Alter ego: significado, ejemplos y cómo crearlo (Psicología)

El alter ego es un concepto utilizado para referirse a una segunda personalidad o identidad poseída por un individuo. Se trataría de un conjunto de comportamientos, emociones, creencias y pensamientos distintas a las mostradas normalmente por la persona.

El concepto comenzó a utilizarse en el siglo XVIII, cuando el famoso hipnotista Anton Mesmer descubrió que algunas personas presentan una manera de comportarse totalmente distinta cuando están en trance que durante el estado de vigilia. Sin embargo, el término “alter ego” no se popularizó hasta más adelante.

Fuente: pixabay.com

En el siglo XIX, se comenzó a utilizar de manera más frecuente en el campo de la psicología. Esto se debió al descubrimiento e investigaciones sobre el trastorno de identidad disociativo, que provoca que un individuo presente varias personalidades que van cambiando de manera cíclica.

Más adelante, el término comenzó a emplearse en otros contextos diferentes al de la clínica. Por ejemplo, en el campo del arte y la literatura, es frecuente utilizarlo para referirse a un personaje que refleja partes de la identidad del autor.

También puede referirse a un esfuerzo consciente por parte de un individuo para cambiar algunos de sus comportamientos de forma radical.

Significado

En función del ámbito en el que nos lo encontremos, el término “alter ego” puede tener significados ligeramente distintos. Sin embargo, siempre se refiere a una segunda identidad mantenida por una persona, que es fácilmente diferenciable de la original.

Los motivos que pueden llevar a un individuo a crear un alter ego son muy variados. Esta segunda personalidad puede aparecer provocada por un trastorno mental, como el trastorno de identidad disociativo; sin embargo, esta no es la única causa, ni siquiera la más común.

Según las investigaciones al respecto, las personas pueden crear un alter ego como una forma de expresar sus deseos más ocultos. Ya sea de manera consciente o inconsciente, un individuo puede imaginar una versión idealizada de sí mismo, a la que verá como libre de los problemas o fallos que encuentra en su propia identidad.

Por ejemplo, un autor que no ha conseguido cumplir todos sus sueños podría imaginar un personaje para uno de sus libros basado en lo que realmente quiere.

Este personaje se convertiría en una vía de escape para el escritor, que lo utilizaría para imaginarse alcanzando todos sus objetivos o viviendo la clase de existencia que no está a su alcance en el mundo real.

¿Es siempre perjudicial tener un alter ego?

La idea de tener una segunda personalidad o incluso tratar de crearla puede sonar muy extraña para la mayoría de la gente. Sin embargo, salvo que la aparición de un alter ego sea el resultado de un trastorno psicológico, las investigaciones apuntan a que poseer una identidad alternativa podría incluso llegar a ser beneficioso.

De hecho, algunos expertos están comenzando a recomendar la creación consciente de un alter ego para ayudar a las personas a superar sus miedos o las dificultades en su vida.

Esto forma parte de un tipo de enfoque conocido como “gamificación“, que pretende que los individuos afronten lo que les ocurre en su día a día como si se tratara de un juego.

Así, cuando una persona crea una identidad separada de la suya propia, puede intentar asumirla en los momentos en los que se siente bloqueada o no sabe qué hacer.

Por ejemplo, alguien tímido podría inventarse una personalidad alternativa que fuera habladora y segura de sí misma, y adoptarla en los momentos en que necesite enfrentarse a una situación social.

¿Hasta qué punto es posible asumir por completo una segunda identidad? Para la mayoría de las personas, el proceso de crear un alter ego nunca pasará de algo similar a representar un papel. Sin embargo, incluso esto puede ser de ayuda para algunos individuos que se ven incapaces de afrontar los retos de su día a día.

Alter ego en psicología

Por desgracia, la aparición de un alter ego no siempre tiene por qué ser beneficiosa. En el caso del trastorno de personalidad múltiple o de identidad disociativo, el hecho de que un individuo cambie radicalmente su manera de comportarse de forma frecuente es un síntoma de un problema mucho más grave.

El trastorno de personalidad múltiple se caracteriza por la aparición de varias identidades en una sola persona, de las cuales al menos dos de ellas toman el control del individuo de forma habitual. Cada una de estas personalidades tiene una forma diferenciada de actuar, pensar e interactuar con el mundo.

Por si fuera poco, cada una de estas identidades tiene una memoria que no comparte con las demás. Así, cuando una de las personalidades lleva a cabo alguna acción, el resto no son capaces de recordarlo. Esto se conoce como “tiempo perdido”, y puede llevar al individuo a sufrir todo tipo de problemas en su vida.

No se sabe exactamente por qué se produce el trastorno de personalidad múltiple, pero generalmente está relacionado con otros problemas como el trastorno límite de la personalidad, el estrés postraumático, la depresión o una ansiedad extrema. También parece tener especial relación con eventos traumáticos en la infancia o la juventud.

El trastorno de identidad disociativo provoca todo tipo de problemas graves en la vida de quienes lo padecen. Por desgracia, no es mucho lo que se sabe de momento sobre él y la mejor manera de tratarlo.

¿Cómo crear un alter ego?

Al margen de las dificultades asociadas al trastorno de personalidad múltiple, tener un alter ego puede ser beneficioso para algunas personas por los motivos mencionados anteriormente.

Por ello, en esta sección estudiaremos de qué manera es posible crear una identidad alternativa que te ayude a enfrentarte a tu día a día de forma más eficaz.

Decide por qué quieres un alter ego

¿Qué quieres conseguir creando un alter ego? ¿Te gustaría ser más atrevido, extrovertido, o mejorar tu confianza en ti mismo? ¿Deseas crear un personaje que te ayude a conseguir más clientes, o un círculo social más amplio?

Este tipo de preguntas te ayudarán a decidir cuál es será la motivación principal de tu nueva identidad. Debido a que la estás creando para ayudarte, es necesario que tenga una misión; un propósito para el que ha sido ideada.

Haz una lista de los rasgos que necesita

Una vez que tengas claro por qué estás creando a tu alter ego, es necesario que reflexiones sobre cómo tendrá que ser para cumplir con su objetivo.

Por ejemplo, si lo que quieres es una nueva identidad que te ayude a trabajar más en tu negocio, esta tendría que contar con rasgos como la disciplina, la perseverancia o la capacidad de automotivarse.

La buena noticia es que puedes ser tan imaginativo como quieras en este punto. La idea es crear una versión idealizada de ti mismo, que pueda superar los retos a los que no te crees capaz de enfrentarte. Por eso, no te preocupes si algo de lo que se te ocurre no te parece demasiado realista.

Dale una identidad propia

Si solo te limitas a hacer una lista de los rasgos que te gustaría poseer, no estarás creando en realidad un alter ego. Por eso, antes de poder empezar a utilizarlo para conseguir tus objetivos, será necesario que empieces a verlo como alguien distinto a ti mismo.

Para conseguirlo, una de las cosas más efectivas que puedes hacer es darle un nombre propio. Aparte de esto, imagina cómo se comportaría en varias situaciones: ¿cómo se movería? ¿De qué manera hablaría o interactuaría con los demás?

Si te resulta más sencillo, puedes basar tu alter ego en alguien que te inspire. Puede tratarse tanto de una persona que conozcas, como de un famoso o incluso un personaje de ficción. La idea es escoger a alguien que tenga casi todos los rasgos que quieres incluir en tu nueva personalidad.

Ejemplos famosos

En nuestra cultura popular, existen multitud de ejemplos de personas que adoptan una segunda identidad en determinados momentos. A continuación veremos algunos de los más conocidos.

Superhéroes

Si eres fan de las películas de Marvel o DC cómics, te habrás dado cuenta de que casi todos los superhéroes tienen una identidad secreta y una con la que luchan contra el crimen.

Batman, por ejemplo, es un empresario de día y un justiciero de noche; Spiderman es la versión heroica de Peter Parker, un simple estudiante de instituto.

En la mayoría de historias de superhéroes, el alter ego es una variante del personaje que se caracteriza por tener más confianza en sí mismo, luchar contra el crimen y llevar a cabo todo tipo de hazañas.

El club de la lucha

En la famosa película “El club de la lucha”, casi toda la trama gira en torno a la doble personalidad del protagonista. La historia trata a cada una de ellas como si fueran personajes distintos.

Por un lado está el narrador, un hombre aburrido con todo tipo de problemas y una vida anodina. Por otro, tenemos a Tyler Durden, personaje con una extrema confianza en sí mismo, grandes planes y todo un grupo de seguidores. Al final de la película, descubrimos que los dos son, en realidad, la misma persona.

Famosos con alter egos

Muchos son los cantantes y actores que crean personalidades distintas para explorar nuevos caminos creativos o expresar ciertas emociones.

Will Smith, por ejemplo, saltó a la fama gracias a su alter ego “The Fresh Prince”; y Eminem, el conocido rapero, siempre habla de su versión alternativa “Slim Shady”, un personaje violento y oscuro.

Referencias

  1. “The power of alter egos” en: Medium. Recuperado en: 27 Septiembre 2018 de Medium: medium.com.
  2. “Alter ego definition” en: Health Guidance. Recuperado en: 27 Septiembre 2018 de Health Guidance: healthguidance.org.
  3. “Alter ego” en: Wikipedia. Recuperado en: 27 Septiembre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
  4. “How to create an alter ego (and why you should want to)” en: Daring to Live Fully. Recuperado en: 27 Septiembre 2018 de Daring to Live Fully: daringtolivefully.com.
  5. “Dissociative identity disorder” en: Wikipedia. Recuperado en: 27 Septiembre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

10 Comentarios

  1. Por qué no esta bien convertirse en su alter-ego? no seria lo mejor convertirse en la persona que siempre quisiste ser?

  2. ¿No crees que haya quienes, al crear un alter ego, sean capaces de conocerse más y explotar sus cualidades, capacidades, e incluso reinventar su integridad como personas?

  3. Uno es sensible, emocional, triste, se daña el cuerpo pero no quiere morir.
    Hay otro que le gusta la música y el arte, es cantante, sueña con ser reconocido en el medio artístico, le gusta bailar y actuar.
    También hay uno que es muy liberal, se siente feliz al mostrarse a sus amigos como realmente es, sin miedo al que dirán por ser homosexual, pero es muy creído y rompe corazones.
    Otro es un estudiante y trabajador perfecto, su familia es perfecta, sus aigos son perfectos, no tiene vicios, es amigable y muy respetuoso, ignora a las mujeres pero le gusta que éstas le digan que está lindo.
    Después estoy yo, soy tímido con mi familia, grosero, rebelde y a veces cariñoso con mi madre, odio a mi papá, intento llevar una buena relación con mi hermano y hermana pero como cambio de humor repentinamente no lo logro del todo, me dicen que soy amargado ya que me enojo fácilmente tan solo ver que alguien hace o dice cosas que no me parecen. Tengo varios alter egos virtuales hombres y mujeres: el cantante, la adulta profesional, el gustos raros, el sexoso, entre otros pocos.

  4. En el sentido descrito, la adopción consciente de una personalidad temporal diferente a la propia presenta problemas importantes. Uno de ellos radica en la posibilidad de la modificación de los rasgos de personalidad de carácter psicológico o funciones psíquicas por periodos de tiempo determinados. Los rasgos psicológicos se manifiestan como propensiones permanentes generalmente incoscientes, lo que implica que, no obstante se decida la creación de un alter ego (el alter ego en el contexto descrito: la modificación consciente de la conducta por periodos y en contextos específicos, no la modificación permanente de la conducta), éstas prevalecen como fundamento inherente de los rasgos de personalidad forjados a lo largo de la trayectoria de vida. Sin embargo, la efectiva modificación de éstas podría efectuarse con éxito en la práctica cotidiana mediante la elección consciente de la función a modificar, sobre la base del conocimiento de ésta. Esto implica un conocimiento psicológico previo de la función psíquica.
    En mi experiencia, he logrado modificar una de estas funciones únicamente con esta base, estudiando la función en sí y su forma de operación específica, y en la práctica, mediante un determinado grado de consciencia sobre ésta. No propicié esta modifica como un alter ego en el sentido de la elección temporal de ésta, dependiente de la situación y el contexto, sino como una elección permanente.
    La cuestión radica en la posibilidad temporal (a manera de un alter ego) de esta modificación.

  5. Hace mucho tiempo que he creado varias sub-personalidades en circunstancias y experiencias de mi vida ya que la yo real no puede hacer ciertas cosas, pero en el fondo todas mis sub personalidades llevan los deseos de mi yo real (solo que hasta ahora me entero que son alter egos).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here