Amaxofobia: Síntomas, Causas, Tratamientos

La amaxofobia o miedo a conducir es un tipo de fobia específica que consiste en el miedo irracional, desproporcionado y desadaptativo a conducir. La primera diferenciación que debemos hacer es la siguiente: miedo causado por falta de confianza en la conducción vs fobia o miedo irracional a conducir.

La fobia es un tipo de miedo especial y se diferencia de los otros tipos de miedo por los siguientes aspectos: es desproporcionado con respecto a las exigencias de la situación, no puede ser razonado por la persona que lo sufre, está más allá del control voluntario, es desadaptativo y conlleva a la evitación de la conducta temida.

Por lo tanto, si el miedo o temor que sufres cuando vas a conducir el coche no cumple estos requisitos, no estamos delante de una fobia, sino ante otro tipo de miedo menos incapacitante, el cual se puede superar trabajando esos aspectos que pueden ser causantes: falta de práctica en la conducción, problemas de autoestima, poca adaptación a un nuevo vehículo, etc.

No obstante, si el miedo que sufres cuando conduces (o simplemente imaginas la conducción) es irracional y totalmente desproporcionado, la cosa cambia, ya que nos encontramos delante de una fobia específica y muy común: la amaxofobia.

Posiblemente con estas indicaciones sigas poniendo en duda si realmente sufres o no amaxofobia. Bien, vayamos pues a ver cuáles son los síntomas de esta problemática para disipar dudas.

Síntomas de la amaxofobia

chico conduciendo

Como hemos comentado, la amaxofobia se define como un miedo irracional e irreal a conducir. Este miedo causa un total de 14 síntomas en las personas que lo sufren cuando realizan la conducta temida (la conducción) o simplemente cuando la imaginan o piensan en ella.

  • Estos síntomas son los siguientes:
  • Sentimiento de pánico.
  • Sentimiento de terror.
  • Sensación de irrealidad.
  • Aumento de la tasa cardíaca.
  • Dolores en el pecho.
  • Falta de aliento.
  • Mareos.
  • Temblor.
  • Sudoración.
  • Ansiedad.
  • Realización de medidas extremas para evitar conducir.

Para hablar de amaxofobia, no es necesario que estén presentes todos estos síntomas, pero sí que el conjunto de síntomas que se experimenten estén predominados por estos que acabamos de nombrar.

Como puedes ver, este miedo se caracteriza por una combinación de:

  • Síntomas psicológicos (pensamientos catastróficos, pensamientos de miedo o ansiedad).
  • Síntomas fisiológicos (temblor, falta de aliento y aumento de la tasa cardíaca).
  • Síntomas conductuales (evitación de la conducta temida).

Estos tres grupos de síntomas, son los que definen la ansiedad como trastorno, y por lo tanto son básicos para realizar el diagnóstico de amaxofobia.

Así pues, si cuando imaginas, piensas o realizas la conducta de conducir notas estos tres tipos de síntomas, manifestados de una forma exagerada y desproporcional, es probable que tengas fobia a conducir.

Cabe reseñar como principal elemento para detectar la amaxofobia, el hecho de que este miedo y estos síntomas sean causados de forma específica por la conducta de conducir, y no por otras fuentes distintas.

¿Cuánta gente sufre amaxofobia?

miedo a conducir

Pues mira: según los últimos estudios realizados en España, se concluye que alrededor de un millón y medio de personas sufren este problema.

Así pues cuando hablamos de amaxofobia, estamos hablando de un problema mucho más frecuente de lo que podríamos pensar, y que sin un adecuado abordaje terapéutico puede ser muy incapacitante, ya que la persona que lo sufre puede verse “obligada” a no conducir nunca, o a conducir con mucho malestar debido a esta patología.

Respecto al 1,5 millones que sufren amaxofobia, se estima que prácticamente un millón son mujeres, y alrededor de medio millón son hombres. Así pues, esta problemática afecta en una mayor proporción al género femenino que al género masculino.

Después de ver estos datos, que por lo menos son sorprendentes, vayamos a ver o buscar una explicación de por qué existe este trastorno, y cuáles son sus causas.

Causas de la amaxofobia

Realizando una revisión de la bibliografía científica sobre las fobias específicas, no parece haber una única causa para estas problemáticas. Sin embargo, sí que podemos comentar una serie de factores que parecen estar involucrados.

Según “The Densy Psychological Services”, un grupo de profesionales de salud mental del reino unido, estos factores serían los siguientes:

  • La fobia podría estar ligada a una situación traumática pasada. Normalmente suele tratarse de un accidente de tráfico. Esta, según muchos autores, parece ser la principal causa de amaxofobia, aunque no es la única. Así mismo, no toda la gente que padece un accidente de coche desarrolla necesariamente una fobia a conducir posteriormente.
  • Otro factor que podría estar relacionado con el desarrollo de la fobia sería perderse conduciendo, y experimentar miedo al circular por sitios desconocidos.
  • Conducir de noche o con condiciones climatológicas adversas. Un mal clima puede producir un exceso de malestar en el conductor.

Estas serían pues las tres situaciones que se podrían relacionar con el desarrollo de amaxofobia.

¿Pero son estas las únicas causas? Evidentemente no, ya que estas situaciones las podemos haber sufrido muchos de nosotros, y no necesariamente tenemos por qué desarrollar una fobia a la conducción.

Factores genéticos

Así pues, ¿hay factores genéticos relacionados con la amaxofobia?

La respuesta a esta pregunta es sí, hay personas que son más sensibles a la ansiedad, y por lo tanto son más propensas a experimentar ciertos niveles de ansiedad ante estas situaciones, la cual podría jugar un papel clave en el desarrollo de la amaxofobia.

Estos datos nos inclinan hacía otra pregunta: ¿si tengo familiares que padecen amaxofobia tengo mayores posibilidades de padecer amaxofobia?

hombre conduciendo

La respuesta a esta pregunta es un tanto más compleja. Según los investigadores Fyer et al, existe una mayor prevalencia de fobia específica en esas personas que tienen algún familiar de primer grado que padece una fobia específica.

No obstante, no parece haber especificad en la transmisión con respecto al estímulo temido.

Es decir: si uno de tus padres padece amaxofobia, tú tienes más probabilidades de padecer una fobia específica, pero no tiene por qué ser fobia a conducir como tu progenitor, sino que puede ser fobia a cualquier otro estímulo específico (animales, alturas, sangre, etc.).

Por lo tanto, no podríamos afirmar que hay una transmisión genética demostrada en la fobia a conducir de forma particular, pero sí en la transmisión de fobias específicas de distintos tipos.

Para terminar con las causas de la amaxofobia, me gustaría comentarte una serie de rasgos de personalidad, que según el II Informe sobre Amaxofobia, elaborado por el Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, son prototípicos de la gente que sufre amaxobobia.

Según este estudio, algunos de los rasgos serían los siguientes:

  • Responsabilidad.
  • Perfeccionismo.
  • Autoexigencia.
  • Necesidad de tenerlo todo bajo control.

Así mismo, la inseguridad, el miedo por falta de control, la depresión, la presencia de otras fobias (como claustrofobia o hematofobia), o la exposición a estados prolongados de estrés, también podrían estar relacionados.

Tratamiento: cómo superar el miedo a conducir

Según el Dr. Alan Eisenstat, la amaxofobia empieza con el pensamiento de que se puede sufrir un accidente.

Cuanto más pienses sobre la posibilidad de tener un accidente, más ansioso estarás, y mayor cantidad de síntomas característicos de la amaxofobia experimentarás.

Así mismo, cuanto más pienses en la posibilidad de tener un accidente y más ansioso estés, realizarás una mayor evitación de la situación temida (evitarás la conducción). Evitar la situación reduce la ansiedad en el momento, pero mantiene la ansiedad de conducir en el futuro.

Esta formulación sobre la amaxofobia es consensuada por la mayoría de psicólogos cognitivo-conductuales de todo el mundo para el tratamiento de las fobias y muchos otros tipos de ansiedad.

Según esta conceptualización, la razón por la que la ansiedad (y la fobia) se mantiene, es porque la evitación de la conducta temida te impide aprender que la posibilidad de tener un accidente es menor de la que crees.

Dicho de otra forma: como te da miedo conducir, no conducess. Como no conduces no sabes qué pasa al conducir. Como no sabes qué pasa al conducir, tu cerebro no es capaz de aprender que la probabilidad de tener un accidente es relativamente baja, por lo que mantienes el miedo a conducir.

Así pues, una cosa está clara: para superar el miedo a conducir, tienes que conducir. Sin subirse a un coche y agarrar un volante, es imposible superar la amaxofobia.

mujer en coche

Ahora bien, cuando padeces fobia a conducir no te puedes subir a un coche de golpe y empezar a conducir, ya que en esos momentos la ansiedad que sentirás será máxima, no la podrás controlar, y no serás capaz de conducir sin malestar, por lo que tu fobia aumentará.

Para tratar adecuadamente una fobia hay que hacerlo a través de los 3 componentes que hemos mencionado anteriormente: El componente fisiológico, el psicológico y el conductual.

Vayamos a ver como se hace:

Componente físico

La técnica más eficaz y mayormente empleada son las técnicas de relajación, en especial las que controlan la respiración, como la respiración diafragmática.

El psicoterapeuta enseña estas técnicas a la persona que sufre amaxofobia, de manera que sea capaz de controlar su respiración.

Al controlar la respiración el nivel de activación corporal disminuye, y por lo tanto todos esos síntomas físicos que padeces cuando tienes ansiedad, como el temblor, las palpitaciones y la sudoración disminuyen.

Al disminuir estos síntomas corporales, disminuye la sensación de ansiedad y el malestar de notar estas alteraciones en tu cuerpo. Aprender a controlar estos síntomas a través de la relajación es básico para que cuando te subas a un coche, domines tú a la ansiedad, y no te domine ella a ti.

Componente psicológico

Se enseña al paciente cómo disminuir la tendencia a pensar que va a tener un accidente. Para realizarlo, una técnica eficaz es la interrogación socrática.

Esta técnica consiste en que el psicoterapeuta va haciéndote preguntas, de manera que al final el paciente se queda sin argumentos para defender la fobia. Cabe recordar que la fobia es un miedo irracional, por lo que esta técnica trata de poner en manifiesto la irracionalidad del pensamiento fóbico.

A través de la interrogación socrática se intenta hacer cambiar la idea de que vas tener un accidente con total probabilidad. No obstante, se realiza desde un modo racional, y se mantiene la posibilidad de padecer un accidente, ya que existe. Pero se elimina la sobreestimación de padecerlo.

Componente conductual

comenzando a conducir

En esta sí que toca subirse en un coche y ponerse a conducir.

Esta intervención no suele realizarse antes de haber iniciado las dos anteriores y se realiza a través de un conductor profesional rehabilitador.

Cuando inicias esta intervención, ya eres mínimamente capaz de controlar tu ansiedad cuando subes al coche a través de las técnicas de relajación. El objetivo es entonces conducir y experimentar de primera mano lo que pasa cuando conduces.

A través de repetir la conducta de conducir y presenciar que no se padecen accidentes, se maximizará la eliminación de la idea de tener un accidente con total seguridad cuando se conduce. Así mismo, se proporcionan recursos para manejar situaciones difíciles en la carretera.

Actualmente, en España hay una gran cantidad de autoescuelas especializadas para el tratamiento de este problema, así como psicoterapeutas especializados en fobias y terapias y cursos a través de internet.

Así pues, si padeces amaxofobia, deberías buscar este tipo de recursos, ya que a través de un adecuado tratamiento, superarás tu miedo a conducir.

¿Cuál es tu experiencia con la amaxofobia? ¿Qué estas haciendo para superarla?

Referencias

  1. Driving Phobia. DENSY PSYCHOLOGICAL SERVICES. Ltd Densy House, 2 Tower Square, Tunstall, Stoke-on-Trent, ST6 5AA.
  2. Eisenstat,A. Fear of Driving: How Psychologists Can Help. Fleming Vigna Balmer – Registered Psychologists.
  3. Fear of driving (driving phobia). Road Trauma Support. City West Lotteries House, 2 Delhi Street, West Perth WA 6005.
  4. W.J. Koch, Ph.D., Patient Handout for Overcoming Driving Fear and Avoidance. ABPP
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here