Tipos de Alteraciones de la Memoria

Las alteraciones de la memoria se pueden clasificar en alteraciones de la fijación y de evocación (punto de vista clínico). Desde el punto de vista cronológico la alteración mnésica puede ser anterógrada y retrógrada. Finalmente, hay otras cuyas causas son orgánicas. En este artículo te detallamos todas con detenimiento.

La memoria constituye una de las actividades psíquicas más importantes de los seres humanos. De hecho, todas las personas necesitamos esta habilidad mental para poder funcionar adecuadamente en cualquiera de nuestros ámbitos u actividades que realizamos.

alteraciones de la memoria

Popularmente, se relaciona la memoria con la capacidad de recordar aspectos o vivencias anteriores.

Sin embargo, a pesar de que esta afirmación pueda interpretarse como cierta, la memoria es una actividad que hace mucho más que proporcionar el recuerdo, ya que también permite captar y  almacenar la información en las estructuras cerebrales.

Así pues, como la memoria realiza diversas actividades, las alteraciones que se pueden padecer en esta actividad psíquica también pueden adoptar distintas modalidades.

Las tres funciones básicas de la memoria

Antes de ponernos a explicar los distintos tipos de alteraciones en la memoria, resulta relevante hacer una breve revisión sobre el funcionamiento de la memoria.

De hecho, para poder entender el por qué las personas podemos padecer trastornos mnésicos distintos debemos comprender previamente cuáles son las actividades principales que realiza esta habilidad psíquica.

De forma general, la memoria funciona como un aparato que desempeña tres funciones principales. Estas son la fijación la conservación y la evocación o reproducción.

  1. Fijación

Hace referencia a la actividad mental que realiza la captación de material, su elaboración perceptiva y la fijación en las estructuras cerebrales correspondientes.

De este modo, la fijación constituye el elemento principal que determina el aprendizaje ya que permite retener y almacenar la información captada por los sentidos.

  1. Conservación

Constituye la siguiente actividad que desempeña la memoria y consiste en almacenar y sobretodo conservar la información captada anteriormente.

Sin esta capacidad la información se introduciría en las estructuras cerebrales pero no se mantendría, por lo que el recuerdo desaparecería con facilidad.

  1. Evocación

Esta última función principal de la memoria permite actualizar y reproducir en la conciencia en forma de imágenes mnésicas los recuerdos que ya están almacenados en la memoria.

Sin la actividad de evocación la información quedaría almacenada en la mente pero no seríamos capaces de recuperarla, por lo que no serviría de nada tener memoria.

Alteraciones mnésicas

Las alteraciones en la memoria pueden ser distintas en función de la actividad mnésica que se vea afectada.

Además, este tipo de alteraciones se pueden clasificar en función de diferentes categorías.

Así pues, no sólo la actividad de memoria alterada o el fallo mnésico padecido resultan relevantes.

La clasificación etiológica, la clasificación cronológica y las modalidades de la alteración en la memoria son también conceptos importantes.

A continuación revisaremos los distintos tipos de alteraciones mnésicas que se pueden presenciar en función de cada una de las categorías clasificatorias.

Alteraciones en la memoria desde el punto de vista clínico

Clínicamente la relevancia sobre el tipo de alteración mnésica recae principalmente en el mecanismo de memoria que se ve afectado.

De este modo, podemos clasificar los tipos de alteraciones a partir de la clasificación que hemos descrito anteriormente: fijación, conservación y evocación.

Las alteraciones que se pueden presenciar en función de estos criterios son los siguientes.

  1. Alteraciones de la memoria de fijación

Este tipo de alteraciones se caracterizan por presentar fallos en el proceso de fijación.

Como hemos dicho, esta actividad resulta imprescindible para poder recordar ya que si esta no funciona, el recuerdo no consigue formarse y la memoria queda vacía de contenido.

Las alteraciones en la memoria de fijación se ponen de manifiesto cuando un hecho o una vivencia pasa por nosotros desprovista de contenido afectivo, es decir, de forma indiferente.

Este fallo va muy ligado con la atención, ya que no conseguimos captar los estímulos con suficiente firmeza como para que se forme un recuerdo consistente que pueda fijarse en las estructuras cerebrales.

La alteración puede presentarse de distintas formas y con diferentes intensidades, por lo que puede confeccionar una condición patológica o una afección relativamente normal o benigna.

Cuando trata de una alteración patológica de la memoria de fijación, la persona puede sentir interés por una vivencia o un estímulo concreto pero no ser capaz de captarlo y fijarlo, por lo que los aspecto apenas dejan huella y posteriormente no se consigue recordarlo.

Dicho de otra forma, la afección patológica en este tipo de memoria produce una incapacidad de aprender y retener información nueva.

Las tres modalidades principales que puede adoptar esta afección son:

  • Total o masiva

Se caracteriza por padecer una incapacidad total de fijar vivencia. Un caso muy significativo es el que se produce en el Síndrome de Korsakoff, una alteración producida por el alcoholismo crónico y algunos traumatismos craneoencefálicos.

En estos casos, el enfermo está incapacitado para fijar en su mente la totalidad de los acontecimientos que ocurren en su alrededor.

La vida se desliza por el paciente sin dejar huella y la persona se va quedando mentalmente vacía y reducida a los recuerdos de los sucesos pasados, los cuales al estar ya almacenados sí que se recuerdan con normalidad.

En estos casos suele ser habitual presenciar lo que se conoce como fabulaciones, es decir, relatos a veces detallados sobre sucesos vividos pero que no pertenecen a recuerdos sino que son productos de procesos de fantasía e imaginación.

  • Lacunar

Esta condición no constituye propiamente una alteración de la memoria de fijación sino que se produce como consecuencia de una profunda alteración de la conciencia.

En estos casos, la pérdida de los recueros abarca un periodo de tiempo determinado, normalmente durante los momentos en los que se padece un síndrome confusional, una epilepsia o una psicosis tóxica.

  • Parcial

 Finalmente, en este último tipo de alteración de la memoria de fijación, la capacidad de retener información nueva se encuentra inhibida o disminuida.

De este modo, la persona puede presentar cierta capacidad de fijar información en sus estructuras cerebrales pero con mayores dificultades y con menor eficacia que el resto de gente.

Esta afección puede producirse o bien por casusas orgánicas  como lesiones cerebrales o bien por alteraciones afectivas.

  1. Alteraciones de la memoria de evocación

Como hemos visto, la memoria de evocación hace referencia a la capacidad que tenemos las personas de recuperar la información que ha estado previamente almacenada en las estructuras cerebrales.

Este tipo de alteraciones se pueden dividir en cuantitativas y cualitativas.

  • Alteraciones cuantitativas de la memoria de evocación.

Como su propio nombre indica esta afección hace referencia a la cantidad de fallos que se presencian en la memoria de evocación.

Es decir, delimita la cantidad de información almacenada en el cerebro que se la persona es capaz de evocar. Podemos encontrar 3 alteraciones diferentes:

  1. Hiperamnesia: constituye un aumento de la capacidad de evocación. Puede observarse en casos de grandes calculadores y de ciertos prodigios memorísticos. Esta alteración también puede observarse como síntoma de la excitación maníaca.
  2. Hipomnesia: constituye una disminución de la capacidad de evocación, por lo que la persona tiene más dificultades para recuperar su recuerdos. Suele ser un síntoma típico de los cuadros depresivos.
  3. Amnesia retrógrada: confecciona una incapacidad de evocar los recuerdos. Los fallos pueden hacer referencia a determinadas experiencias (amnesias sistémicas) épocas concretas (amnesias localizadas) o a la totalidad de los recuerdos almacenados previamente (amnesias generales).
  • Alteraciones cualitativas de la memoria de evocación.

A diferencia de las alteraciones anteriores, este tipo de afecciones se clasifican en función de las características del fallo mnésico que se presencia.

Constituyen trastornos extraños con propiedades particulares. Se pueden distinguir dos tipos principales.

  1. Fabulaciones: constituye el relato realiza por un paciente sobre recuerdos inventados que nunca han sucedido. En algunos casos sirven de “relleno” para cubrir lagunas de la memoria como ocurre en algunas patologías como el Síndrome de Korsakoff.
  1. Paramnesias: constituyen falsos reconocimientos. Se puede padecer el fenómeno de lo “Ya visto” donde el sujeto atribuye el carácter de conocido a un hecho nuevo o desconocido, y el fenómeno de lo “Nunca visto” donde el individuo atribuye el carácter de desconocido a un elemento ya conocido.

Alteraciones en la memoria según cronología

Según las características cronológicas de los aspectos que no se consiguen recordar las alteraciones mnésicas se pueden clasificar en dos tipos de afecciones distintas:

  1. Amnesia anterógrada

Hace referencia a la incapacidad para aprender nueva información tras la aparición del trastorno que dio lugar la amnesia.

De este modo, la persona es capaz de recordar los aspectos previamente almacenados pero olvida al mismo tiempo que se presenta y capta información nueva.

Como vemos, en estos casos se ve dañada la capacidad de fijación, se presenta tras traumatismos craneoencefálicos u alteraciones orgánicas y suelen constituir afecciones reversibles.

  1. Amnesia retrógrada

Este tipo de alteración hace referencia  a todo lo contrario de lo expuesto en el caso anterior.

De este modo, el individuo que presenta este amnesia retrógrada es incapaz de recordar la información aprendida de forma previa a la aparición del trastorno.

Normalmente se suelen olvidar en primer lugar los recuerdos más próximos en el tiempo y posteriormente se van olvidando los recuerdos más remotos.

Este tipo de amnesia puede presenciarse en la Enfermedad de Alzheimer donde la persona puede llegar a olvidar hasta su propia identidad o  la de sus familiares más cercanos.

Alteraciones en la memoria en función de su causa

Las afecciones mnésicas también pueden adoptar distintas características en función de su etiología, es decir, dependiendo de los factores que originan la aparición del fallo de memoria.

De forma general, podemos diferenciar dos tipos principales: las alteraciones originadas por causas orgánicas y las originadas por factores afectivos o psicológicos.

Causas orgánicas

Estas alteraciones de la memoria están producidas por una patología física que produce daños en el funcionamiento cerebral y en los mecanismos de memorización.

Existen 6 tipos principales de este tipo de afecciones:

1- Síndrome de Korsakoff

Constituye un síndrome amnésico causado por un déficit de tiamina en el cerebro. La situación más frecuente radica en el déficit nutricional producido por el alcoholismo crónico, aunque también puede originarse tras otras enfermedades como el carcinoma gástrico o la hipermesis gravídica.

Ante la aparición de este síndrome, la memoria reciente se ve altamente afectada, mientras que la memoria remota permanece más conservada.

Así mismo, la pérdida de memoria puede acompañarse de otros síntomas como apatía, pasividad, falsos reconocimientos o fabulaciones.

2- Blakcouts alcohólicos

Tras una elevada ingesta de alcohol el individuo puede despertar sin capacidad de recordar lo sucedido durante la embriaguez. Esta alteración mnésica afecta únicamente a la información presenciada durante los momentos de intoxicación.

3- Amnesia global transitoria

Es un trastorno de inicio brusco que suele durar entre 6 y 24 horas en las que la persona es incapaz de recordar absolutamente nada de lo sucedido durante el episodio.

4- Demencia

Es la principal causa de alteración de memoria, suele ser originado por enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, y se acompaña de otros fallos cognitivos como trastornos del lenguaje, alteración de habilidades motoras o déficit en la capacidad de reconocer objetos.

La afección se caracteriza por ser crónica y progresiva, por lo que los fallos en la memoria empiezan siendo leves pero se van incrementando de forma irreversible.

5- Delirium

Es un trastorno de memoria secundario a una grave de alteración de la conciencia y a la disminución de la capacidad de mantener la atención.

Suele ser originado por enfermedades orgánicas y suele durar unas horas pero posteriormente se va recuperando poco a poco la capacidad de recordar.

6- Olvidos benignos de la edad

Con la edad pueden aparecer fallos en la memoria  y la capacidad de aprendizaje puede verse leve disminuida.

Esta condición forma parte del envejecimiento normal del individuo y no se considera patológica.

Causas afectivas

Padecer ciertas alteraciones psicológicas puede ocasionar déficits y afecciones en el funcionamiento de la memoria.

Los casos más típicos son la amnesia selectiva producida por el estrés postraumático donde la persona es incapaz de recordar algunos de los aspectos sucedidos, y la amnesia por ansiedad en la que se puede ver alterada la memoria de fijación.

Otro caso muy común es la amnesia disociativa o psicógena en la que el individuo es incapaz de recordar información personal relevante y que van acompañados de estados afectivos como angustia, estrés elevado y, en algunos casos depresión.

Referencias

  1. Baddeley, A.D. (1998). Memoria Humana. Teoría y práctica. Madrid: McGraw Hill, 1999.
  1. Berrios, G. E., Hodges, J. et al. (2000). Memory disorders in psychiatric practice. New York: Cambridge University Press.
  1. Miyake, A., Shah, P. (1999). Models of working memory: Mechanisms of active maintenance and executive control. Cambridge: Cambridge University Press.
  1. Sáiz, D. i Sáiz, M. (1989). Una introducción a los estudios de la memoria. Barcelona: Avesta.
  1. Sáiz, D., Sáiz, M. i Baqués, J. (1996). Psicología de la memoria: Manual de Prácticas. Barcelona: Avesta.
  1. Ruiz-Vargas, J.M. (1994). La memoria humana. Función y estructura. Madrid: Alianza.
  2. Schacter, D.L. (2001). The seven sins of memory: How the mind forgets and remembers. New York: Houghton Mifflin Co.
  1. Tulving, E. (ed) et al. (2000). Memory, consciousness, and the brain: The Tallinn Conference. Philadelphia, PA, US: Psychology Press/Taylor & Francis.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here