Auqui: origen, características y funciones

El auqui, en quechua Awki, era el título otorgado al heredero al trono del Imperio inca en cada momento. Aunque, de manera general, los hijos varones del inca eran llamados auquis, el título como tal solo correspondía al elegido para sucederle.

Al contrario que en otros sistemas monárquicos, el auqui no tenía que ser obligatoriamente el primogénito. Para ser elegido heredero debía mostrar cualidades que lo capacitaran para el cargo, como el valor, la astucia y dotes guerreras y religiosas.

Machu Picchu. Fuente: Charles J Sharp [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

Una vez concedido el título, el auqui recibía educación para ejercer las labores de gobierno. Formaba, además, parte del Consejo Real y, en muchas ocasiones, llegaba a obtener poder real ejerciendo una especie de reinado conjunto con su padre.

De acuerdo a los historiadores, el primero que adoptó este sistema fue el inca Pachacútec, fundador de Machu Picchu. El inca nombró auqui a Túpac Yupanqui y le permitió asumir parte de las responsabilidades de gobierno.

Origen

Como el resto de las civilizaciones, los incas debieron crear una organización de gobierno que les permitiera regir el territorio que llegaron a dominar.

Los expertos afirman que debió ser una estructura muy eficiente, dado que se trató de uno de los imperios antiguos más grandes del hemisferio occidental y fue capaz de construir ciudades tan esplendidas como Cuzco o Machu Picchu.

El Imperio inca, también denominado Tahuantinsuyo (país de las cuatro partes del mundo) se originó en el siglo XII d.C. Su época de mayor esplendor se dio trescientos años después.

Tipo de gobierno

El Imperio inca fue, atendiendo al tipo de organización política, una monarquía absolutista y teocrática. El monarca, el inca, estaba considerado de origen divino y era el que tenía todo el poder.

El inca era, por tanto, el soberano absoluto del Tahuantinsuyo. En su persona reunía tanto el poder político como el religioso, por lo que nadie discutía sus órdenes. A pesar de eso, los expertos afirman que solía gobernar para el beneficio del pueblo, sin alcanzar el despotismo típico de esos regímenes.

La sede del poder incaico se encontraba en Cuzco. Cada inca construyó su propio palacio, haciendo que la ciudad fuera la capital del imperio.

Nobleza de sangre

Solo por debajo del inca se encontraba la llamada nobleza de sangre. Esta estaba formada por la familia del monarca y disfrutaban del rango social más alto del imperio.

De igual forma, eran los que más riqueza e influencia acumulaban, viviendo con grandes lujos. Los hijos del inca formaban parte de esta realiza, siendo denominados globalmente auquis.

El auqui

Aunque, como se señalaba, los auquis eran todos los hijos del inca, el único que podía llevar ese título era el elegido para sucederlo en el trono. Esta tradición comenzó durante la época del Inca Pachacútec, creador de Machu Picchu, siendo Túpac Yupanqui el primer Auqui.

Normalmente, el auqui heredero era el hijo mayor del monarca. Sin embargo, esto no era obligatorio. Así, existieron algunos nombrados entre los hermanos menores e, incluso, entre los bastardos.

Para que uno de estos últimos pudiera heredar, debía pasar por una ceremonia de legitimación. Esta consistía en que la Coya reconocía al hijo bastardo, normalmente de una concubina, como suyo propio. Para ello solo tenía que sentarlo en sus rodillas y acariciar su pelo.

El principal requisito para que llegar a ser nombrado auqui era las cualidades para el liderazgo. Se estudiaban sis habilidades para gobernar, prestando atención a la valentía, el coraje y la astucia. Además, eran muy importantes las dotes guerreras y religiosas del heredero.

Por otra parte, el resto de los hermanos del auqui, eran denominados Pihui Churi.

Características

Cuando el auqui era designado, empezaba a poder usar una Mascapaicha de color amarillo. Era un grueso cordón tejido que rodeaba varias veces la cabeza, siendo el símbolo de la realeza.

A partir de ese momento, empezaba a ser formado para ejercer las labores de gobierno. Por una parte, recibía las enseñanzas de los amautas (profesores) más destacados. Por otra, se sentaba junto a su padre cuando este tomaba decisiones para aprender de su labor.

En ocasiones, incluso, el auqui podía tomar decisiones propias dentro de la administración del Imperio. Empezaba así una especie de correinado que servía para que el heredero adquiriese experiencia.

Esto último no solo lo entrenaba para tomar las riendas del Estado. También le servía para consolidar su derecho a ser reconocido como gobernante a la muerte del inca, demostrando sus virtudes frente a los demás.

Cuando el inca fallecía y se concluían las ceremonias mortuorias, el auqui podía ponerse la mascapaicha roja. Esta era la insignia del poder del imperio y solo podía ser utilizada por el inca.

Ejemplos de auquis no primogénitos

Aunque, como se señalaba, los auquis eran todos los hijos del inca, el único que podía llevar ese título era el elegido para sucederlo en el trono. Esta tradición comenzó durante la época del inca Pachacútec, creador de Machu Picchu, siendo Túpac Yupanqui el primer auqui.

Normalmente, el auqui heredero era el hijo mayor del monarca. Sin embargo, esto no era obligatorio. Así, existieron algunos nombrados entre los hermanos menores e, incluso, entre los bastardos.

Para que uno de estos últimos pudiera heredar, debía pasar por una ceremonia de legitimación. Esta consistía en que la Coya reconocía al hijo bastardo, normalmente de una concubina, como suyo propio. Para ello solo tenía que sentarlo en sus rodillas y acariciar su pelo.

El principal requisito para que llegar a ser nombrado auqui era las cualidades para el liderazgo. Se estudiaban sus habilidades para gobernar, prestando atención a la valentía, el coraje y la astucia. Además, eran muy importantes las dotes guerreras y religiosas del heredero.

Panaca

La panaca era la familia de cada inca, que formaba un ayllu real. Estaba formada por la coya, los hijos legítimos, hermanos y descendientes de una sola línea imperial.

El único hijo que no formaba parte de la panaca era, precisamente, el auqui. Al estar destinado a ser el siguiente monarca, debía formar su propia panaca.

Funciones

La función principal del auqui era formarse para poder hacerse cargo del trono del Imperio a la muerte de su padre.

El Consejo Imperial

El Consejo Imperial tenía como función asesorar al inca. Estaba formado por los jefes de cada Suyo, el sumo sacerdote, un amauta y el general el ejército imperial.

Aparte de todos estos, también participaba el auqui. De esta forma, incluso antes de tomar las riendas del imperio, formaba parte del círculo más importante de su gobierno.

Correinado

En muchas ocasiones, el auqui participaba activamente en el gobierno del Imperio. El inca le permitía tomar algunas decisiones propias, de manera que fuera adquiriendo experiencia para cuando tuviera que asumir el cargo definitivamente.

Referencias

  1. Machu Picchu Terra. Organización del Gobierno Inca. Obtenido de boletomachupicchu.com
  2. Historia del Perú. Organización política del Imperio Inca. Obtenido de historiaperuana.pe
  3. Portal Educativo. Los Incas. Obtenido de portaleducativo.net
  4. Ducksters. Inca Empire. Obtenido de ducksters.com
  5. Ancient Incan Empire. The Inca Empire. Obtenido de ancientincanempire.weebly.com
  6. Discover Peru. Inca Society. Obtenido de discover-peru.org
  7. Hirst, Kris. Cuzco, Peru. Obtenido de thoughtco.com
COMPARTIR
Licenciado en Ciencias de la Información

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here