Antofobia: Síntomas, Causas y Consecuencias

La antofobia es un trastorno que se caracteriza por presentar un temor irracional, excesivo e incontrolable hacia las flores.

Las personas que padecen esta alteración experimentan elevadas sensaciones de ansiedad siempre que se exponen a este tipo de elementos. Así mismo, tratan de evitar el contacto con las flores siempre que sea posible.

antofobia

La antofobia puede resultar un alteración muy incapacitante, sobretodo en personas que viven o se desplazan por zonas donde se hallan flores con frecuencia.

No obstante, hoy en día la antofobia es una alteración psicológica que puede ser revertida, ya que existen tratamientos eficaces que pueden revertir el temor fóbico a las flores.

Características

La antofobia es una patología psicológica. Concretamente, se trata de un trastorno de ansiedad y se engloba dentro de la categoría diagnóstica de fobias específicas.

Resulta habitual que los elementos temidos en las fobias específicas más comunes sean objetos que puedan causar algún daño como los animales, las inyecciones o las alturas.

No obstante, para desarrollar un temor fóbico no es necesario que el elemento temido presente propiedades negativas. De hecho, hoy en día se ha establecido que la respuesta de miedo fóbico pude darse ante prácticamente cualquier objeto o situación.

En este sentido aparece la antofobia, un tipo de fobia específica en el que el elemento temido son las flores. Hoy en día no se poseen datos específicos acerca de la prevalencia de la antofobia. No obstante, se sustenta que es un trastorno muy poco prevalente en la sociedad.

Sin embargo, la antofobia puede resultar una patología muy angustiosa e incapacitante para la persona que la padece. Especialmente en sujetos que viven en entornos rurales o en ámbitos donde la presencia de flores resulta frecuente, la antofobia puede limitar mucho el día a día de la persona.

La principal característica del trastorno es la evitación. La persona con antofobia tratará de evitar siempre que pueda el contacto con las flores con el objetivo de evitar también el malestar que estas le provocan.

Por otro lado, las personas con antofobia experimentan elevadas sensaciones de ansiedad siempre que se exponen a las flores, motivo por el cual la alteración es considerada como un trastorno de ansiedad.

Miedo a las fobias

Para poder hablar de antofobia es necesario que el temor hacia las flores presente una serie de características determinadas. Concretamente, el temor a las flores debe caracterizarse como fóbico.

En este sentido, el temor hacia estos elementos que experimenta una persona con antofobia se caracteriza por ser:

1- Excesivo

Las flores no representan ningún peligro ni ninguna amenaza real para la persona. No obstante, el individuo con antofobia interpreta estos elementos como altamente amenazantes.

Por este motivo, la respuesta de temor de la antofobia se caracteriza por ser excesiva y desproporcionada teniendo en cuenta las exigencias reales de la situación.

2- Irracional

Las flores no constituyen ningún peligro real para las personas, aun así el sujeto con antofobia las interpreta como altamente amenazantes.

Esto sucede porque el temor fóbico a las flores resulta irracional. Este no está regido por procesos de pensamiento congruentes.

3- Incontrolable

A pesar de que las personas con antofobia son capaces de identificar que su miedo es irracional y desproporcionado (no deliran), son incapaces de evitar la experimentación de temor cuando se exponen a las flores.

Esto sucede porque las experiencias de miedo aparecen de una forma totalmente incontrolable, sin que la persona puede hacer nada al respecto.

4- Permanente

Finalmente, el temor fóbico a las flores se caracteriza por resultar permanente. La antofobia no es un trastorno pasajero o circunstancial, sino que resulta crónico si no se interviene adecuadamente.

Síntomas

Las manifestaciones típicas de la antofobia se caracterizan por ser ansiosas. El temor fóbico a las flores es tan intenso y elevado que generar una amplia respuesta de ansiedad.

Los primeros síntomas en aparecer cuando un individuo con este trastorno entra en contacto con las flores son modificaciones en su funcionamiento físico.

El incremento de la actividad del sistema nervioso periférico que genera el temor provoca la aparición de manifestaciones como incremento de la tasa cardíaca, aumento de la respiración, tensión muscular, dilatación pupilar, exceso de sudoración, náuseas o vómitos.

Así mismo, la antofobia es un trastorno que afecta al plano cognitivo y conductual de la persona. Por lo que respecta el plano cognitivo, los individuos con este trastorno generan una serie de pensamientos negativos e irracionales acerca de las flores.

Finalmente, por lo que respecta al plano conductual, el elemento más típico del trastorno es la evitación. La persona con antofobia evitará siempre que pueda el contacto con las flores y desarrollará los comportamientos necesarios para conseguirlo.

Causas

En la actualidad, la etiología de la antofobia resulta algo confusa. No obstante, una gran mayoría de autores coincide en afirmar que los factores de desarrollo de la patología podrían resultar los mismos que los de otros tipos de fobias específicas.

En este sentido, el condicionamiento directo, el condicionamiento vicario, los factores genéticos, los estilos cognitivos y los rasgos ansiosos de personalidad parecen ser los factores más importantes que pueden dar lugar al desarrollo de antofobia.

Tratamientos

La mejor noticia que presenta la antofobia es que hoy en día cuenta con tratamientos capaces de extinguir el temor fóbico hacia las flores. Concretamente, la psicoterapia parece ser la herramienta terapéutica que puede conseguir tales objetivos.

El tratamiento cognitivo conductual es un tipo de psicoterapia que se basa en la exposición del sujeto a sus elementos temidos y que presenta índices de eficacia muy elevados en el tratamiento e las fobias específicas.

La exposición a las flores de una forma gradual y controlada permite al sujeto habituarse a estos elementos, aprender a controlar su respuesta de ansiedad y superar poco a poco su temor a las flores.

Así mismo, estos tratamientos pueden incorporar el entrenamiento en relajación para reducir el estado de ansiedad del sujeto y la terapia cognitiva para corregir los pensamientos irracionales acerca de las flores.

Referencias

  1. American Psychiatric Association (2013). DSM-5 Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Washington: American Psychiatric Publishing.
  2. Barlow, D.H. (1988). Anxiety and its disorders: the nature and treatment of anxiety and panic. New York, Guilford.
  1. Becker E, Rinck M, Tu¨ rke V, et al. Epidemiology of specific phobia types: findings from the Dresden Mental Health Study. Eur Psychiatry 2007;22:69–74.
  1. Depla M, ten Have M, van Balkom A, de Graaf R. Specific fears and phobias in the general population: results from the Netherlands mental health survey and incidence study (NEMESIS). Soc Psychiatry Psychiatr Epidemiol 2008;43:200–208.
  1. Trumpf J, Becker ES, Vriends N, et al. Rates and predictors of remission among young women with specific phobia: a prospective community study. J Anxiety Disord 2009;23:958–964.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here