Aprendizaje Colaborativo: Principios, Autores y Actividades

El aprendizaje colaborativo se produce en toda situación en la que dos o más personas intenten aprender algo juntas. Al contrario que en el aprendizaje individual, las personas que realicen un aprendizaje colaborativo serán capaces de aprovechar las habilidades y recursos del otro.

La idea principal de este tipo de aprendizaje es que el conocimiento puede ser creado dentro de un grupo mediante la interacción de varios de sus miembros. Esto puede producirse incluso aunque haya diferencias en el conocimiento previo de los participantes del grupo.

aprendizaje colaborativo

El estudio del aprendizaje colaborativo se encarga de descubrir qué entornos y metodologías permiten que se produzca una situación que fomente este tipo de experiencia. Este tipo de aprendizaje puede darse tanto en la vida real (como en aulas o grupos de trabajo), como por Internet.

Algunas de las actividades típicas del aprendizaje colaborativo pueden ser los proyectos de grupo, escritura colaborativa, grupos de debates o equipos de estudio.

Principios básicos del aprendizaje colaborativo

La teoría del aprendizaje colaborativo surgió por primera vez del trabajo de Lev Vygotsky, un psicólogo ruso del siglo XX que propuso la teoría de la zona de desarrollo próximo. Esta teoría proponía la idea de que, mientras que hay cosas que no somos capaces de aprender individualmente, podemos conseguirlas si contamos con ayuda externa.

La teoría de la zona de desarrollo próximo tuvo una gran importancia en el desarrollo de la psicología moderna, especialmente en el campo de la educación y la psicología social. Planteó una de las bases del aprendizaje colaborativo: la importancia de la comunicación e interacción con otros a la hora de aprender de forma más efectiva.

Según varios autores, en cada momento en el que se produzca una interacción entre dos o más personas se puede producir el aprendizaje colaborativo. Debido a los beneficios que se han encontrado para este tipo de aprendizaje, la educación moderna trata de fomentar la aparición de situaciones en las que se pueda dar.

Según Lejeune, las principales características del aprendizaje colaborativo son las siguientes:

  • La existencia de una tarea en común para todos los implicados en el proceso de aprendizaje.
  • Una predisposición a colaborar entre los miembros del grupo.
  • Interdependencia; es decir, que el resultado de el trabajo de una persona dependerá de lo que hagan las demás.
  • Responsabilidad individual de cada uno de los miembros del grupo.

Principales beneficios y riesgos del aprendizaje colaborativo

El aprendizaje colaborativo ha cobrado una gran importancia en las aulas modernas debido a la gran cantidad de beneficios que supuestamente produce. A pesar de no ser la solución perfecta para todos los tipos de aprendizaje, sí que ayuda a llevar a cabo ciertas tareas de manera más eficiente y constructiva.

En los casos en los que el aprendizaje colaborativo se lleva a cabo correctamente, estos son algunos de los principales beneficios que produce:

  • Ayuda a desarrollar el pensamiento crítico y el razonamiento.
  • Incrementa el recuerdo de lo aprendido.
  • Fomenta la mejora de la autoestima de los estudiantes.
  • Aumenta la satisfacción de los estudiantes con la experiencia de aprendizaje.
  • Ayuda a mejorar las habilidades sociales, de comunicación y de gestión emocional.
  • Estimula el desarrollo de la responsabilidad personal, ya que el trabajo de cada uno de los alumnos influirá en el de los demás.
  • Mejora las relaciones entre los compañeros y fomenta la heterogeneidad de los grupos de trabajo.
  • Aumenta las expectativas de los alumnos sobre los resultados de su propio trabajo.
  • Se reduce la ansiedad que se produce en muchos contextos de aprendizaje.

Debido a la gran cantidad de beneficios que aporta el aprendizaje colaborativo, los nuevos sistemas educativos tratan de utilizarlo en todos los contextos posibles. Sin embargo, debido a que no todos los alumnos aprenden de la misma manera, es posible que no sea el método más efectivo para todos los componentes de una clase.

Por ejemplo, los alumnos más introvertidos no verán tantos beneficios si se aplica con ellos una metodología de aprendizaje colaborativo. Esto es así porque la interacción con otros compañeros les cansará y reducirá la energía que tienen disponible para el proceso de aprendizaje.

Por lo tanto, es tarea del educador decidir en qué momento y con qué alumnos será adecuado utilizar estrategias de aprendizaje colaborativo. Usadas en el contexto adecuado, pueden convertirse en un recurso muy valioso para el proceso de enseñanza.

Autores destacados

La importancia del trabajo en equipo se ha conocido desde la antigüedad. De hecho, varios historiadores y antropólogos piensan que una de las principales causas de la evolución del ser humano fue precisamente esta habilidad para colaborar.

Sócrates

A lo largo de la historia, se han ido desarrollando distintas disciplinas de aprendizaje colaborativo. Se decía, por ejemplo, que Sócrates educaba a sus estudiantes en pequeños grupos; y en los antiguos gremios, los aprendices más avanzados se encargaban de enseñar a los menos experimentados.

Charles Gide

Pero no fue hasta el siglo XVI cuando empezó a aplicarse esta tendencia en la educación formal. Uno de los primeros pedagogos que se preocupó por los aspectos colaborativos del aprendizaje fue Charles Gide, quien estableció las bases del sistema colaborativo.

John Dewey

Más adelante, en el siglo XIX, el aprendizaje en equipo tomó especial relevancia, sobre todo en Estados Unidos. Por ejemplo John Dewey, un filósofo norteamericano, creó un sistema pedagógico basado en la colaboración.

Este pensador creía que el individuo tiene que ser educado para realizar su aportación a la sociedad, y diseñó su sistema pedagógico basándose en esta idea.

En el siglo XX, la psicología científica y académica empezó a preocuparse por los distintos procesos que se producen dentro de un grupo; entre ellos, se encontraba también el aprendizaje colaborativo.

Teoría del aprendizaje colaborativo de Vigotsky

Dos de los primeros psicólogos en estudiar el aprendizaje dentro de un grupo fueron Vigotsky y Luria. Estos académicos rusos basaron sus teorías en los trabajos de Marx sobre la influencia de la sociedad en el desarrollo de la persona, pero aplicaron sus ideas a grupos más pequeños.

Vigotsky y Luria desarrollaron su teoría del aprendizaje colaborativo basándose en la idea de que el ser humano es un animal social, que se construye en sus relaciones con los demás. Por lo tanto, el proceso de aprendizaje es más efectivo y tiene más beneficios cuando se produce en un contexto grupal.

Varios de los escritos de Vigotsky recalcan la importancia de las relaciones sociales dentro del proceso de aprendizaje, diciendo que hay que buscar un equilibrio entre los factores individuales y los grupales. Siguiendo una idea muy típica del aprendizaje constructivista, pensaba que los alumnos crean su propio aprendizaje, tanto en grupo como por sí mismo.

Con su teoría de la zona del desarrollo próximo, posiblemente una de las más conocidas del autor, Vigotsky planteó que hay ciertos aprendizajes que sólo se pueden llevar a cabo con la ayuda de otra persona. De esta manera, en ciertos contextos de aprendizaje se produce una sinergia que permite el máximo desarrollo del conocimiento.

Para Vigotsky, el papel del profesor es a la vez el de guía y el de directivo. En ciertos contextos, el maestro debe transmitir sus conocimientos directamente a sus alumnos; pero en otros, debe ser capaz de acompañarles en el proceso de construir su propio conocimiento de manera conjunta.

Aportaciones de Jean Piaget

Jean Piaget fue un psicólogo francés del siglo XX, conocido por sus aportaciones al campo del desarrollo mental y emocional de los niños. Se le considera uno de los psicólogos más influyentes del siglo pasado.

Una de sus principales ideas es que las relaciones sociales son un factor fundamental para el desarrollo intelectual de las personas. Según él, los niños no aprenden por su cuenta, sino interiorizando lo que observan en su entorno social.

La principal manera en la que se desarrolla el aprendizaje colaborativo para este autor es mediante el conflicto social y cognitivo. Según Piaget, los niños, al verse expuestos a ideas distintas a las suyas, sentirán un desequilibrio que tienen que superar construyendo pensamientos más complejos y estables.

Por tanto, el principal beneficio del aprendizaje colaborativo sería la co – construcción: los nuevos conocimientos y aprendizajes a los que se llega después de un proceso colaborativo entre los alumnos.

Aprendizaje colaborativo en el modelo pedagógico constructivista

El aprendizaje colaborativo es uno de los puntos más importantes del modelo constructivista, uno de los enfoques educativos que más seguidores tienen ahora mismo.

En este tipo de sistema pedagógico, el aprendizaje colaborativo es una herramienta para facilitar la comunicación, la cooperación y la inclusión de los alumnos.

La mayoría de los autores de la corriente constructivista le otorgan también gran importancia al aprendizaje colaborativo.

Por ejemplo, Crook (1998) cree que el aprendizaje se produce cuando el alumno tiene que justificar sus ideas frente a sus compañeros. Por otra parte, Solé opina que el hecho de compartir la información con el resto favorece la autoestima del alumno, aumenta su interés, y le propone retos.

Ejemplos de actividades de aprendizaje colaborativo

En este apartado veremos algunos ejemplos de actividades que fomentan el aprendizaje colaborativo dentro del aula.

“Pregunta a tu compañero”

Cada estudiante tiene un minuto para pensar en una pregunta desafiante que tenga que ver con el contenido de la clase. Más tarde tendrán que hacérsela a la persona que tengan al lado.

Si se quiere llevar al siguiente nivel la actividad, se pueden recopilar varias preguntas para crear un pequeño examen.

“Puesta en común”

Cuando se termine un subtema dentro de la clase, la lección se detiene, y los estudiantes se reúnen en pequeños grupos para comparar sus apuntes y preguntarse lo que no han entendido.

Después de unos minutos, se plantean en voz alta las preguntas que no se han sabido responder.

“Debate simulado”

Los alumnos deben reunirse en grupos de tres personas. Dentro de cada uno de ellos, se asignan tres papeles para formar un pequeño debate.

Uno de los estudiantes debe estar a favor de un tema, otro tiene que estar en contra, y el tercero tomará notas y decidirá quién es el ganador del debate.

Una vez que se hayan terminado las discusiones, los alumnos deben poner en común con el resto de la clase los resultados de su debate.

¿Cómo fomentar el aprendizaje colaborativo en el aula?

Como se ha visto, el aprendizaje colaborativo es una de las herramientas más útiles en el arsenal de los profesores y educadores. En este apartado del artículo veremos varias maneras de fomentar este estilo de aprendizaje dentro del aula.

Crear metas grupales

Para que surja el aprendizaje colaborativo, es necesario establecer metas grupales, y dividir el trabajo necesario para cumplirlas entre los estudiantes.

Establecer grupos de tamaño medio

Salvo excepciones, es mejor dividir a los alumnos en grupos de 4 o 5. Los grupos más pequeños pueden ser demasiado limitados, en el sentido de que no siempre surgirán opiniones diferentes; y los grupos más grandes pueden ser demasiado caóticos como para producir buenos resultados.

Fomentar la comunicación entre los alumnos

Una de las variables más importantes a la hora de establecer aprendizaje colaborativo es la comunicación segura y efectiva.

Para conseguirlo, los alumnos tienen que sentirse cómodos expresando sus ideas y opiniones. Esto puede, además, mejorar las relaciones dentro del aula, además de la autoestima de cada uno de los estudiantes.

Medir los resultados tras la experiencia

Una buena idea para ver si la tarea de aprendizaje colaborativo ha tenido éxito es medir los conocimientos sobre el tema a tratar antes y después de que se produzca.

Para ello, realizar un pequeño test antes y después de la tarea te permitirá saber si los alumnos realmente han aprendido más gracias al trabajo en grupo.

Crear debates sobre temas de actualidad

Los expertos piensan que trabajar en proyectos mediante debates, argumentaciones y preguntas abiertas es una de las mejores maneras de fomentar el aprendizaje.

Para hacer este tipo de tareas mucho más estimulantes, lo mejor es plantear debates relacionados con temas de actualidad, que preocupen realmente a los estudiantes.

De esta manera, los alumnos podrán trabajar en su propia capacidad de comunicación, a la vez que aprenden más sobre el mundo que les rodea.

Referencias

  1. “Collaborative learning” en: Wikipedia. Recuperado en: 13 Febrero 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
  2. “Collaborative learning: Group Work” en: Center for Teaching Innovation. Recuperado en: 13 Febrero 2018 de Center for Teaching Innovation: cte.cornell.edu.
  3. “20 Collaborative learning tips and strategies for teachers” en: Teach Thought. Recuperado en: 13 Febrero 2018 de Teach Thought: teachthought.com.
  4. “Collaborative learning” en: Curtin University. Recuperado en: 13 Febrero 2018 de Curtin University: clt.curtin.edu.au.
  5. “44 Benefits of Collaborative Learning” en: Global Development Research Center. Recuperado en: 13 Febrero 2018 de Global Development Research Center: gdrc.org.
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here