4 Beneficios de los Animales para el Ser Humano

El principal beneficio de animales y las mascotas es que pueden ayudar a sus dueños a superar una depresión gracias a sus características afectivas. ¿Quieres saber cuáles son?

La depresión, una de las enfermedades más expandida por el mundo, puede encontrar su peor enemigo en los animales.

beneficios de los animales

Efectos de las mascotas en los seres humanos

Numerosos son los estudios que han demostrado la influencia positiva de las mascotas en la salud y bienestar de los seres humanos. Estos efectos se han clasificado en cuatro áreas:

Terapeúticos

Se divide a su vez en dos terapias:

  • Terapia asistida motivacional

Esta consiste en introducir a un animal de forma permanente en el entorno de una persona con el fin de establecer una unión afectiva. Residencias de la tercera edad, centros penitenciarios, hospitales o instituciones psiquiátricas han adoptado esta metodología para personas que sufrían algún tipo de trastorno mental.

  • Terapia física

También tiene fines terapéuticos con animales, siendo una herramienta para mejorar la función motora, musculación, equilibrio, postura o coordinación en personas con dificultad para ello, como pueden ser pacientes con parálisis cerebral, esclerosis múltiple o síndrome de down. La equinoterapia es la forma más conocida de terapia física.

Fisiológicos

Se ha demostrado que la posesión de mascotas supone un factor de protección para las enfermedades cardiovasculares.

Algunos de los factores de riesgo que disminuyen son la presión arterial, la reducción de frecuencias cardiaca, ansiedad y el estrés.

Psicosociales

Es tanta la influencia de las mascotas en situaciones de la vida comunitaria, que estas sirven como un antídoto para mejorar la interacción entre personas, creando una mayor facilidad de socialización. Estas relaciones interpersonales que se desarrollan en parques o zonas recreativas, desarrollan un vínculo de confianza entre los dueños de las mascotas.

Psicológicos

Son muchos los estudios que han determinado que, la presencia de un animal cerca de una persona, ayuda a disminuir las alteraciones psicológicas. Algunos de los efectos positivos son reducción de la sensación de soledad, incremento de la intimidad y menor probabilidad de estrés, duelo, aislamiento social o depresión. Esta última es la que nos interesa.

¿Cómo puede una mascota ayudarnos a enfrentar una depresión?

Las mascotas son sanadores silenciosos. Han demostrado tener un efecto psicológico y emocional muy significativo en pacientes y esto ha permitido que
ciertas enfermedades sean más llevaderas, convirtiéndose en un canal para una recuperación más rápida.

En el caso de personas con depresión, los estudios demuestran que juntos a los tratamientos de terapia o fármacos, las mascotas pueden ayudar a que se
sientan mejor. Enumeramos algunas de las maneras de beneficiarse de tener un animal en casa:

Compañía

En un estudio (Wood, Giles, Bursara, 2005) se descubrió que los dueños de las mascotas pocas veces o casi nunca se sentían solos, lo que explica un acompañamiento incondicional de las mascotas. Gracias a ellas, los dueños tenían facilidad para entablar nuevas amistades, y aumentar la autoestima.

Rutina y sentido de la responsabilidad

Aunque cuidar una mascota pueda ser similar al cuidado de un niño, los especialistas han demostrado que las responsabilidad de cuidar a un perro o un gato ayuda a dar un nuevo enfoque a la vida nutriéndole de sentido a la misma. Levantarse cada mañana con la exigencia de tener que dar de comer o pasear una mascota aportará unos valores que beneficiará mucho a los pacientes.

Mejora en la actividad física

Las personas que sufren de depresión suelen degenerar en un ser indiferente con la realización de cualquier actividad física. Se ha indicado que las personas que sufren depresión, pero poseen mascota, tienen una mayor actividad física en comparación con aquellos que no poseen. Esto se debe a que el paciente se ve obligado a sacar a la calle a su mascota y puede dedicarle de media unos 20/30 minutos a caminar.

Salud más fuerte

Un estudio desarrollado por investigadores chilenos en 2010, sugiere que existe una asociación entre la posesión de algunas mascotas como ave o gatos, con una menor presentación de depresión en personas mayores.

Otras investigaciones aseguran que ser dueño de un perro disminuye la presión arterial, reduce el estrés y libera endorfinas, una sustancia que el cerebro segrega como reacción a dolores intensos.

¿Pueden tener todas las personas depresivas una mascota?

No. Existen casos de depresión grave en los que la persona aquejada no muestra ningún tipo de mejoría con la compañía de una mascota, sino todo lo contrario. Además, suelen ser pacientes que se ven incapaz de poder atender a las necesidad de una mascota, desatendiéndola y poniendo en riesgo su salud.

Habría que tener en cuenta los casos en aquellas personas en las que la presencia de una mascota puede ser contraproducente. Es decir, supongan un beneficio para mejorar el desequilibrio mental, pero a su vez, se convierta en una fuente cercana de microorganismos, por los que el paciente vea dañada sus condiciones inmunológicas.

En todo caso, son situaciones muy extremas. Si una persona que sufre depresión tiene interés en apadrinar una mascota, un especialista podrá valorarle si está apta para ello.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una patología que se caracteriza por afectar al estado de ánimo, pensamiento y al organismo de las personas que la sufren. Esta epidemia silencia provoca serios problemas en la vida cotidiana de las personas que la padecen y la de sus allegados.

Según el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), la depresión es un trastorno que incluye un conjunto de síntomas conductuales como:

  • Estado de ánimo decaído.
  • Disminución de placer en actividades que resultaban gratificantes (anhedonia).
  • Alteraciones en el peso corporal.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimientos de culpa excesivos o de minusvaloración.
  • Disminución de la concentranción.
  • Pensamientos o ideas suicidas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta en algunas de sus variantes a 350 millones de personas y causa todos los años cerca de un millón de muertes.

Bibliografía

  1. Lynch JJ. Developing a physiology of inclusion: recognizing the health benefits of animals companions. Delta Society 2006.
  2. Wood L, Giles-Corti B, Bulsara M. The pet connection: pets as a conduit for social capital. Soc Sci Med 2005; 61:1159-1173.
  3. Hart LA. Methods, standards, guidelines, and considerations in selecting animals for animal-assisted therapy. In: Fine AH, editor. Handbook on animal-assisted therapy: theoretical foundations and guidelines for practice. Boston: Academic Press; 2000. p. 81-97.
  4. Salas serqueira, F; Cea Nettig, X; Fuentes García, A; Lera Marqués, L; Sánchez Reyes, H; Albala Brevis, C. Asociación entre depresión y posesión de mascotas en personas mayores. Rev Chil Salud Pública 2010; Vol 14 (2-3): 291-310.
  5. Angulo FJ, Glaser CA, Juranek DD, Lappin MR, Regmery RL. Caring for pets of immunocompromised persons. J Am Vet Med Assoc 1994; 205:1711-1718.
  6. Leonardo F Gómez G1 , MV, Esp Clin; Camilo G Atehortua H1 , est de MV; Sonia C Orozco P1* , MV, Esp Clin. La influencia de las mascotas en la vida humana. Rev Col Cienc Pec 2007; 20:377-386.

DEJA UNA RESPUESTA