7 Alteraciones Del Sueño Frecuentes (niños y adultos)

Los trastornos del sueño son problemas relacionados con el hecho de dormir e incluyen dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido (insomnio), tener demasiado sueño durante el día (hipersomnias) y conductas anormales durante el sueño (parasomnias).

Estas enfermedades del sueño son más comunes de lo que se cree y pueden afectar muy negativamente la vida de quien los padece. La persona que no puede dormir bien de noche y conseguir un sueño reparador, sea cual sea la razón, se sentirá cansado y somnoliento durante el día, lo cual puede conllevar serios problemas para desempeñar tareas cotidianas, provocar accidentes laborales o de tránsito.

Los trastornos del sueño más frecuentes son el insomnio, la apnea del sueño y el síndrome de las piernas inquietas.

trastornos del sueño

1-El insomnio

Todas las personas, en algún momento de sus vidas, han tenido problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormido durante toda la noche. Este trastorno se denomina insomnio, y puede ser causado por una situación temporal (estrés o ansiedad por situaciones puntuales) o transformarse en un trastorno crónico.

  • Síntomas

Si tienes dificultades para conciliar el sueño la mayoría de las noches, si sientes que no descansas bien y te sientes agotado nada más despertar, si continúas cansado/a durante todo el día o te despiertas varias veces en la madrugada, es probable que tengas problemas de insomnio.

Por otro lado, si no estás durmiendo ocho horas, esto no significa que tengas insomnio u otro trastorno del sueño. Cada persona tiene necesidades de sueño distintas, algunas duermen solo 6 horas y con eso ya se sienten bien durante todo el día, otras necesitan dormir 8 a 9 horas para descansar adecuadamente mientras que otras necesitan dormir algunas horas más.

  • Causas

El hipertiroidismo, la depresión, el trastorno bipolar u otros trastornos psiquiátricos pueden causar insomnio. El dolor o malestar físico, el estrés y la ansiedad, crónicos o agudos, también puede provocar problemas para dormir.

Por otro lado, los malos hábitos relacionados con el momento de ir a dormir son otra causa frecuente de insomnio. Para evitarlos, es buena idea acostarse siempre a la misma hora, hacer ejercicio, evitar las siestas, no trabajar durante la tarde o la noche, evitar mirar televisión o estar frente a la pantalla de la computadora inmediatamente antes de ir a dormir.

Si quieres saber más sobre cómo levantarse temprano, lee este artículo.

Por último, el tabaquismo, el consumo de cafeína, alcohol u otras drogas también pueden provocar insomnio.

  • Tratamiento

El médico debe hacer un examen físico completo y realizarte preguntas para hallar la causa del insomnio y así poder determinar cuál es el tratamiento adecuado para combatirlo.

Lo primero es revisar los hábitos relacionados con el sueño, los fármacos o cualquier afección que pudiera ser la causa del insomnio. Algunas veces, modificar los hábitos o el estilo de vida es suficiente para corregir el insomnio.

En otros casos, es necesario corregir la afección que lo está causando, como el hipertiroidismo o la depresión por ejemplo, con medicamentos específicos.

Por último, el médico psiquiatra puede recetar medicamentos ansiolíticos o de otra índole, para ayudar a la persona a conciliar el sueño y a dormir mejor.

También existen productos de venta libre que pueden ayudar a combatir el insomnio, como la melatonina, los productos con L-triptófano o los extractos de valeriana. Si bien no está muy claro qué tan efectivos son estos tratamientos naturales, en teoría son inofensivos, de modo que no se pierde nada con probar.

2-La apnea del sueño

Este trastorno es bastante común, y se da cuando la persona hace pausas prolongadas en la respiración mientras está dormida. Las pausas suceden cuando la vía aérea superior colapsa, y pueden durar unos pocos segundos o un par de minutos.

Cuando la persona finalmente vuelve a respirar, suele oírse un ronquido fuerte o un sonido similar al que hace una persona cuando se atraganta.

La apnea del sueño es una afección generalmente crónica que altera la calidad del sueño y por eso, las personas que la padecen se sienten somnolientas y cansadas durante todo el día.

  • Síntomas

Muchas veces la apnea del sueño es difícil de diagnosticar, porque solo sucede cuando la persona duerme. En muchos casos son los familiares del paciente quienes notan las prolongadas pausas y los fuertes ronquidos subsiguientes en las personas con apnea del sueño.

De todas formas, cabe aclarar que no todas las personas que roncan sufren apnea del sueño.

Otro posible síntoma de esta afección es el cansancio durante el día y la sensación de no haber descansado correctamente durante la noche. La apnea del sueño suele presentarse en personas con sobrepeso u obesidad, y es más frecuente en hombres.

  • Causas

Como se mencionaba anteriormente, la apnea del sueño es frecuentemente causada por una obstrucción o el colapso temporario de la vía aérea superior, causando una respiración superficial o pausas en la respiración.

Existe otro tipo de apnea del sueño, provocada por una falla en la parte del cerebro que envía las señales a los músculos de la respiración para que funcionen adecuadamente, pero esta afección es mucho menos común.

  • Tratamiento

Los cambios en el estilo de vida, ciertos dispositivos respiratorios, dispositivos bucales o incluso la cirugía pueden ser buenas opciones de tratamiento para la apnea del sueño.

3-El síndrome de las piernas inquietas

¿Sientes por las noches, en el momento de ir a dormir, una desagradable sensación en las piernas que te obliga a moverlas, a levantarte o incluso, a caminar?

No te preocupes, no estás enloqueciendo. Se trata del síndrome de las piernas inquietas, y es mucho más común de lo que generalmente se cree. Este síndrome fue descrito ya en el siglo XVIII y aún hoy en día es una afección sub-diagnosticada.

Este síndrome se encuentra entre las primeras causas de dificultades para conciliar el sueño.

  • Síntomas

Incluyen sensación de hormigueo en las piernas, movimientos espontáneos e incontrolables, sensación de picazón, dolor o palpitaciones en los miembros inferiores, o también sensaciones de arrastre, gateo, tirones o jalones, que pueden durar una hora o más.

Estas sensaciones empeoran durante la noche al acostarse, ocurren algunas veces durante el día y también pueden aparecer en la parte superior de las piernas, los brazos o los pies. Suelen desaparecer cuando mueves las piernas o las estiras, pero regresan en cuanto las dejas quietas nuevamente.

Los síntomas también pueden aparecer cuando la persona está sentada por periodos prolongados, durante un viaje en avión o una reunión larga, por ejemplo.

El estrés o determinados problemas emocionales pueden empeorar los síntomas.

La mayoría de las personas con este síndrome también realizan movimientos rítmicos con las piernas mientras duermen. De esta manera, el sueño no resulta reparador y la persona siente somnolencia diurna, confusión o dificultad para pensar claramente.

  • Causas

No se sabe exactamente cuál es la causa del síndrome de las piernas inquietas, aunque se ha comprobado que tiene un componente genético importante y muchas veces hay varios afectados en una misma familia.

Es probable que se deba a un defecto de procesamiento de la dopamina en ciertas células del cerebro, pues la dopamina es un neurotransmisor relacionado con el movimiento muscular.

Las personas con enfermedad renal crónica, diabetes, deficiencia de hierro o esclerosis múltiple pueden tener un riesgo aumentado de padecer esta afección.

  • Tratamiento

No existe ningún examen específico para el diagnóstico de esta enfermedad. El médico revisará la historia clínica del paciente y le hará preguntas que le guíen en el diagnóstico.

El síndrome de las piernas inquietas tampoco tiene cura, sin embargo, existen algunos tratamientos capaces de aliviar los síntomas, ellos son:

  • Aplicar compresas frías o calientes sobre las piernas.

  • Ayudar a la relajación muscular con masajes, baños calientes o estiramientos suaves.

  • Técnicas de relajación como yoga, meditación u otras formas de aliviar la tensión del día.

  • Evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco, porque pueden empeorar los síntomas.

Algunos medicamentos como el pramipexol, el ropinirol o los narcóticos en dosis bajas pueden ser recetados para controlar las sensaciones y los movimientos involuntarios en las piernas y así poder dormir mejor.

Hay más de cien trastornos del sueño, pero además de los que se mencionan más arriba, algunos de los más comunes son los que se describen a continuación.

4-Bruxismo

El bruxismo es un trastorno del movimiento mandibular que muchas veces se da durante el sueño y que se caracteriza por apretar las mandíbulas y rechinar los dientes al dormir.

El bruxismo puede ser causado por la ansiedad, el estrés, el consumo de tabaco o alcohol, la presencia de otros trastornos del sueño, alteraciones en la anatomía de las mandíbulas u otras estructuras bucofaciales.

El bruxismo puede alterar la calidad del sueño y quien lo padece suele levantarse por las mañanas con dolor de cabeza, dolor en los músculos de las mandíbulas o en las articulaciones mandibulares.

Para evitarlo, existen varios modelos de férulas que evitan el rechinar de los dientes. Los relajantes musculares también pueden ser útiles en estos casos.

5-Sonambulismo

Es el trastorno que se da cuando la persona se levanta, camina o realiza otras actividades estando totalmente dormida.

El sueño tiene varias etapas, desde somnolencia leve hasta sueño profundo. El sonambulismo suele ocurrir en las etapas de sueño profundo, durante las primeras tres o cuatro horas de sueño.

El sonambulismo es bastante frecuente en niños y está asociado a la fatiga, la ansiedad y la falta de sueño. En adultos, puede ser provocado por medicamentos, alcohol o trastornos mentales.

Durante el episodio, la persona camina y puede realizar actividades habituales como ir al baño, mover muebles, vestirse o desvestirse con los ojos abiertos como si estuviera despierta. El episodio puede ser breve o durar más de 30 minutos, aunque en la mayoría de los casos dura menos de 10 minutos.

Si no se le perturba, el paciente sonámbulo vuelve a dormir, aunque puede hacerlo en lugares poco habituales.

No hay tratamiento para el sonambulismo en sí mismo, pero si los episodios ocurren con frecuencia, el médico debe determinar si existe otra afección subyacente e indicar el tratamiento que corresponda.

6-Narcolepsia

Es la sensación de somnolencia extrema e incontrolable que se da durante el día.

Las personas que sufren narcolepsia a menudo no pueden evitar quedarse dormidas súbitamente, en cualquier momento y lugar. El episodio de sueño puede durar nos pocos segundos o algunos minutos. Luego del mismo, la persona se siente con energías renovadas, sin sueño.

Las personas que padecen narcolepsia también suelen tener episodios de cataplejía, durante los cuales no pueden mover los músculos voluntariamente durante algunos segundos o un par de minutos. Durante este tipo de episodios, el paciente permanece consciente.

Las causas que provocan esta afección no están claras, pero es probable que haya un componente hereditario. Ciertos cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas, aunque la narcolepsia no tiene cura.

7-Hipersomnia

Se da cuando una persona siente sueño excesivo durante el día. Puede deberse a problemas para dormir de noche o también puede tratarse de hipersomina idiopática.

En este último caso, la sensación de sueño durante el día no mejora con las siestas.

Si tienes dificultades para despertar de un sueño prolongado, duermes más de 12 horas diariamente o sientes mucho sueño durante el día, incluso en medio de una conversación o una comida, entonces es probable que sufras hipersomnia.

El tratamiento para esta afección puede incluir algunos de los medicamentos que se utilizan habitualmente para el tratamiento de la narcolepsia.

Ciertos cambios en los hábitos de vida también pueden ayudar. Si tienes hipersomnia, trata de evitar el trabajo por la noche, las ocasiones sociales que retrasen la hora de ir a dormir y evita el uso de alcohol u otras drogas.

Si te has sentido identificado/a con los síntomas de alguno de los trastornos de sueño descritos, consulta a tu médico de cabecera. Si no duermes bien de noche no solo te sentirás somnoliento/a durante el día, sino que además tendrás un riesgo muy aumentado de sufrir un accidente de tránsito o un accidente laboral.

Y recuerda, acostarse siempre a la misma hora y mantener un ambiente adecuado para dormir, con poca luz y sin ruidos, también favorece un sueño reparador y ayuda a superar muchos de los trastornos del sueño.

¿Y tú qué síntomas o problemas has experimentado? Me interesa tu opinión. ¡Gracias!

Referencias

  1. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000800.htm
  2. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000805.htm
  3. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sleepdisorders.html
  4. http://redsalud.uc.cl/ucchristus/centro-del-sueno/trastornos-del-sueno.act
  5. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sleepdisorders.html
  6. http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/inso/causes
  7. http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/sleep_apnea
  8. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000807.htm
  9. http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/piernas_inquietas.htm
  10. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000808.htm
  11. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000802.htm
  12. Fuente imagen.
COMPARTIR
Licenciada en Laboratorio Clínico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here