Tales de Mileto: Biografía, Aportaciones, Pensamiento

Tales de Mileto (623-540 a.C.) fue un filósofo y gran pensador griego que además incursionó en las matemáticas, la geometría, la astronomía y la física. Se le considera el primero de los filósofos de la historia. Entre sus aportaciones más importantes destacan el nacimiento de la filosofía como pensamiento racional o el principio de semejanza.

Es poco lo que se sabe a ciencia cierta sobre este filósofo de la Antigua Grecia. No se han encontrado escritos de su autoría y lo que se ha construido alrededor de su persona, lo hicieron otros autores que vivieron mucho tiempo después que él. 

Tales de Mileto hizo grandes aportaciones a la filosofía y la ciencia.

Tales nació en Mileto, en la costa occidental de Asia Menor, en lo que actualmente es la región de Anatolia en Turquía.

Mileto fue una colonia griega estratégicamente situada a medio camino entre dos de los focos culturales y económicos más importantes de la antigüedad (Persia y Egipto), lo que la convirtió en un relevante punto comercial y también de intercambio de conocimientos entre el recóndito oriente y el pujante occidente.

Es posible que Tales tuviese ascendencia fenicia, teniendo en cuenta que en su época era muy activo el comercio entre jonios y fenicios. Se cree que pudo haber viajado a Egipto para recibir enseñanzas sobre geometría, astronomía y matemáticas por parte de los sacerdotes que allí habitaban.

Biografía

Existe una gran incertidumbre con relación a el verdadero origen de Tales de Mileto. Hay quienes dicen que el filósofo tenía orígenes fenicios.

Sin embargo, también existen quienes defienden que el sabio era un ciudadano de Mileto sin dudarlo. Así mismo afirman que pertenecía al grupo de los de sangre noble, pero esto tampoco ha sido confirmado.

En el ámbito personal, se dice que Tales contrajo matrimonio en un momento de su vida y que engendró un heredero. Por otra parte, se dice que nunca tuvo hijos propios, pero adoptó a un hijo de su hermano.

A pesar de que esta información no haya sido confirmada en su totalidad, lo que sí se sabe con certeza es que el filósofo viajó a los países más cercanos a Mileto para intercambiar conocimientos y así ampliar sus visiones.

Según Diógenes Laercio, Tales de Mileto falleció en 543 a.C., mientras atendía a los juegos de gimnasia en las Olimpiadas.

Narraciones Aristotélicas

Aristóteles describió a Tales de Mileto como el pionero en proponer un elemento en específico como elemento creativo de la materia.

En otras palabras, planteó la cuestión de la naturaleza última del mundo, concibiendo las cosas como formas cambiantes de un primer y único elemento: el agua.

Dentro de los fundamentos que lo llevaron a sacar esta conclusión se encuentran los siguientes:

– Todos los seres se presentan en uno de los tres estados del agua, ya sean en su estado sólido, liquido o gaseoso. Pudiendo convertirse el agua en vapor o en hielo y volver a su estado de liquidez.

– En el universo todo es movimiento. El agua es activa, fluye, se eleva y cae.

– Todos los seres vivos requieren de agua.

– El semen que engendra la vida es líquido, como el agua.

– Después de las lluvias, de la humedad parecen surgir ranas y gusanos.

– En los deltas, la tierra parece brotar del agua.

– Apenas se retiran las aguas del Nilo, todo reverdece.

Este planteamiento llevaría a Tales a ser uno de los filósofos de ese tiempo que trascendieron con su pensamiento, dejando de lado aquellas explicaciones basadas en la mitología que se caracterizaban en la época convirtiéndolas en teorías mucho más relacionadas con la razón humana.

Tales rechazó la heterogeneidad entre la causa y su efecto, es decir, si la realidad es de carácter físico, su causa también sería de carácter físico.

Como consecuencia de los intercambios de conocimiento que vivió, Tales marcó la diferencia y dio paso al nacimiento de la filosofía racional. Este es uno de los aportes que sin duda ha hecho evidente su trascendencia.

A pesar de sus grandes aportaciones, filosofía y logros, Tales de Mileto no dejó evidencia escrita de su trabajo. Toda información que se conoce acerca de él está basada en las escrituras de Aristóteles, especialmente en su obra titulada Metafísica.

Discípulos

Entre sus discípulos se encontró Anaximandro, quien junto con Anaxímenes formaron la conocida Escuela Jónica.

De este modo, Tales se convirtió en el representante del grupo de los siete sabios de Grecia, gracias a sus desenvolturas en la práctica filosófica.

Aportes de Tales de Mileto en el campo filosófico y científico

Nacimiento de la filosofía como pensamiento científico y racional

Gracias a sus observaciones astronómicas, Tales pudo anticipar una gran cosecha de aceitunas que lo hizo muy rico, ya que pudo hacerse de una gran cantidad de prensas para hacer aceite.

Con estas predicciones, el objetivo de Tales fue demostrar al pueblo griego los beneficiosos aspectos prácticos de la filosofía.

Al medir sistemáticamente todo lo que le rodeaba, intentó desobedecer las costumbres y cuestionar las opiniones hegemónicas de la época, basadas principalmente en la mitología.

Contribuciones a la física

Aunque hubieron varios filósofos griegos que hicieron importantes contribuciones a la física, algunos de los primeros fueron de la ciudad de Mileto, comenzando con las ideas de Tales.

Tales rechazó las explicaciones mitológicas para los fenómenos de la naturaleza. Por ejemplo, postuló que la tierra plana yacía en el océano y que los terremotos se debían a disturbios en las aguas. 

Además, Tales fue uno de los primeros en definir los principios generales de la ciencia, al establecer hipótesis. 

Surgimiento de la teología

Tales cuestiona la tradición teogónica, cosmogónica y olímpica de la época, provocando un gran salto de la teogonía -de carácter mitológico-, a la teología -de naturaleza racional- sin negar la divinidad, sino poniéndola en el debate crítico. Es en este momento cuando puede hablarse del nacimiento de la teología.

El agua como divinidad

Junto a Anaximandro y Anaxímenes, sus discípulos, Tales es considerado uno de los padres de la Escuela Jónica.

También fueron conocidos como los “físicos”, ya que centraron sus estudios en determinar lo que era el “arché” o “arjé(palabra acuñada mucho tiempo después por Aristóteles), o principio último, la naturaleza y origen de todas las cosas.

Buscaba algo que fuera universal y presente en todo. Este “arché” o “arjé” sería ni más ni menos que el agua, unidad indivisible.

Fue considerado como principio elemental constituyente por ser límite, medio de transportación y por su capacidad de transformar su estado y forma; por ser fluida, capaz de ocupar intersticios, sutil y a la vez violenta; por cambiar, pero también sedimentar, permanecer y generar vida.

Según Tales, entonces, todo fue agua en un principio. Es “lo divino”, entendido no como una identidad determinada o delimitada, sino más bien como una condición, un carácter, un “estar siendo”.

La divinidad como un todo

Se le atribuye a Tales el concepto de “Panta plere theon”, que significa “todo está lleno de lo divino”, en un término mucho más amplio que el actual (de un único dios).

El concepto se podría explicar de esta forma: porque existe lo divino –entendido como algo inteligible, eterno y necesario- se puede entonces hablar de un todo.

Para Tales, aquello que es principio, por el mismo hecho de ser primero, ya lo hace divino. Afirma entonces que todo es divino o que “todo está lleno de dioses”, pero no en el entendido de muchas entidades físicas, sino como un principio que acoge a la naturaleza entera y es parte de su dinámica vital.

Descubrimientos astronómicos

Ya se ha dicho que Tales le dio mucha importancia al estudio de los astros; investigó solsticios y equinoccios y predijo y explicó los eclipses del sol y de la luna.

También, gracias a sus cálculos y observaciones, consideró a la luna 700 veces menor que el sol y calculó el número exacto de los días del año.

Aportaciones a la navegación

En esa época la astronomía era de esencial importancia para los navegantes, que se guiaban en sus travesías por la constelación de la Osa Mayor.

Tales de Mileto atrajo la atención de los hombres de mar al sugerir seguir la Osa Menor que, por ser más pequeña, podría dar mayor precisión.

Concepto de semejanza

Gracias a la observación y los cálculos, Tales introdujo el principio de relación de semejanza entre objetos, explicado en su primer teorema. Esto permitió avances mucho más rápidos en las matemáticas y la geometría.

Así, estableció criterios de semejanzas en triángulos, ángulos y lados que dieron lugar a sus teoremas. Por la relación de semejanza entre los triángulos rectángulos, y mediante la observación de la longitud de las sombras producidas por el sol, Tales pudo calcular la altura de los objetos.

Su caso práctico más relevante fue el cálculo del tamaño de las pirámides de Egipto: midiendo con una vara en la hora del día en que la sombra se proyecta perpendicularmente a la base de la cara desde la cual medía, le sumó la mitad de la longitud de una de las caras, obteniendo de esta forma la longitud total.

Fundó las matemáticas y la geometría griegas

Por ser el primero en demostrar sus teorías mediante el razonamiento lógico, se le considera el primer matemático de la historia. Los Teorema de Tales son fundamentales en la geometría moderna. Los más importantes son:

  • Todos los triángulos con ángulos iguales son iguales y sus lados son proporcionales entre sí.
  • Si varias líneas rectas paralelas se intersectan con líneas transversales, los segmentos que resultan serán proporcionales.

El constante estudio, observación y deducción, permitió que Tales concluyera otros razonamientos, tan precisos que siguen siendo sólidos en nuestros días:

  • En un triángulo con dos lados iguales (isósceles), también serán iguales los ángulos de su base.
  • Un círculo es bisectado por algún diámetro.
  • Los ángulos entre dos líneas rectas que se cortan, son iguales.
  • Todo ángulo inscrito dentro de una semicircunferencia siempre será un ángulo recto.
  • Los triángulos que tienen dos ángulos y un lado igual, son iguales.

Pensamiento

Tales de Mileto es considerado uno de los Siete Sabios de la antigua Grecia, un grupo del siglo VII y principios del siglo VI a. C. conformado por filósofos, estadistas y legisladores que se hicieron famosos en los siglos siguientes por su sabiduría.

En la próspera ciudad portuaria griega de Mileto, su ciudad natal, la creencia común era que los eventos de la naturaleza y del hombre eran planeados y controlados por los dioses del Olimpo. una gran familia de dioses y diosas.

Además, estos seres sobrenaturales todopoderosos controlaban el destino del hombre, y aunque los ciudadanos podían suplicarles y ofrecerles sacrificios, los dioses eran sobrehumanos y, a menudo, vengativos.

Aún así, el mundo parecía seguir cierto orden, y todo funcionaba de acuerdo con la voluntad de estas divinidades.

Entonces, Tales comienza a reflexionar sobre la naturaleza de las cosas del mundo, su funcionamiento y sus causas, y a cuestionar el verdadero poder de estos dioses para controlar el universo.

Sin embargo, ese cuestionamiento y reflexión no las hace desde el misticismo o la excentricidad, sino desde la mente de un hombre que busca respuestas prácticas.

Ahora bien, de acuerdo con el concepto amplio del término filosofía, esta es: amor, estudio o búsqueda de la sabiduría, o del conocimiento de las cosas y sus causas, ya sean teóricas o prácticas.

Por esta razón, muchos consideran que Tales de Mileto, históricamente, se encuentra en el origen de esta disciplina.

Teoría sobre el mundo físico

La parte filosófica de la obra de Tales guarda relación con su teoría del mundo físico; es decir, su doctrina del principio que produce las cosas y las hace desarrollar.

De este modo, esto significó la introducción a algo realmente novedoso con respecto a la ciencia oriental y la antigua cosmogonía.

Nueva forma de investigar

En primer lugar, esto representó un cambio en el espíritu de la investigación. La idea de una fundación permanente y una materia que es el origen del devenir ya estaba implícitamente presente en las cosmogonías.

Sin embargo, Tales ofrece una definición precisa: existe algo que es el principio original de la generación de todo lo demás. Para este pensador, esta ‘naturaleza’ (physis) o principio es el agua. 

Esto es el elemento o materia imperecedera de todas las cosas, que subsiste sin cambio bajo la diversidad y el cambio de las cualidades que lo afectan. Luego, todo lo demás retorna a esto por corrupción.

Entonces, en lugar de explicar la diversidad de lo real por medio de representaciones antropomórficas y conectarlo con fuerzas misteriosas, Tales ofrece como fundamento y principio una realidad en la experiencia.

Nuevo método

Por otro lado, su método también es diferente. La leyenda cosmogónica era una narración; mientras que Tales buscaba dar razones.

Por ello, Aristóteles describía su método como inductivo: a partir de los hechos dados en la sensación, lo eleva a una proposición universal.

Así pues, de sus observaciones, vio que muchas cosas provenían de una transformación del agua y luego regresaban al agua.

Entonces, extendió los resultados de esa observación, por una analogía bastante audaz, al conjunto de las cosas.

Principio fundamental

Tales creía que el arche (principio, realidad fundamental) esencial de todas las cosas era el agua. Arche significa tanto el punto inicial como el comienzo y la causa originaria.

El agua es, pues, el comienzo de todo, incluidas todas las cosas no acuáticas que existan o que hayan existido.

Pero, Tales fue más allá de simplemente ofrecer esta especie de explicación científica. El agua parece ser la fuente de toda vida y está constantemente en movimiento.

Y, lo que está en movimiento o causa movimiento también se entiende comúnmente como estar vivo o tener alma (psique).

Así pues, se afirma que Tales pensaba que todas las cosas estaban hechas de agua, están vivas y tienen alma.

Consideró los efectos del magnetismo y la electricidad estática, que hacen mover las cosas, para demostrar que estas tienen alma (por lo tanto, tienen vida).

Lo divino como causa de la vida

Tales pensaba que todas las cosas están llenas de dioses. Se entendía que lo divino era el arche de todo, especialmente la causa de la vida.

Así pues, si el agua es el arche, entonces el agua es divina. De acuerdo con esto, todas las cosas tenían vida, y nada podría llamarse propiamente inanimado.

Además, otra implicación de lo anterior es que todo lo que en última instancia es divino en el mundo, e incluso lo unifica, no puede emanar del Caos, como sugerían la noción de divinidades de Homero y Hesíodo.

De este modo, la explicación del universo o cosmos es simultáneamente una explicación de la vida y la divinidad.

En resumen, las partes del mundo conocido, el físico y el sagrado- no estaban separados en distintos compartimentos, sino que todos podían entenderse juntos en una especie de unidad.

Referencias

  1. Carlos Lavarreda (2004). La Filosofía Presocrática. Editorial Óscar De León Palacios. Guatemala. P. 17,43.
  2. Ana Rosa Lira y otros (2006). Geometría y Trigonometría. Editorial Umbral, México. P. 52-55.
  3. Tales de Mileto y criterios de semejanza. Recuperado de tecdigital.tec.ac.cr.
  4. Serie “Voces del Pensamiento”. Recuperado de canal.uned.es.
  5. Tales de Mileto. Recuperado de biografíasyvidas.com.
  6. The basics of philosophy. (s/f). Thales of Miletus. Tomado de philosophybasics.com.
  7. O’Grady, P. F. (2017). Thales of Miletus: The Beginnings of Western Science and Philosophy. Nueva York: Taylor & Francis.
  8. Leon, R. (2013). Greek Thought and the Origins of the Scientific Spirit. Nueva York: Routledge.
  9. Bales, E. F. (2008). Philosophy in the West: Men, Women, Religion, Science
    Bloomington: Xlibris Corporation.
  10. Encyclopaedia Britannica. (2017, septiembre 26). Thales of Miletus. Tomado de britannica.com.
COMPARTIR
Periodista de profesión, escritora por pasión. Lectora, articulista y blogger.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here