¿Qué es la asociación libre?

La asociación libre es tanto un método como una regla dentro del Psicoanálisis, escuela de pensamiento fundada por Sigmund Freud. Si bien fue pensada en un contexto clínico, su uso actualmente se extiende a otros ámbitos, principalmente el artístico, ya que ha sido utilizada por artistas diversos desde Salvador Dalí hasta Jack Kerouac, entre otros.

El método sigue siendo utilizado por psicoanalistas actualmente a pesar de su antigüedad, dada su efectividad para sonsacar contenidos inconscientes en los pacientes, sobre todo cuando éstos tienen dificultades para articular en palabras aquellos pensamientos reprimidos.

Sigmund Freud Cartoon

Freud descubrió que los síntomas que tenía un paciente estaban sobredeterminados por diversas causas, recuerdos y vivencias inconscientes. También descubrió que la mera enunciación de dichas memorias traumáticas sólo aliviaba el síntoma pero no podía curar la enfermedad.

En este método la consigna esconde en su simpleza la profundidad de su complejidad. Consiste en que el paciente diga todo lo que se viene a la cabeza, sin intentar filtrarlo de ninguna manera. El paciente tiene asegurado un entorno seguro e íntimo como para poder decir lo que quiere sin inhibiciones. A su vez, el terapeuta le asegura que todo lo que diga resultará útil para el análisis.

El paciente cae en una especie de “trampa” al creer que lo que dice no guarda relación con sus problemas cuando en realidad ocurre todo lo contrario: lo que dice guarda íntima relación con sus problemas, sólo que él no puede darse cuenta porque la conexión entre lo que dice y lo que siente está reprimida.

Esto ocurre porque el material psíquico es multidimensional: está ordenado como una red de recuerdos en distintas dimensiones. Las asociaciones “libres” en verdad remiten a múltiples escenas (las más de las veces traumáticas) relacionadas con el síntoma, es decir que éste está sobredeterminado.

Por lo tanto, aunque en un principio suene disparatado lo que el paciente dice, eventualmente llega a hablar del problema en sí. Aquél suele “dar vueltas” sobre el asunto mostrando que la resistencia es concéntrica, y que el problema se encuentra entramado en una multiplicidad de recuerdos y afectos.

Dentro de estas resistencias se ubican los Mecanismos de Defensa, que operan salvaguardando el olvido del contenido o memoria inconsciente, intentando evitar que el paciente recuerde o diga aquello que le hace sentir mal.

El método catártico ya no funciona más, pues no se trata de que el paciente se desahogue o reviva sus recuerdos para solucionarlos de otra manera. En este nuevo método la importancia la importancia están en poder poner en palabras aquello que hasta ese momento ha sido imposible enunciar.

Con la entrada de esos contenidos en el plano simbólico (es decir, en el plano de las palabras), el paciente puede pensar infinitas maneras de decir lo que piensa o siente y, por lo tanto, infinitas maneras también de interpretar sus propios recuerdos y hacerlos formar parte de su historia de vida.

Historia de la Asociación Libre 

Freud, en los inicios de su carrera, trabajó con Josef Breuer realizando estudios sobre la histeria. Influenciado enormemente por los desarrollos del neurólogo francés Jean-Martin Charcot, empezó a experimentar con la hipnosis como técnica dentro del método catártico, que consistía en descargar por medio de la palabra traumas y recuerdos dolorosos.

Dicha técnica consistía en colocar a una persona en un estado alterado de conciencia cercano al sueño, de tal forma que responda a estímulos del experimentador. Era utilizada para sustraer información que el paciente era incapaz de dar en estado de vigilia.

Su meta era lograr que las pacientes revivieran el trauma experimentado por el cual habían desarrollado síntomas neuróticos, gracias a que al estar hipnotizados, los pacientes “ensanchaban” su conciencia.

Los pacientes experimentaban una abreacción, reproducían impresiones que no pudieron ser tramitadas en el momento que fueron vivenciadas. Esto les permitía poner en palabras el afecto no tramitado, quitando el poder patógeno de los recuerdos.

Sin embargo, Freud tenía dificultades para lograr que sus pacientes fueran hipnotizadas. Concluye que no todos son pasibles de caer en ese estado así como también reconoce que él no es un buen hipnotizador. Buscando una alternativa desarrolla el método de la sugestión.

Similar a la hipnosis, este método consistía en presionar levemente la cabeza del paciente, acción que permitía el recuerdo de pensamientos y memorias inconscientes, así como también la capacidad de enunciarlos por medio de la palabra.

Utilizando la sugestión Freud se encontró con una fuerza opositora a la aparición de los recuerdos inconscientes, la resistencia. Sólo al ser vencida podían aparecer los recuerdos. Concluye que la fuerza que resiste debe estar relacionada con la fuerza represora.

Al encontrarse con que los recuerdos que surgían no guardaban una relación directa con el síntoma que el paciente padecía Freud decidió, una vez más, abandonar esta técnica. Así es como desarrolla el método de la Asociación libre.

¿Qué ocurre al momento de asociar libremente? 

En la Asociación Libre trabajan las mismas fuerzas productoras de nuestros sueños, es decir, los mecanismos de Condensación y Desplazamiento.

La Condensación es el mecanismo mediante el cual en un sólo contenido convergen afectos y recuerdos provenientes desde lugares distintos pero guardando un nexo asociativo entre todos. Aquello que se dice en la Asociación lleva contenidos inconscientes condensados. Por lo tanto, los contenidos son superfluos sólo a primera vista.

El Desplazamiento es el mecanismo gracias al cual el afecto de una representación se desprende para ligarse a una representación originalmente poco intensa. Esta representación mantiene un nexo asociativo con la primera.

Este mecanismo se puede observar cuando el sujeto menciona recuerdos o pensamientos traumáticos sintiéndolos como ajenos a él, mientras que puede tener dificultades para hablar de cuestiones aparentemente cotidianas o mundanas.

Ambas fuerzas están íntimamente ligadas y trabajan en conjunto. Así, un recuerdo tiene condensados varios afectos gracias a los distintos desplazamientos de afecto desde otros recuerdos, lo que lleva a esa primer memoria a condensar otras tanta maś como se pueden enlazar en la cadena asociativa.

Método de Asociación Libre (desde el Analista)

Este método nace junto con la nueva técnica del mismo nombre. Mientras el paciente va diciendo lo que se le viene a la mente, sin hacer uso de censura o resistiéndose a decir algo, el analista permanece en un estado de atención flotante.

En este estado el analista también deja de lado sus propias resistencias inconscientes y prejuicios preconscientes, de tal forma que no privilegia ningún contenido sobre otro. Es un contrapunto al trabajo que realiza el paciente en el espacio terapéutico.

Así, el analista deja que sea su Inconsciente el que hilvane la red de conexiones entre afectos y recuerdos que el paciente dice de forma cuasi-incoherente, por lo que la comunicación entre ambos se da de inconsciente a inconsciente.

El paciente otorga un discurso al analista, con ciertas conexiones inconscientes establecidas hacia aquello que le resulta penoso. El analista, por su parte, echa mano de su propio inconsciente para interpretar este discurso y elucidar las conexiones inconscientes que el paciente es incapaz de reconocer por sí mismo.

Al devolverle el analista una interpretación de su discurso, el paciente es capaz de hacer consciente aquellos contenidos reprimidos y, por lo tanto, de reelaborarlos de tal forma que no sean más disruptivos en su psique.

Dado que los contenidos se han logrado poner en palabras, el analista ofrece una interpretación de lo que el paciente ha dicho; ésta le parecerá primero ajena pero disparará una continua reelaboración de dichos recuerdos y afectos de tal forma que pase a formar parte de su consciente y pierda su carácter traumático.

Otros usos de la Asociación Libre

Aunque esta técnica nació en el ámbito clínico con una finalidad terapéutica, el hecho de ser una forma “fácil” de manifestar al inconsciente logró pronto el interés de personajes por fuera del psicoanálisis y, en consiguiente, la expansión de esta técnica en otros ámbitos y con otros fines.

Su uso se popularizó sobre todo en el ámbito artístico, con artistas como Salvador Dalí utilizándola para poder evocar ideas originales y sin la censura de amoldarse a las modas y expectativas artísticas de la época.

Salvador Dalí fue uno de los máximos exponentes del Surrealismo, corriente artística que se centraba en valorar lo irracional e inconsciente como elementos esenciales del arte. Íntimamente relacionada con el Psicoanálisis en sus contenidos, no es de extrañar que hayan también adoptado algunas de sus técnicas.

Dentro de esta corriente a la Asociación Libre se la conocía como Automatismo. Los poetas se dedicaban a escribir cuanta frase, sentimiento o pensamiento se le ocurría sin prestar atención a la rima o la métrica, respetando únicamente su imaginación y cena asociativa.

En el ámbito de la pintura la propuesta era similar: el pinto debía mirar la tela en blanco y dejarse llevar por su imaginación, sin prestar atención a prejuicios sobre técnica o estilo.

Lo inconsciente se refleja en lo aparentemente absurdo de las temáticas surrealistas, dado que se pintan los sueños y sus producciones. No tienen una lógica y las más de las veces no responden a objetos reales.

André Bretón, otro gran exponente del Surrealismo, echaba mano de la Asociación Libre para intentar expresar, a través de su arte, una conexión entre la realidad consciente y la inconsciente, intentando llevarlas más cerca y mostrarlas como no tan diferentes una de la otra.

Conclusión 

La Asociación Libre fue producto de una necesidad, por parte de Freud, de encontrar una alternativa a las limitaciones que le traía la Hipnosis y la Sugestión. A medida avanzaba en sus desarrollos teóricos, el Método Catártico le resultaba insuficiente como forma de exploración del Inconsciente, cosa que cambio al adoptar el Método de Asociación Libre.

Actualmente el método es utilizado por Psicoanalistas en todo el mundo prácticamente sin ningún cambio. Esto se debe a su gran efectividad para estimular la puesta en palabras de contenidos inconscientes.

Si te interesa saber más sobre tu propio Inconsciente puedes hacer la prueba tu mismo: toma una hoja en blanco y comienza a escribir lo primero que se te venga a la cabeza, mientras más tiempo lo hagas más profundidad alcanzarán los contenidos.

Aunque te resulten ajenos, míralos al siguiente día y trata de enlazarlos con recuerdos o pensamientos que hayas tenido recientemente. ¡Te asombrarás de los resultados!

Referencias

  1. Breuer, J., y Freud, S.: Estudios sobre la histeria, Amorrortu Editores (A.E.), tomo II, Buenos Aires, 1976.
  2. Freud, S.: La interpretación de los sueños, A.E., XII, ídem.
  3. Freud, S.: Nota sobre el concepto de lo inconsciente en psicoanálisis, A.E., XII, ídem.
  4. Freud, S.: Las neuropsicosis de defensa, A.E., III, ídem.
  5. Freud, S.: Nuevas puntualizaciones sobre las neuropsicosis de defensa, ídem.
  6. Freud, S.: Proyecto de psicología para neurólogos, A.E., I, ídem.
  7. Freud, S.: La interpretación de los sueños, A.E., V, ídem.

DEJA UNA RESPUESTA