algún área evolutiva concreta, esto no siempre es así, y tampoco todos los niños precoces presentan todas las características que definen las AACC (por ejemplo, la creatividad).

El talento, por otra parte, hace referencia a las personas que destacan en algún área determinada, por ejemplo, la artística o las matemáticas. Sin embargo, las personas talentosas se sitúan en la media en el resto de ámbitos.

El genio, por último, es la persona que realiza una “obra genial”, que lleva a cabo algo que innovador en beneficio de la humanidad. Así pues, no todos los superdotados son genios, aunque los genios sí suelen ser superdotados.

Mitos sobre las altas capacidades y expectativas a evitar en su detección

A la hora de describir a los niños superdotados de cara a una correcta identificación de los mismos, hemos de basarnos en unas directrices científicas, evitando las creencias populares que existen sobre este colectivo.

Por ello, antes de abordar las características comunes que nos ayudarán a detectar a un alumno con superdotación, debemos aclarar los siguientes puntos:

  • No debemos suponer que los niños con altas capacidades van a sobresalir en todas las áreas del desarrollo, que van a ser maduros emocionalmente, presentar autocontrol e intentos de agradar a su maestro.
  • En este sentido, tampoco debemos esperar que destaquen en todas las áreas del currículo escolar. En demasiadas ocasiones se espera de estos niños que realicen trabajos “brillantes” en todas las asignaturas.
  • Por último, no todos los niños con altas capacidades poseen una gran motivación por sobresalir en la escuela, ya que en muchas ocasiones son niños que “se aburren” y que no toman como reto las actividades académicas, pudiendo pasar por alumnos vagos o rebeldes.

Como decíamos, estos mitos lo único que pueden hacer es entorpecer nuestra evaluación, por lo que es conveniente conocerlos y, en la medida de lo posible, evitarlos.

Anécdota del violinista de la calle

Particularmente en el ámbito escolar descubrir las altas capacidades intelectuales en los niños es especialmente importante, dado que estamos hablando de niños en sus primeras fases de desarrollo, las cuales sientan las bases para la vida adulta posterior.

Sin embargo, y a pesar de su relevancia, la identificación de los niños con un alto rendimiento intelectual no se realiza de forma correcta ni en el momento adecuado, y en demasiadas ocasiones sus necesidades no son bien atendidas.

Una mañana de enero, un anónimo violinista comenzó a tocar en una estación de metro en Washington. Durante los 45 minutos siguientes, el hombre interpretó 6 obras completas de Bach.

La mayoría de los viandantes corrían apresurados para coger el siguiente tren, y los que se paraban a escuchar, lo hacían por poco tiempo, una vez que habían mirado sorprendidos sus relojes. La recaudación total del día fue de 32 dólares.

Ninguna de las personas que pasó a su lado mientras tocaba se percató de que aquel músico era Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, y que dos días antes había actuado, con aforo completo, en un teatro de Boston. Todo había sido parte de un experimento social organizado por el diario “The Washington Post”.

La anécdota del violinista nos hace plantearnos si verdaderamente somos capaces de reconocer las habilidades excepcionales en contextos inesperados.

Referencias

  1. Comes, G., Díaz, E., Luque, A., Moliner, O. (2008) La evaluación psicopedagógica del alumnado con altas capacidades. Revista de Educación Inclusiva, vol. 1, pp. (103-117).
  2. Comes, G., Díaz, E., Luque, A., Ortega-Tudela, J. M. (2012) Análisis y valoración de la situación actual del alumnado con altas capacidades en España. Revista de Educación Inclusiva vol. 5 (2), pp. (129-139).
  3. Gómez, M. T., y Mir, V. (2011) Altas Capacidades en Niños y Niñas: detección, identificación e integración en la escuela y la familia. Madrid: Narcea.
  4. Martínez, M. y Guirado, À. (coords.) (2012) Altas Capacidades Intelectuales. Pautas de actuación, orientación, intervención y evaluación en el periodo escolar. Barcelona: Graó.
  5. Tórrego, J. C. (coord.) (2011) Alumnos con Altas Capacidades y Aprendizaje Cooperativo. Madrid: SM.
COMPARTIR
Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica, Máster en Psicología Infantil, Máster en Logopedia. Formación de posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Mindfulness aplicado en la práctica clínica, Trastornos emocionales, Psicología educativa y Tercera edad.Actualmente trabaja en varias clínicas de la ciudad de Valencia, además de formar a padres y educadores en escuelas infantiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here